Síguenos en FACEBOOK

viernes, junio 29, 2007

¿Por qué debemos votar por Machu Picchu?




Debemos votar por Machu Picchu porque es el icono de nuestra identidad, su majestuosa construcción supera los límites de la imaginación de cualquier ser humano, la manera que fue construida es un enigma que sorprende a los científicos del mundo, el traslado de rocas inmensas a la alta pendiente de una montaña agreste es un trabajo que hoy los arquitectos más modernos tendrían serios aprietos para lograrlo aún usando las técnicas más nuevas y maquinaria de última generación.

Debemos votar porque tenemos que ganar alguna de las batallas, hemos perdido espacio territorial con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, el único que no nos restó suelo peruano fue el océano y como agradecimiento lo convertimos en una inmensa cloaca a donde va a depositarse toda la inmundicia de nuestra patria.

Debemos de votar para ganar el prestigio perdido y no ser sólo la tierra donde habitó el terror por casi dos décadas, no ser sólo el país gobernado por un delincuente japonés que luego de regir el destino de nuestra patria la abandonó de la peor manera con más de treinta maletas cargadas de sabe Dios qué.

Debemos votar por que el Perú debe dejar de ser ese país perdedor que juega lindo pero que siempre pierde, ese país que juega de visitante y pierde y de local pierde igual. El Perú no es solamente ese país de barras bravas y políticos corruptos, el país de la coima y el arreglo, el reino del tarjetazo y del nepotismo donde prima la criollada, esa viveza que no es otra cosa que desverguenza disfrazada, retocada con ardides de mentira y falsedad.

Porque no debemos permitir una vez más que delincuentes disfrazados de primeras damas se roben nuestro patrimonio y so pretexto de exhibirlos ante el mundo se lo lleven a otros países para no regresarlo jamás y encima insultar a los protectores y estudiosos de nuestra cultura.

Tenemos que ganar porque el Perú se lo merece, porque tuvimos un Cholo que apellidaba Sotil y jugó en el extranjero y lo llamaban “Cholo”, por el “Cholo César Vallejo que dio cátedra al mundo de la poesía moderna, por Noriega el astronauta, Por Julio Ernesto Granda que llegó a ser tercero en el mundo en ajedrez, Por las más de cuatro reinas que fueron mis mundo y universo, por Mauro Mina, por el Pisco que es Peruano, por el Ceviche y la Inka Kola, por la Kola Real que salió de ayacucho en botellas de Cerveza y hoy tiene fábricas en varios países, por el voley y sus medallas.

Tenemos que votar y ganar por nuestros hijos, para que en un mañana cercano se sientan orgullosos de saber que en su país está una de las maravillas universales y que fue construida por sus antepasados, por los niños de la calle que serán felices si ganamos ese título, por aquellos que morirán sabiendo que el Perú está cambiando, que se nos está reconociendo como siempre debió ser. Por la papa, por las llamas y las alpacas por nuestro idioma quechua, por los Incas que habitaron estas tierras, por los más de diez millones de indígenas que los españoles exterminaron durante las colonias, por el Misti y el Huascarán por el Cumbe y Hualgayoc.

Tenemos que votar para ganar porque estamos cansados de ser siempre esos perdedores a los que la gente prefiere con ternura, porque lo merecemos y podemos hacerlo, porque ganaremos.

jueves, junio 28, 2007

Del barrio San Sebastián, sus personajes y la historia de su santo



San Sebastián es uno de los barrios más conocidos y el más grande de Cajamarca, sus historias las más añejas. Fue en este barrio donde nació uno de los colegios más antiguos del Perú como es el colegio San Ramón, en este barrio está también ubicado un estadio, un importante mercado y las historias que en torno a sus personajes se han tejido merecerían capítulos y capítulos de historia, solo por mencionar alguno ¿Quién no conoce al “Loco Terry” Aquel personaje que camina por la ciudad con la cara pintada con aceptil rojo o con violeta de genciana, llevando en una mano su singular mercadería consistente en Almanaques Bristol cuando así lo ha decidido o simplemente rollos de papel higiénico. Personaje que vive en el barrio San Sebastián y que parece ser feliz de esa manera, no paga recibos por que así lo ha decidido, tampoco tiene recibos de ningún tipo de servicio por que carece de todos, cuando se le antoja saca un colchón en ruinas a asolearlo y en otras ocasiones partes de su indumentaria. Las miradas de la gente simplemente le son indiferentes.


San Sebastián es aquel barrio que tenía la alameda sin álamos, porque estos eran pinos y que era el lugar por donde se llegaba a Cajamarca de ciudades de la costa. A una cuadra del local de la compañía de bomberos aún se encuentra el puquio que años atrás abastecía de agua a toda la zona. Y en la actual Plazuela Bolognesi un obelisco enorme de piedra se erguía en esa plaza ovalada.


Las chicherías del barrio eran parte del paisaje urbano de épocas pasadas, centros de alegría donde se bebía por cualquier motivo o al ir o regresar del cementerio, luego de algún sepelio. Uno de los primeros grifos de la ciudad se instaló en este barrio a media cuadra de la actual comisaría.

San Sebastián, soldado mártir. Año 300


Se dice de él que entró a la vida militar para poder ayudar a los cristianos que estaban prisioneros. Una vez un mártir estaba para desanimarse a causa de las lágrimas de sus familiares, pero el militar Sebastián lo animó a ofrecer su vida por Jesucristo, y así aquel creyente obtuvo el glorioso martirio. Dicen los antiguos documentos que Sebastián era Capitán de la Guardia en el Palacio Imperial en Roma, y aprovechaba ese cargo para ayudar lo más posible a los cristianos perseguidos.


Pero un día lo denunciaron ante el emperador por ser cristiano. Maximino lo llamó y lo puso ante la siguiente disyuntiva: o dejar de ser cristiano y entonces ser ascendido en el ejército, o si persistía en seguir creyendo en Cristo ser degradado de sus cargos y ser atravesado a flechazos. Sebastián declaró que sería seguidor de Cristo hasta el último momento de su vida, y entonces por orden del emperador fue atravesado a flechazos. En Roma le levantaron desde muy antiguos tiempos una basílica en su honor. Ha sido invocado por muchos siglos como su Patrono contra las flechas envenenadas y para librarse de plagas y enfermedades. San Ambrosio pronunció hermosos sermones acerca de San Sebastián. Es patrono de los arqueros, los soldados y los atletas.


El nombre "Sebastián" significa: "Digno de respeto. Venerable".

Embarazado



Hace varios días un terrible malestar me agobia, el piso se mueve y siento mareos, es un malestar extraño que empieza a preocuparme, si hasta mañana sigo así iré al médico, me digo. Mientras leo un libro de Bayly en el que habla de su novia embarazada, de sus malestares y su paternidad inesperada.

Siempre los embarazos son maravillosos, incomprensibles en su totalidad, un hombre se forma en el vientre de una mujer y es un ser casi siempre perfecto con manos, dedos, uñas, labios, ojos, rostro, piernas, pies y más dedos y varios órganos que también casi siempre cumplen su función a cabalidad. Un ser que aprende a hablar, amar, cantar, reír, escribir y también a llorar.

Hace ocho años tuve un hijo, cuando aún se hallaba en el vientre materno le ponía a escuchar la música más suave, largas sinfonías de música clásica, orquestas, pianos y sentía sus movimientos suaves de regocijo al identificar algunas canciones, “Corazón de niño” de Diblassio “Historia de amor” de Debray y la “Larga y sinuosa carretera” interpretada por la sinfónica húngara. Cuando nació y tuvo uso de razón las reconocía perfectamente y sabía sus acordes y sones.

El embarazo en definitiva es el proceso más perfecto del mundo. Curiosamente los mareos, malestares y nauseas que tengo coinciden con los síntomas del embarazo cosa que no me preocupa porque evidentemente no puedo estarlo, por lo menos no en una situación física. Siempre estuve en situaciones embarazosas y embrolladas, pero son cosas distintas, no es lo mismo estar en una situación embarazosa que estar embarazado. Me río al pensar en ello, es una suerte no estar embarazado y tener que sufrir esa angustia de llevar a alguien dentro de mí a todas partes, al cine, a las librerías, a las siempre aburridas conferencias de los viernes por la noche, sin poder tomar vino ni café. Son admirables las madres que después de tenernos nueve meses en su vientre nos tienen largos años a su lado para que un día sin el menor escrúpulo, con el pretexto de “Así es la vida” les digamos adiós a mitad de una tarde y solo les dejemos retratos y recuerdos que aprenden a admirar con veneración por que las visitas se hacen más espaciadas cada vez con esa otra historia del tiempo y el trabajo.

Me dirijo al diccionario a buscar los sinónimos del término embarazado y con admiración descubro que también puede usarse en algunos casos: perplejo, detenido, obstruido, empantanado, irresoluto, desconcertado, desorientado, azorado, entonces me digo que desde ese punto de vista sí estoy embarazado, porque con los mareos que tengo me encuentro desconcertado, desorientado y azorado. Luego de meditar sobre tan delicado tema me doy cuenta que el libro me ha aturdido y me ha sugestionado, por eso le coloco el separador en la página 369 y lo dejo sobre la almohada.

De pronto suena el teléfono y una voz muy queda me habla con frases tiernas, me dice que ha ido al médico y que tiene los resultados del examen, que dio positivo y que seré padre de nuevo. Escucho su voz y guardo un silencio, estoy perplejo, detenido, obstruido, empantanado, irresoluto, desconcertado, desorientado, azorado…pero feliz como nadie. En realidad sí estoy embarazado, me digo. Y cierro los ojos pensando en mañana, en nuestro embarazo de a dos, en las responsabilidades y las risas que vendrán y lloro, lloro… pero de infinita alegría.

El viento frío de la mañana me llega como un suave rumor de una vida nueva.

miércoles, junio 27, 2007

Crónica de un divorcio anunciado… (Fragmento)





María se levanta después de las ocho, vive en una ciudad distinta a la que nació, vive huyendo de nada. María tiene un hijo de ocho años, un hijo delgado y alto, bastante alto para su edad, usa anteojos igual que su padre y el perfil de su cabeza es idéntico a la del hombre que ella ahora detesta y que hace unos años abandonó. La risa de su hijo le hace evocar momentos lejanos que ella ha preferido desterrar para siempre. Sin embargo no puede evitar el recordarlo cuando observa el lunar que su hijo tiene junto al ombligo, en el mismo lugar donde lo tenía el padre de Javier, que a sus ocho años no sabe por qué lo alejaron de su padre.

A veces cuando lo acaricia descubre esa fisura que tiene en la oreja derecha, la misma que sentía cuando acariciaba al hombre que dejó de amar hace tiempo. Y aunque quiere evitarlo el niño siempre termina haciéndole recordar a ese hombre, a veces una sonrisa, un gesto, un berrinche o esa mirada de tristeza que suele poner cuando ella por cualquier cosa le grita.

Ha descubierto que tiene las mismas manías que su padre, manías como leer en el baño o llorar a solas y luego lavarse la cara. Guardar toda clase de cachivaches en los bolsillos y no desprenderse de ellos por haberles tomado cierto afecto.

Ella busca en sus amantes, mujeres gordas y feas, llenar ese vacío que nunca habrá de llenarse. Bety, una de sus amantes le parece cariñosa, la acompaña a ir de compras y a lavar la ropa. Sonia, una amante eventual que la visita muy de cuando en cuando porque vive en otra ciudad, le parece cada vez menos atractiva porque pretende manipularla y cuando un día María intentó romper la relación, Sonia pretendió chantajearla, desde entonces germinó en ella un rencor subrepticio.

Cuando se mira en el espejo descubre que sus pecas han empezado ha desdibujarse dándole a su rostro un tono oscuro que la crema lechuga no ha podido contener, en los apéndices de sus ojos se han acentuado unas patas de gallo como claro síntoma del tiempo que ha pasado, 36 años no pasan en vano.

María tiene cinco hermanos, todos casados por más de dos veces cada uno, todos con hijos de distintos apellidos. Los traumas de su adolescencia la persiguen como un recuerdo crucificado que ella quiere evitar. Tiene un cuñado comerciante que la ultrajó cuando ella tenía quince años. Ella calló por mucho tiempo y cuando decidió gritar su verdad su familia la hizo callar nuevamente por temor al escándalo, además de que su hermana ya tenía varios hijos y no cabía la posibilidad de una separación bajo ningún argumento. Otros recuerdos infaustos de su niñez la persiguen como un enjambre de angustias que ella prefiere olvidar mientras se peina frente al espejo ovalado de su tocador, mientras observa sus pecas difusas con un colet entre los labios.

Javier, su hijo, a veces le pregunta por su padre, ella le dice que era un hombre malo y que los abandonó. Los recuerdos indefinidos de Javier le dicen otra cosa que aún no puede entender. Javier no sabe que su padre lo busca diariamente, no entiende por qué el próximo día del padre su corazón de nuevo se va contraer, como le ha venido sucediendo hace cuatro años, tiempo en el que ha empezado a desdibujar el rostro del hombre que lo llevaba de la mano al jardín y lo cargaba en sus hombros.

Increíble pero cierto: El pérfido correo de un enemigo del mundo




Ahora que el planeta está en un proceso calentamiento y que los ecologistas del mundo entero tratan de frenar desesperadamente, existe gente que está en desacuerdo con esa noble labor. Un trabajador minero, cuyo nombre me reservo envió este mail a una persona que trabaja en una institución cultural y que promueve las celebraciones por el día mundial del medio ambiente.

“Estimada…
He visto con profunda desilusión la programación que, desde el Instituto Nacional de Cultura-INC, se viene promoviendo como "celebración" del Día Mundial del Medio Ambiente.
El Estado peruano, como parte de sus políticas de desarrollo promueve la actividad minero-energética como uno de los pilares de su economía, y es el INC, en tanto dependiente del Ministerio de Educación, parte de ese mismo Estado promotor.
Llama entonces la atención que el INC, con una programación como la propuesta, lejos de sumarse al esfuerzo de nuestro Estado, haga eco de discursos apocalípticos como los esgrimidos por los grupos "ambientalistas" los mismos que han hecho de la "defensa" del Medio Ambiente el argumento mejor para pretender escalar en escenarios políticos y sociales.
El Perú cuenta con el 48% de sus recursos económicos provenientes de la actividad minera y Cajamarca, sólo el pasado año, ha contado, por concepto de canon minero, con S/. 355'432,127. ¿Puede alguna otra actividad de nuestra región generar tal cantidad de recursos?
¿Sólo la minería ha generado impactos ambientales en Cajamarca? ¿Cuántos de los "ambientalistas" se han pronunciado sobre los estragos de la minería informal en Algamarca?, peor aún ¿Cuantos "ambientalistas" han expresado preocupación sobre el gigantesco basural del cerro el Guitarrero, a tan sólo unos kilómetros del centro de nuestra ciudad? ¿Qué alternativas de solución a los problemas ambientales han formulado los "ambientalistas". Cuántas alternativas de desarrollo han formulado?
Mal hace el INC en servir de cajón de resonancia de grupos ciudadanos que en su afán de figuración y falsa defensa del Medio Ambiente, terminan por erigirse en socios mayores del subdesarrollo.
Finalmente, si pretendemos, a través de Akira Kurosawa, agitar la añoranza de un mundo bucólico e ideal, no estamos más pretendiendo perpetuar la pobreza de nuestro pueblo que deberemos, por el contrario, terminar de insertarlo al desarrollo integral potenciando sus capacidades y haciendo de él un elemento activo en la defensa del medio ambiente a partir del reconocimiento que TODA actividad humana implica impacto ambiental y que no es cuestión de aferrarse a un mundo romántico a la vez que paupérrimo. A cambio deberíamos propiciar que la población se organice para ejercer su derecho a la vigilancia ciudadana en temas medio ambientales y no jugar a ser caja de resonancia de quienes dicen defender la creación divina y el medio ambiente y no han hecho más que hacer, de dichos temas, una tribuna de politiquería apátrida y de negocio particular.
Por tanto, haría bien el INC en acometer tareas mayores y trascendentes en la defensa integral del medio ambiente antes que propalar mensajes que flaco favor le hacen al país y que no logran sino atemorizar y desinformar a nuestra población. Saludos, “
¿Ese es el pensamiento de los mineros en general? ¿Las instituciones culturales deben mantenerse al margen de las actividades de defensa del medio ambiente? ¿La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, es una agresión y ofensa a la minería en el Perú y sobre todo en Cajamarca?

Feliz día del padre…




Jugar en la tierra tirando carros de plástico de una cuerda fue uno de mis primeros juegos de niñez, a veces jugaba hasta que caía la tarde y me quedaba dormido en el jardín, entonces tú me cargabas entre tus brazos y me ponías a dormir.

No fui un buen futbolista como tú querías, no fui una estrella en las canchitas de nuestro barrio, apenas un arquero frustrado cuyo arco encomendado era una notable coladera, pero en cambio jugaba al ajedrez y alcance algunas medallas.

Ahora que la vida parece separarnos cada día un poco más, a veces es difícil encontrarnos, coincidir un fin de semana para decir lo que nunca me enseñaste, porque nunca lo aprendiste, lo que me cuesta tanto decirte porque tampoco lo aprendí. Te quiero.

Ahora que la vida se va haciendo un mundo de distancia, quiero que sepas que te recuerdo, te hecho de menos y te quiero con el mismo amor aquel de cuando me cargabas dormido entre tus brazos o me abrazabas al verme llorar cuando las primeras derrotas de la vida venían a buscarme.

Te quiero, te extraño y no me he olvidado de ti.


Mi padre siempre triste amanecía



Mi padre siempre triste amanecía
Con las frías tijeras a las rosas…
A enseñarles el camino
De sus tallos verdes, de sus tristes hojas
Y las miraba siempre largas horas
Como si las viese crecer en su recuerdo.

La cucarda creció una mañana tanto
Que mis manos no pudieron alcanzarla,
Y creció el manzano
Más inalcanzable todavía.
Y una planta de cedrón
Perfumaba nuestra casa de recuerdo.

Mi padre siempre triste amanecía
Al balcón vacío de esta tarde
A ver las piedras amarillas
Esculpiéndose en la calle.

Y un día crecimos tanto de distancia
Que sus manos no pudieron alcanzarnos
Y allí en la casa se quedaron
Los recuerdos de tristeza,
El manzano y la cucarda.

De: “Casa de Ayer”

lunes, junio 25, 2007

Imágenes de la vergüenza






Las iglesias de San Pedro y San José son de uso exclusivo de la fe de los más humildes, aquellos que vienen desde lugares distantes y alejados vistiendo polleras y ropas multicolores. Esas iglesias fueron parroquias de indios en tiempos de la colonia, han pasado siglos y siguen siendo de uso exclusivo de la gente del campo, los sacerdotes son reyezuelos en ellas donde se lanzan largos discursos que son paupérrimas lecciones de fe y se cometen abusos contra ellos al tratarlo de una manera indigna.

Los campesinos que cobran quincenalmente el pago por la venta de la leche que venden a la empresa Gloria, se sientan en las veredas, porque ellos, según el criterio del banco son indignos de recibir una atención mejor o sistematizada, ellos son indignos pero no el dinero que ellos recaudan para hacer los pagos, pues obviamente hay una utilidad en ello.

Los campesinos que venden sentados en el suelo son reprimidos brutalmente por los policías municipales, quienes les arrebatan sus productos, les quitan sus sombreros y los golpean inhumanamente, sus lágrimas no son secadas por nadie, sus gritos oídos por ninguno, son gente simple que usa faldones de bayeta y pantalones de jerga.

Decimos OK y creemos que eso nos da un tono elegante, desconocemos el origen de esa palabra y creemos que significa “muy bien” decimos OK con aire triunfador en cualquier reunión y nos rehusamos a decir ayayay, alalay, achachay que está más ligado a nuestras raíces y que se identifica más con nuestro idioma nativo.

En los mercados a la gente del campo, las damas de clase media las suelen llamar María si es mujer y José si es hombre con un absurdo modo de generalizar a los seres humanos. ¿Por qué no decirle señor? ¿Señora? Nuestra transculturización nos ha dejado una huella muy marcada que nos impide reflexionar y admitir que estamos marchando mal, que estamos equivocados.

A menudo se dice que es una pena que se estén perdiendo las vestimentas típicas de los alrededores de Cajamarca, que se ha perdido la humildad del campesino y se ha tornado en vil vanidad, sin embargo ellos también tienen derecho a vestir de un modo distinto, a usar un jean y cambiar los llanques por zapatos, ellos también tienen derecho a modificar su vestimenta, sobretodo en una sociedad que solo ve en ellos suciedad y que además los prejuzga.

Dos momentos hay en la vida del campesino en que los políticos los recuerdan con ternura y los llaman hermanos, cuando necesitan votos en masa y cuando necesitan mano de obra barata.

Se suele decir cholito con tono afectivo en algunas ocasiones o cholo con tono eufórico, pero secretamente se piensa que cholo es un adjetivo calificativo y no un sustantivo y un adjetivo más que calificativo muy descalificativo, pero en realidad en el Perú todos somos cholos, cholos blancos, cholos trigueños, cholos albinos, cholos colorados, pero cholos todos, por eso sería bueno ir cambiando esas imágenes de la vergüenza, increíbles, que aún se ven en Cajamarca en tiempos del Internet, del cable, de los celulares en pleno 2007.

El día del campesino es el icono de la más grande hipocresía



Mañana se celebra el día del campesino, ocasión propicia para que los políticos se pongan un sombrero y hablen del “hermano campesino”, ese hermano que reprimen con palos y bombas lacrimógenas cuando defiende el agua que le significa vida, que le significa el éxito de sus cosechas y el alimento que es el sustento de su vida y de la nuestra.

Los campesinos, esa masa portátil que es usada cada vez que los políticos requieren de un grupo de individuos que les den notoriedad, ese grupo olvidado al cual se mira con desprecio, al cual se desatiende constantemente hasta sumirlo en el fondo del olvido.

Mañana los políticos rendirán un homenaje a los campesinos, tratarán de incrementar su popularidad poniéndose un sombrero, bailando un huayno, aceptando un mate lleno de harina o de cancha, y hasta se pondrán un poncho para parecerse a ellos. Se pondrán todo menos en su lugar, menos en su dolor y tampoco entenderán su milenaria tristeza y su soledad.
Si el campesino fuera respetado se le pondría cómodos asientos de esponja en las entidades bancarias donde se les paga por un servicio que prestan como es el caso de los campesinos que proveen de leche a la empresa Gloria y no los harían esperar horas y horas bajo un sol abrasador sentado en las veredas de la calle
El día del campesino no es ni siquiera un día de reflexión, se ha convertido en un icono de la hipocresía para hablar cosas que pretenden ser bonitas, para recitar “La aguja del campesino” de Mario Florián, para mentir que nos sentimos orgullosos de una raza que a cada instante detestamos y rechazamos, que negamos por nuestra vileza.

“Por el hermano campesino tenemos la comida en nuestra mesas” rezan los discursos, no se dice que a ese hermano campesino se lo abate a varazos cuando pretende ganar cincuenta céntimos en una esquina vendiendo habas o chochos en una de las esquinas de la ciudad. No se dice que a ese hermano campesino las empresas de seguridad contratadas a sueldo por las mineras matan y golpean sabiéndolos inermes como lo hicieron con Isidro Llanos, cuyo crimen quedó impune.

Tampoco se dice que los campesinos son maltratados en los centros de salud por un grupo de indolentes hombres vestidos de blanco que ven ellos la imagen de la suciedad y repulsión debido a sus carencias muchas veces generadas por una sociedad que los ha condenado a vivir en zonas alejadas, en “reservas” como a los indios en Norteamérica.

Ya no pueden mentirnos más hablando del hermano campesino, porque somos un país de cholos donde todos nos choleamos mutuamente, donde el que más miente se siente mejor siempre. Los políticos y autoridades aman a los campesinos en días como estos, en que les sirven de trampolín para ganarse protagonismos que alimentan su ego.
Estamos en el siglo XXI y si el campesino fuera respetado se le pondría cómodos asientos de esponja en las entidades bancarias donde se les paga por un servicio que prestan como es el caso de los campesinos que proveen de leche a la empresa Gloria y no los harían esperar horas y horas bajo un sol abrasador sentado en las veredas de la calle.

Esas imágenes serán los archivos de la vergüenza para mañana, para los años sucesivos y las generaciones que vendrán.

Mientras los campesinos no sean tratados como auténticos hermanos, sin discriminaciones ni vejaciones nunca podremos decir Feliz día, mucho menos hermano campesino.

domingo, junio 24, 2007

Vergüenza ajena




Es lo que sentimos los cajamarquinos con las actitudes de algunos congresistas que representan a Cajamarca, aquellos que en con un afán protagónico no hacen otra cosa que caer en el cinismo y la desfachatez, en lo absurdo y en el más portentoso ridículo.

El congresista por Cajamarca Werner Cabrera, es sorprendido ebrio una madrugada en nuestra ciudad en un conocido local en el que se suelen finiquitar las nocturnas veladas de fin de semana, donde además de ser una cantina es un lugar donde se venden caldos calientes en las frías madrugadas de nuestra ciudad. Sus asesores, en el colmo de la descaro, le recomiendan que emita un comunicado mostrando su indignación por haber ser filmado en un local que él menciona como una discoteca y que además es un lugar frecuentado por profesionales y todo tipo de funcionarios, lo que bien sabemos es total y absolutamente falso.

Un congresista es un hombre público y cada paso que dé será seguido con atención, cada palabra que diga será guardada celosamente porque es el representante de miles y miles de peruanos que lo eligieron como su representante, cada borrachera que se dé será el equivalente a la vejación moral de todos aquellos que lo eligieron como un representante al que creyeron digno. En el colmo del desparpajo, el congresista no sólo es descubierto libando licor en un lugar público a altas horas de la madrugada, sino que se atreve a dar declaraciones en un estado de embriaguez lamentable y peor aún en el colmo de su execrable chauvinismo atenta, aprovechando el furor y el valor que le da su borrachera, y lanza una serie de improperios en contra del presidente de la República Peruana.

Los medios de prensa nacionales destaparon la noticia de inmediato y el cajamarquino Werner Cabrera quien ya nos había avergonzado en otras oportunidades en los estudios de televisión cuando su parquedad y desconocimiento ante temas tratados eran evidentes, una vez más ponía el nombre de Cajamarca en los diarios y programas televisivos, haciéndonos quedar nuevamente como un grupo de ignorantes, pues se generaliza el gentilicio y el término cajamarquino no sólo lo incluye a él sino que se hace extensivo y se cree que todos somos así, que todos pertenecemos a la misma manada.

Para colmo, días después, hace una aparición pública y corona nuestra ajena vergüenza haciendo una patética defensa del dictador Hugo Chávez cuando un grupo sólido de periodistas protestaban frente a la embajada venezolana en Lima ante el cierre del histórico canal venezolano RC TV, Radio Caracas Televisión. 13 mil 620 votos´que obtuvo el congresista no le dan derecho para humillarnos tanto a los cajamarquinos, sin embargo esa es la democracia.

Felizmente que hay quienes se encargan de mostrar al Perú que los cajamarquinos no somos esa gente incompetente solamente y surgen mis paisanas hualgayoquinas campeonas nacionales de fulbito femenino para dejar el nombre de Cajamarca en alto y surge el coronel Chávarry dejando arriba a Cajamarca y otros más como el pintor Valeriano muerto en Italia, William Guillén y Socorro Barrantes, Luzmán Salas y Alejandro Rebaza para recordarnos que no todo esta perdido y para devolvernos la dignidad que otros nos arrebatan despóticamente.

Viaje hacia la luz…




Seis de la mañana, es hora de partir, partir a un lugar indefinido del que no quisiera regresar, pero tampoco quisiera ausentarme del todo. Siempre me ha dado miedo viajar, por mí no viajaría nunca y me quedaría siempre en el mismo lugar hasta el día en que muera, viviría como algunas personas que nunca conocieron el mundo más allá de sus fronteras y nacieron crecieron, vivieron y murieron en el mismo lugar.

Los últimos libros leídos yacen en la mesa de noche, envejecidos por las dudas de si sirvieron como creí y de si verdad valió la pena haber sacrificado tantas cosas para comprar un paquete de libros originales cuando todos los libros en el Perú son piratas, en los estudios de los abogados, en los colegios, en los centros de estudios.

Un ave se acerca a beber agua de la fuente del patio azul. Hace frío y hay que viajar tan temprano huyendo de los abrazos y las llamadas telefónicas, hay que desterrase para no ser vistos por nadie excepto por la mujer que puede ser el nudo de una historia que había quedado inconclusa.

Luz me espera en una casa que ha sembrado de hortalizas y recuerdos, de gritos silenciosos que le recuerdan su soledad cuando regresa a su refugio. Unos libros también le hablan de melancolías y tristezas y un álbum de fotos le silencia a veces la risa y otras veces le dibuja líneas felices en ese rostro frágil.

El viaje es largo, la jalca está sembrada de soledad y de basura, de botellas plásticas y de envases de lubricantes, de bolsas de chizitos y papitas light, de botellas vacías de Coca Cola. Atila, el huno, el bárbaro salvaje, decía donde pisa mi caballo nunca más crece la hierba, y nuca se cumplió aquel decir. La Coca Cola Company nunca dijo nada de eso, pero donde hay una botella de Coca Cola no crece más la hierba, donde hay un trozo de plástico se apaga la vida para siempre. El viaje es largo y el paisaje no es el mismo.

Llego a una ciudad que no es la mía, a calles vacías que no me conocen, a distancias muertas que resucitan con mi impaciencia. Más allá, en el fondo de todo alguien me espera. Llego silencioso buscando la calma, llego hasta la casa, la misma puerta me espera, atravieso el pórtico y la luz se renueva, su sonrisa de niña, me abraza y me besa.

La luz atraviesa distancias, ilumina la oscuridad de los largos silencios, quizás ya no sean dos quienes esperan, quizás sean más. Puede ser que mañana seamos como las estrellas, uno nunca sabe lo que nos depara el destino, nunca lo supe ni lo he sabido, tampoco quiero saberlo, una vida metódica debe ser aburrida, es mejor renovar a cada instante los horarios, recoger las horas rotas del ayer junto a la arena del tiempo que ya no regresa.

Ella me abraza y mis manos en sus cabellos son ágiles verbos que desnudan el tiempo. Es tan breve la vida y tan incierto cualquier camino. Sus ojos me devuelven los ecos perdidos de la alegría.
La casa huele a hogar, la cortina que da a la calle trasparenta unas siluetas de gente que camina pensativa, la hora implacable avanza con su inagotable tic tac. Un viejo bolero en la radio canta versos de amor: Como rayito de luna/ entre la selva dormida;/ así la luz de tus ojos/ ha iluminado mi pobre vida… Y estoy seguro que esa luz ha iluminado rincones insospechados de mi mañana y me abrazo a ella para redimir el tiempo perdido, detenido en nocturnas vigilias. Y la abrazo con los ojos cerrados en nuestro mundo callado. Y la abrazo largamente como la noche que abraza la luz al llegar la mañana.

“El tigre” El cajamarquino que comandó el desalojo del Mercado Santa Anita




Hace unos días se hizo el desalojo del Mercado Mayorista de Santa Anita, un grupo de invasores había invadido hace unos años la vasta extensión de terreno perteneciente al Estado peruano. El operativo fue impecable, no hubo heridos, mucho menos muertos y los niños que fueron utilizados como escudos humanos fueron rescatados y puestos a salvo en uno de los operativos más pulcros de la historia de la conmocionada vida nacional.

Pese a los consecutivos llamados de las autoridades para desalojar el lugar pacíficamente, los invasores se atrincheraron en el mercado y se proveyeron de todo tipo de artefactos para realizar una tenaz defensa de lo que consideraban suyo. Un grupo de agitadores y revoltosos encontró el momento justo para hacer proselitismo a favor de los desposeídos y hasta aquellos que siempre han visto a nuestra patria como un país al que habría que someter a inútiles dictaduras como los Chavistas, Evomoralistas, Humalistas y Fujimoristas aguzaban desde sus escondrijos o palestras frases alentadoras al grupo de usurpadores.

Ante la negativa de los dirigentes y de algunos oportunistas de desalojar el local voluntariamente el Ministerio del Interior a cargo de Luis Alva Castro se vio en la necesidad de convocar a sus fuerzas de élite para montar un operativo que permitiera desalojar a los revoltosos, el trabajo se hacía especial y debía ser manejado con pinzas debido a la presencia de niños, mujeres y ancianos que se encontraban en un área cerrada de más de 80 hectáreas de terreno. A ello había que sumar las bombas molotov, explosivos, piedras y todo tipo indescriptible de armamento casero hasta poderosas armas de fuego.

El operativo fue denominado Santa Anita 2007 y la parte activa, fuerza de choque, estuvo a cargo del coronel cajamarquino Alfonso Chavarry Estrada quien estuvo al mando de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional del Perú donde además participaron La Dirección Nacional de Operaciones Especiales (DINOES), La Sub Unidad de Acciones Tácticas (SUAT) y EL Escuadrón de Desactivación de Explosivos (EDEX). El operativo se llevó a cabo el 28 de mayo de 2007 sin muertos ni heridos civiles que lamentar, los dirigentes se dieron a la fuga y solo dos custodios del orden resultaron con heridas leves.

El operativo no pudo ser mejor, y fue un ejemplo táctico, cívico y de arriesgado trabajo. Luego del desalojó se incautaron armas, municiones, explosivos y armamento artesanal que hubiera desencadenado una tragedia, además de grandes cantidades de combustible y explosivos con sistemas eléctricos listos para ser detonados.

El “Tigre Chavarry” como se lo conoce al Coronel cajamarquino fue quien dirigió el impecable operativo había, una vez más, dejado el nombre de Cajamarca en lo más alto de la historia.

Sin dudad Chavarry es el militar cajamarquino más destacado de los últimos tiempos. Y pensar que un día lo tuvimos entre nosotros, desbaratando bandas delictivas y destruyendo amapolas para legarnos una sociedad buena y justa, pensar que lo tuvimos sancionando los abusos de las empresas transnacionales que asesinaron campesinos inermes.

El sólo hecho de saber que es cajamarquino nos enorgullece y más aún el hecho de haber liderado a un grupo de élite de la PNP devolviéndole al Perú la paz y la tranquilidad que tanto añoramos en Cajamarca.

Los gorriones o indiopishgos, habitantes bulliciosos de nuestro valle



Ellos surcan el cielo cada vez menos azul de Cajamarca, ese cielo casi plomizo que ha perdido los colores con la contaminación cotidiana. El argot local los llama indiopishgos, pero se trata en realidad de los gorriones.
Con el nombre de gorriones se conocen a varias especies de aves de unos 15 cm de longitud, rechonchos, con el pico grueso adaptado a su alimentación granívora y generalmente carentes de colores vivos, predominando los grises y marrones en su plumaje. En algunas especies hay diferencia entre los machos y las hembras, pero en otras son prácticamente iguales.
El gorrión común (Passer domesticus), llamado también “gurriato”, es el pájaro más conocido por todos y se utiliza siempre para describir otras especies por comparación con él. El macho es marrón, gris y blanco, destacando como diferencias con otras especies de gorriones la parte superior de la cabeza de color gris y una mancha negra en el pecho. Esta mancha es pequeña en otoño y crece en primavera, no porque cambie el plumaje, sino porque al desgastarse con el uso, aparece el color negro de la parte interior de las plumas. La hembra y los jóvenes carecen de la garganta negra y son de un apagado color pardo por la parte superior y gris en la inferior, sin ninguna marca distintiva.
A finales del invierno empiezan la época de celo, con persecuciones ruidosas en las que están implicados varios machos y hembras. No obstante, la cría no se realiza hasta mayo o junio, aunque recuperan el tiempo y crían dos o tres polladas en la temporada.
El gorrión común está muy ligado al hombre, instalando sus nidos en tejados, agujeros de paredes de casas, iglesias, corrales, puentes, almacenes... Muy pocas veces cría en árboles o arbustos. El nido es muy burdo, hecho de hierbas, plumas y hojas, entre las que también podemos encontrar papeles y plásticos.
Es muy sociable, casi siempre aparece en grupos y no sólo de la misma especie, sino con otras especies de gorriones o similares. En invierno, suelen reunirse a dormir todos juntos. Estos “dormideros” los instalan en árboles, casas o en zonas mínimamente protegidas de la intemperie.
El gorrión molinero (Passer montanus), llamado “gorrión de campo”, es menos conocido y a veces confundido con el gorrión común. En efecto, es difícil distinguirlos a distancia, aunque si los observamos con prismáticos, veremos que el gorrión molinero es algo más pequeño que el común, tiene dos manchas oscuras en las mejillas y la parte superior de la cabeza es de color marrón. En esta especie los machos y las hembras son iguales, y los jóvenes tienen el color más apagado y la mancha de la mejilla prácticamente inapreciable.
Anida en agujeros de muros, árboles y en los mismos lugares que el gorrión común cuando éste, más fuerte y dominante, se lo permite. Anida en pequeñas colonias, construyendo una cama con ramitas secas y sobre ésta un colchón de plumas.
Para ver a los gorriones basta con lanzar unas migajas en el jardín o unos granos de arroz, ellos se acercarán a comer en grupo, si se los acostumbra suelen habituarse a un horario y son puntuales, son tímidos, ante la presencia humana suelen volar abruptamente. Los podemos encontrar en el valle, en la jalca, en Hualgayoc sobre los tres mil metros de altura y en otros lugares fríos a los que se han adaptado con gran facilidad. Son el testimonio vivo de nuestro ayer y nuestro presente y de ese mañana incierto que quien sabe si verán.

lunes, junio 11, 2007

Álamo: Historia de un desmemoriado




Álamo Pérez Luna es un periodista olvidadizo, hace tres semanas que ha iniciado una campaña de “limpieza” en la prensa, campaña que es difundida con cinismo en románticos capítulos por un programa que lo acogió cuando fue despedido de América televisión junto a su indeseable jefe Nicolás Lucar.

Álamo se rasga las vestiduras cada domingo emitiendo capítulos en contra de las “difamaciones” que él considera como tales y que según manifiesta desprestigian y ensucian la libertad de prensa que es uno de los derechos fundamentales del periodismo.

Inició el sórdido y patético segmento atacando a Magaly Medina que si bien su programa no es menos despreciable que el personaje Pérez Luna, no se puede negar que ha tenido un éxito televisivo masivo y que su fama ha trascendido las fronteras del país para incursionar en países de Latinoamérica y hasta en los Estados Unidos de Norteamérica.

El último domingo atacó de la manera más vil y vulgar a Jaime Bayly con una actitud homofóbica que evidenciaba un odio pertinaz y contundente con el laureado escrito. ¿Laureado escritor? Así es, Bayly es el único escritor peruano después de las Luminarias como Vargas Llosa y Alfredo Bryce, que consiguió un segundo puesto con el afamado premio mundial “Planeta” (Bryce y Vargas llosa obtuvieron los primeros puestos en diferentes años) puede gustarnos o no su narrativa o temática, pero tampoco podemos negar que ocupar el segundo puesto en el premio Planeta además de ganar el “Herralde” es un mérito que pocos alcanzarán en años venideros.

Álamo olvida sus acuerdos con la dictadura fujimontecinista y la famosa entrevista a los siameses Vladimiro Montecinos y Alberto Fujimori en la célebre salita del SIN, cuando ambos personajes se presentaron con idénticas corbatas y ternos del mismo color, el entrevistador: Álamo Pérez Luna, el sirviente de la dictadura y sirviente del desdeñable Nicolás Lucar quien osó poner en riesgo la naciente democracia cuando don Valentín Paniagua ingresaba como presidente Interino.

Pérez Luna no solo trabajó para Lucar y Fujimori, sino para los Crusillat, los mafiosos de los medios de comunicación que purgan condena en una cárcel limeña.
En la última edición de su programa señaló a un afamado actor como uno de los personajes que Bayly menciona en la columna que escribe cada lunes en el diario El correo, Pérez Luna se encargó de ponerle nombre propio a cada personaje e hizo escarnio del escritor en una ficticia defensa de la verdad y de la libertad de prensa.

Finalmente citó las lúcidas palabras de Vargas Llosa quien en un artículo aparecido en El Comercio menciona que se ha llegado a límites insospechados en los medios escritos y televisivos al poner en evidencia detalles personales de las vidas privadas de personajes públicos… Lúcidas palabras pero desmemoriadas también. ¿Alguien recuerda el Elogio a la madrastra? ¿La tía Julia y el escribidor? ¿No era eso embarrar honras y dignidades ajenas?

Definitivamente los burros no pueden hablar de orejas ni los periodistas añosos pretender ser virginales paladines de la verdad. El tiempo pasa pero no olvida, lo que hicimos ayer es el recuerdo del hoy y lo que hagamos hoy será el recuerdo del mañana y las palabras regresan como un búmeran a enrostrarnos la existencia que les dimos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú