Síguenos en FACEBOOK

miércoles, diciembre 27, 2006

Corazón de niño ¿Dónde estás?



Hoy es 28 de diciembre, día de los inocentes como tú, de las víctimas frágiles. Yo por tercer año esperé en vano darte un abrazo en navidad, pero ni por ello te liberaron, ni te dejaron llamarme ni me permitieron un número al cual llamarte. Tu abuela como de costumbre cogerá su vieja Biblia y saldrá a predicar y hablará de Dios y hablará de la verdad tratando de ocultar su negro corazón y sus mentiras. Quizás en el fondo no es su culpa, es un ser ignorante, que desconoce el verdadero sentido del amor. Ella no sabe que una falda larga y una Biblia no es suficiente para ser feliz cuando te miente a diario y no te permite ver la luz de mi verdad.

Es preciso que sepas que desde hace más de tres años no he dejado un solo día de buscarte, de escribirte cartas larguísimas que nadie va entregarte nunca porque no hay cartero que conozca tu paradero. Es necesario que sepas que me mintieron, que me dijeron que te llevarían de día de campo hace tres años y un mes… Ese día de campo aún no ha terminado, ni terminará hasta que vuelva a encontrarte. Ahora tienes siete años, en unos meses cumplirás ocho y hemos perdido parte de tu infancia inútilmente. Se acabaron nuestros juegos de piscina, nuestro perseguir mariposas en los parques, nuestros helados se cansaron de esperarnos, el perro que tuvimos también se cansó de esperar y una tarde se durmió para siempre, las temperas se convirtieron en duras piedras de colores, tu mandil yace colgado en el mismo lugar donde lo dejaste, tus pinturas cuelgan de mi pared aguardando que las termines.

No es tuya la culpa ni mía, este Poder Judicial que tarda tanto. A veces también reniego por esta privación. Ellos pueden destruir todo vestigio de nuestro amor, pero no van a poder negar tu rostro, tus ojos, tu nariz, tu carita de niño preguntón. Y cada vez que te mientan se van a acordar de mí. Jaime, un día vas a crecer y preguntarás ¿entonces quién te responderá?¿Quién va a seguir alimentando las mentiras Cuando los años hayan pasadoY ya no puedan negar nuestros derechos? ¿Quién va a pagar la factura de esta infelicidad? Ellos pueden salir los domingos a predicar en nombre de Dios, pero cuando su conciencia los interrogue en sus atroces noches de insomnio ¿A quién le van a mentir? Jaime, mañana, si ya no podemos tenernos de la mano para comer un helado, si ya no podemos ayudar a ningún ciegoa cruzar la calle, si ya no podemos jugar a contar las estrellas, si algo hasta ese día hubiera pasado. Acuérdate que íbamos al jardín de la mano, que jugábamos pelota en un pasadizo, Que arrancábamos moras de una morera, que matábamos pingüinos en Internet, que sufríamos mucho con D’iblassio y su tristeza, que inventamos mil cuentos para dormir, que tuvimos un perro que cayó de la azotea, que tuvimos un periquito que partió un día, que salimos abrazados en una foto del periódico, que huíamos de las abejas en el parque,Que tenemos la oreja derecha quebrada, que podemos mover la nariz como un conejo, que con los dedos hacíamos duendes imaginarios que saltaban, que teníamos una fórmula para cazar moscas, que nos gustaba el gato con botas con mil finales diferentes, que el mejor cuento era el fréjol mágico, que nuestros aviones de papel nunca volaron, que reímos mucho con el Chavo, que éramos felices hasta que nos separaron.

Un día cuando interrogue la vida a tus captores, cuando a tus mañanas le crezcan alas y vueles y ya no puedan negarte ni mentirte. Un día cuando tu secuestro de mis días se haya terminado ¿Tú preguntarás por qué lo hicieron? Y ellos esconderán sus rostros tras su vergüenza como una bandera rota por los días y las noches de tu ausencia. Quizás para ese día ya no estén los que hoy nos separan, tal vez para ese entonces una tumba los haya devorado, y muchas tardes muertas nos circunden, muchas angustias frías nos hayan golpeado. Y si tú o yo ya no estamos, si acaso la vida también nos hubiera separado, más allá, en el umbral de la muerte volveremos a encontrarnos como ayer. Y empezaremos a perseguir a los gorriones y a lanzar piedras al mar como cuando éramos felices.

Sonia Ibáñez: La nueva expresión novelística y artística en Cajamarca


La cajabambina Sonia Ibáñez Otiniano ha lanzado hace poco su primera novela de corte formativo “Diario de una madre” En ella se narra las penurias de una vida deshabitada de felicidad y llena de oasis efímeros de amor y, en donde el torbellino de la vida es cuestionado objetivamente, pero también superado. El libro encajaría muy bien en la definición de un libro de superación, pero la prosa que Sonia maneja es exquisita y bien fundamentada. Consigue atrapar al lector de principio a fin. Novela autobiográfica que se va consolidando como una corriente nueva en el género novelístico. Pocos son los narradores en nuestro departamento. Sonia Ibáñez se ha inscrito en esa lista breve de narradores y quizás en la primera de su generación en la novela formativa.

Nace el 7 de abril de 1976 en Cajabamba. Estudios primarios en la E.E. Nº 82284 antes 112, los secundarios en el colegio “José Gálvez”. Estudios superiores en el Instituto Superior Pedagógico “Antenor Orrego” en Cajabamba. Posteriormente se licenció en educación en la Universidad Nacional de Trujillo en agosto del 2005 publica su revista “Ideas y materiales”, guía pedagógica para docentes. Actualmente labora como docente en el Instituto Superior Pedagógico “Antenor Orrego” de Cajabamba. Ha publicado la novela formativa “Diario de una Madre”, es miembro activo del Centro Cultural “El Patio Azul” y pertenece a la Asociación de poetas y escritores de Cajamarca APECAJ.

Con justa razón, de ella y su obra decíamos “Libro de excelente presentación y de buen formato, ciento dos páginas y acuñado con verdades profundas y conocimientos de vida que van a servir a los lectores como una advertencia en el difícil trayecto de la vida. Reconocer los errores es una virtud que no siempre se puede cultivar, más aún cuando se aprende de ellos y se orienta delicadamente a las generaciones que vienen después. Las hormigas suelen convertir sus cuerpos en peldaños con el fin de lograr el ascenso de sus compañeras aunque esto a veces les cueste la vida. Eso es lo que Sonia Ibáñez consigue en su novela. Vuelca su experiencia, que si bien pudo ser telúrica, mundana y terrible; también es aleccionadora y es el fin y el objetivo que la autora persigue y consigue. Es brillante la actitud, madura y docente. El libro consigue una trama que atrapa al lector en una secuencia de hechos que permiten una lectura fluida y entretenida. La escritora además de la obra “Diario de una madre” ha publicado la revista “Ideas y Materiales”, texto de impecable calidad y brillante contenido, consiguiendo elaborar una guía perfecta de manualidades. Con ello Sonia Ibáñez Otiniano se ha inscrito con letras de oro en la lista de escritores cajamarquinos, convirtiéndose en una de las primeras novelistas notables contemporáneas del Departamento”. Actualmente se prepara la segunda edición, corregida de la novela, la que será lanzada en el mes de febrero por una prestigiosa editorial peruana.

La licenciada Ibáñez hizo una especialización en diseño y elaboración de material didáctico en la Universidad nacional de Trujillo y también en “Educación especial” en la universidad Pedro Ruiz Gallo lo que le ha permitido elaborar un brillante trabajo plasmado en la revista “Ideas y materiales”, revista que será presentada en el mes de abril en el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca, por Invitación del Centro Cultural El Patio Azul Y la Asociación de poetas y escritores de Cajamarca.

Diario de una madre - Fragmento

-Cuando nazcas vas jugar conmigo…
-Yo te voy a cuidar…acariciando mi vientre, sonriente. Pero sin dejarme ver el brillo de sus hermosos ojos grandes, noto su felicidad y su inmensa tristeza a la vez.
El momento de un nuevo nacimiento ha llegado, siento los fuerte dolores en mi vientre igual que esa primera vez, en que nació la ojitos grandes…Ya en la clínica tocándome el vientre y la cintura, me llevan a la sala de partos, los dolores avanzan y siento que ya va a nacer…Recostada en al camilla de partos acompañada del doctor y la enfermera, cansada y sudorosa agarro fuertemente la sábana de la camilla y doy el ultimo grito, de pronto…se escuchó un nuevo llanto…Ha nacido.
Tranquila solo pregunté como en la primera vez:
-¡Está bien!
-¿Qué fue?
-Es una niña, me dijo la enfermera, mientras la limpiaba y cambiaba.
Yo la observaba esperando ansiosa de tenerla en mis brazos, mientras pensaba…una niña…una linda niña, me mataba la curiosidad de ver su pequeño rostro y coger sus pequeñas manitas.
Ya en la habitación y quedándome sola con mi bebe, después de amamantarla, la cogí fuerte a mi pecho y…sentí la necesidad de llorar, un sentimiento que quemaba en mi pecho, llore… y me acerque al oidito de la bebe solamente le dije:
-Tenía tantas ganas de verte…pues te estaba esperando…bienvenida.


Entrevista


1.- ¿Cuál fue la motivación interior para escribir tu primera novela?El amor guardado desde niña por mi madre aunque no este a su lado. El agradecimiento a la mujer que me cuidó y educó. Mi abuela paterna.

2.- ¿La novela está escrita con una finalidad aleccionadora? ¿Dirigida a un público en especial?
Si. El principal mensaje es el amor, el perdón y la perseverancia frente a los problemas que nos depare la vida. No existe público especial. El mensaje puede llegar a un niño como a un adulto.

3.- ¿Cuáles son los proyectos para el año que viene con respecto a tu producción literaria?
Actualmente estoy tejiendo una nueva historia para mi próxima novela. Una historia de casualidades y amor como pocas pueden existir. Llamada AMOR VIRTUAL

4.-Un saludo a los lectores de Balcón Interior en este nuevo año que se aproxima.Deseo a todos los lectores de esta interesante columna un feliz año, que se cumplan sus objetivos pero lo principal que vivamos con amor y esperanza. Gracias

viernes, diciembre 22, 2006

Las despedidas no existen, solo los breves adioses.




Después de varios días vuelvo a saber de ti, tus silencios se han quebrado como la paz con estos días en los que la navidad se acerca. Las despedidas no existen me dices, solo los breves alejamientos. Y es lo que trato de entender ahora que la poesía en Cajamarca se queda sin la reina azul que llegó un día con su reino.

Érika Almenara la poetisa limeña que presentara su “Reino cerrado” el mes pasado en esta ciudad debe partir a reinos distantes. Nos quedará la grata sensación de su verso maduro como moras frescas caídas al herbaje. Nuevos horizontes en un firmamento azul salado, en la arena blanca de una ciudad distante. Vuelve a dejar cerrada la casa en la que soñó muchos días en Cajamarca, en donde en frías noches de invierno el canto de la lluvia le llegaba como un rumor apurado de días marchitos, como pétalos ajados de un pasado esculpido en el silencio de una dimensión desconocida. Se ausenta de aquellos fantasmas que algunas noches no la dejaron dormir, de los clavos que encontró hundidos en la pared despercudidos de otras historias, de otros cuadros, de otras imágenes, de otras horas. En las páginas de su blog días antes nos decía:

“…Adoro las coincidencias. Ayer por la noche fui protagonista de una. Había permanecido en casa el día entero pues al parecer, mi asma se ha reactivado en Cajamarca por estos días. Es triste la soledad del enfermo pero siempre están las lecturas, las películas y el teléfono.
Volver (Pedro Almodóvar) cerró mi noche y cerró también ciertos miedos. Hablaba de coincidencias pues justamente a inicios del próximo año yo volveré a Lima. Desde que supe de mi nuevo destino, he andado sumamente nerviosa y ansiosa pues se me vienen encima una serie de gentes y recuerdos que debo enfrentar. Realidad.
No han sido 20 años los que han pasado desde que me fui, desde que le hablé a mi madre por última vez, como le sucede a Raimunda (Penélope Cruz). Sin embargo, en la película hay muchas recurrencias que tienen que ver con mi vida actual y sobre todo con el pasado.

La película me ha dado una idea de cómo manejar ciertos temas. Ahora sé qué debo hacer particularmente frente a un tema, un tema familiar cuyo desenlace debe llegar, así como llegó para Raimunda hablando con su madre bajo una noche de fantasmas a los que es necesario volver para comenzar.


Los colores de Almodóvar me han vuelto a maravillar, sus parlamentos y sus personajes son geniales en esta última producción que me ha devuelto tantos sueños. Me resulta increíble reconocer una vez más, como una puede reafirmarse, reinventarse a través de los otros, a través de personajes e historias. El poder de la creación. No hablaré más de porqué esta película me ha parecido genial pues basta haber explicado la influencia que ha tenido en mí para comprender lo bien estructurada y verosímil que es…”

Nunca dejarás de sorprendernos Almenara, porque el mundo, además de pequeño, suele llevarnos por sus caminos sin a veces saber cuál es el destino que nos aguarda. Y nosotros, sin ser juguetes, jugamos con él a menudo, como niños que juegan con sus sueños y con barcos de papel. Hasta pronto Érika Almenara, la huella de tu paso permanecerá indeleble en Cajamarca más allá de tu ausencia.

jueves, diciembre 21, 2006

ADIOS DON FERNANDO SILVA SANTISTEBAN



El pasado sábado 16 de diciembre partió de este mundo, el ilustre cajamarquino y gran señor, Don Fernando Silva Santisteban, quien fuera director de la Casa de la Cultura del Perú, y fundador de su filial en nuestra ciudad.

Fernando Silva Santisteban Bernal, nace en Cajamarca un 10 de Febrero de 1929, ex San Ramonino, que se caracterizó siempre por su nobleza, humildad, sencillez y corazón generoso. Cajamarca y el Perú entero han perdido un gran hombre, un maestro que ha dejando hondo pesar en el corazón de sus paisanos y de toda la gente que lo conoció.

El reto que ahora nos queda es seguir el camino trazado, su ejemplo debe vivir en los actos cotidianos de su gente cajamarquina, como bien lo dijo él “Cajamarca se merece todo y con pleno derecho, entonces esa debe ser nuestra preocupación hoy... me siento muy contento de recordar a mis paisanos que también me están recordando, y sobre todo pensando en nuestra tierra, en Cajamarca, la razón de ser de nuestra propia existencia, así que estamos siempre pensando en ella, y ver que podemos hacer…”

El INC – Cajamarca participa su fallecimiento sintiendo mucho la pérdida de uno de los cajamarquinos que entregó su vida y su trabajo al desarrollo cultural de su tierra.

El lunes por la tarde fueron cremados sus restos, en la Parroquia de Fátima, de Miraflores en la ciudad de Lima; y a petición del mismo Don Fernando serán traídos por su esposa, la señora Teresa Guedes, a su querida Cajamarca.


"Para mí el impuesto al libro debería desaparecer, aunque los libros nacionales han bajado sus precios, el problema es que no se producen lo suficiente. Se debe otorgar mayor presupuesto a este tema. La Biblioteca Nacional –y Promolibro–, por ejemplo, tienen muy bajo presupuesto. Sin embargo, hay mucho gasto del Estado en cosas menos significativas. El gran problema del Perú es la ignorancia".



Fernando Silva Santisteban, maestro generoso que nos enseñó a amar a su Cajamarca y al país
Descanse en paz.

Breve reseña de su vida.

Fernando Silva Santisteban Bernal, nace en Cajamarca un 10 de Febrero de 1929, estudió en el Colegio Nacional San Ramón y en la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos obtiene el grado de doctor en Historia. Realizó estudios de antropología en la Universidad Nacional Autónoma de México. Becado por la OEA

Paleógrafo de la sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional; director del Museo Nacional de Historia; presidente del Patronato Nacional de Arqueología; director de la Casa de la Cultura del Perú, entre otros importantes cargos, don Fernando Silva Santisteban fue sobre todo una persona humilde, buena y generosa, su recuerdo permanecerá en cada uno de los lugares y corazones de los que lo conocieron.

Autor de publicaciones como: Los obrajes en virreinato del Perú (1959-1964); Historia del Perú Prehispánico (1961); Antropología, conceptos y nociones generales (1977); El pensamiento mágico-religiosa en el Perú Contemporáneo(1980); Historia del Perú (1982); Los Incas (1994); Historia de nuestro tiempo (1995); Sociedades de la civilización andina (1997), entre otras.
El Instituto Nacional de Cultura viene preparando un homenaje a Don Fernando Silva Santisteban. Sus cenizas serán transportadas a Cajamarca por su esposa, la señora Teresa Guedes y su hija Rocío y esparcidas desde la Colina de Santa Apolonia, cumpliendo con los deseos de Don Fernando cumpliendo con los deseos de Don Fernando de quedarse para siempre en su amada Cajamarca.

A éste homenaje se han adherido otras instituciones como MINCETUR, la Academia Nacional de Historia, el Museo Nacional de Historia, la Universidad de Lima, la Universidad Nacional de San Marcos, la Universidad Federico Villarreal, la Universidad San Martín de Porres, la Biblioteca Nacional en reconocimiento a su trayectoria académica. El programa lo viene coordinando el Instituto Nacional de Cultura- Cajamarca con los familiares de Don Fernando Silva Santisteban, la fecha se anunciará oportunamente.

La Historia del Perú en tres tomos, que publicara junto a Juan Mejía Baca forma un referente para la investigación, fue a raíz de ello que trabó amistad con Jorge Basadre. Uno de los libros dedicado a la investigación andina es “Desarrollo político de la civilización andina”. Ese mismo interés por los temas andinos le hicieron entablar amistad con el escritor andino José María Arguedas, con quien incluso llegó a hacerse compadre. El autor del Yawar fiesta acostumbraba visitar la casa de Silva-Santisteban en Cajamarca. Su partida deja sin duda un enorme vacío en la investigación de la historia peruana. Adiós don Fernando, que el cielo lo acoja como usted a los andes y como bien lo dijo Cecilia Bákula “No quiero decir que el Perú pierde con la partida de don Fernando, más bien quiero decir que con su vida, el Perú ganó.
EL HOMENAJE
El Instituto Nacional de Cultura viene preparando un homenaje a Don Fernando Silva Santisteban. Sus cenizas serán transportadas a Cajamarca por su esposa, la señora Teresa Guedes y su hija Rocío y esparcidas desde la Colina de Santa Apolonia, cumpliendo con los deseos de Don Fernando cumpliendo con los deseos de Don Fernando de quedarse para siempre en su amada Cajamarca.

A éste homenaje se han adherido otras instituciones como MINCETUR, la Academia Nacional de Historia, el Museo Nacional de Historia, la Universidad de Lima, la Universidad Nacional de San Marcos, la Universidad Federico Villarreal, la Universidad San Martín de Porres, la Biblioteca Nacional en reconocimiento a su trayectoria académica. El programa lo viene coordinando el Instituto Nacional de Cultura- Cajamarca con los familiares de Don Fernando Silva Santisteban, la fecha se anunciará oportunamente.

Navidad y la tristeza



A menudo las fechas previas a la navidad se tornan días aciagos en que uno echa de menos a las personas amadas que no están a nuestro lado temporalmente o que no estarán más a nuestro lado en nuestra vida terrena. Otras veces simplemente la tristeza se apodera de nosotros inexplicablemente en días como estos. Si es el primer año que esta persona no nos acompañará puede ser más difícil definitivamente. Es apropiado y lógico guardar un duelo ante la ausencia de un ser querido a quien echaremos de menos la hora del abrazo, pero también debemos dejar espacio a otras emociones. Reunirse con amigos y amistades no implica una traición a la memoria de esa persona amada que ya no está con nosotros. Pero tampoco debemos rehuir a la tristeza y la melancolía ya que son emociones que habitan en nosotros y que aportan mucho de positivo a nuestra alma cuando las escuchamos y atendemos.

La gente camina presurosa por las calles y plazas en busca de un regalo. Las luces intermitentes parecen tener rocío con la humedad de la llovizna. Los niños emocionados aguardan la medianoche para abrir sus regalos y creer una vez más que Papá Noel ha llegado por la puerta y no por la inexistente chimenea. A la hora del abrazo hay ganas de ser feliz inmensamente y de pedir por la paz mundial. Que cesen los ataques en Irak y Pakistán, que cesen las balas en el Perú, que cesen las pandillas confundidas en abandono y soledad, que en las comisarías no se escriban más denuncias cotidianas de violencia familiar, que las carreteras dejen de mancharse con las sangre de nuestros compatriotas y que los jueces dejen de firmar recursos de amparo para los buses camión, que nuestras nuevas autoridades continúen con las buenas obras y destierren para siempre la deshonestidad… Y que los niños, que son impedidos de ver a sus padres puedan sonreir en esta navidad.

Por los que partieron antes que nosotros Fernando Serván, Fernando Silva Santisteban, Virgilio Montoya y todos los hermanos que este año nos dijeron hasta pronto. Que la navidad sea ese puente de unión que tanta falta nos hace, que tanto necesitamos en estos tiempos violentos.

La navidad no debe ser confundida con una fiesta comercial como ha venido sucediendo en las últimas décadas en que se ha ido perdiendo el verdadero espíritu de unión, perdón, paz amor fraternidad y la búsqueda en cada niño de una sonrisa que nos haga recordar que aún la inocencia existe y que el niño que nacerá será capaz de poner candidez en los rostros de los experimentados.

La navidad en esencia es una fiesta en que más allá de la representación o la iconografía católica y mística debe ser una fiesta individual de cada corazón pero que englobe al mundo entero. El verdadero sentido del compartir con el otro, con el desafortunado, con aquel rostro triste esperando el abrazo que un día le prometieron, con aquel que extraña a su madre, a su padre o a su hijo, el de las esperanzas negadas.

La noche de luces, del espectáculo mágico en espera del personaje que mueve al mundo, de los cánticos con el mensaje de la tan anunciada navidad, voces cándidas y sonoras con él dulce fondo musical de notas dulces y conmovedoras.

martes, diciembre 19, 2006

Sonia del Rocío Ibáñez: Los silencios rotos y las enseñanzas de vida




Sonia del Rocío Ibáñez Otiniano, nace el 7 de abril de 1976 en Cajabamba. Estudios primarios en la E.E. Nº 82284 antes 112, los secundarios en el colegio “José Gálvez”. Estudios superiores en el Instituto Superior Pedagógico “Antenor Orrego” en Cajabamba. Posteriormente se licenció en educación en la Universidad Nacional de Trujillo en agosto del 2005 publica su revista “Ideas y materiales”, guía pedagógica para docentes. Actualmente labora como docente en el Instituto Superior Pedagógico “Antenor Orrego” de Cajabamba. Ha publicado la novela formativa “Diario de una Madre”, es miembro activo del Centro Cultural “El Patio Azul”.

Es verdad que la literatura se ha visto mermada por una mala política cultural en los diferentes gobiernos que nos han regido, muy cierto es que en los colegios los estudiantes leen cada vez menos, pero es indiscutible que Cajamarca departamento, se ha convertido en el epicentro cultural de una corriente magnífica de escritores notables que han dado a luz sus obras en los últimos meses. A esa lista larga se ha sumado la pluma de Sonia Ibáñez Otiniano con una novela sorprendente:”Diario de una madre”, novela de corte formativo en la que la autora narra sus vivencias de una manera despercudida valiéndose del recurso estilístico y sometiéndose a una crítica que si bien es cierto puede ser severa, también será atenuada por el objetivo de comunicación que la obra persigue y alcanza.

No es fácil ejemplarizar siendo el mismo autor el involucrado como personaje principal de la obra. No es sencillo develar una vida personal y asumir los errores cometidos en un plano individual que involucra a lo colectivo social, para demostrar que la vida tiene otros caminos a seguir que el lamento perpetuo.

La obra, narra con crudeza aspectos íntimos de la vida de la autora, pero con un afán reparador y conciliatorio con la vida misma y con el infortunio. Podría ser más fácil elaborar un texto versificado o poetizar las tragedias cotidianas de la vida, donde el autor suele mimetizarse entre el dolor y el sufrimiento como un elemento más del contexto y generalmente disfraza al personaje con figuras elucubradas metódicamente.

Libro de excelente presentación y de buen formato, ciento dos páginas y acuñado con verdades profundas y conocimientos de vida que van a servir a los lectores como una advertencia en el difícil trayecto de la vida. Reconocer los errores es una virtud que no siempre se puede cultivar, más aún cuando se aprende de ellos y se orienta delicadamente a las generaciones que vienen después. Las hormigas suelen convertir sus cuerpos en peldaños con el fin de lograr el ascenso de sus compañeras aunque esto a veces les cueste la vida. Eso es lo que Sonia Ibáñez consigue en su novela. Vuelca su experiencia, que si bien pudo ser telúrica, mundana y terrible; también es aleccionadora y es el fin y el objetivo que la autora persigue y consigue. Es brillante la actitud, madura y docente. El libro consigue una trama que atrapa al lector en una secuencia de hechos que permiten una lectura fluida y entretenida. La escritora además de la obra “Diario de una madre” ha publicado la revista “Ideas y Materiales”, texto de impecable calidad y brillante contenido, consiguiendo elaborar una guía perfecta de manualidades. Con ello Sonia Ibáñez Otiniano se ha inscrito con letras de oro en la lista de escritores cajamarquinos, convirtiéndose en una de las primeras novelistas notables contemporáneas del Departamento.

Chile Censura publicación de poema de Benedetti tras la muerte de Pinochet




Tras la muerte del ex dictador chileno Augusto Pinochet, en Chile las opiniones quedaron divididas entre sus fanáticos y detractores. La reconocida revista chilena, de letras “Copa Rota” publicó en su número 36 el poema del genial escritor uruguayo Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia, más conocido como Mario Benedetti. Luego de la muerte de Pinochet, aquel hombre que fuera causante de miles de muertes en su país, las opiniones fueron encontradas; mientras grupos de simpatizantes lloraban, la algarabía no se hizo esperar en otros sectores que fueron los más numerosos. En aquellos grupos que no pueden olvidar a sus miles de desaparecidos y muertos, los miles de torturados en un país que había sido tomado por una de las dictaduras más viles de la historia de América. Los cargos que pesaban sobre el dictador fueron diversos: desde miles de desapariciones, torturas, desfalco, crimen organizado, robo… y la larga lista continúa.

En medio de esa dulce alegría tras la muerte del genocida, “Copa Rota”, revista de literatura y arte publicó el poema de Mario Benedetti titulado: “Obituario con hurras” en el que celebra la muerte de un ser despreciable que encaja perfectamente con la muerte de aquel que gobernara en Chile por varios años. La publicación no fue recibida con alegría por aquellos que defienden la imagen del tirano y saquearon las instalaciones de la revista al mismo tiempo que destrozaron toda la valiosa información de archivo existente en sus oficinas.

Pero ¿Cuál fue el poema que causó la ira grotesca y desenfrenada de ese grupo de vándalos pinochetistas? A continuación la copia fiel, íntegra y limpia del hermoso poema escrito por Benedetti.


OBITUARIO CON HURRAS

Vamos a festejarlo/ vengan todos/ los inocentes/ los damnificados/ los que gritan /de noche /los que sueñan de día /los que sufren el cuerpo/ los que alojan fantasmas/ los que pisan descalzos /los que blasfeman y arden /los pobres congelados /los que quieren a alguien /los que nunca se olvidan/ vamos a festejarlo/ vengan todos /el crápula se ha muerto /se acabó el alma negra /el ladrón/ El cochino /se acabó para siempre / hurra/ que vengan todos/ vamos a festejarlo/ a no decir/ la muerte/ siempre lo borra todo/ todo lo purifica/ cualquier día/ la muerte/ no borra nada/ quedan/ siempre las cicatrices/ hurra / murió el cretino/ vamos a festejarlo/ a no llorar de vicio /que lloren sus iguales/ y se traguen sus lágrimas/ se acabó el monstruo prócer/ se acabó para siempre/ vamos a festejarlo/ a no ponernos tibios/ a no creer que éste/ es un muerto cualquiera/ vamos a festejarlo/ a no volvernos flojos/ a no olvidar que éste/ es un muerto de mierda.

Los canallas viven mucho, pero algún día se mueren, los tiranos lo saben y es inevitable que el mundo siga ese camino de evolución y nunca de revolución bajo falsas premisas que el tiempo se encarga de desenmascarar y condenar.

Los escritos del oidor




La semana pasada se presentó en nuestra ciudad “Los escritos del oidor” de William Guillén Padilla. Aquí algunos de los ciento cuarenta y cinco relatos que ocurren en dos pueblos “Torón” y “Paitao”


Sara—Sara es mi corazón andante: faro, montaña, estrella, camino. Sara es mi alma en paz conmigo. Sara es Sara: amanecer, puente, puerta. Eso ni el comienzo es, pues Sara es Sara: mi hija pequeñita que rompe en llanto sobre mis brazos cuando le digo que su papá falleció en la guerra... ¡Oh, padre, déme una penitencia para ser perdonada por semejante mentira!—¿Tienes algo más que decir en esta confesión, hija mía?—Sí, padre, realmente por lo que vine: Sara es... hija suya.El confesor mira sin asombro a Patricia, quien presurosa se incorpora y atraviesa el templo para alcanzar la calle donde la espera Sara.«Esto será un secreto más para sufrir», piensa el viejo cura, buscando en su prodigiosa memoria los detalles de su primer cumpleaños en su nueva parroquia: los ocho botellones de vino añejo, la alegría de su corazón y la única vez que incumplió sus votos de castidad. Inmediatamente imagina la carta que escribirá a su obispo, explicando el porqué de su renuncia.Patricia, por su parte, abraza a Sara, suspira y siente un gran alivio: el Día de los Inocentes ha tenido un buen comienzo.


El humano error de Andrés
Andrés empezaba a cortar, cada seis de la mañana, las porciones de alfalfa que con agrado cultivaba. Hoz en mano pasaba saludándonos. Le acompañábamos, generosos, hasta donde empezaba su granja. Paso a paso repasaba su propiedad; en sus ojos habitaba un hermoso jardín que jamás dejó de producir. Daba gusto verlo sonreír al contestar el saludo de retorno. «Buenas tardes, don Andrés», le decían. Y él, siempre gentil, sólo hacía una venia. Así pasaron muchos meses antes de enterarnos que fue él el hombre que envenenó la carne con que murieron nuestros padres.Nunca lo supo, pero fuimos nosotros, los pastores alemán y los dóberman, quienes aullamos toda la noche cuando su cuerpo inerte nuestro dueño por el pueblo arrastraba.
Un solo error había cometido Andrés: incendiar las chacras vecinas para ausentar a las ratas de las cuales nuestro dueño y nosotros nos alimentábamos.


La esperada muerte del gran amigo
Bizcocho era travieso y —excepción en su especie— no cazaba ratones. Bizcocho era cariñoso y dormilón; burla de ratas y cucarachas. Bizcocho era así, qué se le iba a hacer.
Tenía el color —nadie habría podido contradecirnos— de un verdadero bizcocho; por eso hoy el abuelo lo ha confundido: dormido en la panera lo ha partido en dos. Él no deja de lamentar su buena manera de comer bizcochos y panes: con la gran bayoneta de oficial jubilado.
En todo este drama nadie más preocupado que nosotros, los ratones que nacimos en la cama de Bizcocho, el enorme y amable gato que hoy ha muerto.

Chile afirma: La Luna es Chilena





Una sorprendente noticia se ha publicó el día 9 de diciembre en el diario chileno “El Mercurio”, prestigiosos diario y uno de los de mayor circulación en el país del Sur. La noticia titulada “Para 2024 la Luna tendrá población estable” empieza mencionando una investigación en la que se describe como la NASA se ha proyectado para fabricar estaciones lunares estables en la luna que permitan ser habitadas por seres humanos. Según las investigaciones, de la tierra se llevaría oxígeno en líquido, de la luz solar se captaría energía y de los inmensos cráteres lunares se extraería que se encuentra, aparentemente congelada. La noticia no es novedosa después de haber repasado la bibliografía de documentales informativos prestigiosos como el Discovery y la fluida información que existe en las páginas norteamericanas sobre este tema. Pero parece que Chile no solo ha emprendido una guerra sucia contra las patentes peruanas como el Suspiro a la limeña, el Pisco, la alpaca, la mazamorra, el cebiche, la chalaca, etc. La noticia del diario chileno prosigue con una solapada introducción que a continuación transcribimos:



“…Héctor Gutiérrez, ingeniero coordinador de la Agencia Chilena del Espacio, imagina, como siempre se ha pensando, que con el tiempo se instalará una "biosfera". O sea, en el recinto lunar se plantarán árboles para dar origen al ciclo del oxígeno. El domicilio sería en el polo sur. A diferencia de las regiones ecuatoriales, posee temperaturas más moderadas y períodos más prolongados de luz solar, tanto para vivir como para alimentar paneles. No se descarta la generación nuclear para aumentar la potencia o reemplazar el abastecimiento por la vía solar. Según los científicos, en estos sitios polares habría depósitos de minerales valiosos e incluso hidrógeno y agua sólida.



"Como midió la misión Clementine en 1994, es muy plausible hallar hielo en las profundidades de los cráteres lunares, donde no penetra la luz solar y, por tanto, este recurso no se ha evaporado", destaca Arturo Gómez, astrofotógrafo chileno.



La NASA contempla enviar en 2010 un vehículo robot todo terreno para evaluar cuál sería el mejor asentamiento. El candidato ideal está cerca del cráter "Shackleton", de cuya agua congelada se podría obtener hidrógeno, el combustible del futuro en la Tierra y en la Luna.



Proyecto internacional: Para esta conquista, la NASA cuenta con su presupuesto fijo de US$ 17 mil millones anuales. Pero invita a otros países y empresas comerciales para ampliar la estación modular, de "arquitectura abierta".La NASA se hará cargo de la infraestructura y del sistema de comunicaciones del campamento lunar que, entre otras cosas, conectará con la Tierra."Será un tema central en nuestro plan para regresar a la Luna, y luego continuar a Marte y más allá. Es una muy gran decisión, y es una de las pocas en que he visto que las comunidades científica e ingenieril están de acuerdo en todo", expresó Horowitz. De hecho, el plan fue desarrollado después de consultar a agencias espaciales de 14 países y a más de mil expertos en ciencia y comercio del espacio. La misión será económicamente más llevadera después de 2010. Para entonces, la NASA habrá terminado de construir la Estación Espacial Internacional…” Y concluye patéticamente con la siguiente afirmación que siembra la semilla de la duda y las patentes en un futuro cercano.



¿CHILENA? EN 1953 el abogado Gerardo Gajardo Vera inscribió la Luna a su nombre, en el Conservador de Bienes Raíces de Talca. Pagó $42 mil.

sábado, diciembre 16, 2006

Sin querer queriendo nuevo libro de Roberto Gómez Bolaños




Sin querer queriendo es el libro de Roberto Gómez Bolaños que salió a la venta en el mes de julio y que ha batido record de ventas en tan solo unos meses, en él recopila sus memorias y relata sus impresiones sobre acontecimientos históricos, como la Segunda Guerra Mundial y el terremoto de 1985. Un dato curioso es el sucedido en México cuando un niño de cinco años dispara un rifle a una mujer y esta muere. Ese niño años después llegaría a ser presidente de la república mexicana, su nombre: Carlos Salinas de Gortari. El libro está lleno de anécdotas de sus vivencias y de su elenco, aquel que más de una vez no hizo reír y llorar en la televisión. ¿Quién no recuerda el episodio del viaje a Acapulco? Que por cierto, fue el último capítulo donde actuó todo el elenco completo. O aquel capítulo en que se acusa al Chavo de ratero, más de una lágrima en la infantil concepción de una verdad nos causó mucha tristeza.


Ver los capítulos repetidos de cualquier serie de televisión es aburrido, pero no sucede lo mismo con el Chavo ni con ninguno de sus personajes acuñados con la letra CH Chapulín, Chómpiras, Chapatín, Chambón, Chespirito, Chilindrina, Chente, Chimoltrufia, Churruminos, Chimpandolfo, o aquellos instrumentos que usaba: Chiquitolina, Chicharra o simplemente las palabras características: Chanfle, Churinchurinfuflays… El libro es un anecdotario y una lección de vida. Lleno de fotografías sorprendentes e inéditas, donde incluso se muestran aquellas que hizo en su viaje a nuestro país con Florinda Meza, su segunda esposa, a Machupicchu.Narra su amistad y encuentros con personalidades del ámbito político y deportivo, de esta manera contiene relatos de recuerdos con Pelé, Maradona, Emilio Azcárraga, Milmo y Tin Tan, sólo por mencionar algunos. Además de sus desencuentros con sus compañeros de trabajo.


El entrañable personaje que ha cumplido ochenta años ha elaborado una autobiografía minuciosa que nos permite conocerlo de cerca y admirar más a esa vida desconocida."Sin querer Queriendo", es el testimonio conmovedor y divertido de Roberto G. Bolaños durante sus años en el mundo del espectáculo. En estas memorias confiesa su pasión juvenil por el fútbol y el boxeo; sus primeras incursiones en el mundo de la comunicación, como creativo de una agencia de publicidad; las aventuras, dificultades y logros en la elaboración de guiones para programas de radio y televisión y su trato cotidiano con artistas; y la manera en que surgieron personajes entrañables como el Chapulín Colorado, el Chavo, los Caquitos y tantos otros que le dieron fama internacional. Publicado el 15 de Julio del 2006, en idioma español, 504 paginas, se ha convertido en uno de los libros más vendidos en América Latina. El notable comediante ha entretenido a cuatro generaciones con sus nimias ocurrencias que lo convirtieron en el artista entrañable de la televisión. De aquella televisión en que se entretenía sin recurrir a la sátira grotesca ni desnudos que acaban convirtiendo a la televisión en un ente de regresión moral antes que una herramienta evolutiva.

Una semana en seis días: Nuevo libro de Juvenal Vilela





Juvenal Vilela Velásquez, Bachiller en Obstetricia y egresado de la Universidad Nacional de Cajamarca en el año 2005.Delegado Provincial del Instituto Nacional de Cultura. Poeta, Promotor cultural e Integrante del Centro Cultural “El Patio Azul”- Cajamarca. Director del Círculo “El ARTEsano” y Editor de los Plaquettes Literarios “En blanco y negro”.Nació en 1979 andados los 24 días del mes de Septiembre, en la provincia de Celendín (Perú). Estudió la primaria y hasta el cuarto grado de educación secundaria en el Colegio Coronel Cortegana. En 1996 viaja por estudios a la ciudad de Trujillo, donde cursa el quinto grado en la Gran Unidad Escolar “José Faustino Sánchez Carrión” de esa ciudad. En 1998 regresa a Cajamarca e ingresa a la Universidad Nacional de Cajamarca, a la Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela Académico Profesional de Obstetricia.


RECONOCIMIENTOS:Primera mención honrosa en el Concurso de Poesía “Patio Azul - 2002” Organizado por el INC y Antares.Primer lugar en los años 2002 y 2003 en el Concurso de Ensayos Universitarios, organizados por la Federación de Estudiantes Universitarios de Cajamarca – UNC.Pluma de Plata al Mérito en los “I Juegos Florales Aristidianos”, Organizados por el ISPP “Arístides Merino Merino”- Celendín- 2003.Pluma de Oro al Mérito en los “II Juegos Florales Aristidianos”, Organizados por el ISPP “Arístides Merino Merino”- Celendín- 2005.· Participó en el “V Festival Internacional de Poesía”, El PATIO AZUL, Organizado por el INC y Antares. Cajamarca - 2006.OBRA POÉTICAEn el 2004, los esfuerzos por llevar a cabo su vocación literaria dan su primer fruto con su primera publicación, conjunto de poemas publicados bajo el título “El Lado Azul de la Luna”, con el auspicio de la Oficina de Investigación de la Universidad Nacional de Cajamarca.En Marzo del 2006, presenta su segunda producción literaria titulada “Danza de Mariposas”, que es la órbita de infatigables versos que giran con la premisa de que mientras el perfume del amor esté en la flor nuestras vidas, habremos de respirar poesía.En Septiembre del 2006, este Joven poeta muestra su más reciente producción literaria titulada “Una semana en seis días”.Diciembre 2006, Coleccionista de Lunas “Plaquettes de muestra literaria”Y pronto nos presentara “Bailando bajo la lluvia”.


¿Qué significa la poesía para ti? Para mí la poesía es un encuentro conmigo mismo, un ir y mirarme frente al espejo y poder interrogarme quién soy, cómo soy. Pero hacerlo en diferente tonalidad de colores, abarcando diferentes tonos de azules o verdes qué es para mí como empiezo a digerir lo que me rodea.


El libro una semana en seis días, es una antología de la poesía celendina ¿Cuál fue la motivación para elaborar el libro?Una semana en seis días nace más que como un proyecto, como una necesidad de poder presentarles a los jóvenes, a esta nueva generación de lectores de Celendín y del mundo, la voz de sus poetas, la voz de aquellos que han venido haciendo poesía y que por aquella contradicción que existen el acceso al mercado y el talento que ellos tienen me ha llevado a la honda necesidad de presentarles la honda necesidad de presentarles no solo mi trabajo sino este trabajo reunido junto a cinco poetas celendinos más, que muchos de ellos tienen trabajos inéditos los cuales deberían de ser reconocidos.


Juvenal, eres un reconocido promotor cultural en Celendín. ¿Qué trabajos estás desempeñando actualmente con respecto a este tema?He tenido suerte en que se reconozca la actividad cultural que vengo impulsando y es mi preocupación que Celendín tenga una movida distinta. Cuando uno viene a Cajamarca hace de cuenta que está en otro país. Soy delegado Cultural de Celendín y venimos trabajando ya con antelación. Recientemente hicimos un pregón cultural, el primero en su género en Celendín con una acogida importante. Vengo trabajando en mi libro “Bailando bajo la lluvia” Pronto presentaré un plaquett con un grupo de amigos reunidos bajo el círculo el ARTE- sano que nos va a poder traducir cierta poesía celendina.


Una invitación al pueblo cajamarquino a la presentación de tu libro “Una semana en seis días”Leí hace poco que la mejor forma de contar un secreto es escribiendo un libro, espero que este trece de diciembre juntos podamos compartir y podamos escuchar algunos de los versos que han ido naciendo en este pedacito de cielo que es Celendín. Los espero.

miércoles, diciembre 06, 2006

Velorio, flores, Silencios…




Hace unos días, Rosa, mi amiga, me pidió acompañarla a un velorio, un hecho fortuito que se había llevado de este mundo a un hombre bueno. Un accidente que derriba cualquier alegría y cualquier mañana.

Nos encontramos en el periódico. Se unieron a nosotros dos amigos más. Tomamos un taxi, el taxi cruzó la ciudad entre ruidos y gritos, por avenidas heridas y rotas, por esa ciudad que ha envejecido prematuramente y que está llena de arrugas y lamentos. Antes de llegar al lugar paramos en una florería. El lugar es inmenso y está junto al cementerio. Al entrar en él se aspira ese aroma solemne que tienen las flores, un olor a vida, un olor a muerte, perfume a Día de todos los santos, a Día de los difuntos. Todas las flores juntas no despiden un aroma muy sublime; debe ser también porque algunas han empezado a marchitarse.

Una mujer de baja estatura se acerca y nos pregunta: qué buscamos. Unas flores, le decimos, flores para un velorio, unas rosas. Nos ofrece unas rosas muy lindas, pero también hay arreglos ya listos y además son apropiados para cualquier ocasión, nos asegura. Una flor en la vida o en la muerte, siempre será un gesto de amor y la vendedora lo sabe y las rosas también y Rosa, mi amiga, la directora, quien ha empezado a impacientarse por la espera y por estar en una casa contigua al cementerio. Mientras tanto la mujer que nos atendió prepara el arreglo con flores frescas. Revisamos unos álbumes llenos de fotografías mientras esperamos. Flores en un nacimiento, en un bautizo, en una comunión, en un matrimonio, en un velorio, en un entierro… Las flores van bien en cualquier ocasión. Luego de unos minutos aparece la mujer con el arreglo en sus brazos. Es hermoso. Le rocía un poco de agua fresca y nos lo entrega. Al salir compramos unas velas y empezamos a caminar.

La casa está frente a nosotros, un foco encendido anuncia el duelo. Unas personas en la puerta con infinita tristeza nos saludan y un pasadizo nos devora lentamente como una garganta gigantesca hacia la pena. Al entrar a la estancia donde se encuentra el féretro y el velatorio se percibe un ambiente de angustia. El ataúd tendido sobre un soporte metálico, descansa encima de una alfombra azul con una tenue capilla ardiente. Los deudos acongojados nos miran. Al vernos la pena se agita y sollozan. Nosotros los abrazamos con afecto, nos sentamos en un viejo sillón. Rosa instala el arreglo floral junto a otros tantos que hay ahí. Susan enciende las velas, un velorio sin velas es un mar sin agua. Desde lejos se oyen los gritos de familiares que acaba de llegar de ciudades distantes, maletas que se arrastran, lágrimas que humedecen la mañana. Mañana vestida de negro, de luto. Preguntas flotando en el aire cada vez más caliente por el calor de las velas, por el calor de tanta gente triste, por el calor del llanto, del laberinto de preguntas sin respuestas y de ponerse a pensar que hoy pudimos ser nosotros, que mañana seremos nosotros. Las flores han empezado a marchitarse sin saberlo. De los ojos de Rosa se ha despeñado el llanto hacia sus manos, a su silencio infinito, a sus metáforas y símiles de vida y muerte. El timbre de un celular nos regresa a este mundo a todos de nuevo. Una lisura flota en el vacío y el artefacto es conectado al silencio al igual que a ese hombre que yace en la sala. Pero el celular se volverá a encender más tarde. La vida cuando se apaga nunca más se enciende. La vida se va y no vuelve, ya no regresa.

Mañana seremos nosotros a quien le lleven flores y velas. Mañana seremos por quien alguien eleve una oración al tiempo, al silencio y a esa vida que solo entonces podremos saber si de verdad existe.

Los escritos del oidor

Esta Noche en el Campo Santo del INC se presenta “Los escritos del oidor” de William Guillén Padilla. Aquí algunos de los ciento cuarenta y cinco relatos que ocurren en dos pueblos “Torón” y “Paitao”

Sara
—Sara es mi corazón andante: faro, montaña, estrella, camino. Sara es mi alma en paz conmigo. Sara es Sara: amanecer, puente, puerta. Eso ni el comienzo es, pues Sara es Sara: mi hija pequeñita que rompe en llanto sobre mis brazos cuando le digo que su papá falleció en la guerra... ¡Oh, padre, déme una penitencia para ser perdonada por semejante mentira!
—¿Tienes algo más que decir en esta confesión, hija mía?
—Sí, padre, realmente por lo que vine: Sara es... hija suya.
El confesor mira sin asombro a Patricia, quien presurosa se incorpora y atraviesa el templo para alcanzar la calle donde la espera Sara.
«Esto será un secreto más para sufrir», piensa el viejo cura, buscando en su prodigiosa memoria los detalles de su primer cumpleaños en su nueva parroquia: los ocho botellones de vino añejo, la alegría de su corazón y la única vez que incumplió sus votos de castidad. Inmediatamente imagina la carta que escribirá a su obispo, explicando el porqué de su renuncia.
Patricia, por su parte, abraza a Sara, suspira y siente un gran alivio: el Día de los Inocentes ha tenido un buen comienzo.

El humano error de Andrés
Andrés empezaba a cortar, cada seis de la mañana, las porciones de alfalfa que con agrado cultivaba. Hoz en mano pasaba saludándonos. Le acompañábamos, generosos, hasta donde empezaba su granja. Paso a paso repasaba su propiedad; en sus ojos habitaba un hermoso jardín que jamás dejó de producir. Daba gusto verlo sonreír al contestar el saludo de retorno. «Buenas tardes, don Andrés», le decían. Y él, siempre gentil, sólo hacía una venia. Así pasaron muchos meses antes de enterarnos que fue él el hombre que envenenó la carne con que murieron nuestros padres.
Nunca lo supo, pero fuimos nosotros, los pastores alemán y los dóberman, quienes aullamos toda la noche cuando su cuerpo inerte nuestro dueño por el pueblo arrastraba.
Un solo error había cometido Andrés: incendiar las chacras vecinas para ausentar a las ratas de las cuales nuestro dueño y nosotros nos alimentábamos.
La esperada muerte del gran amigo
Bizcocho era travieso y —excepción en su especie— no cazaba ratones. Bizcocho era cariñoso y dormilón; burla de ratas y cucarachas. Bizcocho era así, qué se le iba a hacer.
Tenía el color —nadie habría podido contradecirnos— de un verdadero bizcocho; por eso hoy el abuelo lo ha confundido: dormido en la panera lo ha partido en dos. Él no deja de lamentar su buena manera de comer bizcochos y panes: con la gran bayoneta de oficial jubilado.
En todo este drama nadie más preocupado que nosotros, los ratones que nacimos en la cama de Bizcocho, el enorme y amable gato que hoy ha muerto.

Joven poeta Cajamarquino de estructuras poéticas complejas



Doan Antonio Ortiz Zamora. Cajamarca, (1988) Egresado del colegio Isaac Newton, fue pupilo de la poetisa Nimia Morales Villar, ha publicado en diarios locales sus primeros trabajos. Actualmente cursa estudios en la UNC. Pese a ser sus inicios en el mundo de la poesía se percibe el verso preclaro y comprometido. Manejado en los diferentes rubros; lo social y lo amoroso se funden en su lirismo y lo erótico se conjuga en los albores de su juventud. Su palabra fluye constante y es un comprometido con su entorno social. La poesía abigarrada de figuras produce una imagen interesante que se refleja en su obra. Estoy seguro que será un digno representante de las letras cajamarquinas y a medida que su verso y su tiempo se cuajé alcanzará niveles hoy insospechados.

La vuelta del cóndor

¿Ya cantó el gallo?
Todavía no ha cantado.
¿Y por qué?
¿Será de repente que escuchó al cóndor?
Y se ha callado.
¿Ya vino el cóndor?
Sí, ya vino.
A defender su cielo y canto,
A recuperar el tiempo.
Cual estaba encadenado.
¿Encadenado?
En las tinieblas invasoras,
Llorando el pasado
¿Y ahora qué hará el gallo?
Avergonzado terminará su canto,
Cambiará su kiri e irá
A recoger su cresta.
Que se le cayó por el pasto.
Con las alas abiertas
Llega el cóndor,
Arrojando las cadenas
En el aire…
Dejando sus lágrimas
Caer al piso
Y enterrarlas en el remoto
Lugar donde lo flecharon.
Cauteloso y sufrido
Grita su canto
En la cima de un nevado
Mirando al hombre
Y buscando a su hermano
Hijo del Inti,
Preclaro heredero del incanato.

Blanco y Negro

Tu mirada cautiva,
Tus manos esclavas,
Juntas a un laurel de espinas
Y partiendo la pluma de los escribas;
La voz perenniza
Lo que ayer admiraste
Enseñoradas por tus simples miradas,
Las voces que dejaste atadas;
Y blanco y negro
Está tu cuerpo
Criollo nato que te juró poesía
Por tus senos de semilla padecía
Y negro y blanco
Está tu alma
Sol serrano que alumbra tu vida
Desde que la luna recuerda tu ida.

Los Escritos de William Guillén Padilla



A propósito de la presentación de su libro “Los Escritos del Oidor” (mañana jueves 7 de diciembre a las ocho de la noche en el Campo Santo de la Iglesia Belén-INC), visitamos al destacado poeta y escritor hualgayoquino para entrevistarlo, hecho que le agradecemos, pues siempre nos advirtieron que no es amante de fotos ni entrevistas; como todo rumor, no era cierto. Mientras disponíamos todo para grabar, la primera pregunta no se hizo esperar.


Desde cuándo escribes poesía y narrativa. Y qué significa para ti escribir hoy.
En poesía no tengo un tiempo exacto como referencia, pero debe ser en el colegio y la universidad; no tengo una idea exacta de cuándo y cómo me hallé con el oficio de escribir poesía. Aunque de narrativa, como oficio constante, sí. Fue el año 97 cuando atravesé momentos difíciles y tuve la necesidad de continuar contando o leyendo cuentos a mis hijos. Nunca tuve facilidad para narrar; lo intenté antes y no pude escribir más de tres o cuatro cuentos que son parte de un libro que se titula “Libro de Actos”. Sin embargo, ese año, el 97, como una especie de catarsis, fueron llegando los relatos a raudales.
En cuanto a qué significa escribir hoy… Bueno, creo que es un acto de lealtad con uno mismo, un acto de fe, también. Un acto de amor. Fe y amor en y a lo que eres. Si sueñas ser un escritor entonces debes serlo. No hay más…

¿Pero eres ingeniero de profesión?
Efectivamente. Pero recuerda que la palabra ingeniero viene de ingenio. Y la literatura es sobre todo ingenio. No hay ninguna universidad en el mundo que te otorgue el grado o título de poeta o escritor. Ninguna. La universidad del escritor, y finalmente del artista, es la vida misma. Por cierto, uno, de esa universidad, nunca acaba de ver su graduación. Estudié, efectivamente carreras universitarias y soy ingeniero de profesión. Eso me ha enriquecido como persona. Pero hay y habrán miles de ingenieros, pero escritores y artistas hay muy pocos…. Creo, al igual que mi maestro de literatura del Colegio, Rogelio Chávez, que la literatura se aprende leyendo. Y eso he procurado hacer siempre, ahora menos que antes, eso es cierto también. Como ingeniero he ido a muchos lugares y como ciudadano honrado y común he trabajado y trabajo donde me pagan por hacer una labor que sé, con honestidad. Eso me ha facilitado, y facilita por supuesto, conocer personalmente a mis personajes y recrearlos luego. No sabes qué hermoso es estar en lugares que generalmente no se habla de literatura ni arte; te encuentras dentro de escenarios y personajes que te nutren por sus actitudes, sueños, rencillas, avaricias, en fin… La vida es la gran universidad donde solo la muerte nos gradúa… (piensa) Espero que algún día me gradúe de poeta y narrador que lean en muchas partes.

Luego la escritura se convirtió en un oficio serio…
En realidad escribir es más serio de lo que se piensa. Tú lo sabes también. El escritor debe manejar muchas herramientas, y bien. No es cuestión de decir: ahora me inspiro y escribo, y te caen del cielo las palabras. No, es un trabajo como cualquier otro que requiere talento, esfuerzo, conocimiento y sobre todo constancia. Es un trabajo que exige seriedad y lealtad. Lealtad a lo que eres en esencia. La escritura es, de algún modo, una rama de la ingeniería, pues se hace en base a planificación. Por supuesto, el oficio de escritor es siempre un gran reto. Y hay que hacerlo fuera de las horas del trabajo formal que te permite vivir con dignidad…

Y vivir para viajar también, supongo… Tus libros hablan de viajes. De lugares muy distantes. Bueno, has visitado la tumba de César Vallejo.
Quien ame la literatura y esté en París, y no visite la tumba de Vallejo, puede decir que no ha ido a París. Pero no sólo la tumba, los lugares que frecuentaba, su barrio, sus castaños frondosos de París… Pero el mejor homenaje y visita a Vallejo es leyendo sus libros, de eso no tengo duda.
Fui allá por invitación de Yolanda Rigault; me sirvió de mucho la invitación que me hizo la Embajada de Francia y el INC del Perú para un evento con el presidente de los editores franceses, donde coincidimos con mi dilecto amigo y editor Esteban Quiroz Cisneros y los representantes de las grandes editoriales que operan en el Perú. En realidad debí haber ido mucho antes, años antes, pero la vida quiso que fuera ese tiempo… Sí pues, he viajado lo suficiente para tener una experiencia de vida que me sirve de base para escribir. Pero en realidad el mundo es infinito y uno solo una partícula en el cosmos; al final te das cuenta que mientras más conoces todo se va haciendo más inmenso. Y falta tanto que conocer… En todas partes encuentras gente de diverso modo de ser y actuar; al final lo más selecto, por algo que destacan, han acabado atrapados en las páginas de mis libros como personajes con actitudes positivas o negativas, como humanos que son…

A propósito de tu primer libro de poesía que fue presentado en la prestigiosa Casa de América Latina de París, ¿cómo creaste “Soliloquios de Homo sapiens”?
Lo escribí durante diez años, entre 1983 y 1993. Se escribió por todo lado y en lo que estaba al alcance: servilletas, hojas de cuadernos, hojas blancas de libros, en fin… Se fue construyendo como una casa: procuré colocarle buenos cimientos y hacerlo en base a un plano y los acabados fueron lo más trabajoso. Pero siento, por la mayoría de personas que lo tienen, que es un libro que no está hecho para un lector común como nosotros, pues es exigente. Hay quienes lo saben leer bien, y lo entienden bien. Pero si no tienes hábito de leer poesía acaso se torna sombrío… Y no los culpo. Es un libro de poesía para amantes de la poesía… Una amiga lo leyó tan bien el día de su presentación que todos los que la escuchamos lo entendimos a la perfección: buena entonación y pausas exactas; allí recién supimos que esa poesía tenía el valor que le habían dado otros amantes de la creación literaria.

Hablas como si ese libro no fuera tuyo…
Todo libro que publicas deja de ser tuyo, es de tus lectores. En lo personal no he vuelto a releerlo. A veces, no más de cinco veces, he leído uno que otro poema en encuentros de poesía o presentaciones.

Y ahora “Los Escritos del Oidor”, tu libro de relatos cortos, o micro cuentos, o micro relatos, ¿dejará de ser tuyos? ¿Ya no lo releerás?
No creo que vuelva a leerlos. En realidad les pertenece a los lectores. Acaso ellos me cuenten… No soy amante de las relecturas.

¿Qué has querido lograr al escribir estos relatos?
Primero que lo lean mis hijos. Para ellos fueron escritos. En segundo lugar que ocupen un lugar en el corazón de sus lectores, más que en sus bibliotecas. En tercer lugar que sean el reflejo de las voces comunes de personajes comunes. No es un libro para comparar con otros, entonces no puede ser un libro bueno o malo o regular, es un libro mío y eso es lo que cuenta para mí. Nunca lo escribí para que le guste a la crítica o a los criticones que no son pocos. Lo escribí también por y para mis buenos amigos, para los que te alientan. A ellos les debo mucho de sus personajes. Allí, en sus páginas, está mucho de mi Hualgayoc, mi Perú, mis pasos, mi gente. Allí estoy yo con toda mi piel…

Pasando a otros temas. ¿Qué opinas de las instituciones que deben promover la cultura y el arte en Cajamarca? Del INC, por ejemplo.
No tenemos una política cultural en el Perú. Nunca la hemos tenido. Si no tenemos un proyecto de país menos tendremos un proyecto cultural. Marchamos a la deriva, sin rumbo. Y eso es grave, pues mientras estemos así nunca vamos a ser grandes. Esa ausencia de un gran plan nacional repercute en lo que las instituciones puedan hacer. Podemos tener personas muy capaces, pero el sistema las atrapa y acaban haciendo lo que no pensaban. El INC es una institución que los últimos años ha decaído mucho, por muchos factores, desde los económicos hasta los de gestión. La actual directora tiene la enorme tarea de darle el sitial que a Cajamarca le corresponde en temas culturales. Recordemos que somos “Patrimonio Histórico y Cultural de las Américas” y eso se ha quedado sólo en un título. Pero, y este pero sí vale, estamos en la obligación de apoyar su gestión. Pues una buena gestión no será para darle lauros a ella, sino a Cajamarca. Hay que pensar en Cajamarca más que en figurar…

Este libro tuyo sale por el Fondo Editorial de la Municipalidad de Cajamarca…

La Municipalidad de Cajamarca no es patrimonio de ningún partido político. Representa la voluntad del pueblo de Cajamarca. Por lo tanto, ha sido publicado con el aporte de los ciudadanos de Cajamarca. A todo cajamarquino y cajamarquina le doy gracias por ello, pues algún céntimo de parte de sus impuestos está en este libro.
La gestión edil actual ha tenido la feliz idea de crear un Fondo Editorial para publicar a autores locales. Hay que saludar y aplaudir esta iniciativa e invocar a que no desaparezca. Esto sería importante unirlo a un Plan Provincial de Lectura que debería implementarse.

La lectura es un problema serio…


Muy serio. Tanto así que los niños no leen o leen poquísimo. Y es que no tienen en quién fijarse. Lo adultos tampoco leen. Y la estructura educativa se ha hecho para no leer, por lo tanto para no pensar. La ignorancia no permite una convivencia armónica entre seres humanos, menos fraterna. Crea intransigencia, manipulación fácil… Ya ves, los niños y jóvenes de hoy consumen sus horas en juegos de Internet improductivos. ¿Y qué hacen las instituciones educativas y culturales? Nada. Nada porque no saben cómo afrontar este problema. Pero allí, en las cabinas de Internet se está matando la mente de los niños, y no porque la herramienta tecnológica sea mala. No, principalmente porque no hay una educación al respecto, un control, una línea trazada. Internet es como un pozo de agua cristalina: nos puede ahogar o nos puede salvar de la sed.
Cierto. Bien, finalmente William, gracias por la entrevista y suerte mañana en la presentación de “Los escritos del Oidor”.
Gracias a ti y a tus generosos lectores. Los espero a todos para compartir un momento cultural, pues su presencia es importante para todos los que esa noche participaremos.

Se buscan escritores de todo el departamento




Un importante proyecto de la empresa privada se ha emprendido en bien de la cultura escrita cajamarquina, se trata de una ambiciosa idea de inventariar de manera física a todas las producciones hechas en Cajamarca, en todos los géneros, poesía, cuento, novela, teatro, ciencia, ficción, etc. La empresa ha contactado con este balcón para hacer la convocatoria a todos los escritores cajamarquinos y a los afincados en el departamento para unirse a la ya, larga lista de autores y producciones regionales.

Se trata de organizar sistemáticamente una relación de obras de diversos géneros, las cuales serán adquiridas a su precio de venta para luego ser codificadas en una biblioteca que aspira a ser la más completa en cuanto a autores del departamento se refiere. Cajamarca se ha convertido en una elite cultural en la que se presentan libros cada semana.
Del mismo modo se aproxima la Feria del libro de Trujillo. La Feria del Libro de Trujillo es un evento bienal que reúne a editores, artistas, autores y lectores de todo el norte del país. Su tercera edición a desarrollarse del 25 de enero al 4 de febrero del 2007 tendrá a prestigiosos escritores como: Fernando Ampuero, Mario Bellatín, Alonso Cueto y Alfredo Bryce entre los más representativos.

Cajamarca ha sido uno de los invitados de honor para esta feria. Los libros que se inscriban serán evaluados y enviados a ella. Cajamarca contará para los días que dure la feria con un stand en donde se promocionará a los escritores cajamarquinos, de esta manera será posible una interrelación entre Cajamarca y el resto de departamentos presentes.

Por eso convocamos a todos los escritores cajamarquinos que hayan publicado en esta ciudad o todos aquellos que vivan en Cajamarca ciudad o departamento a remitir su material bibliográfico adjuntando las características del mismo, en ellos deberán referirse al sello editorial, año de la publicación, tiraje del libro, Nombre del libro, dirección electrónica y básicamente el género y especie al que pertenece la obra literaria. La información la pueden hacer llegar a la siguiente dirección jaimeja1@hotmail.com para resolver algunas dudas pueden comunicarse con el 076 344010 de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde o de 4:00 a 8:00. Los libros pueden ser remitidos a la Oficia de Fomento de las artes y la cultura en el Instituto Nacional de cultura a la señora Sandra Armas Barrantes en horario de oficina. Estamos seguros que son dos motivos de excepción para que la literatura que se hace en Cajamarca se pueda compartir con otras latitudes en las que podrán evaluar el talento propio de los cajamarquinos y serán ubicados en el sitial que les corresponde.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú