Síguenos en FACEBOOK

martes, diciembre 19, 2006

Chile Censura publicación de poema de Benedetti tras la muerte de Pinochet




Tras la muerte del ex dictador chileno Augusto Pinochet, en Chile las opiniones quedaron divididas entre sus fanáticos y detractores. La reconocida revista chilena, de letras “Copa Rota” publicó en su número 36 el poema del genial escritor uruguayo Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farugia, más conocido como Mario Benedetti. Luego de la muerte de Pinochet, aquel hombre que fuera causante de miles de muertes en su país, las opiniones fueron encontradas; mientras grupos de simpatizantes lloraban, la algarabía no se hizo esperar en otros sectores que fueron los más numerosos. En aquellos grupos que no pueden olvidar a sus miles de desaparecidos y muertos, los miles de torturados en un país que había sido tomado por una de las dictaduras más viles de la historia de América. Los cargos que pesaban sobre el dictador fueron diversos: desde miles de desapariciones, torturas, desfalco, crimen organizado, robo… y la larga lista continúa.

En medio de esa dulce alegría tras la muerte del genocida, “Copa Rota”, revista de literatura y arte publicó el poema de Mario Benedetti titulado: “Obituario con hurras” en el que celebra la muerte de un ser despreciable que encaja perfectamente con la muerte de aquel que gobernara en Chile por varios años. La publicación no fue recibida con alegría por aquellos que defienden la imagen del tirano y saquearon las instalaciones de la revista al mismo tiempo que destrozaron toda la valiosa información de archivo existente en sus oficinas.

Pero ¿Cuál fue el poema que causó la ira grotesca y desenfrenada de ese grupo de vándalos pinochetistas? A continuación la copia fiel, íntegra y limpia del hermoso poema escrito por Benedetti.


OBITUARIO CON HURRAS

Vamos a festejarlo/ vengan todos/ los inocentes/ los damnificados/ los que gritan /de noche /los que sueñan de día /los que sufren el cuerpo/ los que alojan fantasmas/ los que pisan descalzos /los que blasfeman y arden /los pobres congelados /los que quieren a alguien /los que nunca se olvidan/ vamos a festejarlo/ vengan todos /el crápula se ha muerto /se acabó el alma negra /el ladrón/ El cochino /se acabó para siempre / hurra/ que vengan todos/ vamos a festejarlo/ a no decir/ la muerte/ siempre lo borra todo/ todo lo purifica/ cualquier día/ la muerte/ no borra nada/ quedan/ siempre las cicatrices/ hurra / murió el cretino/ vamos a festejarlo/ a no llorar de vicio /que lloren sus iguales/ y se traguen sus lágrimas/ se acabó el monstruo prócer/ se acabó para siempre/ vamos a festejarlo/ a no ponernos tibios/ a no creer que éste/ es un muerto cualquiera/ vamos a festejarlo/ a no volvernos flojos/ a no olvidar que éste/ es un muerto de mierda.

Los canallas viven mucho, pero algún día se mueren, los tiranos lo saben y es inevitable que el mundo siga ese camino de evolución y nunca de revolución bajo falsas premisas que el tiempo se encarga de desenmascarar y condenar.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú