Síguenos en FACEBOOK

jueves, diciembre 31, 2009

BALANCE



Los balances siempre son necesarios, saber si hemos crecido o hemos perdido, si hemos disminuido o hemos ganado. Es preciso hacer un balance ahora que el año concluye y que la vida, una vez más, nos enseña que todo es cuestión de tiempo.
Mucha gente amada partió en el 2009, muchos otros hicieron historia de un modo poco convencional, otros en cambio, solo fueron fragmentos de los días. Hay hechos que hoy recordamos con amargura, las muertes de Bagua es sin duda el episodio más dantesco del 2009, una tragedia que nadie hubiera querido que suceda, sería feliz poder arrancar esa página del almanaque y reescribir la historia, lamentablemente eso no es posible.
El año que viene es un libro en blanco, depende de nosotros las cosas que en él se escriban, ojalá todas las cosas fueran felices y blancas, pero surge eso que algunos llaman el destino y entonces un velo de incertidumbre nos cubre.
Otra de las grandes heridas del 2009 fueron los accidentes en las carreteras, las negligencias propias de los hombres que pese a las advertencias los accidentes se sucedieron uno tras otro cada día. Miles de peruanos perdieron la vida en esos episodios sangrientos de las carreteras.
La política ha sido, como siempre, el gran desengaño de los peruanos, ha sido triste descubrir que tenemos un Congreso nefasto con políticos improvisados e inmorales, un Congreso con un grado de corrupción enorme, que ha decepcionado a todos los peruanos.
Una ola de crímenes atroces fue uno de los hechos que más marcaron a los peruanos, las partidas intempestivas de muchos personajes queridos por el pueblo. Hubo también una ola de cortinas de humo, algunas más creíbles que otras, pero la gran mayoría ridículas y lindando con la sandez.
El 2009 estuvo lleno de hechos diversos y frustrantes, descubrir que el Perú tenía entre sus militares un espía fue un hecho que nos hizo pensar en el terrible mostro de la guerra y en la desconfianza perpetua de cavilar en una red desde nuestras fuerzas armadas.
Pero no todo fue malo en el año que se va, hubo hechos importantes como la estabilidad de la economía que ha permitido que la pobreza no crezca, el incremento de puestos de trabajo, el saber que los peruanos podemos cuando nos proponemos, los triunfos de Kina, los de los hermanos Cori, los de Inés Melchor, los de Peter López y tantos otros deportistas peruanos que nos hicieron saber que existen otras disciplinas más allá del futbol en las que el Perú es campeón mundial.
El cuaderno en blanco del 2010 se nos entrega, depende de nosotros de qué lo llenamos, depende de nosotros si incluso lo llenamos o lo dejamos vacío hasta un nuevo balance.

lunes, diciembre 28, 2009

Casa de madera













Cuando niños, Christopher y yo vivimos en una casa de madera, era mi único hermano, por lo tanto mi único amigo. La casa estaba en un frío campamento en donde siempre era invierno era el año 76 ó 77, desde un equipo holandés marca Phillips se oían las melodías más hermosas de esos días, un tocadiscos moderno para su época, con su aguja diamantada repasaba los surcos de vinilo de varios LPS que hoy conservo como viejas medallas de guerras ganadas.

Mi padre era un hombre solitario, frente a la casa se encontraba el socavón con esa mirada siempre negra que daba temor y que infundía respeto. Durante la noche los lirios de la jalca se congelaban y el techo de la casa que era de calaminas de zinc amanecía con una gruesa capa de hielo que se iba descongelando con los primeros rayos de sol. Los charcos de los caminos también se convertían en cristales que se rompían con el andar de los mineros que salían del socavón.

Esa casa de madera tenía un jardín que estaba lleno de flores hermosas como esos días, había un rosal, geranios, claveles y gladiolos y unas ventanas por donde se veía el atardecer que siempre era cálido desde el interior de esa casita de madera. En el interior había muchas cosas que hoy están ausentes, el inmenso sofá cama, los veinte libros del Tesoro de la Juventud de carátula roja, y el amor de esos días que se fue diluyendo en el tiempo y enfriando como las noches de aquellos meses fríos.

En esos días jugar a la guerra era algo común y sentir el tibio beso de la tarde, escuchar después de haber jugado todo el día un cuento de los hermanos Grimm que en voz de nuestra madre era siempre una melodía inacabable. Éramos dos niños jugando con el mundo, saltando por el ichu, recorriendo el pantano y escondiéndonos entre los árboles de quinuas que parecían abrigarse con esas gruesas mil hojas que les crecían sobre sus troncos.

Un día tuvimos que dejar la casa y emigrar a una ciudad. Vivir en un octavo piso en una jaula de cristal. Adentrarnos en supermercados, subir y bajar por ascensores, volver cansados de los parques donde el mundo no era feliz.

El tiempo después nos llevó por casas diferentes, unas grandes, otras pequeñas, con vistas a una prisión interior o a una avenida enorme y larguísima, en palacetes y escombros, en casas comunes y en habitaciones, pero ninguna, nunca, ha sido como aquella casa de madera que aún habita en mi recuerdo, donde padre y madre, hermano, recorremos a diario esos espacios de los que nunca nos despojamos.

La vida es un cambio permanente, hoy vivo en una casa con balcón que da a la calle, un balcón que pese a ello es interior y que debe cerrarse, porque la vida no se detiene y el amor como el recuerdo se renueva a cada instante.

domingo, diciembre 27, 2009

Inocentadas del 2009



Haciendo un balance de todo lo sucedido en el año 2009, el que ha entrado a un proceso de agonía, podríamos decir que las inocentadas de las que los peruanos fuimos víctimas no solo se trataron del Día de los Inocentes, sino de actitudes cotidianas que fueron lanzadas por la misma policía, parlamentarios, gobernantes y se podría decir que de todos los sectores salió esa pus sanguinolenta lanzada para hacernos inocentes en algún momento.
Si recordamos los hechos más saltantes en el país, podremos ver que se trata de una serie de hechos que en algún momento desviaron la atención colectiva de los peruanos a determinado suceso. El Caso Fefer, El Caso Abencia, se encargaron de hacernos olvidar el lamentable hecho del Baguazo.
Antes sucedió lo mismo con el General Donayre, todo fue una secuencia de hechos orquestados que tenían una intencionalidad y que estaban dirigidos a un colectivo que a través del mediatismo se dejaba entretener de una manera burda. Todos caímos en la trampa.
El caso del pulmón robado marcó un hito en el acontecer nacional, luego como un espanto salido de una película de terror surgió un abrumado coronel anunciando que habían capturado nada menos que miembros de una banda de “Pishtacos” hombres que asesinaban a sus congéneres para extraerles la grasa y comercializarla con gente del extranjero, quienes a su vez lo usaban en la elaboración de cremas y cosméticos. Los gordos entonces entraron en paranoia. Luego se descubrió que los pishtacos eran parte de la mitología andina y que nada de ello era cierto, se expulsó a un chivo expiatorio de la institución policial y se puso los ojos en otra historia.
Los peruanos innegablemente tenemos mucho de mitómanos, mucho de farsantes y prueba de ello fueron nuestros congresistas, quienes sin mucho esfuerzo se ganaron apelativos sórdidos como Robaluz, robagua, planchacamisas, Lavapiés, mataperros, comepollos… y una serie de combinaciones que daban lustre a sus “cualidades” y que por enésima vez ponían sobre el tapete la calidad de nuestros congresistas y por ende del trabajo que realizan en él.
Los viajes que realizaron políticos y funcionarios de todas partes con una universidad privada que hacía alarde de sus buenas relaciones y que misma bebida energizante, le ponía alas a sus invitados, fue un caso aparte. El Perú siempre será un país maravilloso, un país de las maravillas en el cual todo puede suceder, por eso ya nada nos sorprende, ni siquiera este día de los inocentes, porque aquí todo puede ser verdad y todo puede ser mentira, todo es posible en este país que se llama Perú con P de… Patria.

jueves, diciembre 17, 2009

El Loco Terry




Mario Pastor, es el nombre verdadero del célebre y mítico personaje cajamarquino conocido como el Loco Terry. Hasta hace unos años, cuando alboreaban los años 1990, se lo veía acompañado de su madre sentado frente a una banca de cemento en la vetusta casa donde siempre habitó. La casa se encuentra frente al estadio héroes de San Ramón, colindante con el mercado San Sebastián.

Su madre tejía sentada a su lado y el loco era feliz, se los veía conversar amenamente, entretenidos. Un día la muerte se llevó a la anciana, aquella compañera de su vida. Desde entonces el Loco Terry se vio cada vez más solo, los pocos familiares que en la vida le quedaban parecían cada vez más distantes.

Terry nunca perdió su espíritu de negociante, se lo veía a diario por el mercado central con sus almanaques Bristol mientras realizaba monólogos absurdos que incluían actualidad política, criticaba a todos y a todo el sistema desde su singular punto de vista, con el cabello rapado y el rostro y manos pintados con violeta de genciana.

Otro de sus negocios favoritos era la venta de papel higiénico –Caga el rey y caga el Papa, caga la mujer más guapa, en este mundo cagón, de cagar nadie se escapa, compren su papel higiénico indios de m… para que se limpien el c…- Gritaba a voz en cuello y luego estallaba en carcajadas con una locura evidente que siempre arrancaba sonrisas disimuladas.

La gente le temía y lo respetaba. También lo quería. Hace unos meses en este diario publicamos un crucigrama con personajes célebres de Cajamarca como el Loco Terry y el Machimina, Terry se alegró y con su periódico en mano hacía comentarios obscenos sobre el tema. Tuvo un chispazo de felicidad mientras se observaba a sí mismo.

Hace tiempo que ha desaparecido y el rumor de su muerte crece como una bola de nieve, a ciencia cierta nadie sabe dónde está, pero las calles empiezan a extrañarlo, es parte del paisaje de Cajamarca, una celebridad.
Hace días tuvo un accidente producido en sus andanzas callejeras y se recupera en una casa de sus heridas, es decir de aquellas heridas que se ven, de esas que se pueden curar en algún tiempo, no de esas otras que no sangran, que no se ven y que se quedan en los seres humanos para siempre como un tatuaje en el alma, de aquellas que El loco Terry tiene tantas y que nadie sabe en qué momento se le fracturó la vida para dar paso a la leyenda que ahora es.
Él es el patrimonio vivo de una época que no va a volver, no está muerto, está enfermo, quizás no lo volvamos a ver, quizás para maña sea tarde para decirle que pese a todo lo queremos y que lo echamos de menos.

miércoles, diciembre 16, 2009

Sobones



La sobonería es un mal enquistado en la sociedad peruana, el sobón es aquel que por sus excesivas caricias y halagos se hace fastidioso. Se dice también sobón a la persona taimada que elude el trabajo. Si en su oficina hay algunos halagos un poco más falsos y más entusiasmo de lo normal, no se sorprenda.
Bajo cualquiera de sus nombres populares, adular al jefe o hacerse ver son comportamientos que según expertos aumentan en el lugar de trabajo cuando los empleados tienen miedo y quieren conservar sus puestos en medio de momentos económicos difíciles.
En este tipo de entorno, los subordinados podrían ser más proclives a alabar las malas decisiones o valoraciones de un jefe, y evitar ser francos o portadores de malas noticias por conservar su trabajo.

Los sobones están en todas partes, son una lacra y es sinónimo de haraganería e ineficiencia. Hay sobones en el Congreso, en los ministerios, en la escuelas abundan los alumnos sobones que cuando el profesor entra le limpian el asiento, el escritorio y tratan siempre de estar pegados a él.

Pero los sobones olímpicos, aquellos que han hecho de ello una profesión, se los encuentra a raudales en los centros de trabajo, son los que saben que son ineficientes y buscan compensar ello con la sobonería.

Un cuento clásico narra a los sobones con singular exactitud, se trata del cuento de un rey a quien un estafador le vende una supuesta tela invisible que solo era vista por los inteligentes, con ella le hace un traje y el rey sale desnudo a pasear ante el beneplácito y admiración de sus sobones que decían ver un hermoso traje.

Pese a que el sobón es un personaje vacío, sin inteligencia y de escaza madurez suelen triunfar en la vida, pues una vez que encuentran un jefe idóneo lo viven de por vida, le chupan la sangre como sanguijuelas, ríen alocadamente de sus bromas, se enternecen con sus historias y aplauden hasta sus errores.

Lo sobones suelen mimetizarse con un traje de amicalidad extrema, son deshonestos, inválidos mentales, personas que hacen trampa para ganar en la vida y que no tienen una vida propia, pues siempre dan vueltas en torno a su astro mayor adulándolo. Son una especie despreciable que al contrario de la gente buena, que se encuentra en extinción, abundan y se extienden por el mundo. Manuel Scorza, escritor peruano, solía llamarlos de un modo especial, pero lamentablemente esa palabra es impublicable, pero quien guste averiguar sobre ello puede leer “Redoble por Rancas”.

martes, diciembre 15, 2009

Indulto y controversias


El indulto concedido a José Enrique Crusillat, quien fuera condenado a ocho años de prisión por haber vendido la línea editorial de América Televisión al régimen fujimorista, y el que fue exhibido en algunos vladivideos donde se lo veía recibiendo montañas de dinero, ha causado dudas en los sectores más perspicaces y serias controversias al respecto. Según se dijo, Crusillat, fue indultado “por razones humanitarias”. Los apristas y sus blancos pañuelos se semejan a los taurómacos que piden el indulto de las reses que sacrifican en una plaza agitando sus blancos pañuelos.
“Hemos tenido que controlar sus emociones, se le han tomado los exámenes correspondientes, pues la noticia podía causar algún efecto en su cardiopatía o en su hipertensión no controlada”, informó nada menos que su abogado.
La gracia presidencial procedió porque según los informes de la comisión de indultos la situación de José Enrique Crousillat es muy delicada y existe riesgo de muerte. Hecho que evidentemente no ha sido creído por la gran mayoría de peruanos.
José Enrique Crousillat, quien junto con su hijo José Francisco, escaparon del país en el 2001 y fueron extraditados de Argentina en el 2006 probablemente es uno de los pocos afortunados que se hacen merecedores de un indulto presidencial en el Perú. Miles de enfermos terminales con cáncer o SIDA en el país no gozarán jamás del mismo privilegio, simplemente porque no tienen la posibilidad de un abogado que pueda lidiar por ellos, o quizás por que la palabra humanitario no fue concebida para ellos.
Crousillat, quien cumplió cinco años en prisión de los ocho a los que fue condenado por la Segunda Sala Penal Anticorrupción, deberá pagar al Estado una reparación civil de ocho millones de soles que aún no ha sido cancelada.
El indulto anula la pena, más no el pago de la reparación civil. Muchas dudas ha levantado esa posición del gobierno con respecto a un tema tan polémico como la corrupción, la que parece que es avalada o tratada blandamente, como si se preparara un camino para un “aterrizaje forzoso” más adelante.
Ojalá que entre los mil indultos que el gobierno ha anunciado para antes de fin de año, no figuren los mafiosos del fujimorato y que sí lo hagan quienes realmente necesiten, como son los miles de enfermos terminales que no tienen quien bogue por ellos, que nunca robaron millones, que no tienen amigos en el congreso ni en los ministerios y que están condenados de por vida por robar unos panes o unos mendrugos a los poderosos.

lunes, diciembre 14, 2009

La gota fría



Conocida como "enfermedad de reyes y reina de las enfermedades", la gota ha sido objeto de estudio de los médicos y causa de sufrimiento en incontables personas, al menos, desde los tiempos de Hipócrates. Antiguamente, era una de las principales causas de dolor y de artritis crónica invalidante, pero ya ha sido derrotada por los avances científicos.
La gota es un tipo de artritis que causa ataques repentinos, dolores severos, inflamación, enrojecimiento e hipersensibilidad en las articulaciones. Afecta las articulaciones del dedo gordo pero puede generalmente ocurrir en los pies, tobillos, rodillas, manos y muñecas. La gota ocurre cuando una sustancia llamada ácido úrico se acumula en el cuerpo y se forman como agujas cristales en las articulaciones. Los primeros síntomas de la gota ocurren por lo general a la media noche o antes de levantarse por la mañana. Usando zapatos, el movimiento de las articulaciones o estando de pie pueden ser situaciones difíciles y muy dolorosas.
Debido al origen de la enfermedad se dice que es propia de las sociedades opulentas, de ahí el nombre de “enfermedad de los reyes”. Sin duda la vida tiene contradicciones garrafales, una de ella es que sea esta enfermedad propia de los obesos pero que recurrentemente se manifieste en las personas delgadas, es contradictorio también que sea propia de la opulencia en nuestra sociedad cada vez más limitada.
Lo cierto es que la gota no se parece a la canción de Carlos Vives para nada, es más bien una enfermedad virulenta, que produce dolores inenarrables y junto a ellos unos miedos terribles de quien se siente que empieza a llegar a una etapa diferente, que los temores infundados de la niñez y juventud se ven más claros a cierta edad. Quizás porque sabemos que la vida siempre suele girarnos una factura por todas aquellas cosas que un día las pensamos improbables cuando tenemos una edad muy jovial, sin embargo el tiempo pasa y un día alguien llama a la puerta con una factura que se va haciendo más impagable a cada instante, la del dolor, de la vida que se va y que empieza a tomar un sentido indiferente, como la soledad, el vacío y entonces, solo entonces, empezamos a pensar en el velo indescifrable de la muerte.

jueves, diciembre 10, 2009

No a los pirotécnicos



La Dicscamec y El Grupo Panorama han iniciado una campaña de prevención y salvaguarda de la vida de miles de niños en todo el Perú. Para ello ha lanzado una agresiva campaña en contra del uso de esos artefactos explosivos que se comercializan con impunidad en algunos centros comerciales que no tienen ninguna consideración por los peligros que representan y por el costo en vidas y mutilaciones que cada año cobran esos artefactos.
Se cuentan por miles los casos que se reportan anualmente por accidentes producidos por el uso de cohetones, cohetecillos, ratas blancas, mamás ratas, bombardas, cohetes y una serie de artefactos peligrosos que se venden a niños sin ningún escrúpulo.
Los juegos pirotécnicos, en su mayoría son fabricados y distribuidos de manera clandestina. No tiene control alguno de los expertos. Y Pese al daño que causan son vendidos o, peor todavía, adquiridos por personas que ignoran lo peligroso que resultan.
El reglamento de la Ley que regula este tema señala que estos productos deben estar autorizados y registrados en la Dirección General de Control de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de Uso Civil (Discamec). Algo que casi no sucede, para perjuicio de la ciudadanía en general.
Algo más: entre las penas que figuran en el código penal se indica que aquellos que ilegítimamente fabrican, importan, exportan, depositan, transportan, comercializan o usan productos pirotécnicos de cualquier tipo, o los que vendan estos productos a menores de edad, serán reprimidos con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años.
En Cajamarca y en provincias ya se está comercializando productos pirotécnicos sin contar con la licencia que la ley exige. El 95 % de productos están prohibidos y vedados, solo un reducido número de ellos están avalados por la ley y son productos de marca, que contienen indicaciones en inglés y castellano, que han sido revisados por expertos y que en su gran mayoría solo pueden ser manipulados por adultos.
Depende mucho de los padres y docentes, en que esta campaña alcance sus logros, en que no veamos en los próximos días noticias como: “Niño muere al ingerir rascapié” o “Niño se mutila los dedos por manipular ratablanca”, los adultos tenemos la responsabilidad de lo que suceda con los niños en estas fiestas, de los artefactos que manipulen y de denunciar a los lugares donde se expenden estos productos de alta peligrosidad.

Ejecuciones extrajudiciales y Derechos Humanos




La historia de ejecuciones extrajudiciales en el Perú no es nueva, es más bien un hecho recurrente que regresa con cierta frecuencia. Ha sucedido en el primer gobierno de García con el llamado “Comando Rodrigo Franco” y el tristemente célebre “Grupo Colina” en tiempos de Fujimori, sólo por hablar de la historia reciente del Perú, sin contar, por supuesto, con las ejecuciones sucedidas en el interior del país durante la guerra con Sendero Luminoso.

Los hechos denunciados en Trujillo por los familiares de quienes tendrían vinculación con el hampa y habrían sido ejecutados extrajudicialmente, aún en sus propios domicilios, ha sido una denuncia que ha remecido los sectores políticos del país, hechos que el mismo presidente Alan García ha salido a negar airadamente.

La delincuencia se ha convertido en un problema tan grande que se ha mimetizado entre la sociedad de tal modo que hasta hemos aprendido a convivir con ella como con un cáncer inextirpable. Ello genera opiniones encontradas y divididas en las graves acusaciones que han sido avaladas y revalidadas por el Ministerio Público de Trujillo.

Y surge la interrogante con un hálito de terror ¿Tenían la posibilidad de la reinserción quienes pasaron su vida delinquiendo y que de algún modo eran capos de la delincuencia? ¿Una cárcel peruana iba a causar un cambio sustancial para su conducta o lo iba a convertir en un profesional del crimen?

Sin ir muy lejos, en Cajamarca, cuando algo nos es robado, sabemos dónde podemos ir a “comprar” lo que nos fue robado y en algunos casos hasta se sabe quien cometió el robo, entonces hablamos de un régimen delictivo de impunidad que hace de las suyas en una alicaída sociedad dominada por el miedo y el terror.

Si bien es cierto que la delincuencia debe ser mermada y tiene que ser reprimida con dureza, también es cierto que vivimos en un Estado de Derecho y que no podemos asumir la justicia como una potestad individual o colectiva y actuar como grupos humanos primitivos o del lejano oeste americano.

Hoy se conmemora la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y es preciso hacer hincapié en que la violencia engendra violencia y que aún el delincuente más vil tiene derecho a un juicio justo, así lo entendemos la mayoría de los peruanos, quienes estamos cansados de violaciones de derechos humanos, de fosas comunes, de muertes extrajudiciales y de esa serie de hechos que abren profundas heridas sociales en un país que se ha desangrado lo suficiente en las últimas décadas como para permitir que se derrame una gota más de sangre con maquinaciones políticas que no van a exterminar la verdadera raíz de este viejo problema.

miércoles, diciembre 09, 2009

Azul tiene cinco pollos






Hay palabras no dichas que se guardan en el alma, palabras que se callaron en un día de lluvia y que no se dirán jamás.
Habíamos atravesado la Avenida Collins, Miami era una ciudad fastuosa y nueva, su cielo no era gris, sus parques verdes anunciaban una vida distinta a las calles de Lima, a los parques amarillentos llenos de begonias y palmeras de Jesús María, eran diferentes a los parques llenos de hojarasca en los que se acuñó mi infancia.
La gente tenía miradas frías, miradas intensamente humanas, otras ni siquiera miraban y casi todas las cosas existentes en las aceras y avenidas parecían haberse mimetizado con la modernidad. Lo recuerdo ahora que han pasado algunos años y que mi hija Azul corre por la casa y carga una muñeca entre sus brazos, a la que llama nena y la abraza con ternura como si su supiese que un día será madre.
La vida se va haciendo más compleja a medida que pasan los años. Las ausencias se van tejiendo entre la red de días y silencios. Mi hija Azul tiene cinco pollos, ella los llama por esa onomatopeya que es el pio pio y los adora, los ama con todo el amor que se puede tener cuando un ser humano tiene un año y medio de vida, como ella.
Ellos han descubierto no sé que ternura en la mirada de mi hija y a veces parece que olvidaran que son aves y actúan como perritos, la siguen a todas partes en una larga hilera de píos píos, uno tras otro y ella es feliz. Mientras yo me vuelvo viejo entre el rumor de los días y entre líneas que fluyen en papeles y en mi rostro, en mi alma.
Entre amores breves que se marchan con las hojas de un diario, entre fechas que pasan y me anuncian que estoy un poco más cansado, que ahora veo menos que hace un año con mis ojos físicos, pero que veo más con los ojos del alma.
Este balcón es hoy más interior que nunca y no se si es por la mañana fría, porque amaneció hoy tan frío el día y este sol que no calienta y la nostalgia que vuelve a buscar y que embiste como una fiera de aquellas que parecen olas.
Azulita ha empezado a crecer. Hoy sabe que se llama Azul y es feliz, me abraza con esas manitas que siempre están buscando a sus muñecas y me mira con esos ojos que algún día fueron míos, por los que ahora le corresponde mirar a ella los días que ya yo no veré pero que acompañaré desde cualquier parte.

martes, diciembre 08, 2009

Perdón al pueblo afroperuano




Un día como (9 de diciembre) hoy nació San Martín de Porres, El santo mulato nació en Lima en 1579 de padre español y madre panameña. De caballero y mulata nació el santo. Su nacimiento marcaría un hito en la historia religiosa del Perú y América, coincidentemente fue bautizado por el Obispo de la época Toribio de Mogrovejo, quien después también sería santificado.

El "santo de la escoba" fue canonizado el 6 de mayo de 1962 por el Papa Juan XXIII. Se dice que su vida fue un ejemplo de virtud, amante de la limpieza y capaz de reunir en un solo plato a un perro, gato yratón. Esa compleja fórmula que hoy tanto necesita el Perú, una fórmula capaz de reunir los credos y ambiciones más distintas de los peruanos con los peruanos.

Pero algo más identifica al santo, se dice que su afición por la limpieza era tal que nunca se separaba de su escoba. Escoba que nada mal le vendría al Congreso para limpiar la inmundicia que lo desvirtúa y que lo pone en vitrina cada día con un nuevo escándalo, nuevos viajes de placer y los más turbios negocios en esa repartija aprista del Perú.

El Estado Peruano ha pedido perdón recientemente al pueblo afroperuano. El texto publicado en el diario oficial “El Peruano” precisa que los agravios contra los afroperuanos se han cometido desde el siglo XVI “hasta la actualidad” y que representan “una barrera para el desarrollo social, económico, laboral y educativo”. Paso que es importante y que seguramente se afianzará con otros más, no queremos pensar que sea una actitud populista, o un acto de sobonería para quedar bien con el Imperialismo yanqui que el Apra detesta y que hoy está representado en su máxima expresión por un descendiente afro.
San Martín de Porres fue un peruano Afro, de los que han hecho mucho por el Perú como Mauro Mina en el box, César Uribe en el futbol, Lucha Fuentes en el vóley, el Zambo Cavero, Eva Ayllón, Susana Baca y Caitro Soto en la música. Ese Perdón era necesario. Alguna vez Juan Pablo II pidió perdón al mundo por las atrocidades cometidas por la Iglesia Católica durante los tiempos de la Santa Inquisición en un gesto indeleble para toda la humanidad.
Hoy es un día que vale la pena revalidar esa historia mítica del santo afro de América, como un ejemplo virtuoso de ser humano, de los que nuestro país necesita con desesperación, pero también es preciso recordar que existen otros grupos marginados y olvidados.

viernes, diciembre 04, 2009

Escuadrones de la muerte



Los escuadrones de la muerte no son nuevos en el Perú, se han forjado como un estigma en la sociedad a modo de grupos paramilitares financiados por los mismos gobiernos. En el primer periodo aprista (1985 – 1990) el comando Rodrigo Franco fue el escuadrón que se encargó de combatir en paralelo a Sendero Luminoso, ante la incapacidad del gobierno de realizar una estrategia enmarcada en la legalidad.
El informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación dado en el 2003, permite suponer que los casos del frustrado atentado contra el Diario Marka (Diario que respondía a los intereses de grupos terroristas), el asesinato del abogado Manuel Febres Flores (conocido Abogado de terroristas) y el asesinato del líder sindical Saúl Cantoral Huamaní y Consuelo García fueron llevados a cabo por integrantes del llamado Comando Rodrigo Franco, y que estuvieron presumiblemente dirigidos por Agustín Mantilla Campos, entonces ministro del Interior, y que utilizó la infraestructura e información de ésta entidad. Sin embargo años después Sendero Luminosos se atribuyó el asesinato de Febres Flores.
En los tiempos del fujimorato el grupo Colina marcó una nueva pauta en el crimen selectivo, “haciendo justicia”, los crímenes de la cantuta y Barrios altos fueron los emblemas de la crueldad y la vileza con que se asesinaron a sospechosos de participar en Sendero, en donde además se incluyó a un niño. La historia de la infamia, bien podría titularse ese capítulo amargo y reciente.
Los hechos sucedidos recientemente en Trujillo, hablan de un escuadrón de la muerte con todo el perfil de los anteriores, solo que esta vez tiene identificados a los ejecutores y se denuncia a un grupo de policías que habrían asesinado a delincuentes identificados que eran conocidos y que pertenecían a bandas organizadas. Los casos se han judicializado y el tema se ha enmarcado en la polémica.
La revista Times de Estados Unidos ha dicho que en nuestro país se habría inventado el tema de los pishtacos para ocultar la serie de ejecuciones en Trujillo. Alan García, como era predecible, ha salido a negar el hecho con firmeza, sin embargo nada ya resulta creíble luego de las infinitas cortinas de humo.
Cajamarca no escapa al problema de la delincuencia, al grado tal que las rondas urbanas se han organizado y han hecho una guerra frontal contra los antros donde se engendran los problemas sociales y de seguridad, la guerra a los más de 200 clubes nocturnos ha sido declarada. Ese es un escuadrón que si bien no es de la muerte, si ha decidido exterminar la delincuencia en toda la zona.
El Perú Avanza, reza una frase cliché del gobierno, mientras parece que avanza todo menos el Perú. Avanza la delincuencia, la pobreza, la desnutrición, el analfabetismo y las violaciones sistemáticas de los derechos humanos. El Perú avanza, pero no sabemos a dónde.

jueves, diciembre 03, 2009

Ese mudo que nunca lo fue






Hoy (4 de diciembre) se cumplen quince años de la muerte del más grande de los cuentistas peruanos, Julio Ramón Ribeyro, el flaco entrañable con alma de niño y con prosa mágica. Murió a los 65años, a los veinte de que se le detectara un cáncer estomacal, pese a que se le detectó la enfermedad en 1974 no dejó casi nuca de tomar una botella de vino y fumar una cajetilla de cigarros cada día. Murió en su ley, esa ley incomprensible de quien sabe que ha nacido para morir un día y que nada va a alargar un segundo más el momento final.

El año que murió ganó el premio más importante de su vida, ya no pudo disfrutar esos más de cien mil dólares que México le otorgaba por su obra con el premio “Juan Rulfo”. La mayor parte de su obra la escribió en Europa. Hay cuentos que se escriben para siempre, que son indelebles en la memoria de las generaciones, eso sucedió con “Los gallinazos sin plumas”, cuento que marcó el comienzo de su quehacer literario (1955).

Ribeyro prefirió los temas urbanos, rescatar la miseria social de su ciudad como tema principal en su obra, pese a que desde 1952 vivió en Paris, nunca se desconectó del Perú. Su narrativa está cargada de influencias pueblerinas con marcada influencia de Maupassant, Flaubert, Chejov, Stendhal… Fue influenciado por Europa, pero nunca, y es importante recalcarlo, se desvinculó con el Perú.

Ribeyro retornó al Perú un día como para morir, como herido por el tiempo y el cáncer, como buscando una vez más reírse de las clases sociales limeñas de largos apellidos que habitaban quintas desoladas o de burócratas de ministerios que vivían del recuerdo de un linaje ya extinto. Su “Gallinazos sin plumas” es el cuento urbano quizá mejor narrado entre los más notables escritores del cuento en el Perú.

Julio Ramón tuvo una vida solitaria, un hijo, muchos amores sobre el alba de un día frío, junto a las prostitutas en un bar de barranco o buscando defenderse de los ladrones madrugadores, como buscando nivelarse el mes siguiente.

Ha sido y es un escritor incomprendido. “Su palabra del mudo” es quizás la obra que más lo identifica, aquella que busco la sintonía con la gente que no tenía voz y por lo tanto estaba condenada a estar callada, porque aún pudiendo hablar nunca era escuchada. El mismo Ribeyro fue ese mudo impredecible, de exiguas entrevistas, temeroso de las cámaras, pero no de los bares ni el silencio.

Parece mentira que hace quince años, cuando los días parecían más tibios, un día Radio Programas anunciara en su rotativa del aire: “Falleció el escritor peruano Julio Ramón Ribeyro, luego de una penosa enfermedad… Hoy sabemos que su voz ha enmudecido para siempre, pero su palabra se repite infinitamente.

miércoles, diciembre 02, 2009

Congresistas Red Bull






El comercial de una bebida estimulante denominada Red Bull anuncia que “Te da alaaaas”, nada más acertado con lo sucedido con nuestros actuales congresistas, los que además de haber conseguido una ley que los faculta a viajar cinco días a sus provincias de origen para realizar labores parlamentarias, se pasan la vida viajando en comisiones de las más extrañas a distintas partes del mundo, acompañados de sus esposas, amantes, amigas, amigos “bi” o cuanto espécimen farandulero o no se atraviesa en su camino.

Mercedes Cabanillas, Wilder Calderón, Mauricio Mulder y José Vargas, a quien se suma además la esposa de este último, también viajaron con dinero de la universidad “Alas Peruanas” a Finlandia. Vargas Fernández se ha manifestado en contra de cualquier investigación sobre el vínculo de este centro de estudios con magistrados, parlamentarios y otros funcionarios de gobierno, aduciendo que focalizar una investigación en Alas Peruanas sería una medida “persecutoria y arbitraria”, por lo que propuso que las indagaciones abarquen a todas las universidades privadas del país.

La noticia es solo un eslabón de la cadena de denuncias que se han venido realizando en las últimas semanas, las que cuestionan duramente la posición de varios congresistas con respecto a esa universidad que cuenta con el privilegio de tener un amplio número de filiales en todo el país y que ha tenido un crecimiento vertiginoso en pocos años.
Según una información emitida por el diario El Comercio “La Cooperativa de Ahorro y Crédito Alas Peruanas acordó en diciembre de 1989 realizar los estudios respectivos para crear una universidad particular con la finalidad de atender las demanda de sus socios y proyectar su servicio a la comunidad.
Mediante resolución de la Conafu, de abril de 1996, se autoriza el funcionamiento provisional de la Universidad Alas Peruanas.
Luego, en el 2001, la Conafu señala que no le expedirá la autorización definitiva y la califica de “deficiente”. En julio del 2002, la universidad se integra a la Asamblea Nacional de Rectores y la Conafu se eximió, por mandato judicial, de seguir evaluando la calidad académica.”
No cabe duda que los Congresistas de la República han tenido un periplo magnánimo en los últimos meses, gracias a las alaaaas que generosamente les dio una universidad privada. Algunos políticos y funcionarios del estado tienen tanta suerte que no necesitan tomar bebidas energizantes para echarse a volar.

El Apra nunca muere… pero sí agoniza



El “Partido de la Estrella” empezó a hacer agua hace mucho, pero fue el destape de los petroaudios lo que dio un peso especial a ese hundimiento presuroso que venía haciendo el otrora partido de las masas.

No solo ha sido su alianza aprofujimorista la que ha tenido un costo inmenso para el gobierno de turno, han sido una serie de desatinos que lo han enrumbado a un agujero negro en el espacio, ha sido la actitud de sus partidarios la que lo ha sometido nuevamente al sótano de las encuestas y de la popularidad.

Los estamentos estatales han sido tomados por los apristas, una vez más el tarjetazo y el carnet del partido se han impuesto. Los vetustos funcionarios del primer gobierno de Alan, volvieron a la carga, desempolvaron sus ternos y cartapacios y han entrado a vegetar a las oficinas del Estado.
Ya existe una disposición en el marco de la Ley de Presupuesto 2010 que autoriza el nombramiento de trabajadores contratados en los últimos tres años en el sector público, es decir del 99% de “compañeros”, lo que significa una carga más para el estado, un copamiento de la burocracia y una patada – de aquellas a las que Alan ya acostumbró no solo al seño Lora, sino al Perú entero- a la meritocracia, esa de la que tanto alarde hacía García cuando era candidato y que además atenta contra el principio establecido por la Ley de Bases de la Carrera Administrativa.
Los últimos traspiés que el gobierno ha tenido han sido una prueba irrefutable de que el partido aprista ha seguido con la línea que aplicó en el primer periodo, cuando todo se justificaba por la inexperiencia de un gobernante que llegó al poder por los resortes de un partido sólido que no tuvo antes la oportunidad como la tuvo en el ´85, cuando el recuerdo de Víctor Raúl estaba fresco y Luis Alberto Sánchez, Armando Villanueva y Ramiro Prialé entre otros destacados políticos del partido de Haya le daban el sustento que necesitaba, pese al descalabro final en el que un outsider con el cuento de la honradez, tecnología y trabajo y la mentira de la venta de un viejo tractorcito sometió al Perú en la más cruel de las crisis morales y económicas y en el que privatizó el agua, los cielos y hasta el aire que respiramos… Lo demás es historia conocida.

Hay favores que se pagan, los apristas así lo saben y lo entienden a pie juntillas. Puede ser que el Apra nunca muera, como dice su frase cliché, pero hace mucho que agoniza, las últimas elecciones por el proceso de revocatoria así lo han demostrado.

martes, diciembre 01, 2009

Una mancha más al otorongo



Parece que los peruanos estaríamos condenados a ser las víctimas dominicales de un nuevo escándalo cada fin de semana y es que, desde que se hizo la denuncia de los petroaudios ,un domingo hace ya más de un año, los destapes periodísticos de medios nacionales no han cesado y se han repetido constantemente cada semana, sin tregua alguna.
Cada domingo un congresista es literalmente sacrificado, su vida es ventilada en la pantalla y sus más oscuras pasiones puestas al descubierto de un modo mediático que casi siempre los pinta de cuerpo entero pese a sus proyectos de ley o reiterativos pedidos de no a la corrupción. El congreso de la República cada día decepciona más y más.
El último domingo un nuevo destape puso al descubierto la mala conducta de la congresista Rosario Sasieta, la que no ha predicado con el ejemplo y más allá de los escándalos que protagonizó cuando fue denunciada por una de sus trabajadoras, solo ha ido de tropiezo en tropiezo. La autodenominada “Sra. Ley” parece que tenía “otras leyes”, aquellas que gobernaban su doble discurso y su doble moral.
La ministra Nidia Vílchez dijo que la congresista Rosario Sasieta debe aclarar bajo qué circunstancias realizó un viaje a España en setiembre de 2008, cuya transparencia ha sido cuestionada por la denuncia periodística. Sasieta viajó a España en la fecha señalada por motivos oficiales, supuestamente con una licencia con goce de haber del Congreso, por 15 días, pero habría desarrollado otras actividades y turismo.
Por eso la ministra acotó que al Congreso no le hace bien cualquier escándalo, que no ayudan a fortalecer los partidos políticos ni a levantar el buen trabajo que hace el Parlamento discutiendo normas para los sectores más necesitados.
Por el momento la congresista ha mostrado una conducta evasiva, no ha querido dar la cara a los medios de prensa que la han buscado para que brinde una respuesta, limitándose a decir “que la quieren tumbar”, respuesta que ha sido esgrimida por otros cuestionados congresistas como Gustavo Espinoza, o para ser más exactos, como lo han hecho el come-pollos, el mata-perros, la roba-luz, el roba-agua…
El Congreso se cae a pedazos, la reputación que tienen los congresistas son cada vez más cuestionadas, cada vez existen nuevos indicios de la corrupción que se ha enquistado en todas las áreas de esa institución. Cuanta razón tiene Javier Valle Riestra al querer dejar el Parlamento a como de lugar, aunque tenga que apelar mil veces, porque sabe que los congresistas de ahora no son otras cosa que remedos absurdos de los congresistas de verdad, de esos diputados y senadores de antaño que solo buscaban servir a su patria y no servirse de ella como lo hace la gran mayoría, con honrosísimas y cada vez más escazas excepciones y felizmente con nuestros congresistas cajamarquinos en ese reducido grupo de seres en extinción.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú