Síguenos en FACEBOOK

miércoles, noviembre 18, 2009

Tristeza política




Roba-luz, roba-agua, Lavapiés, plancha camisas, mataperros, come-pollos, niega hijas, acuchillado, la arrepentida… aunque parezca que no es verdad esa cantidad de apelativos corresponden, nada más y nada menos, que a algunos Congresistas de la República. Es por eso que en el país cualquier espécimen se lanza a la arena política sin más interés que el beneficio propio.

La lista de sobrenombres citada corresponde a congresistas de bancadas diversas y a regiones distintas, y debemos agradecer – seamos justos en eso- que entre toda esa multitud de poco honestos padres de la patria, no se encuentra ninguno de los nuestros, es decir de los que nos representan regionalmente, de los cinco cajamarquinos, que al margen de estar de acuerdo o no con sus respectivas gestiones, por lo menos no nos han sometido a esa vergüenza. Muy al contrario, más bien los nuestros tienen cierta prominencia, una distinción a favor que los separa del resto y que es loable, presiden comisiones y suelen estar a la altura de las circunstancias.

Estamos inmersos en una crisis que se agudiza a medida que pasan los días, cada vez se hacen nuevos descubrimientos que ponen en tela de juicio la idoneidad y transparencia de los congresistas de la república, sin embargo es bueno también diferenciar los destapes de las cortinas de humo que el gobierno siembra con la finalidad de asolapar las dantescas y oscuras trastadas que miembros de su partido ejecutan sin descaro acogiéndose a beneficios sospechosos que hacen pensar mal al más crédulo.

En nuestro país quien se lo proponga – y eso hay que tomarlo en cuenta muy en serio – puede llegar a ser congresista. Si ya la vedete Susy Díaz con un 13 en la nalga llegó a ser parlamentaria, en adelante todo puede suceder. La farándula tiene un vínculo muy fuerte con la política, de ahí que muchos de esos personajes casi andróginos acaben sentados en el hemiciclo y manejando los recursos del estado a su gusto y gana.

Nuevos personajes saldrán a la palestra en los próximos días, porque se ha comenzado una revisión exhaustiva de las hojas de vida de cada uno de los parlamentarios, esas hojas que son un cheque en blanco al comienzo, en donde se adjudican profesiones, diplomados, sanaciones y milagros que nadie ha comprobado pero que le dan un puntaje favorable en medio de la necesidad de un pueblo que busca un poco de alivio social.

Un ingrediente más de fatalidad se suma a nuestra tristeza política, de dos candidatos ya oficiales como son Ollanta Humala y Keiko Fujimori tenemos el perfil siguiente: El hermano de Ollanta, pensador mancomunado del líder nacionalista, es un sentenciado convicto y confeso por asesinar policías. Mientras que Keiko tiene un padre que es un sentenciado, convicto y confeso que será liberado si ella llega a la presidencia – según declaraciones que ella misma ha hecho-, entonces pues nuestras expectativas con ese congreso y esos candidatos presidenciales son comatosas. Sin embargo nuestros congresistas - exceptuando los berrinches de Werner Cabrera – aún no nos han hecho pasar un momento penoso junto a los come-pollos, roba-luz, Lavapiés… Entonces en esta maraña política aún hay una luz de esperanza al final del oscuro túnel.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú