Síguenos en FACEBOOK

viernes, diciembre 19, 2008

Si Papá Noel llegara a Cajamarca…




De inmediato se daría cuenta que las casas no tienen chimenea y que las que tienen no la usan porque es un mero ornamento fatuo, porque en realidad en Cajamarca no hace tanto frío como en el Polo Norte y más allá de ser un aparato decorativo, son innecesarias.

Si estacionara su trineo en la plaza de armas, de inmediato se ganaría una papeleta, puesta por una chica bonita, disfrazada de policía y que habla todo el tiempo por celular con el Hands Free junto a un semáforo que ha empezado a pensar seriamente en mudarse a otra esquina para que lo dejen trabajar.

Sus renos serían robados en un santiamén, aunque con un poco de suerte podría encontrarlos de venta en la plaza pecuaria, con certificado falso y todas esas cosas. Lo mismo sucedería con su trineo, y del mismo modo podría volver a comprarlo en la cachina, donde se encuentra todo lo robado en la ciudad.

Si Papá Noel llegara a Cajamarca, sin duda que alguien llamaría a su celular y le diría que ha ganado un premio en efectivo y un televisor plasma de 30 pulgadas, pero que debe comprar unas tarjetas de recarga para celular y enviar la clave secreta a la siguiente llamada.

Y los niños que lustran calzado en la plaza le dirían: -Señor, ¿le lustro sus botas? Solo le cobro un sol- Si Noel aceptaría al final de la lustrada le cobrarían diez soles y si se resiste a pagar por considerar que lo han estafado, le harían carga montón veinte lustradores más, así que la única alternativa sería pagar.

Los mendigos de la ciudad lo circundarían con los niños que cargan y que no son sus hijos, que son hijos de otras personas que se los prestan. Y definitivamente el regordete abuelo tendría que ir al batán a cambiar sus euros y exponerse a un timo, a un billete roto de una esquina o simplemente a un billete falso y sellado para parecer original.

Si Papá Noel llegara a Cajamarca el agua no le gustaría y tomaría agua en botella como la mayoría de cajamarquinos y si fuera detenido por alborotar la tranquilidad pública, correría el riesgo de aparecer muerto en su celda, ahorcado con su propia barba, con un parte que diga que se suicidó por depresión y el médico legista descubriría extraños moretones en el vientre y hematomas en su cabeza.

Si Papá Noel vendría a nuestra ciudad, seguramente que haría un city tour y visitaría el cuarto del rescate, las ventanillas de Otuzco, las iglesias coloniales y Santa Apolonia y seguramente que los niños le preguntarían si quiere que le cuenten la historia del inca Atahualpa a cambio de “wuan dólar” y le contarían una historia adulterada porque al final él no la sabe y ellos tampoco.

Después se alojaría en el mejor hotel de la ciudad, comería como un vikingo, bebería un poco de vodka y al día siguiente haría una visita de reconocimiento a alguna minera.

Si Papá Noel llegara a Cajamarca…

jueves, diciembre 18, 2008

Abuso Policial




Nuevamente un hecho violento de abuso policial indigna a la región Cajamarca, hechos de excesos se producen a diario en las comisarías de provincias. Lo recientemente sucedido en Cajabamba, donde dos policías de esa comisaría dejaron en estado de coma a un joven de 27 años, ha remecido los cimientos institucionales de la PNP.

Luego de ser detenido el 9 de diciembre en la Comisaría de Cajabamba, a la que ingresó caminando y después de permanecer por tres horas y media en ese lugar, fue trasladado por efectivos de esa misma comisaría en estado comatoso, hasta el hospital Nuestra Señora del Rosario. Los efectivos adujeron que encontraron a Elmer César Vera Julca en la calle.

El joven logró salir del coma en que se encontraba después de tres días, ante la lentitud de su recuperación y la falta de medicinas y atención médica especializada, la familia procedió a denunciar el hecho. El Comandante de esa dependencia, José Luis Puente Sánchez, ha preferido esconderse antes que dar una explicación sobre los repudiables hechos producidos en la comisaría que él comanda.

Mientras este tipo de acontecimientos sigan suscitándose, de nada servirán las marchas que el General haga en Cajamarca exigiendo respeto a la institución policial, pues en las provincias muchos de ellos se encargan de boicotear ese trabajo y hacen méritos más que suficientes para que la Policía Nacional del Perú sea vista como una institución de corruptos y salvajes.

Esta clase de hechos se han repetido a lo largo del año, en otras provincias, baste un ejemplo: lo sucedido en Celendín, cuando un detenido apareció ahorcado en su celda generó hechos de violencia popular que llegaron a la incineración de unidades móviles y el saqueo de la comisaría.

Quienes delinquen deben ser sancionados de acuerdo a ley y quienes aprovechando la envestidura de un uniforme y la ventaja de tener a una persona detenida la golpean hasta dejarla en coma no merecen vestir el uniforme policial y deben estar recluidos en un penal.

Quienes los encubren con el silencio también merecen una sanción y el Ministerio del Interior debe iniciar una investigación concienzuda sobre este tema. Cuando el pueblo se subleva las autoridades se preguntan ¿por qué? La respuesta es simple: Por actitudes como esta.

Cajabamba es una tierra que ha sufrido violencia extrema hace solo unos años, que tiene las heridas frescas, Cajabamba no merece un ápice más de violencia, ni un gramo más de rencor ni odio.

La prensa en conjunto ha alzado su voz de protesta contra esta aberración, si hoy fue Elmer César Vera Julca, mañana puede ser cualquiera de nosotros.

miércoles, diciembre 17, 2008

La polilla en la dulcería



Lucía es una amiga que escribe versos en las hojas que caen a sus manos, que le gusta soñar y que suele escribirse con Vargas Llosa cuando puede. Lucía tiene dos hijas que son también mis amigas pese a que solo tienen cinco años.
Salimos a comer unos postres, en un lugar cálido y bonito, llegamos hasta una de sus mesitas y de inmediato se acerca un mozo a nuestra mesa, traje pulcro, camisa blanca, pantalón negro, corbata de mariposa. Pedimos arroz con leche los cuatro, el mozo anota el pedido y se marcha entre las mesas. Al cabo de unos minutos regresa con una fuente sobre la mano derecha, nos sirve los vasos con los exquisitos postres y se retira, cuando me dispongo a comer el primer bocado me percato que hay una polilla semimuerta sobre la leche y que además fue espolvoreada con canela.
Daniela, Selena y Lucía me miran apenadas, llamamos al mozo y le explicamos el problema, se desvive en disculpas y perdones y se marcha llevando el postre ofreciendo cambiarlo, al cabo de unos minutos regresa y con voz contrariada nos explica que ya no queda arroz con leche. Las niñas miran risueñas la escena. El mozo, que es un joven moreno y regordete, me extiende una carta para cambiar mi pedido. Le pido entonces no sin cierta resignación una charlota.
El mozo se retira con el pedido y no vuelve más, no sé si se olvidó del pedido o si simplemente su turno concluyó y desestimó la orden. Daniela y Selena me miran más risueñas a cada minuto, están casi por terminar sus postres y mi pedido aún no ha llegado.
Aparece entonces un mozo en escena, no es el que me atendió, pero me da lo mismo, le reitero el pedido y le ruego que se apure. El mozo se va prometiendo traerlo en el acto. Al cabo de dos minutos regresa con un misterioso vaso de arroz con leche, con mucha canela espolvoreada. Me causa risa. Le enrostro su burda mentira. Le explico lo sucedido anteriormente al detalle, redigo que ya no quedaban más leches, que solo había retirado la polilla y que no pensaba comerme ese postre con canela y polvo de polilla. El mozo se sabe descubierto, se sonroja pide disculpas mil veces, me extiende la carta, le pido una charlota ya angustiado.
Después de 10 minutos regresa sin la fuente, afligido, temeroso, desolado. – Perdón, se acabó la charlota- me dice casi cerrando los ojos. -Pero le puedo traer la especialidad de la casa, un suspiro a limeña- me anima, -Está bien le digo, sé que no es su culpa- al cabo de 20 minutos me un rato me trae una excusa porque el suspiro a la limeña, acaba de terminarse. Daniela y Selena me miran más risueñas que nunca, inquietas. Lucía trata de disimular sus ganas de reír mientras el mozo me deja una cuenta por cuatro leches con arroz, una charlota y un suspiro a la limeña que nunca he comido.
Y yo me quedo pensando, cuanto malestar puede causar una polilla, aún estando muerta.

“El beso del adiós, perro”



Fue la expresión que lanzó el periodista iraquí Muntazer al Zaidi cuando arrojó su par de zapatos al rostro del presidente norteamericano George W. Busch mientras daba una conferencia de prensa en Irak.
Las imágenes dieron la vuelta al mundo en minutos, las páginas web de los periódicos del mundo mostraban la escena y el video se hizo popular en minutos, sin embargo existe un hecho de fondo que ha generado polémica en los ya famosos zapatos lanzados.
¿Hasta que punto es aceptable esa actitud, ese atentado contra el presidente norteamericano? Busch se ganó anticuerpos a los largo y ancho del mundo, su política de invasión y de permanente sometimiento a otras naciones le generó enemigos en todas partes del mundo, enemigos grandes y pequeños, desde los que pueden enfrentar a la nación más poderosa del mundo con políticas económicas hasta misiles o simplemente aquellos que solo pueden lanzar zapatos.
Se habló de libertad de prensa – obviamente lanzar un par de zapatos no puede ser libertad de prensa, aunque probablemente se trate más de un libertinaje”
“Este héroe debe tener un juicio justo, y cerca de 200 abogados árabes se han presentado como voluntarios para defenderlo”, expresó el abogado Al Duleimi, jefe del equipo de defensa del difunto presidente iraquí Sadam Husein, ejecutado el 30 de diciembre de 2006.
La ley iraquí indica que quien es acusado de insultar a un jefe de Estado extranjero en visita a Irak, se enfrenta a un mínimo de dos años de prisión, cargos que afrontaría el periodista luego de ser detenido por efectivos de seguridad estadounidenses además de algunos de sus compatriotas.
El mandatario saliente le restó importancia al hecho. “Si a alguien le interesa, eran zapatos de número diez los que tiró hacia mi persona”, indicó con cierto sentido del humor, de hecho sus reflejos están en excelentes condiciones, esquivo los dos zapatos con pericia.
En la cultura árabe recibir ataques con zapatos es una señal de profundo desprecio, ya que el agredido es comparado con un perro.
La violencia no se justifica bajo ningún criterio, matar a miles de personas en nombre de la paz y cuando el fondo real es el petróleo es tan violento como lanzar un par de zapatos, la violencia siempre engendrará violencia y eso Busch lo sabe bien, ese par de zapatos así le han advertido.

Frases peruanas: Triste y no tan tristemente célebres



Luis Miguel Sánchez Cerro: “Salúdeme a su mamacita” (enviando saludos a la reina de Inglaterra, al fin de una visita oficial de su hijo el príncipe Jorge)
Oscar Benavides “Para mis amigos, todo; para mis enemigos, la ley”
Manuel Odría: “Robó, pero hizo obra”
Manuel Prado:”En el Perú hay dos tipos de problemas: los que se resuelven solos y los que no se resuelven nunca” “Lo malo de ser presidente del Perú es que tienes que dejar de vivir en París”
Fernando Belaúnde: “Cualquiera se puede declarar emperador en un desierto” (en el año 1965, al enterarse que había guerrillas en el Perú).
Juan Velasco: “Yo sí aguanto la crítica. Lo que no aguanto es la cachita”
Francisco Morales: “Que un hombre dirija la defensa y otro que dirija el ataque” (dándole instrucciones al entrenador de fútbol, Marcos Calderón).
Alan García: “En política no hay que ser ingenuo” (en periódicos aparecidos durante el primer gobierno de García).“La hiperinflación se contrae sola”
Alberto Fujimori: “¿Para qué vamos a reformar el poder judicial, si ya lo controlamos?”
“Cuando yo canto bajan los cerros” (Chacalón de “Chacalón y la nueva crema”).
Yo soy el no shok”. Frase de campaña de Fujimori.
“Que Dios nos ayude”. Premier Hurtado Miller en el discurso del Fujishok.
“Disolver, repito, disolver temporalmente el Congreso de la República” (Fujimori).
“El hombre se acostumbra a todo, incluso a estar casado” (Sofocleto, seudónimo del escritor peruano Luis Felipe Angell).
“Ser peruano y feliz es, sin más, una contradicción” (Antonio Cisneros, poeta).
“Obtuve en Chile un revólver calibre 22. Lo he probado. Funciona. Está bien. No será fácil elegir el día, hacerlo” (Escritor José María Arguedas, poco después se suicidó disparándose a la sien).
“En el Perú, la duda hamletiana no tiene sentido, porque ser o no ser es lo mismo.” (Héctor Velarde).
“El Perú es un burdel” (Historiador Pablo Macera, negando la existencia de Perú como nación).
“En el Perú, lo único permanente es lo provisional” (Augusto Salazar Bondy, filósofo).

“Cash”



Se llamaba Castinaldo, pero le decían de cariño “Cash”, era un hombre que había trabajado de todo a lo largo de su vida, no le temió al tiempo ni a la soledad, trabajó en las minas de Hualgayoc donde hizo su vida como un hombre al que la gente amaba y respetaba.
Un día, cuando la mina se acabó, como se acaba todo, Castinaldo emigró a otra ciudad, dejó su infancia sobre las calles empedradas de Hualgayoc, sobre las tardes que alguna vez habitó cuando se enamoró y construyó una familia entre la inmensidad de su historia y el olor a silicosis que Hualgayoc siempre tuvo -Que ahora tiene más que nunca y que además huele a cianuro, a almendra, a muerte- Cuando la mina acabó y despidió a sus obreros él inmigró con esa mirada traslúcida verdosa que le imponía el grueso cristal de su mirada con sus lentes de carey.
La vida es un préstamo que tarde o temprano se exige devolvamos, la vida es como ese libro que aunque lo tenemos años con nosotros no nos pertenece, la vida es como un hijo que tarde o temprano abrirá las alas y volará dejándonos en soledad. Y Cash lo descubrió una mañana cuando un diagnóstico le anunciaba días tristes.
Hay momentos en que con llorar no se gana nada, hay momentos en que se hace difícil respirar el hosco ambiente de los días que vendrán, más cuando se sabe que cuando lleguen no van a encontrarnos como antes o solo van a encontrar nuestro recuerdo. Por eso él instaló un kiosco y vivió los últimos años leyendo diarios con tragedias impresas, con noticias de tierras distantes, con noticias que llamaban su atención, si hubo un lector empedernido fue él, si hubo un lector enamorado de las tardes de lluvia bajo el techo de su kiosco fue “El Cash”.
Los domingos yo compraba algunos diarios de su puesto, quedaba a dos cuadras de mi casa y siempre él sugería el diario de más interés, varias veces lo encontré leyendo concentrado, ensimismado, en otro mundo y devorándose los libros de colección que algunos diarios capitalinos suelen adjuntar algunas veces.
Cash estuvo en la presentación del libro “El Maestro Quispe” de un paisano y amigo nuestro, nunca vi a un hombre tan feliz como a él aquella noche en el INC. Tarareó canciones, se rió y evocó su niñez hasta las lágrimas. Esa noche fue feliz.
Meses después lo encontré un día, me pidió un espacio para publicar algo que había escrito, quedamos en ello pero el día esperado nunca llegó ni tampoco su escrito, hasta que una mañana descubrí su nombre en la defunción de un diario, de uno de esos que él vendía y leía con pasión.
El escrito pendiente nunca se publicó, la vida es breve y el río de los días llega una mañana con la muerte, sin avisarnos, sin anunciarse y nos lleva con él. “Cash” nunca verá su escrito publicado en un diario, como él hubiera querido y pienso que es mi culpa.
…La soledad de un kiosco abandonado me dice que un amigo se ha ido para siempre, el frío de este diciembre duele más que los de otros meses y los diarios anuncian nuevas tragedias. El Cash se ha ido para siempre.

Se aprobó el dictamen que permitirá a los legisladores postular a otros cargos



Finalmente la comisión de Constitución del Congreso aprobó el dictamen que permite a los legisladores postular a cargos en las elecciones para alcaldías y presidencias regionales mientras esté aún en vigencia su mandato parlamentario.
Se ha corregido el artículo 14 de la Ley de Elecciones Regionales, el artículo 8 de la Ley de Elecciones Municipales y el artículo 25 del Reglamento Interno del Congreso, es decir, con esta propuesta, si un legislador fuera elegido y proclamado en un cargo municipal o regional, se produce automáticamente la vacancia y entonces es reemplazado por el accesitario.
Los congresistas olvidaron una vez más que sus labores son de tiempo completo y que el pueblo los eligió para legislar y no aventurar en intentonas politiqueras, lanzando los dados de las posibilidades a la aventura.
La angurria política nuevamente se ha puesto en evidencia, el afán de servicio que debería ser el eje de los congresistas se desmerece y asume su verdadero significado, el interés que prima con una actitud personalista. Si un congresista no puede cumplir a cabalidad su rol principal, menos podrá hacerlo desde una alcaldía o de un gobierno regional. El figuretismo político se impone.
La intención es simple usar el aparato estatal para las campañas políticas, usar la imagen y las facultades que un congresista tiene y que le otorga desde ya cierta ventaja sobre cualquiera de sus competidores, pese a que la Constitución Política, indica claramente que el trabajo de congresista es a tiempo completo, esto no parece importar a los legisladores.
De cualquier forma el trampolín político esta puesto y al margen de que las actuaciones de los congresistas peruanos y de manera particular los cajamarquinos sean brillantes o mediocres es una barrabasada el haber propuesto la modificatoria del artículo 92° de la Constitución peruana donde se precisa que la función congresal es a tiempo completo y el mandato es incompatible con el ejercicio de cualquier otra función pública. Igualmente, el artículo 95° establece que dicho cargo es irrenunciable.
Por qué no arriesgan un poco y si tanto afán hay de servicio al pueblo que renuncien, postulen y si no ganan que tampoco se les permita retornar, eso le daría un poco más de sacrificio a la “abnegada vocación de servicio” de los legisladores peruanos.

VII Festival de Poesía El Patio Azul



El Festival de poesía “el patio azul” vuelve a Cajamarca, desde que el año 2001 se creó este valioso aporte a la cultura y la literatura peruana, cientos de poetas se han congregado en sus distintas ediciones, no solo poetas cajamarquinos estuvieron presentes en tan reconocido festival, poetas peruanos de distintas generaciones, poetas de América, Europa y de todo el mundo se dieron cita entre la ciudad que miraban con admiración y tristeza.
El patio azul es un festival de poesía cajamarquino que surgió para el mundo y que se hizo reconocido internacionalmente, que trepó año tras año en el carromato de la vida y que se consolidó como uno de los más importantes.
Ciertamente le debemos a Alberto Benavides Ganoza el inicio de esta saga de festivales y a su humildad para convocar y amalgamar los criterios más variados en cuanto a ideas, porque la poesía es eso, un sin fin de ideas que brotan del alma y caen al pasto de los días habitados por el tiempo que fluye perenne.
El festival de poesía vuelve una vez más, gracias al empeño del Instituto Nacional de Cultura y de quienes hacen posible continuar con ese sueño que sin ser nocturno es cada vez más azul. Gracias a la triple A,-Asociación de Artistas Aficionados- y a quienes ven el patio un festival de la palabra que es todavía posible pese a la velocidad con que pasan los días y a las millas por segundo con que atraviesa la vida, casi sin darnos cuenta.
El 12 y 13 de diciembre el escenario íntimo pero abierto al mundo de la triple A, abrirá sus puertas a los poetas que golondrinamente – y esta vez si es un acto venerable- vendrán desde otras regiones atraídos de por la palabra hecha verso y voz, hecha poesía.
Se ha pretendido que el patio de este año sea más regional y que se congregue a poetas de todas partes de Cajamarca, de Jaén, San Ignacio, Cutervo, Chota, Santa Cruz, Hualgayoc, Cajabamba, San Marcos, San Pablo, Celendín, San Miguel Contumazá y esos otros que en bandadas o en viajes solitarios vendrán de otras partes como siempre ha sido.
El patio azul vuelve a silenciar el ruido de un mundo vacío y a alborotar con sus versos la protesta, quebrar también el silencio y añadir una página más a la historia de la poesía.VII Festival de Poesía el Patio Azul
El Festival de poesía “el patio azul” vuelve a Cajamarca, desde que el año 2001 se creó este valioso aporte a la cultura y la literatura peruana, cientos de poetas se han congregado en sus distintas ediciones, no solo poetas cajamarquinos estuvieron presentes en tan reconocido festival, poetas peruanos de distintas generaciones, poetas de América, Europa y de todo el mundo se dieron cita entre la ciudad que miraban con admiración y tristeza.
El patio azul es un festival de poesía cajamarquino que surgió para el mundo y que se hizo reconocido internacionalmente, que trepó año tras año en el carromato de la vida y que se consolidó como uno de los más importantes.
Ciertamente le debemos a Alberto Benavides Ganoza el inicio de esta saga de festivales y a su humildad para convocar y amalgamar los criterios más variados en cuanto a ideas, porque la poesía es eso, un sin fin de ideas que brotan del alma y caen al pasto de los días habitados por el tiempo que fluye perenne.
El festival de poesía vuelve una vez más, gracias al empeño del Instituto Nacional de Cultura y de quienes hacen posible continuar con ese sueño que sin ser nocturno es cada vez más azul. Gracias a la triple A,-Asociación de Artistas Aficionados- y a quienes ven el patio un festival de la palabra que es todavía posible pese a la velocidad con que pasan los días y a las millas por segundo con que atraviesa la vida, casi sin darnos cuenta.
El 12 y 13 de diciembre el escenario íntimo pero abierto al mundo de la triple A, abrirá sus puertas a los poetas que golondrinamente – y esta vez si es un acto venerable- vendrán desde otras regiones atraídos de por la palabra hecha verso y voz, hecha poesía.
Se ha pretendido que el patio de este año sea más regional y que se congregue a poetas de todas partes de Cajamarca, de Jaén, San Ignacio, Cutervo, Chota, Santa Cruz, Hualgayoc, Cajabamba, San Marcos, San Pablo, Celendín, San Miguel Contumazá y esos otros que en bandadas o en viajes solitarios vendrán de otras partes como siempre ha sido.
El patio azul vuelve a silenciar el ruido de un mundo vacío y a alborotar con sus versos la protesta, quebrar también el silencio y añadir una página más a la historia de la poesía.

“Mitos del Derrumbe del Socialismo Soviético en la Ideología Neoliberal”



Camilo Valqui Cachi, es cajamarquino, actualmente reside en México desde su exilio. Valqui es uno de los escritores más trascendentales que tiene Cajamarca y uno de los más conspicuos defensores de la libertad a sin trabas, también es poeta por naturaleza y su historia es la de un hombre que se enfrentó al destino desde su niñez hasta la defensa más ardua de sus ideales, uno de los que no se sometió aunque eso le implicó el exilio y la soledad y la posibilidad de los nuevos caminos. Con el auspicio de la UPAGU acaba de presentar un nuevo libro.
En la actualidad es profesor Investigador de la Unidad Académica de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Guerrero en la Universidad Autónoma del Estado de México.
EL LIBRO: Título: “Mitos del Derrumbe del Socialismo Soviético en la Ideología Neoliberal” 168 Páginas, formato Standard, carátula en color, solapas con referencias biográficas. Copyright Camilo Valqui y Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo. Primera edición Noviembre de 2008, 100 ejemplares, editorial Martínez Compañón. ISBN 2008-14712. Internacional Standard Book Number (ISBN).Código de barras 978-603-45225-3-4.
Valqui es autor de más de una veintena de libros y colaborador eximio de revistas con artículos siempre de matices políticos fundamentando a Marx, generando polémicas profundas y hablando sin tapujos en un mundo de hipocresía. Valqui siempre se despercudió de sus temores y esa actitud siempre le dejó huellas y cicatrices, más que las físicas las sociales y a la vez le enrumbaron en nuevos celajes y encontró en México la fórmula exacta para escribir, sobre la angustia de etnias mexicanas, Hondureñas y Salvadoreñas y siempre, porque no desde la distancia y el casi clandestino lugar que a veces habitó refiriéndose a la patria que dejó un día.
Bien puede compararse con el Carlos Marx no muy querido y detestado siempre por la ambigüedad de las clases. Ya lo decía Engels, en su “Discurso ante la tumba de Marx” “… Marx era el hombre más odiado y más culminado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo los absolutistas que los republicanos, le expulsaban. Los burgueses, lo mismo los conservadores que los ultra demócratas, competían en lanzar difamaciones contra él…” Un libro como este siempre será polémico, odiado, pero también querido y amado.
La Universidad Antonio Guillermo Urrelo se ha convertido en el norte de la universidad cajamarquina, esa idea de acoger a Valqui y a otros intelectuales de renombre entre sus recientes publicaciones es una prueba del pensamiento abierto quienes rigen la institución, del buen gusto en las obras que se seleccionan y que un Fondo Editorial no publica cualquier mamotreto como lo han demostrado penosamente otras instituciones. Cajamarca espera otras entregas de dimensiones similares.

lunes, diciembre 01, 2008

Blancanieves








Tenías 3 años cuando llegamos a aquel teatro a ver el famoso cuento, eran los últimos días que nuestras manos se unirían en mucho tiempo. El telón se abrió de repente y apareció la madrastra, la bruja preguntándole a su espejito quien era la más bonita y ordenando al leñador que se lleve al bosque a Blancanieves y la mate o la abandone.

El teatro estaba lleno de niños que miraban impresionados el escenario. Y el leñador llegó al bosque y las hojas de los árboles se agitaban y el leñador sacó su gran cuchillo para cumplir con ese encargo siniestro. Blancanieves estaba de espaldas y no se daba cuenta. Fue ahí cuando tus ojos se turbaron, tus pupilas se dilataron con indignación y te pusiste de pie sobre la butaca de terciopelo gris.

¡Cuidado! ¡Cuidado Blancanieves! Gritaste desde lo más fuerte de tu alma, asustado y preocupado, entonces otro grito se oyó desde el otro lado del pasillo y otro y otro más, en unos segundos eran decenas de niños parados sobre sus butacas gritándole a Blancanieves que tenga cuidado.

Tus cejas arqueadas evidenciaban tu indignación, tus ganas enormes de querer salvarle la vida, de meterte en el cuento y ser un personaje nuevo en esa historia de siglos.

Pero la vida se empecinó en separarnos y con la vida algunas “brujas” malvadas como las del cuento de esa blanca niña. No hubo tiempo para que nadie nos avise y en el bosque de nuestros días alguien degolló la felicidad que nos tomaba de la mano cada día.

Después de cinco años de ausencia uno siente que va llegando la hora de reanudar las viejas batallas y si es preciso morir en una de ellas con la frente hacia las estrellas, con el alma remendada pero con el alma al fin, sin angustias y sin llanto.

La hora del Balcón se va terminando, todo en la vida es cíclico y hay cosas que deben terminar como lo hacen las estaciones, sin forzarlas, sin poner las hojas de los árboles en el suelo para anunciar que el otoño ha llegado, las hojas caen simplemente cuando deben caer y el invierno llega y la primavera, porque nada permanece estático en la vida. Quería que sepas que pude hacerlo, que lo hice, pero ha llegado también el fin.

La misma pena se renueva como las gotas de una lluvia que cae y aunque parezca siempre igual, ninguna es igual a la otra, ninguna tampoco es la misma. Vamos a devorar en un mañana cercano todas las horas que le robaron a nuestros días y habrá tiempo para contarnos las historias que los días se arrastraron a otra orilla, pequeño habitante de mi silencio que ahora tienes 9 años y vives en algún lugar de este mundo que cada vez me parece más grande y en donde quisiera encontrar una voz que me advierta del peligro como solo tú sabías hacerlo a tus tres años cuando aún dormías entre mis brazos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú