Síguenos en FACEBOOK

jueves, mayo 17, 2007

De un tigre cajamarquino que comía otorongos




Hace unos días veía las noticias de la mañana, un noticiero nacional que es emitido desde Lima. Un inmenso operativo se había montado en un barrio populoso y peligroso. Un operativo en el que se detuvieron a cientos de comercializadores de droga, a prostitutas, a delincuentes que campean en el corazón de Lima.

Pero mi sorpresa se dio al ver al jefe de ese operativo, cuando lo entrevistaron pude ver su rostro, era Alfonso Chavarry, con su uniforme verduzco daba declaraciones a la prensa sobre los resultados del operativo emprendido. Mientras los detenidos eran conducidos en un carro portatropas.

Era el mismo hombre que hace unos meses dejó Cajamarca por un cambio emitido por su jefatura, un cambio que respondía a presiones políticas y económicas, aquel que se enfrentó a narcotraficantes, ladrones de autopartes que cuando hoy se los menciona nos envían cartas notariales y juran santidad y honestidad, el único capaz de detener y requisitoriar las armas asesinas de una empresa de seguridad perteneciente a una poderosa minera luego del vil asesinato de un campesino en Combayo. Estaba en Lima cumpliendo con su deber capturando delincuentes y prostitutas, vendedores de droga y bandidos de toda calaña.

Chavarry marcó un hito en la historia de la vida de los cajamarquinos, los delincuentes empezaron a dudar antes de actuar, nos enseñó que no debíamos conformarnos con saber que nos robaron y que podíamos encontrar lo que nos robaron en cierto lugar de la ciudad a un precio aceptable, sino que debíamos denunciarlos. Y así fue. La delincuencia estuvo en vilo y estuvo incómoda.

Chavarry Sancionó a sus congéneres corruptos e ineficientes y eso a muchos les dolió, porque luego de que un parlamentario fujimorista hiciera tristemente célebre la frase “Otorongo no come otrorongo” fue un casi un símbolo nacional, sin embargo Chavarry sancionó a los policías corruptos y abusivos, prueba de ello son las papeletas de sanción que han quedado en el archivo de la PNP durante su periodo. Y aquellos seres, acostumbrados a que se les pase por alto sus delictivas conductas se sintieron tan incómodos como los narcotraficantes o los vendedores de autopartes robadas.

Ahora Chavarry captura avezados delincuentes en Lima y es aplaudido y reconocido, es cajamarquino y eso nos enorgullece, es entrevistado en medios nacionales y felicitado por su comando, reconocido, es otro profeta desterrado de su tierra, otro de los cajamarquinos que hace historia en otras distancias porque aquí no se permite el éxito, no se reconocen las labores eficientes más que con la envidia y la inquina.

Muchos miembros de esa institución deben sentirse a buen recaudo ahora que el tigre está lejos. Mientras tanto un grupo de jóvenes y señoritas estudiantes de la escuela de policías corren por las noches en ordenada formación gritando que quieren bañarse en una piscina llena de sangre… y un dos, tres cuatro.

Ojalá que de todos ellos salga alguno que se le parezca, que no dude en sancionar a la delincuencia y demuestren al Perú que otorongo si come otorongo y que el Perú aún puede cambiar, como lo hizo Chavarry aquí, como lo sigue haciendo allá.

martes, mayo 15, 2007

Panorama Cajamarquino Convoca a poetas y escritores del Perú a concurso



Las bases figuran en: http://www.panoramacajamarquino.com/ y http://www.balconinterior.blogspot.com/

PREMIO DE NARRATIVA “PANORAMA CAJAMARQUINO” EN HOMENAJE AL RECONOCIDO POETA Y NARRADOR MANUEL IBAÑEZ ROSAZZA".

La empresa Editora Panorama Cajamarquino, La Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca, El centro Cultural “Patio Azul”, El Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca, Orión S.R.L. y Hace S.R.L. convocan al I Concurso Nacional de Narrativa (cuento corto) en homenaje al consagrado poeta y narrador Manuel Ibáñez Rosazza, “Premio Panorama Cajamarquino”.
Pueden participar todos los peruanos residentes o no en el país.


El tema es absolutamente libre y los participantes concursarán bajo un seudónimo. Por ningún motivo se deberá consignar datos biográficos (nombre, apellido y/o sobrenombre), firmas o imágenes en el trabajo participante.


Los cuentos serán escritos en idioma español y tendrá una extensión no mayor de diez (10) páginas ni menor de tres (03) escritos vía computadora, por una sola cara en papel A4, espacio y medio entre líneas y fuente Arial 12.


Los trabajos deberán ser originales e inéditos y no deben haber sido publicados en medio impreso o electrónico.


Los trabajos deben presentarse en tres (03) ejemplares, debidamente compaginados, foliados, engrapados, o anillados cada uno, y con las páginas enumeradas.
Los tres (03) ejemplares deben ir acompañados de un (01) solo sobre cerrado, tamaño carta, que en el exterior consigne el seudónimo y en el interior consigne, en una hoja A4 por una cara, lo siguiente:
- Nombre (s) y apellido (s) del autor.
- Lugar de nacimiento
- Domicilio
- Dirección electrónica
- Teléfono y/o fax
- Número de documento de identidad,
- Nombre del trabajo participante y seudónimo
- Un breve resumen biográfico (10 líneas como máximo).
Los trabajos podrán ser presentados o remitidos por correo postal a partir de la fecha a la siguiente dirección:


SeñoresPanorama Cajamarquino jirón Junín 1172 Cajamarca – Primer Concurso de poesía Manuel Ibáñez Rosazza. Código RCO. Hasta el día viernes 31 de agosto 5:00 p.m. 2007 luego de la hora no serán admitidos más trabajos.
No se recibirán trabajos vía correo electrónico.
Las personas relacionadas a esta casa editora y / o al diario Panorama Cajamarquino están impedidas de participar.


De los premios:


o Primer Puesto : $ 150.00 Trofeo Panorama, Publicación en el diario Oficial, Diploma de honor, Publicación electrónica en el portal de APECAJ
o Segundo Puesto: $ 100.00 Medalla alusiva al concurso, publicación en el diario Oficial y diploma de Honor. Publicación electrónica en el portal de APECAJ
o Tercer Puesto: $ 50.00 Medalla de Bronce, diploma de honor. Publicación electrónica en el portal de APECAJ


Del Jurado calificador:


El Jurado Calificador estará integrado por un representante de cada una de las instituciones siguientes: Academia Peruana de la Lengua, Instituto Nacional de Cultura, además de reconocidos y prestigiosos escritores nacionales. El fallo será inapelable y se dará a conocer el día uno de octubre de 2007 en el diario Panorama Cajamarquino y en distintos medios de prensa escrita, televisiva y virtual.
La premiación será el día 5 de octubre en ceremonia especial en el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca.
Los trabajos que no hayan sido elegidos como ganadores no serán devueltos.
Cualquier caso no previsto en las presentes Bases será resuelto a criterio del Jurado Calificador y/o de los organizadores.
Aquellos participantes que sean sorprendidos en acto de plagio serán denunciados públicamente.


PREMIO DE POESIA “PANORAMA CAJAMARQUINO” EN HOMENAJE AL RECONOCIDO POETA Y NARRADOR MANUEL IBAÑEZ ROSAZZA".


La empresa Editora Panorama Cajamarquino, La Asociación de Poetas y Escritores de Cajamarca, El centro Cultural “Patio Azul” y el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca, Orión S.R.L. y Hace S.R.L. convocan al II Concurso Nacional de Poesía en homenaje al consagrado poeta y narrador Manuel Ibáñez Rosazza, “Premio Panorama Cajamarquino”.
Pueden participar todos los peruanos residentes o no en el país.


El tema es absolutamente libre y los participantes concursarán bajo un seudónimo. Por ningún motivo se deberá consignar datos biográficos (nombre, apellido y/o sobrenombre), firmas o imágenes en el trabajo participante.


Los poemas serán escritos en idioma español y tendrá una extensión no mayor de diez (10) poemas ni menor de tres (03) cada uno de los poemas no debe superar los treinta versos, escritos vía computadora, por una sola cara en papel A4, espacio y medio entre líneas y fuente Arial 12.


Los trabajos deberán ser originales e inéditos y no deben haber sido publicados en medio impreso o electrónico.


Los trabajos deben presentarse en tres (03) ejemplares, debidamente compaginados, foliados, engrapados, o anillados cada uno, y con las páginas enumeradas.


Los tres (03) ejemplares deben ir acompañados de un (01) solo sobre cerrado, tamaño carta, que en el exterior consigne el seudónimo y en el interior consigne, en una hoja A4 por una cara, lo siguiente:
- Nombre (s) y apellido (s) del autor.
- Lugar de nacimiento
- Domicilio
- Dirección electrónica
- Teléfono y/o fax
- Número de documento de identidad,
- Nombre del trabajo participante y seudónimo
- Un breve resumen biográfico (10 líneas como máximo).


Los trabajos podrán ser presentados o remitidos por correo postal a partir de la fecha a la siguiente dirección:
SeñoresPanorama Cajamarquino jirón Junín 1172 Cajamarca – Primer Concurso de poesía Manuel Ibáñez Rosazza. Código RCO. Hasta el día viernes 31 de agosto 5:00 p.m. 2007 luego de la hora no serán admitidos más trabajos.
No se recibirán trabajos vía correo electrónico.
Las personas relacionadas a esta casa editora y / o al diario Panorama Cajamarquino están impedidas de participar.


De los premios:


o Primer Puesto : $ 150.00 Trofeo Panorama, Publicación en el diario Oficial, Diploma de honor, Publicación electrónica en el portal de APECAJ
o Segundo Puesto: $ 100.00 Medalla alusiva al concurso, publicación en el diario Oficial y diploma de Honor. Publicación electrónica en el portal de APECAJ
o Tercer Puesto: $ 50.00 Medalla de Bronce, diploma de honor. Publicación electrónica en el portal de APECAJ


Del Jurado calificador:
El Jurado Calificador estará integrado por los siguientes poetas:
Santiago Aguilar Aguilar (Trujillo) Érika Almenara (Lima) William Guillén Padilla (Cajamarca) Bethoven Medina Sánchez (Trujillo) además de dos asistentes del Instituto Nacional de Cultura y de la Asociación de poetas y escritores de Cajamarca. El fallo será inapelable y se dará a conocer el día uno de octubre de 2007 en el diario Panorama Cajamarquino y en distintos medios de prensa escrita, televisiva y virtual.
La premiación será el día 5 de octubre en ceremonia especial en el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca.


Los trabajos que no hayan sido elegidos como ganadores no serán devueltos.
Cualquier caso no previsto en las presentes Bases será resuelto a criterio del Jurado Calificador y/o de los organizadores.
Aquellos participantes que sean sorprendidos en acto de plagio serán denunciados públicamente.

Paternidad negada: Los padres tenemos los mismos derechos que las madres



Los padres tenemos derechos, los mismos derechos que las madres. Tenemos un Poder Judicial torpe y lento, probablemente el más deplorable de América Latina, absolutamente chapulinesco; debil lento y torpe. Somos los responsables de hacer que el cambio se produzca. Un juez que ha sentenciado un régimen de visitas a mi favor permanece indiferente ante la negativa de la familia materna de mi hijo de hacer cumplir ese derecho para mi hijo y para mí, pero mi caso no es el único.

Tomás Angulo Mendoza es psicólogo clínico y especialista en terapia familiar. Ayuda a resolver conflictos de pareja y familiares y de hecho en muchos casos ha logrado evitar las secuelas que deja el rompimiento de un hogar. Pero por increíble que parezca, Mendoza no ha podido resolver aún su propio caso y no porque él no pueda, sino porque un juez, desde hace tres años, no establece aún un régimen de visitas para que pueda ver a sus dos hijos sin que su ex esposa se oponga.
Y casos como el de Mendoza, hay miles en el país. “A pesar de ser psicólogo clínico y saber de estas cosas, no pude resistir la pena y el dolor que me causó esta decisión de separarme de mis hijos. Ya me imagino cómo deben sufrir los padres que no están preparados para ello”, dice Mendoza.Cuenta que un día decidió escribir un artículo en un diario de la capital narrando estos hechos y dando sus puntos de vista sobre el tema. Al día siguiente llegaron a su correo electrónico 15 mensajes de igual número de personas que le contaban su caso muy similar.
Al segundo artículo, los correos se triplicaron e incluso una persona llegó hasta su casa a contarle entre lágrimas su drama. Fue así que el 12 de noviembre del 2002 decidieron unirse para ver la manera de ayudarse mutuamente y reclamar ante la justicia el derecho de ver, criar y educar también a sus retoños. Reunidos en su casa acordaron formar la Asociación Peruana de Familias Separadas “Papás para siempre”. http://www.papasparasiempreperu.org/ Ahora cuentan con ocho mil miembros en todo el país. Desde esa fecha, ciento de padres varones se han unido a la causa de Tomás Mendoza y sus colegas de “sacrificio”. Cuentan con un equipo de abogados especializados en derecho de familia y psicólogos terapeutas que dan ayuda gratuita a los que los necesitan.“Aquí vienen muchos padres llorando a contarnos su drama, que no pueden ver a sus hijos o que su ex pareja o ex esposa los ha ‘raptado’ para que no vuelva a saber más de ellos como una venganza por la separación o divorcio”, señala Mendoza, quien es presidente de “Papás para Siempre”.
Para darnos una idea de lo terrible que es este drama, el año pasado la asociación recibió 5 431 denuncias de padres varones que se ven impedidos de convivir con sus hijos y que no ejercen sus derechos a las “visitas”.Nadie dice que haya también padres abusivos o malos que quizá no merezcan tener o criar a sus hijos, y por ello en la asociación, el que llega pidiendo ayuda es sometido a una exhaustiva evaluación psicológica y se investiga a fondo su caso para determinar cuáles fueron los motivos por los que se separó o divorció y por qué la ex cónyuge no deja que vea al hijo o los que tuviera.“De hecho, jamás aceptamos padre alguno que no cumpla con pasar una pensión alimenticia a sus hijos, porque no se trata sólo de reclamar verlos, sino también de ser responsables tanto en la crianza y educación de los menores”, señala Mendoza.“El sexo débil en el derecho familiar no es la mujer, sino el hombre, porque en el Poder Judicial existen muchos prejuicios entre los jueces y juezas que dicen que los hijos son de la mujer y que las mujeres sí saben criarlos y los hombres no. La ley no lo dice, pero ellos tienen ese criterio”.

Del día del padre, un juez y un poeta









El juez llega a su despacho pensando en los detalles para el día que se acerca, el día del padre siempre lo ha llenado de emoción y no es para menos, uno siempre es hijo y proviene de un padre, uno casi siempre es padre entonces tiene uno o varios hijos. Se es hijo de un padre, se es padre de un hijo.

El poeta llega a su oficina apesadumbrado, las propagandas de la televisión anunciando el día del padre lo mortifican y no es para menos, hace cuatro años que la madre de su único hijo desapareció llevándose al niño a un día de campo que nunca terminó, desde entonces el poeta entabló un juicio para recuperar a su hijo.

El juez sentado en su despacho empieza su trabajo, miles de expedientes están apilados en su oficina, en los estantes, en los anaqueles etiquetados con esas cintas adhesivas que el Estado adhiere a sus bienes para inventariarlos, las sillas, la computadora marca DELL. Hay tantos expedientes que a veces los expedientes se traspapelan, se confunden, se demoran. No es culpa del juez tener una sobrecarga procesal.

El poeta tiene libros apilados en su escritorio, en sus casilleros, fotografías que le recuerdan un pasado que se ha ido, una fotografía donde sale abrazado junto a su hijo, la última foto que hace cuatro años se tomaron una mañana de octubre, tiene poemas aglomerados en su computadora también marca DELL y algunos libros que debe leer y comentar en el diario en el que trabaja. Tiene una sobrecarga sentimental y tampoco es su culpa.

El juez se alegra cuando piensa en el agasajo que se brindará a los jueces por el día previo al día del padre, un agasajo con palabras bonitas y bocadillos. El poeta descubre que en el diario habrá un agasajo a los periodistas y poetas previo al día del padre y huye subrepticiamente, ese día sale más de temprano que de costumbre y desaparece en la oscuridad de la noche.

El juez se anima y en el agasajo del día del padre que da su institución brinda unas palabras cargadas de emoción y melancolía. El poeta en la soledad de la noche abrazado a la mujer que ama llora desconsoladamente una tristeza desconocida.

En el escritorio del juez hay traspapelado un expediente de un padre que busca a su hijo, el expediente ha vencido todos los plazos y está traspapelado. En el escritorio del poeta unos poemas hablan de un hijo al que la inquina de la familia de su hijo ha escondido en lugares desconocidos por cuatro años.
En el diario donde trabaja el poeta sale un anuncio felicitando a los jueces que son padres y los jueces felicitan a todos los padres del mundo (también a los poetas que son padres, en su día)

El día del padre llega y las llamadas telefónicas le dicen al juez que pase un feliz día, el juez agradece todas las llamadas que se repiten en su celular fluidamente durante el día.

El día del padre llega y las llamadas telefónicas no le dicen nada al poeta porque ha desconectado el celular para no recibir ninguna llamada piadosa que le diga Feliz día, porque sabe que hace cuatro años que no hay un día feliz sin ver a su hijo, sin recibir un abrazo, sin saber siquiera si aún vive en algún lugar de la tierra y menos será feliz el día del padre con una paternidad mutilada. Porque sabe que todos los días del padre no siempre son felices. Probablemente el juez también lo sepa o quizás no, por eso tarda tanto en sentenciar ese expediente amarillo traspapelado en su escritorio.

viernes, mayo 11, 2007

Éli




Éli en su último cumpleaños empezó a reservarse la edad con una sonrisa que dibujaba un poco de su tristeza.

En sus años juveniles fue secretaria de una parroquia y de un municipio, allá en el pueblo donde ella habitaba era juez de paz, su padre había muerto y Éli, su madre y sus ocho hermanos tuvieron que emigrar como una blanca bandada de palomas a otro pueblo. Fue ahí donde conoció al hombre del que se enamoró, al hombre que entregó su vida y con el cual sus sueños se materializaron en tres hijos, uno de ellos una mañana partió a otra dimensión y ella lo enterró entre llanto y silencios porque sabía que la vida era una cortina que a veces daba luz y otras tantas veces daba sombras negras.

Éli tuvo que seguir emigrando con sus hijos y su vida y habitó en edificios desconocidos y contemplaba desde el octavo piso de un edificio distante su ayer y su mañana. A veces renegaba a solas y se sentía prisionera entre tantos rostros incógnitos y miradas frías.

Ella nunca temió a la vida, solía dibujar los regresos con sus manos blancas al caer la tarde. Acostumbraba a tejer enormes sueños con la punta de un crochet al que su vida había aprendido a dominar. Después en tardes de ausencia enseñaba a tejer a un grupo de madres que admiraban su destreza como a un sueño lejano. Ahora teje sentada frente a un monitor de computadora, porque aprendió a usar el Internet con inusual maestría, más si consideramos que pasó ya los cincuenta años. Ahora lee los blogs de tejidos con una sorprendente capacidad para navegar en ese mar de información, se ha convertido en la capitana de un barco silencioso que navega en ese cyber espacio donde muchos han naufragado.

Y sigue leyendo un libro en una noche, cuando el libro lo amerita, y llamándome a confirmarme un execrable error de redacción. Y es quien recoge el periódico debajo de la puerta todas las mañanas cuando está por amanecer y quien me critica con ternura los infames errores de cada día. Después alimenta a un grupo de gorriones que en silencioso acuerdo pactaron recibir alimento cada mañana a cambio de que ella los pueda ver desayunar, luego los gorriones se marchan y regresan al día siguiente.

Éli vive en una casa donde existe un patio azul, ha pensado en llevar hasta la fuente peces de colores para que habiten en ella. Se pone triste a veces porque tiene un nieto al que no ve hace cuatro años, ni sabe de él. Ella es mi confidente, la verdad pendiente en medio de mi soledad. Sueña con un mundo mejor y con la paz que ella repartía cuando con una vieja máquina marca Underwood era juez de paz. Ella sabe de paz y de justicia.
Éli tiene casi sesenta años y no ha perdido esa jovialidad que le dio la vida, se devoró el último libro que compré en sólo una noche, el mismo tiempo que se tardó en leer aquel libro que yo debía comentar. Yo demoré tres días.

Éli ha resucitado en mi vida las ganas de vivir que alguna vez extravié, las horas amargas se hicieron dulces con su voz. Su risa rebotando por la casa es un pan que alimenta la tranquilidad de mis días, el brillo de sus ojos la mejor alegría.

Había la necesidad urgente de que sepas que no te olvido aunque a veces así lo parezca por el apuro cotidiano que nos abate cuando empezamos a envejecer, que aunque a veces no lo diga y que pareciere no ser así, eres lo más importante y te quiero tanto como la primera tarde que me trajiste al mundo y me viste llorar por primera vez. Había la urgente necesidad de decir te quiero mamá, aunque como siempre parezca que lo olvido.

martes, mayo 08, 2007

De un bosque de piedras, del agua y de la muerte lenta de la naturaleza




Los seres humanos somos una de las especies más complicadas que existen y que habitamos el planeta, somos especialistas en destruir. Pocas veces construimos, pues tenemos una patética forma de concebir y conceptualizar el hacer, es más fácil deshacer.

La naturaleza es probablemente el mejor patrimonio que hemos heredado, sea desde un punto de vista creacionista o evolucionista, los orígenes pueden ser discutibles pero hay algo que es innegable. La naturaleza es irreemplazable, e insustituible.

Por obtener un poco de dinero somos capaces de argumentar los más aventureros disparates y hasta pretendemos tapar el sol con un dedo. Los funcionarios a los que Yanacocha les paga por hacer su defensa e intentar hacernos creer que si algo sobra en Cajamarca es agua, defienden a capa y espada ese argumento ridículo que atenta contra cualquier elemental inteligencia.

Las caleras instaladas entre los límites de las provincias de Chota y Hualgayoc han empezado a destruir el bosque de piedras más importante y vasto de la zona norte del Perú, ante la indiferencia de las autoridades municipales de Chota y Bambamarca que han preferido culparse mutuamente por el desatino de otorgar licencias de funcionamiento a una gavilla de delincuentes cuyo único objetivo es depredar y destruir el patrimonio que nos pertenece a todos los peruanos.

Este grupo de irresponsables, en el colmo del cinismo y el desparpajo pretende que se les indemnice para que dejen el bosque de piedras. No podemos permitir que este tipo de actos se cometan con esa libertad que se torna sospechosa, considerando que ese grupo de caleras instaladas en la zona producen cal que va a parar directamente a las mineras instaladas en la zona de Hualgayoc, y Cajamarca.

El Instituto Nacional de Cultura tiene que tomar medidas inmediatas para frenar estos actos vandálicos que se amparan en sospechosas licencias emitidas en actos dolosos.

Destruimos los cerros con el pretexto del progreso y las mineras nos mienten con respecto a la cantidad de agua. Se aferran con uñas y dientes a una mentira a la cual defienden con grandes aparatos publicitarios. Destruimos los bosques madereros como si el mundo que habitamos nos perteneciera, como si los únicos habitantes del planeta fuésemos nosotros, como si después de nosotros nadie fuera a necesitar del aire que contaminamos, del agua que envenenamos. Convertimos en cal la belleza de los bosques de piedra formados en millones de años, como si esa visión maravillosa de la naturaleza sólo nos hubiera sido concedida a notros.

Hace unos años en la plaza de armas de Cajamarca existía la casa de José Gálvez, se la demolió para hacer una construcción moderna que luego compró la española Telefónica. Mi hijo nunca pudo ver esa casona, cuando el nació, la casa ya no existía. Supongo que los hijos de mi hijo tampoco podrán ver este bosque de piedras, ni muchos cerros que ahora aún existen, quizás para ese entonces todo sea una inmensa planicie llena de cal y oro. Vacía de vida y de naturaleza.

viernes, mayo 04, 2007

No Estás Deprimido, Estás Distraído



Una de las reflexiones más hermosas del mundo nos entrega un filósofo Contemporáneo: Facundo Cabral

No estás deprimido, estás distraído, distraído de la vida que puebla. Distraído de la vida que te rodea: delfines, bosques, mares, montañas, ríos. No caigas en lo que cayó tu hermano, que sufre por un ser humano cuando en el mundo hay 5,600 millones. Además no es tan malo vivir solo.
Yo la paso bien, decidiendo a cada instante lo que quiero hacer, y gracias a la soledad me conozco, algo fundamental para vivir. No caigas en lo que cayó tu padre, que se siente viejo porque tiene 70 años, olvidando que Moisés dirigía el éxodo a los 80 y Rubinstein interpretaba como nadie Chopin a los 90. Solo por citar dos casos conocidos.

No perdiste a nadie, el que murió simplemente, se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados.

Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente. No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por amor. Entonces habrá plenitud, y en esa plenitud todo es posible. Y sin esfuerzo porque te mueve la fuerza natural de la vida, la que me levantó cuando se cayó el avión con mi mujer y mi hija; la que me mantuvo vivo cuando los médicos me diagnosticaban 3 ó 4 meses de vida.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perugia, la baguette francesa, los tacos mexicanos, el vino chileno, los mares y los ríos, el fútbol de los brasileros, Las Mil y Una Noches, la Divina Comedia, el Quijote, el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman, Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven, Caravaggio, Rembrant, Velásquez, Picasso y Tamayo entre tantas maravillas.

Y si tienes cáncer o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas; si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto: tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas....y si le ganas, serás humilde, más agradecido, por lo tanto fácilmente feliz. Libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad, y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente como debe ser.

No estás deprimido, estás desocupado. Ayuda al niño que te necesita, ese niño será socio de tu hijo. Ayuda a los viejos, y los jóvenes te ayudarán cuando lo seas. Además, el servicio es una felicidad segura, como gozar a la naturaleza y cuidarla para el que vendrá. Da sin medida y te darán sin medidas.

Ama hasta convertirte en lo amado, más aún hasta convertirte en el mismísimo amor. Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que le destruya hay millones de caricias que alimenta a la vida.

Vicente Aleixandre: El Nobel del desamor y del desencanto



Poeta español nacido en Sevilla en 1898. Su infancia transcurrió en Málaga, y aunque desde los trece años se trasladó con su familia a Madrid, el mar dejó una profunda huella en su poesía. Fue profesor de Derecho Mercantil y miembro de la Real Academia Española desde 1949. Es uno de los grandes valores de la poesía del siglo XX.


Su primer libro, «Ámbito», fue publicado en 1928, al que siguieron, «Espadas como labios» en 1932, «Pasión de la tierra» en 1935, «Sombra del paraíso» en 1944, «Mundo a solas» en 1950, «Nacimiento último» en 1953, «Historia del corazón» en 1954, «Poemas de la consumación» en 1968, «Diálogos del conocimiento» en 1974 y póstumamente «En gran noche» en 1991.
En 1934 fue Premio Nacional de Literatura y en 1977 recibió el Premio Nobel de Literatura. Falleció en Madrid en 1984.


"La destrucción o el amor"La selva y el marAllá por las remotasluces o aceros aún no usados,tigres del tamaño del odio,leones como un corazón hirsuto,sangre como la tristeza aplacada,se baten con la hiena amarilla que toma la forma del po-niente insaciable.


Pág. 9(…) la cobra que se parece al amor más ardiente… MinaCalla, calla. No soy el mar, no soy el cielo,ni tampoco soy el mundo en que tú vives.Soy el calor que sin nombre avanza sobre las piedras frías,sobre las arenas donde quedó la huella de un pesar,sobre el rostro que duerme como duermen las florescuando comprenden, soñando, que nunca fueron hierro. A la muertaVienes y vas como el manto sutil,como el recuerdo de la noche que escapa,(...) Tu generoso cuerpo, agua rugiente,agua que cae como cascada joven,agua que es tan sencillo beber de madrugadacuando en las manos vivas se sienten todas las estrellas. La luzEl mar, la tierra, el cielo, el fuego, el viento,el mundo permanente en que vivimos,los astros remotísimos que casi nos suplican,que casi a veces son una mano que acaricia los ojos. (...) con todavía el calor de una piel que nos ama. Humana voz (...) Duele el día, la noche,duele el viento gemido,duele la ira o espada seca,aquello que se besa cuando es de noche. La dicha(...) amorosa presencia de un día que sé existe.

miércoles, mayo 02, 2007

Esperaba encontrarme con un león pero en realidad se trataba de un ratón




Trabajo en una empresa en la que debo tratar con muchas personas cada día, generalmente debo comunicarme con varias provincias diariamente por teléfono. Una provincia en especial me traía serios problemas hacía tiempo. Su demora retrazaba mi trabajo y me veía en la necesidad de realizar constantes llamadas.

Cierto día la conversación se convirtió en una iracunda discusión telefónica. Cuando uno habla por teléfono sin conocer el rostro de su interlocutor se imagina un rostro según el timbre de voz. En este caso, dada la gravedad de su voz, yo imaginaba un robusto hombre de regular estatura, unos cincuenta años y un rostro por demás feroz y cruel. El interlocutor me presionaba sobremanera, siempre usaba ardides para desequilibrarme emocionalmente y debo reconocer que tenía una rapidez para hablar sazonando con lisuras sus elocuentes expresiones.

Yo me refería a él con el término de señor, él se refería a mí con un aire casi paternal. Jaimito me decía mientras gritaba y suavizaba la voz según las expresiones que emitía. Por la furia de su voz y el poder de su garganta me imaginaba un gladiador furioso a quién por suerte no tenía frente a mí sino a cientos de kilómetros.

Cuando llegaba al trabajo y me decían que me anduvo llamando sentía un malestar irreparable, sabía que una nueva discusión me aguardaba, con el transcurso de las horas sonaba el teléfono y era el hombre furioso nuevamente, gritando, vociferando, chillando, aullando, gruñendo, increpando. Así pasaron largos días de esas peleas telefónicas en las que confieso me sentía a buen recaudo pues más allá de los gritos no podía tocarme, estaba total y absolutamente fuera de su cretino alcance.

Cierta mañana me comunicaron que todos los empleados de provincias vendrían por una reunión de trabajo, ese momento supe que al día siguiente conocería al temible Hércules con quien tantas veces discutí.

Cuando llegó la mañana, llegué hasta la oficina, una gran cantidad de rostros nuevos estaban desperdigados por los diferentes ambientes y oficinas. Altos, bajos, blancos, morenos, robustos y delgados. Pero nadie con un aspecto temible ni hercúleo. De inmediato pregunté por aquel temible ser que hablaba tan rápido como una metralleta y que transmitía su furia como por fax. Me dijeron que se encontraba en el segundo piso, así que esperé pacientemente.

Luego de unos minutos apareció él, vestía un polo color anaranjado y una cana cabellera. Definitivamente no tenía cincuenta años, tampoco era un gladiador poderoso ni siquiera un fortachón mediano, era más bien un hombre bajito con la cara avispada, de ojos vivaces y de muy corta estatura.

Lo examiné por unos instantes, era un hombre de aquellos que demuestran seguridad y que denotan astucia. No era el león ni la fiera que gruñía por el hilo telefónico.

Me acerqué, me presenté. Ambos estábamos sorprendidos. Él porque esperaba encontrar a un Jaimito, yo porque esperaba encontrar a Mike Tyson. Luego de un largo día nos dimos un abrazo, hablamos mucho y nos pedimos disculpas, porque más allá de las apariencias está la verdadera esencia y al final es lo que queda, la esencia del alma más allá de cualquier diferencia.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú