Síguenos en FACEBOOK

lunes, enero 13, 2014

Cajamarca es la segunda ciudad donde más se lee



La feria de libreros que suele instalarse periódicamente en Cajamarca y que lo hace generalmente en la Plazuela Miguel Grau estuvo recientemente en Cajamarca con miles de títulos que sedujeron  a los lectores cajamarquinos.

Uno de los puestos pertenecía a un joven universitario limeño que se dedica  vender eventualmente libros para solventar sus gastos, Víctor, un joven amable y conocedor de los productos que ofrecía, capaz de recomendar libros y sugerir autores y editoriales casi desconocidas me explicaba que Cajamarca es la ciudad que más lee en provincias después del Cuzco y añadía que si el Cuzco nos ganaba era por la gran cantidad de turistas que llegaban hasta allí y que eran amantes de los libros y de las ferias. La noticia, viniendo de un conocedor que se dedica a vender libros por todo el país es un galardón para los cajamarquinos.

Es verdad que hace tiempo que en Cajamarca no existen librerías propiamente dichas, quizás bazares en los que ocasionalmente se expenden algunos libros, pero librerías puras no. La última ubicada en un gran centro comercial vendía libros originales a precios exorbitantes – debido a la mala política del libro que aun rige en nuestro país-  Un libro de Vargas llosa que costaba 70 nuevos soles allí se lo podía conseguir por 10 Nuevos soles en una “librería pirata” del centro de la ciudad. Si bien los libros piratas no tienen la misma calidad de un original, además de que están llenos de faltas ortográficas, muchas veces les faltan hojas y hacen un gran daño a los autores; se han convertido en una solución inmediata a los acuciosos lectores – que aunque sea difícil de creerlo, en Cajamarca existen en grandes cantidades-

Otra opción interesante son las llamadas ferias del libro viejo, en donde se pueden conseguir libros originales aunque ya desfasados pero de igual valía. Resulta encomiable que Cajamarca sea una de las ciudades en donde más se lee pese  toda la crisis y los conflictos. A ello se suma que somos una ciudad con alto índice de presencia de medios escritos – Más allá de aquellos que han aparecido por temporada preelectoral y que están condenados indefectiblemente a desaparecer luego de las elecciones-

Un fenómeno aparte son las provincias de nuestra región, en donde aún se encuentran librerías – algunas con libros originales y con primeras ediciones de clásicos de la literatura peruana y mundial que datan de las décadas del `50 y `60-.

Cajamarca es visitada constantemente por vendedores de libros que se congregan en plazuelas porque tienen el éxito de sus ventas asegurado, por eso siempre ese grupo de gitanos de la cultura vuelve con sus libros y sus cajas de cartón, porque tienen la seguridad de que en Cajamarca se lee y que se lee mucho.


Ojalá que del mismo modo se siga produciendo literatura cajamarquina y que existan y sigan existiendo los fondos editoriales que publiquen todo ese cuantioso conocimiento que brota de los cajamarquinos en las distintas áreas del conocimiento y ojalá que la ley del libro se aplique con más flexibilidad como se suele aplicar en otros rubros, aunque claro, siempre respetando el hecho de que todos tenemos la obligación de contribuir con nuestros impuestos como todos los peruanos, sin fomentar la piratería pero tampoco atentando contra uno de los aspectos  más importantes de nuestras vidas: La lectura.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú