Síguenos en FACEBOOK

jueves, enero 30, 2014

Oficina: pintarse las uñas, rajar de los otros, ir a comer un cebiche…


Trabajar en una oficina, ser un servidor público, o sea ser un burócrata, no siempre es tan tedioso ni aburrido como se lo suele “pintar”. Acaba de aprobarse una prohibición municipal para sus trabajadores en la que se prohíbe pintarse las uñas y hablar por celular en los pasillos entre otras cosas, en horas de trabajo.

La medida, que puede parecer exagerada para algunos, no es del todo descabellada, pues muchas veces una serie de situaciones demoran el trabajo de los (las) funcionarios públicos y atentan contra el buen trato, tiempo y paciencia de los usuarios.

Y es que en el Perú somos expertos en violar las prohibiciones, en quebrantar las normas, en “sacarle la vuelta a la ley” y sentirnos después triunfantes como si algo positivo hubiéramos sembrado con ello.

En una oficina cualquiera en el Perú, por ejemplo, un empleado pierde el tiempo desde que llega. Más o menos este es el estándar de un funcionario cualquiera, en una ciudad cualquiera, en un día laboral cualquiera desde que llega a su centro de trabajo aunque suele variar entre géneros, lo común en ambos sexos es:

Hablar de los demás mal o bien: 30 minutos -del compañero o compañera de trabajo, el tiempo se puede extender si se trata de un tema conyugal- En los servicios higiénicos entretenidos en enviar e-mails o en leer las redes sociales: 20 minutos.

En el caso específico de las mujeres: 10 minutos en pintarse las uñas – 5 minutos en secarlas o esperando en que seque la pintura- . Maquillaje: 10 minutos. Hablar por celular: 30 minutos. Redes sociales: 40 minutos. Criticando al jefe: 25 minutos. Hablando mal de los compañeros de trabajo (rajándolos) para desprestigiarlos y buscar quedarse con su puesto: 1 hora diaria en promedio. Comiéndose un bocadillo en la oficina: 10 minutos. Revisando catálogos de Unique, Esika, Cyzone, Leonisa… 1 hora entre todos ellos. Alabando las proezas de los hijos: 25 minutos. Hablando mal de la suegra 30 minutos…

El tema de los hombres es un caso especial y desbordante: 15 minutos revisando la desnuda del día en cualquier página web – la chica en ropa corta o muy desprovista de ella- Varias horas tratando de enamorar a la compañera de trabajo, es decir, coqueteando, flirteando o como quiera llamarse a la búsqueda incansable de “sacar los pies del plato”. Varios minutos revisando los catálogos de Leonisa (ropa interior femenina) y no porque quieran comprarle algo a la esposa o a las hijas, sino por ver a las modelos del catálogo en prendas interiores. 20 minutos hablando de sus hazañas sexuales (casi siempre inventadas). 30 minutos relatando su última borrachera.


Siendo los hombres más propensos a curar la resaca con un par de cervezas o un cebiche, el tiempo no solo se limita a minutos perdidos en la oficina, sino que puede desencadenar un escape subrepticio y acabar en una deserción absoluta en una nueva borrachera, un cebiche con cervezas o un caldo de cabeza o criadillas en donde hablará renegando de su pésima situación laboral, sus años de servicio y lo mal que le paga la institución en la que labora y a la que él quiere tanto y donde tan mal lo tratan… pese a su enorme sacrificio.

miércoles, enero 29, 2014

¿Por quién doblan las campanas del turismo en Cajamarca?




Un grupo de guías y pequeños empresarios de turismo pertenecientes a agencias de turismo de Cajamarca han iniciado una campaña orquestada contra la Dirección Descentralizada de Cultura, representada por la arquitecta Carla Díaz.

En un acto de desconocimiento absoluto los empresarios y guías han pensado que tienen la potestad de decidir quién puede ocupar esa dirección y que dentro de sus competencias está nombrar o sugerir al Ministerio de Cultura quién puede ocupar el cargo.

La ministra de Cultura, Diana Álvarez Calderón, ha ignorado el pedido de este grupo de operadores que han solicitado con ardor y vehemencia el cambio de Carla Díaz argumentando una serie de insensateces haciendo gala de desconocimiento absoluto de cómo funcionan las direcciones de cultura y de las competencias de cada institución.

Se le atañe por ejemplo la disfuncionalidad del Museo de Cumbe Mayo, los problemas en las Ventanillas de Otuzco, el lamentable estado de la vetusta casa de Toribio Casanova, que las luces de la Plaza de Armas estén encendidas en el día… y hasta los meones de la Plaza de Armas y periferia son ahora responsabilidad de Carla Díaz – sin contar los desmanes que por la ineficiencia de la Municipalidad y la policía se van a  presentar durante el carnaval, porque eso “también va a ser responsabilidad de Carla Díaz”, según ellos-

El machismo cajamarquino no tolera la gestión de una mujer como tampoco se toleró la gestión de Marcela Olivas Wenston en su momento y se la criticaba con beligerancia constantemente. El machismo tozudo y torpe no acepta que una mujer pueda gestionar y que tenga la capacidad de liderar una institución como la Dirección Descentralizada de Cultura.

En el colmo del cinismo, fresco como una lechuga, el congresista Jorge Rimarachín se ha inmiscuido en el tema y olvidado de que uno de los generadores de la ausencia de turismo fue él mismo y sus convocatorias a marcha tras marcha junto a sus amigos.

El caos del turismo en Cajamarca no es culpa de una persona, menos de la Dirección de Cultura, es sencillamente por el caos en que se sometió a Cajamarca por el conflicto minero de Conga. Culpa de quienes sometieron en ese caos a Cajamarca, Goyo y compañía, Rimarachín y compañía… que ahora no se hagan los amnésicos ni los que se preocupan por el turismo lavándose las manos como Pilatos.


¿Por qué los operadores y guías de turismo no dicen que el ex INC de Cajamarca es la caja chica del Ministerio de Cultura y que todo el dinero que se recauda se deposita en una cuenta de Lima cada dos o tres días? ¿Qué fondos tiene La Dirección de Cultura para para invertir en obras? ¿Qué han hecho ellos, aparte de vivir del turismo, como compensación o para mejorar los servicios turísticos? ¿Qué ley ha dado Rimarachín desde el congreso en favor del turismo? Solo se dedicó a boicotear lo hecho y a generar el Estado de Emergencia que espantó a los turistas y que hizo que un tiempo Cajamarca sea borrado del mapa turístico. Hay que hacer un poco de memoria y actuar como varones antes de hacer un cargamontón cobarde e  infamante.

jueves, enero 23, 2014

De por qué te llamas Javier



Te llamaste Javier por qué cuando era niño un día descubrí a un poeta de grandes ojos que murió muy joven en un río, era el poeta que hablaba de pájaros y árboles, de una espada y libertad.

Yo en esos años no sabía nada aun, debía tener seis años y había descubierto en uno de mis libros un poema muy cortito de Javier Heraud. Fue después cuando un día cerca de la universidad encontré a un vendedor de libros – de esos que tienden un plástico y sobre él libros viejos y nuevos- fue allí, buscando entre tantos títulos cuando encontré a Javier Heraud en una edición de Biblioteca Popular, porque fueron los únicos –aquellos del gobierno revolucionario- los que publicaron la poesía de Heraud. Yo leí ese libro incontables veces, me lo aprendí de memoria de tanto leerlo y me desvelé mil veces imaginando sus versos. Por eso cuando naciste te puse Jaime Javier –aunque a veces te llamaba simplemente J.J.-

Por eso cuando te arrancaron de mí, también te llevaste mi nombre aunque luego te prohibieron usarlo y te llamaron Javier – no sabían que con él te identificaba más que con el mío, porque era la esencia de la patria hecha poema- Porque sé que eres como un río y que fluyes por la vida limpio y transparente.

Un día vamos a cortar esas cadenas con una espada de tiempo, un día vamos a encontrarnos como se encuentran los ríos con el mar, un día vamos a encallar en un puerto en donde nadie pueda negarnos. Después de once años de buscarte no me he cansado y lo haré cien años más hasta encontrarte Javier… No sabían quienes te alejaron que los males no duran cien años, ni que los cuerpos lo resisten y algunos empezaron a morirse. Otros a irse, mientras yo te buscaba en las calles y avenidas, en el invierno y el otoño.

Te escribo porque quería que supieras la razón de tu nombre, para que busques al poeta en las bibliotecas y veas su rostro en las webs que tú manejas. Javier… yo no sé si serás un poeta, un pintor, un músico, un escribidor noctámbulo, médico o ingeniero. Un barbero, un cantante o un violinista entristecido… seas lo que seas sé que serás el mejor y que siempre serás, aunque no te tenga a mi lado… el hijo que siempre he amado, he buscado, he llorado....

¿La vida es un carnaval?



Mientras los presidentes de barrios y el Patronato del Carnaval 2014 se enfrascan en dimes y diretes por el recorrido del corso, el carnaval en Cajamarca se ha desatado violando todas las normas habidas y por haber. A diario se ven camionetas con jóvenes circulando a toda velocidad lanzando agua a diestra y siniestra, al parecer no hay ninguna intervención policial a quienes transgreden la ley ya que los hechos se repiten diariamente.

Por otro lado los carnavaleros han vuelto a tomar los lugares públicos, los han hecho suyos, los han tomado literalmente y en ellos beben, orinan, defecan, duermen, vomitan… y hacen de cuanta necesidad corporal tengan, mientras los miembros del Serenazgo se limitan a mirar ante el apabullamiento de las turbas alcoholizadas y beligerantes que no admiten la imposición de reglas ni sanciones.

Trágicamente el carnaval ya cobró su primera víctima, un hecho que no debió pasar si se hubieran tomado verdaderas medidas de prevención, sin embargo eso no sucedió y hoy los resultados nos invitan a reflexionar a todos ¿Es carnaval un bacanal que no puedes ser controlado por las autoridades? ¿Sirven de algo las cámaras de videovigilancia que costaron tanto y que más allá de captar a amantes furtivos o a ladronzuelos de celulares cada vez que hay hechos realmente oprobiosos no funcionan o no filmaban a esa zona?

¿A dónde van los policías a gran velocidad con las sirenas de motos y patrulleros encendidas como si tuvieran una real urgencia o intervención? ¿Con quién hablan las (los) policías parados en las esquinas dirigiendo el tránsito – dándole la contra al semáforo- mientras hablan por sus celulares usando el Hands Free (Sistema manos libres para hablar por celular).

La inseguridad nos ha tomado por asalto. Cajamarca ya no es la ciudad tranquila de antaño y los delitos que aquí se cometen ya no son hurto de monederos, hoy se cometen crímenes espantosos que han cambiado el rostro de la alguna hora apacible ciudad. Necesitamos un plan de contingencia capaz de frenar la delincuencia con efectividad.

¿Por qué cuando sale un grupo de campesinos a marchar pidiendo agua se traen a 500 DINOES armados hasta los dientes para frenarlos, pero cuando hay que controlar a bandas organizadas del crimen que se han trasladado hasta aquí porque Cajamarca vive su fiesta más emblemática, no se hace absolutamente nada?

Pareciera que las autoridades están esperando que las Rondas Urbanas salven a la ciudad como si del Chapulín Colorado se tratara. Los moralistas de las Rondas Urbanas más allá de golpear a mujeres indefensas, castigar a infieles o azotar a carteristas no se pueden enfrentar al crimen organizado que ha migrado de otras ciudades con hampones ranqueados y altamente peligrosos.

Cajamarca espera más de sus autoridades no dejemos que otra vez el caos y la anarquía conviertan a “Cajamarca la Bella” en “Cajamarca la Horrible”.

jueves, enero 16, 2014

Se fue pa` la Habana y no vuelve más


Hace dos años una noticia conmocionó a los cajamarquinos, un próspero empresario, Víctor Chilón Durand, había violado a su hija de 8 años. Chilón Durand quien no vivía con la menor ni con la madre de ella fue hasta su domicilio y pidió salir con la niña para que le compre una bicicleta. La menor aceptó convencida de que su padre no le haría ningún daño. Chilón llevó a su hija hasta una cochera en donde dio rienda suelta a sus bajos instintos y consumó su delito. El sujeto fue detenido y se inició un proceso judicial.

Cuando Chilón fue internado en el penal de Hucariz intento varias argucias para buscar su libertad. Se quiso hacer pasar por loco, se inventó enfermedades pero nada le resultó, fue después el Poder Judicial quien le abrió las puertas y pese a que inicialmente había confesado su crimen asegurando que fue mientras estaba poseído por el diablo, finalmente entre las tinterilladas y oscurísimos asuntos legales Chilón desapareció y nadie ha vuelto saber más del prófugo criminal. Nadie había sabido nada de él hasta hace un par de días en que apareció el nuevo abogado de Chilón para explicar que su patrocinado estaba en La Habana - Cuba y al mismo son de la canción, “no pensaba volver más”.

La serie de argucias y artimañas que la defensa de Chilón presentó para obtener su libertad son una historia aparte, obtiene su libertad primero con el frívolo argumento de que sufría disfunción eréctil lo que imposibilitaba tajantemente el hecho de que haya cometido el acto de violación – sin embargo Chilón era un gran mujeriego, según se deduce por la cantidad de hijos y de esposas que tenía- ¿Cómo puede aceptarse el hecho de que sufra disfunción eréctil si tenía varias parejas?

La fortuna que Chilón posee debido a sus negocios es ingente, eso podría explicar y fundamentar que hoy se encuentre en libertad mientras que otras personas por delitos insulsos purgan largos años de prisión. Según el nuevo abogado de Chilón su patrocinado es una víctima de nuestro sistema judicial, cuando en realidad ha sido uno de los privilegiados.

La justicia en el Perú es un bien esquivo, las cárceles en perpetuo hacinamiento albergan a hombres y mujeres sin sentencia, pero quienes realmente delinquen y hasta confiesan sus crímenes se encuentran en paraísos tropicales haciendo alarde del poder que ostentan.


Yolanda Raico, madre de la niña, llora. Llora de impotencia, de rabia, de indignación. “Yo sé que en lo más grande habrá justicia”, dice, mientras se limpia las lágrimas que bañan su rostro. A su abogada, la doctora Carmen Owen, también se le quiebra la voz. “Nos sentimos impotentes porque se está violentando los derechos de una menor de edad, la cual ha sido ultrajando sexualmente por su propio padre”, expresa la doctora Owen, tratando de mantener la compostura. Mientras Chilón Durand se solea en una playa tropical tocado por la brisa del atlántico, quizás hasta allí no le lleguen los remordimientos de su propia conciencia.

lunes, enero 13, 2014

Cajamarca es la segunda ciudad donde más se lee



La feria de libreros que suele instalarse periódicamente en Cajamarca y que lo hace generalmente en la Plazuela Miguel Grau estuvo recientemente en Cajamarca con miles de títulos que sedujeron  a los lectores cajamarquinos.

Uno de los puestos pertenecía a un joven universitario limeño que se dedica  vender eventualmente libros para solventar sus gastos, Víctor, un joven amable y conocedor de los productos que ofrecía, capaz de recomendar libros y sugerir autores y editoriales casi desconocidas me explicaba que Cajamarca es la ciudad que más lee en provincias después del Cuzco y añadía que si el Cuzco nos ganaba era por la gran cantidad de turistas que llegaban hasta allí y que eran amantes de los libros y de las ferias. La noticia, viniendo de un conocedor que se dedica a vender libros por todo el país es un galardón para los cajamarquinos.

Es verdad que hace tiempo que en Cajamarca no existen librerías propiamente dichas, quizás bazares en los que ocasionalmente se expenden algunos libros, pero librerías puras no. La última ubicada en un gran centro comercial vendía libros originales a precios exorbitantes – debido a la mala política del libro que aun rige en nuestro país-  Un libro de Vargas llosa que costaba 70 nuevos soles allí se lo podía conseguir por 10 Nuevos soles en una “librería pirata” del centro de la ciudad. Si bien los libros piratas no tienen la misma calidad de un original, además de que están llenos de faltas ortográficas, muchas veces les faltan hojas y hacen un gran daño a los autores; se han convertido en una solución inmediata a los acuciosos lectores – que aunque sea difícil de creerlo, en Cajamarca existen en grandes cantidades-

Otra opción interesante son las llamadas ferias del libro viejo, en donde se pueden conseguir libros originales aunque ya desfasados pero de igual valía. Resulta encomiable que Cajamarca sea una de las ciudades en donde más se lee pese  toda la crisis y los conflictos. A ello se suma que somos una ciudad con alto índice de presencia de medios escritos – Más allá de aquellos que han aparecido por temporada preelectoral y que están condenados indefectiblemente a desaparecer luego de las elecciones-

Un fenómeno aparte son las provincias de nuestra región, en donde aún se encuentran librerías – algunas con libros originales y con primeras ediciones de clásicos de la literatura peruana y mundial que datan de las décadas del `50 y `60-.

Cajamarca es visitada constantemente por vendedores de libros que se congregan en plazuelas porque tienen el éxito de sus ventas asegurado, por eso siempre ese grupo de gitanos de la cultura vuelve con sus libros y sus cajas de cartón, porque tienen la seguridad de que en Cajamarca se lee y que se lee mucho.


Ojalá que del mismo modo se siga produciendo literatura cajamarquina y que existan y sigan existiendo los fondos editoriales que publiquen todo ese cuantioso conocimiento que brota de los cajamarquinos en las distintas áreas del conocimiento y ojalá que la ley del libro se aplique con más flexibilidad como se suele aplicar en otros rubros, aunque claro, siempre respetando el hecho de que todos tenemos la obligación de contribuir con nuestros impuestos como todos los peruanos, sin fomentar la piratería pero tampoco atentando contra uno de los aspectos  más importantes de nuestras vidas: La lectura.

La doble moral cajamrquina



Hace unos días cuando un grupo de ronderos azotaran con crueldad a un grupo de trabajadores (as) en un centro nocturno, el escándalo trascendió de inmediato y una vez más Cajamarca fue el centro del ojo de la tormenta por la violación sistemática de los derechos de un grupo de trabajadoras sexuales y de otros que hacían las veces de vigilantes y mozos, sin contar el de los eventuales parroquianos que se hallaban en el local.
De inmediato la cucufatería cajamarquina salió a aplaudir el hecho y a satanizar a las pobres mujeres que nos solo fueron victimizadas de la peor forma, sino que además de la humillación y vejación a las que se las sometió se les ha generado serios traumas en sus vidas.
Instituciones conocedoras del respeto de los derechos fundamentales de la persona salieron de inmediato a cuestionar el hecho, tal como lo hizo Esperanza León desde el Ministerio Público de Cajamarca, Agustín Moreno de Defensoría del Pueblo y hasta el mismo Congreso de la República, el video era evidente, había flagrante violación de los derechos de las trabajadoras además de una serie de delitos paralelos que se cometieron esa noche.
Un sector de la prensa local también se sumó a la cucufatería y empezó a criticar a las mujeres que fueron vejadas esa noche y aplaudió el delictivo actuar de las rondas urbanas – por ignorancia o adrede los delitos se cometieron y la ley es clara en ese sentido, el hecho de “no saber que se infringía la ley” no significa estar al margen del hecho delictivo”-  Muchos aplaudieron la medida tomada por Fernando Chuquilín, presidente de las rondas de las zona y hasta los clientes consuetudinarios de los clubes nocturnos en un ataque de amnesia alabaron la incursión.
Por su parte las ONGS que han hecho de la mujer y su sufrimiento una bandera y un modo de vivir no han dicho nada, aquellas que viven del maltrato de la mujer y del feminicidio, las que repotencian el olvido y abandono en que la mujer se encuentra, se guardaron sus opiniones y prefirieron hacer un escandaloso y vergonzoso silencio, un mutis que a las mujeres atacadas esa noche les debe haber dolido tanto como los latigazos de un grupo de cobardes de doble moral.
 Cajamarca tiene más de 200 clubes nocturnos –llamémoslos como querramos, prostíbulos, “night clubs”, burdeles, casa de citas, chongos...- y tiene esa cantidad de estos lugares porque existe una amplia demanda de estos servicios. ¿Quién no fue a uno aunque sea por curiosidad? ¿Cuántos de los que azotaron a esas señoritas frecuentaron alguna vez los servicios de una dama de compañía o meretriz? ¿Cuántos de los que aplauden y se persignan al oír la palabra prostitución no la buscaron alguna vez?
Cajamarca es un paraíso prostibulario porque existe consumo sin igual, así que está demás querer tapar el sol con un dedo, es tan culpable el que ofrece como el que acepta o como el que busca… lo demás es cucufatería vil, mentiras solapadas que buscan pintar una careta a la verdad. La prostitución no es delito en el Perú, sí lo es en cambio entrar a una vivienda sin orden de un juez rompiendo la puerta y golpear a mujeres indefensas cuyo único delito es trabajar como meretriz por no haber tenido quizás otra oportunidad en la vida y ahora ser la comidilla de falsos monjes y monjas de morales subterráneas y necias.

La doble moral cajamarquina



Hace unos días cuando un grupo de ronderos azotaran con crueldad a un grupo de trabajadores (as) en un centro nocturno, el escándalo trascendió de inmediato y una vez más Cajamarca fue el centro del ojo de la tormenta por la violación sistemática de los derechos de un grupo de trabajadoras sexuales y de otros que hacían las veces de vigilantes y mozos, sin contar el de los eventuales parroquianos que se hallaban en el local.
De inmediato la cucufatería cajamarquina salió a aplaudir el hecho y a satanizar a las pobres mujeres que nos solo fueron victimizadas de la peor forma, sino que además de la humillación y vejación a las que se las sometió se les ha generado serios traumas en sus vidas.
Instituciones conocedoras del respeto de los derechos fundamentales de la persona salieron de inmediato a cuestionar el hecho, tal como lo hizo Esperanza León desde el Ministerio Público de Cajamarca, Agustín Moreno de Defensoría del Pueblo y hasta el mismo Congreso de la República, el video era evidente, había flagrante violación de los derechos de las trabajadoras además de una serie de delitos paralelos que se cometieron esa noche.
Un sector de la prensa local también se sumó a la cucufatería y empezó a criticar a las mujeres que fueron vejadas esa noche y aplaudió el delictivo actuar de las rondas urbanas – por ignorancia o adrede los delitos se cometieron y la ley es clara en ese sentido, el hecho de “no saber que se infringía la ley” no significa estar al margen del hecho delictivo”-  Muchos aplaudieron la medida tomada por Fernando Chuquilín, presidente de las rondas de las zona y hasta los clientes consuetudinarios de los clubes nocturnos en un ataque de amnesia alabaron la incursión.
Por su parte las ONGS que han hecho de la mujer y su sufrimiento una bandera y un modo de vivir no han dicho nada, aquellas que viven del maltrato de la mujer y del feminicidio, las que repotencian el olvido y abandono en que la mujer se encuentra, se guardaron sus opiniones y prefirieron hacer un escandaloso y vergonzoso silencio, un mutis que a las mujeres atacadas esa noche les debe haber dolido tanto como los latigazos de un grupo de cobardes de doble moral.
 Cajamarca tiene más de 200 clubes nocturnos –llamémoslos como querramos, prostíbulos, “night clubs”, burdeles, casa de citas, chongos...- y tiene esa cantidad de estos lugares porque existe una amplia demanda de estos servicios. ¿Quién no fue a uno aunque sea por curiosidad? ¿Cuántos de los que azotaron a esas señoritas frecuentaron alguna vez los servicios de una dama de compañía o meretriz? ¿Cuántos de los que aplauden y se persignan al oír la palabra prostitución no la buscaron alguna vez?
Cajamarca es un paraíso prostibulario porque existe consumo sin igual, así que está demás querer tapar el sol con un dedo, es tan culpable el que ofrece como el que acepta o como el que busca… lo demás es cucufatería vil, mentiras solapadas que buscan pintar una careta a la verdad. La prostitución no es delito en el Perú, sí lo es en cambio entrar a una vivienda sin orden de un juez rompiendo la puerta y golpear a mujeres indefensas cuyo único delito es trabajar como meretriz por no haber tenido quizás otra oportunidad en la vida y ahora ser la comidilla de falsos monjes y monjas de morales subterráneas y necias.

jueves, enero 09, 2014

La vida y la muerte… juntas de la mano




En memoria de Hugo Torres Plasencia

Había pasado la navidad y la noticia nos llegó con olor a tragedia en la madrugada, un accidente había dejado varios muertos en la ciudad, dos camionetas se habían estrellado, varios muertos… no se sabía más, porque los informes de la policía en las madrugadas –cuando interrumpen los sueños para convertirlos en pesadillas siempre son vagos y difusos-.

Las horas pasaron y la noticia crecía, se derramaba por calles y avenidas, por los mercados y las tiendas, se trepaba por las paredes como una enredadera y hasta anidaba en los árboles. De pronto salió su nombre, uno de los fallecidos en esa tragedia era Hugo Torres Plasencia. Lo había conocido unos años antes, feliz y cordial, ameno y jovial, siempre con una sonrisa. Había llegado hasta el diario para pedir un espacio y publicar algunos artículos que hablaran de Dios. Hugo escribió varios artículos en Panorama Cajamarquino, era un amante de la vida recta, en armonía y con decencia. Feliz en su entereza.

Hugo Torres, un hombre bonachón se hizo mi amigo en breve, hablamos algunas cosas de la vida, su espíritu era un espejo de actitud frente a la vida y su humildad evidenciaba a un hombre que había sufrido – lo descubrí en algunos poemas que me dio una vez cerca al día de la madre-.

Lo recuerdo cargando su equipaje, vistiendo unas sandalias. Así era él, noblemente humilde, cargando en su equipaje bolsas de todos los números y colores, del mismo modo que su alma cargaba todas las felicidades de un hombre que se ha realizado y que tiene el respaldo de Dios como él lo tuvo. Era profundamente religioso y creo que hasta pastor. –No suelo llevarme bien con los pastores ni con la iglesia, pero él era diferente-

Lo recuerdo emocionado aquellos días cuando  sus artículos salieron publicados en el periódico por primera vez, lo recuerdo feliz con su cara de niño, agradeciéndome y dándome un abrazo fraterno de amigo y hermano. Hablándome de Dios…

La muerte le llegó temprana y trágica, fue un dolor para todos quienes vimos las dantescas escenas de fierros retorcidos y la macabra sonrisa de la muerte. Simplemente no tuvo tiempo para seguir con sus andanzas por la vida, aquellas que dejaban una huella que seguir. La muerte no perdona y duele cuando la tragedia busca a un amigo.


Desde aquí agradecemos tus artículos, tus pensamientos y tus palabras hablando de un camino hacia el Señor, un camino que ya tú has encontrado y que a nosotros ya nos ha de tocar andar. Gracias por buscarnos, de otro modo no nos hubiéramos conocido, de otro modo no hubiera sabido que aun en la tierra existen algunos hombres buenos que viven como predican y a quienes parece que Dios los necesita en el cielo, por eso los llama tempranamente hasta su lado. Adiós Hugo, amigo de los caminos y de los días idos.

lunes, enero 06, 2014

La dictadura de la ronda



El fin de semana las rondas urbanas de Cajamarca ingresaron  a un club nocturno, en una llamada “intervención” de las que suelen hacer según una política ya conocida de estas organizaciones y muy difundida por diversos  medios televisivos de cobertura nacional.

Un grupo de ronderos urbanos provistos de binzas ingresaron al local, en donde, seamos sinceros, se ejerce el meretricio y es vox populi y Cajamarca y los cajamarquinos lo saben y lo saben las autoridades que muchas veces lo frecuentan… La cuestión es que los ronderos ingresaron al local nocturno y haciendo uso de la fuerza golpearon salvajemente a las mujeres que laboraban en ese lugar ejerciendo el meretricio, también a los parroquianos, los mozos, personal administrativo y a cuanta persona encontraron en el lugar.

La noticia ha sido mediática, salió en todos los canales de televisión nacionales, en todos los diarios y en las versiones digitales con videos incluidos porque existe un morbo innegable en ver esas imágenes en donde un grupo de atribuladas jovencitas en cortas prendas son severamente azotadas por una caterva de hombres que fungen de moralistas y que castigan el “pecado”.

El castigo que les infringen es brutal y salvaje e innecesario, se trata de un grupo de mujeres inermes y hasta desprovistas de prendas que ejercen una labor que puede ser cuestionable pero no necesariamente delictiva. Se trata de un grupo de hombres que se regocijan azotando con crueldad a las mujeres que ante tamaño abuso solo lloran y no entienden por qué las castigan de esa manera.

¿Tendrán la autoridad moral los ronderos para propinar ese castigo a unas jóvenes cuya única desgracia es haber caído, sabe Dios por qué, en las garras del oficio más antiguo del mundo? ¿Tendrán el respaldo legal para tomarse esas atribuciones “ejemplificadoras” –como ellos la llaman- o es que acaso están incurriendo en varios delitos por una tozudez que hasta podría conducirlos a procesos penales y sancionadores?

Violación de domicilio, destrucción de la propiedad privada, daños y lesiones, robo… son algunos de los delitos que configurarían la incursión ronderil en el club nocturno. El abogado de la parte agraviada, Elmer Rodas, ha etiquetado el hecho como “La dictadura de la ronda” y razón no le falta. Vivimos en un Estado de Derecho y estamos regidos por leyes y existen instituciones encargadas de velar por el estricto cumplimiento de las leyes vigentes y de la defensa de los derechos de cada ciudadano.

Los líderes ronderiles han dicho que llegaron al lugar porque un delincuente se había escondido allí ¿si no lo encontraron porque se ensañaron con las chicas y las vejaron de esa manera?


Todas ellas, aunque equivocadas, son las hermanas de alguien, las hijas de alguien, quizás las madres de alguien y son mujeres débiles, solas, muchas veces explotadas, cada una es una historia diferente y desconocida… Si hasta Cristo perdonó a María Magdalena, instando a la iracunda turba a tirar la primera piedra quien esté libre de pecado, cabría bien preguntar ahora ¿Estarán libres de pecados los ronderos inquisidores?

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú