Síguenos en FACEBOOK

miércoles, enero 29, 2014

¿Por quién doblan las campanas del turismo en Cajamarca?




Un grupo de guías y pequeños empresarios de turismo pertenecientes a agencias de turismo de Cajamarca han iniciado una campaña orquestada contra la Dirección Descentralizada de Cultura, representada por la arquitecta Carla Díaz.

En un acto de desconocimiento absoluto los empresarios y guías han pensado que tienen la potestad de decidir quién puede ocupar esa dirección y que dentro de sus competencias está nombrar o sugerir al Ministerio de Cultura quién puede ocupar el cargo.

La ministra de Cultura, Diana Álvarez Calderón, ha ignorado el pedido de este grupo de operadores que han solicitado con ardor y vehemencia el cambio de Carla Díaz argumentando una serie de insensateces haciendo gala de desconocimiento absoluto de cómo funcionan las direcciones de cultura y de las competencias de cada institución.

Se le atañe por ejemplo la disfuncionalidad del Museo de Cumbe Mayo, los problemas en las Ventanillas de Otuzco, el lamentable estado de la vetusta casa de Toribio Casanova, que las luces de la Plaza de Armas estén encendidas en el día… y hasta los meones de la Plaza de Armas y periferia son ahora responsabilidad de Carla Díaz – sin contar los desmanes que por la ineficiencia de la Municipalidad y la policía se van a  presentar durante el carnaval, porque eso “también va a ser responsabilidad de Carla Díaz”, según ellos-

El machismo cajamarquino no tolera la gestión de una mujer como tampoco se toleró la gestión de Marcela Olivas Wenston en su momento y se la criticaba con beligerancia constantemente. El machismo tozudo y torpe no acepta que una mujer pueda gestionar y que tenga la capacidad de liderar una institución como la Dirección Descentralizada de Cultura.

En el colmo del cinismo, fresco como una lechuga, el congresista Jorge Rimarachín se ha inmiscuido en el tema y olvidado de que uno de los generadores de la ausencia de turismo fue él mismo y sus convocatorias a marcha tras marcha junto a sus amigos.

El caos del turismo en Cajamarca no es culpa de una persona, menos de la Dirección de Cultura, es sencillamente por el caos en que se sometió a Cajamarca por el conflicto minero de Conga. Culpa de quienes sometieron en ese caos a Cajamarca, Goyo y compañía, Rimarachín y compañía… que ahora no se hagan los amnésicos ni los que se preocupan por el turismo lavándose las manos como Pilatos.


¿Por qué los operadores y guías de turismo no dicen que el ex INC de Cajamarca es la caja chica del Ministerio de Cultura y que todo el dinero que se recauda se deposita en una cuenta de Lima cada dos o tres días? ¿Qué fondos tiene La Dirección de Cultura para para invertir en obras? ¿Qué han hecho ellos, aparte de vivir del turismo, como compensación o para mejorar los servicios turísticos? ¿Qué ley ha dado Rimarachín desde el congreso en favor del turismo? Solo se dedicó a boicotear lo hecho y a generar el Estado de Emergencia que espantó a los turistas y que hizo que un tiempo Cajamarca sea borrado del mapa turístico. Hay que hacer un poco de memoria y actuar como varones antes de hacer un cargamontón cobarde e  infamante.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú