Síguenos en FACEBOOK

martes, julio 31, 2007

De los falsos héroes de la patria hasta farsantes de otros linajes




Cuando tenía seis años, uno de mis libros de lenguaje tenía una foto impresionante era la imagen de un cuadro a colores de Francisco Bolognesi luchando ya caído, a punto de quemar el último cartucho. Era hermoso pasarme largas horas imaginando esa batalla desigual, que siempre nos enseñaron a aprenderla con rencor y odio.

Bolognesi es probablemente, junto a Miguel Grau el héroe más importante que en La Guerra del Pacífico, desde el lado peruano, recordamos. Historia belicoso y llena de sinsabores donde no podemos dejar de censurar la actitud rufianesca de Mariano Ignacio Prado quien luego de reunir los fondos para comprar barcos y armas en Europa, partió cruzando el Atlántico y se quedó allí para apropiarse del dinero y del mandado, no volvió hasta 1887, después de la Guerra y nunca dio una explicación de su in conducta. Más manilargo que él, solo Fujimori.

Sin embargo nuestra historia está plagada de héroes no tan ciertos y otros tantos olvidados. Un soldado raso nunca fue reconocido porque había que otorgarle el mérito a un alto oficial y muchos de ellos solo pasaron a la gloria a veces por despistados y otras por mentirosos.

El Coronel Alfonso Ugarte puede que no se haya lanzado del Morro de Arica, Eso decía mi profesor Fermín Saavedra en un colegio Marista donde estudié secundaria, y tenía razón, el caballo ante el tumulto belicoso, el fragor de la lucha y el estruendo de los cañones bien pudo huir despavorido hasta desbocarse en el abismo.

Otro personaje de ascendente carrera fue Leoncio Prado, hijo de Mariano Ignacio Prado, el equivalente al Kenyi de los años 90. A los doce años, Leoncio Prado ya era cabo en el Regimiento de Lanceros de la Unión. A los trece años dejó el Colegio Guadalupe para combatir contra los españoles en la escuadra que navegó al sur de Chile y participó en el combate de Abtao, fue ascendido a Guardiamarina. Luego participó en el combate del 2 de mayo de 1866 en el Callao y fue ascendido al grado de Alférez. A los dieciséis años exploró las grandes vías fluviales de la selva al lado de hombres como Tucker, Werthermann y Tabarra. Empezó meteóricamente por ser el hijo de papá, sin embargo no puede negarse su inmolación y su paso a la historia.

Miguel Iglesias sería uno de los héroes que no fueron tales y que más bien lo que perseguía era el bienestar económico, proteger sus extensas cantidades de terreno y evitar el saqueo en su tenencias territoriales antes que salvar al Perú de una guerra brutal y desigual, tal es así que es tristemente recordado por se el autor del “Grito de Montán”, con el que se abrió paso a las negociaciones de paz durante la Guerra del Pacífico y la entrega de Tacna, Arica y Tarapacá a Chile.

La lista es amplia y tiene raíces profundas. Atahualpa por cobarde, Filipillo por traidor, Chocano por sentirse más español que peruano en una etapa ya Republicana, Vargas Llosa por dejar la nacionalidad peruana y demoler su casa de Barranco luego de perder las elecciones, Fujimori por apátrida y ladrón, Toledo por iluso y soñador.

Por eso Humala quiere ser un héroe, Tongo un cantante y Gisela una estrella, por eso cualquier mequetrefe incursiona en la vida diaria de nuestro Perú, en la política, la farándula o las artes.

Marco Aurelio: El Taurómaco Incorregible



El alcalde cajamarquino ha anunciado un viaje a España para concretar la firma de un proyecto que culminaría con la construcción de un moderno camal que hace tanta falta en Cajamarca, ya que el actual es un simple matadero rústico y casi medieval. Las aguas servidas y la sangre resultante de las ejecuciones son arrojadas al Río San Lucas, justo cuando una minera ha iniciado una campaña patética que aduce que la minería moderna no contamina y que más bien lo que contamina el agua es la basura y lo que en ella se arroja.


El alcalde viajará a España, curiosamente el centro mundial de la tauromaquia. En España hay corridas de toros todos los días en varias plazas, de pasó le hará un “quite” espléndido a los Centros Poblados que habían planificado un plantón para el día siete de agosto. Quite maravilloso que ni Manolete hubiera logrado. A continuación algunas de las más representativas faenas que don Marco podrá espectar aprovechando el tiempo libre que le deje el viajecito.
La primera semana del mes 5 ó 6 corridas, Málaga. Feria de Agosto. 8 corridas que siempre incluyen el 15 de agosto, fiesta de la Asunción, Almería. Feria de la Virgen del Mar.1 novillada y 6 corridas durante la semana de la feria, que coincide con la semana del mes cuyo sábado sea el último de agosto (día de la patrona de la ciudad, la Virgen del Mar),Linares (Jaén). Feria de San Agustín, en torno al 28 de agosto. 4 corridas, Motril (Granada). Feria de la Virgen de la Cabeza. Plaza de Bilbao Bilbao. Semana Grande. 8 corridas desde el domingo posterior al 15 de agosto. Vitoria. Feria Taurina de la Virgen Blanca, a principios de mes, San Sebastián. Semana Grande Donostiarra. A partir del 8 de agosto. Huesca. Feria de San Lorenzo (primera quincena de mes). 5-7 corridas, Madrid. Corridas todos los domingos y festivos, El Escorial (Madrid). Feria de San Lorenzo, el día 10. Ciudad Real. Feria a partir del día 15. Plaza de Cuenca, Cuenca. Feria de San Julián. 3 corridas en torno al primer domingo de mes. Colmenar Viejo (Madrid). Feria de los Remedios. Del 25 al 30 de mes. San Sebastián de los Reyes (Madrid). Feria del Cristo de los Remedios, en torno al día 29, con encierros y corridas de toros. Tafalla (Navarra). Feria a partir del día 15. Estella (Navarra). Feria de San Andrés. A primeros de mes. Toro (Zamora). Feria de San Agustín. Villalpando (Zamora). Feria de San Roque. Pontevedra. Feria de la Peregrina. La Coruña. Corridas sobre el 10-12 de agosto. Plaza de Gijón Gijón (Asturias). Semana Grande. Feria de la Virgen de Begoña. Corridas entre el 10 y el 17 de agosto. El Espinar (Segovia). Feria de San Roque. Calatayud (Zaragoza). Corrida el día 15. Alcalá de Henares. (Madrid) Alfaro (La Rioja) Almagro (Ciudad Real). Estas son solo algunas de las ferias taurinas que se dan en el mes de agosto en tierras ibéricas.


El alcalde anunció la construcción de un corsódromo en el que se invertirían 14 millones de nuevos soles, construcción que serviría más o menos de Coliseo Romano, si bien se nos quiere vender una imagen que nos enganche con el carnaval, ya que supuestamente será un espacio donde se puedan apreciar todo tipo de eventos culturales, como el corso de carnaval entre otros, la función principal será ni más ni menos que la de “Coliseo Romano” es decir, sangre y arena, sangre no de cristianos pero sí de toros de lidia dada la fascinación que don Marco tiene por las reses bravas.


Destinar 14 millones a una plaza de toros, sería descabellado, construir plazas taurinas en pleno siglo XXI usando recursos del canon e imitar al Kuyanito, ex alcalde de La Encañada, no sería permisible, por eso es mejor darle un nombre atractivo y sugerente “Corsódromo” y de paso un camal ¿No sería preferible destinar tanto dinero a obras más urgentes?

La Policía Nacional, sus negligencias y sus consecuencias: Herminio un policía nada nimio



El pasado fin de semana una tragedia remeció la pacífica ciudad de José Gálvez, un miembro respetable de la Policía Nacional, Hamilton Díaz Horna murió heroicamente en pleno cumplimiento de su deber entregando su vida en defensa de una gran cantidad de pobladores que se encontraban inermes ante un hombre ebrio y armado. El agresor fue detenido de inmediato por los colegas del infortunado policía y fue trasladado a la comisaría de Celendín.


Nuestra corresponsal en esa provincia, una profesional de impecable trayectoria quien además se encuentra en condición de gestante, fue impedida de acceder a la información por un miembro de la PNP de la comisaría de Celendín, el subalterno de nombre Herminio a cuyo apellido no hemos podido acceder hasta el cierre de esta edición, además de impedir la labor informativa de nuestra corresponsal la maltrató verbalmente aprovechando su condición de uniformado y haciendo uso de su delirante cobardía. Pese a ello nuestra corresponsal consiguió la primicia misma que publicamos el día de ayer.

El Mayor Heráclito Sánchez Masías, quien ha cambiado la imagen de la Policía Nacional del Perú en esa provincia, con los consecutivos operativos antidrogas que está realizando exitosamente, debería tomar en cuenta las actitudes de algunos miembros de su personal quienes en vez de afianzar esa labor eficaz que está realizando la deslucen y desacreditan con actitudes matonescas de las que la sociedad civil está hastiada.

Algunos policías en los pueblos pequeños suelen sentirse los todopoderosos en una sociedad que espera de ellos ejemplo y disciplina y no abusos, menos execrables bravuconadas que desdicen de una institución de primer orden en la vida de una sociedad civilizada como la nuestra.

La prensa cumple un papel fundamental, el informar es un derecho inherente que no puede ser negado por miembros de la Policía Nacional del Perú, la muerte de un policía en las circunstancias que se dieron en el distrito de José Gálvez es un hecho de interés público al cual ningún policía debía restringir el acceso a la información, menos maltratar a una gestante que cubría un hecho de interés nacional en representación de un medio de comunicación serio y reconocido por su cobertura, local, regional y nacional.

Al cierre de esta edición aún no hemos conseguido el nombre completo del partícipe en este incidente, sería loable que su superior inmediato tome cartas en el asunto para evitar que este tipo de acontecimientos cobardes cesen y no sigan deteriorando la imagen de la PNP

No es justo ni digno que por la cobardía de un elemento se juzgue mal al conjunto de miembros, no es justo meter en el mismo saco al nuevo héroe de la PNP Hamilton Díaz Horna, quien ofrendó su vida en el fiel cumplimiento de su deber con un valentón de pacotilla que arremete contra una dama.

No sería digno agrupar a todos en un mismo nivel. Por eso mientras unos maltratan a señoras embarazadas otros ascienden a las estrellas de la inmortalidad y de la gloria eterna. No sería digno agrupar a todos en un mismo nivel. Por eso mientras unos maltratan a mujeres embarazadas otros ascienden a las estrellas de la inmortalidad y de la gloria eterna.

Shilicos




“La historia moderna de Celendín empieza con la fundación política de la ciudad, el 19 de diciembre de 1802 , gracias a los esfuerzos previos del obispo de Trujillo Baltazar Jaime Martínez de Compañón y Bujanda, quien empujó el proceso de compra de una hacienda por sus arrendatarios, lo que culminó con el surgimiento de la actual población en una hermosa planicie al nororiente de Cajamarca”.


El gentilicio de Celendín es “celendino”, sin embargo los modismos regionalistas le dan la denominación de shilicos, designación que se ha institucionalizado y debido a sus productos emblemas y tradicionales como el chocolate y los sombreros nace el modismo “eres más shilico que el chocolate” cuando se refieren a un celendino autóctono.


El celendino se caracteriza por su ingenuidad, heredad que le ha venido por años y en la que los historiadores e investigadores no han llegado a un consenso, se dice que un grupo de judíos se asentó en la zona, de donde devendrían las generaciones actuales, a ello se le atribuye el color blanco de la piel y esos rasgos fisonómicos casi europeos que los distinguen notablemente, las mujeres de esta zona: José Gálvez, Sucre y Celendín son las mujeres más bellas de la región, solo comparadas con las de Chota, Chugur y Hualgayoc.


Un shilico es comparado a un gallego en España su acento cantarín y su ingenuidad extrema han dado fama a un pueblo enclavado en la cordillera andina. Muchas mujeres de esta tierra son bellos rostros del modelaje y la televisión en el Perú y sus artistas incomparables han dado fama no solo a Celendín sino al Perú entero. Nazario Chávez Aliaga, celendino, nos dejó un legado maravilloso de cinco increíbles tomos denominados “Monografía del departamento de Cajamarca” además de una serie de novelas y poemarios, Julio Garrido Malaver, notable poeta dejó un legado poético al Perú y el mundo, Jorge Wilson Izquierdo, Juvenal Vilela, el caricaturista autodenominado “El Vrocha” entre otros son testimonio de su arte y trascendencia.
Se dice que esa herencia judía, además de los rasgos genéticos, le proporcionó rasgos de personalidad inherentes, dentro de ellos la avaricia que desencadena en una extrema tacañería, sin embargo gran parte de lo expuesto queda en el tema de la especulación y la intriga, lo que sí es comprobable es la bondad de su gente, la calidez de su mirada y la discreción de sus sonrisas.
Celendín es un pueblo donde aún los taxis no han invadido el aire de su ciudad apenas las mototaxis y si uno se olvida algo en sus asientos, el conductor lo busca a uno hasta encontrarlo y le devuelve lo extraviado. El hablar cantarín le da a la gente un aire de bondad inigualable.
Sin embargo los días aciagos llegan con el tiempo y una nueva generación empieza a florecer como espinas, una generación joven que consume drogas y licor en la nocturnidad de sus calles, una generación que ve con tristeza cuando un policía libera a un preso para enviarlo a comprar cerveza… Y el preso regresa con el mandado y vuelve a su celda.


Celendín es un pueblo detenido en el tiempo, de paisajes bellos, de anchas calles y viejas casas llenas de historias. “La historia de nuestros pueblos está escrita en papel sellado” decía Ciro alegría, es hora de que la empecemos a escribir en papeles blancos con nuevos tintes de verdad para aliviar el camino de los que después vendrán, cuando ya no estemos, cuando ya nos hayamos ido.

A río Revuelto ganancia de pescadores: Werner y Doris… y una pesca nada milagrosa




Hace unos días nuevamente el centro histórico de nuestra ciudad fue escenario de marchas callejeras que insultaban a la política asumida por el actual gobierno, al paro de trabajadores del Sutep se sumó la convocatoria a la paralización de la CGTP. Los trabajadores estatales marchaban por las calles de la ciudad despotricando contra todo lo que tuviera que ver con el gobierno aprista. Pero su paranoia llegó a límites insospechados cuando una pobre mujer quien vende platos fríos en la puerta de la casa del partido aprista fue una víctima inocente del saqueo y vandalismo de un grupo de sediciosos que además de insultarla le arrebataron parte de sus productos y enseres.

Definitivamente el río había sido agitado, revuelto y los oportunistas de siempre no estaban dispuestos a dejar pasar esta oportunidad y demostrar sus malos hábitos de arribismo y oportunismo. Humala en Lima se unió a la marcha exigiendo un nuevo presidente y empezó con el discurso enfermizo de siempre, aquel que habla de la patria libre y soberana. Mientras su seguidor Werner Cabrera marchaba gritando enloquecido en pro de la defensa de los profesores, olvidado de la Comisión de Cultura congresal a la que él pertenecía y olvidando el bochornoso espectáculo que protagonizara días antes en una conocida cantina en nuestra ciudad.

Subido en un improvisado tabladillo en la Plaza de Armas y mientras cuatro ayayeros (cargantes, empalagosos, franeleros, sobones) le agitaban banderas humalistas el improvisado congresista empezó su elocuente y turbador discurso, lo chavista le salió de inmediato, hizo alarde de ser el embajador de Venezuela y advirtió ser tenaz defensor de los derechos de los profesores que en su congoja veían en él a un hombre que podía redimirlos de su lucha y sus protestas. Werner sabía que el río revuelto de los días había dejado muchos peces del Sutep en las calles y era momento oportuno para lanzar las redes de la apología barata para ganar adeptos dolidos y desesperados y no dudó en salir a la palestra pese a haber sido el hazmerreír de la prensa nacional y local luego de su penosa aparición en un medio televisivo, donde ebrio e iracundo maldecía tal cual lo hace su jefe Ollanta de un gobierno en donde él es un engranaje más.

Lo mismo sucedió con Doris Cabanillas quien sumándose a las protestas formó parte de una marcha antigobierno, aquel personaje que poco tiempo atrás se fotografiaba feliz a lado de Alan García, esta vez lanzaba peroratas anti apristas y exigía la cabeza del presidente y un cambio inmediato de gobierno, se olvidó que había postulado sin éxito a una curul por el Partido Aprista Peruano, se olvidó que intentó ser regidora por el mismo partido y se lanzó a la aventura de pescar en un río revuelto aunque olvidó que las redes de su popularidad se habían roto hacía tiempo.

El Sutep criticó la presencia oportunista del primero y el Partido Aprista se indignó ante la actuación de la segunda a quien calificó de traidora. El oportunismo y la traición son dos defectos abominables en la política peruana. Más valdría que Cabrera defendiera el Bosque de piedras que esta siendo dinamitado por caleras que trabajan para las mineras a las que él odia, antes que estar presentándose en las plazas públicas como embajador venezolano. Los bosques se ubican en Chota, en su tierra natal, justifique sus honorarios defendiendo a quien lo llame no lanzando redes bolivarianas en los ríos revueltos de nuestra patria.

De raza le viene al galgo… El caos de un poeta desubicado




El poeta Mario Florián, uno de los más insignes hombres de letras que tuvo el Perú fue también uno de los más ilustres soberbios literatos, varias anécdotas hacen referencia a sus desatinos cuando esgrimía su vanidad. Al profesor Sanramonino Francisco Sarmiento le negó una entrevista por el sólo hecho de que éste no ostentaba el título de periodista. Al reconocido Luzmán Salas le increpó que antologara a más de cien poetas su monumental obra “Poetas de Cajamarca” cuando, según Florián, Cajamarca en toda su historia sólo había tenido a tres poetas notables, por supuesto él, Garrido Malaver y Amalia Puga.

Es noche de viernes y dos amigos, poetas importantes me han invitado a presentar el libro de un tercero, a quien no conozco pero tengo referencias que es sobrino de Mario Florián, que ha vivido en Europa por varios años y que está en Cajamarca para presentar un nuevo libro.

Faltan diez minutos para las ocho de la noche, el ambiente iluminado y apacible y noble espera a los invitados para la presentación del poemario, alguien me presenta al poeta que debutará en Cajamarca esta noche, él me dice que se acostumbró a la hora inglesa con un tono amenazador. En diez minutos empezamos con los que haya, sentencia. Yo creo que esta loco porque solo habemos cinco personas a esa hora. Tiene un aire a Toledo, el ex presidente.

La gente va llegando y a las 8 con 30 empezamos a presentar el libro, él está disgustado. Ha pedido de mi amiga Marcela que es la directora del INC funjo de maestro de ceremonias, hablamos todos un poco, también el poeta venido de Europa y sobrino de don Mario. Y empieza el castigo. Su libro ha sido edición agotada en varios países, nos dice. No quise publicarlo pero me quitaron unos norteamericanos y unos árabes y lo publicaron, prosigue. Yo empiezo a sentir vergüenza ajena. Nos habla de Europa como si aquí en Cajamarca viviéramos en la prehistoria. Empieza a desvariar ebrio de soberbia, nos habla de su inglés y de su libro bilingüe. De su departamento y del dueño del departamento que es un Pakistán dice, por decir pakistaní, empiezo a darme cuenta que se está burlando de nosotros. Pregunta a los poetas cuajados que están a su lado y que le hicieron el favor de presentar su… libro, si han leído a autores con nombres impronunciables en inglés, quiere humillarlos. Algunos se ponen de pie y se marchan.

Exige una rueda de preguntas porque se cree un sabio. Un despistado le pregunta por Vallejo y él responde que en Inglaterra existe un tal Shakespeare y que es mejor. Sin embargo en el colmo de su desfachatez dice que conoció a un vecino de Vallejo que tenía 105 años. Me indigno, nos ha visto la cara de tontos a todos, se burla de nosotros y ni siquiera ha podido pronunciar con claridad el nombre de Ferdinand De Saussure, el lingüista suizo. Me siento incómodo, avergonzado de haber presentado a alguien que piensa que escribimos en piedras y vestimos pieles.

Debo concluir la presentación de tan patética noche, antes advierte que sus libros cuestan 20 soles y ni un sol menos porque ha traído solo siete desde Londres. Yo pienso que es el mismo número de libros que va a regresar a Londres, porque nadie va a comprarle ni uno solo. Porque es igual a su tío, porque se ha reído agudamente de nosotros. Por engreído.

Antes de terminar la presentación le aclaro que en Cajamarca ya tenemos Internet, que ya sabemos leer, que tenemos una asociación de poetas y escritores. Me hubiera gustado decirle que el gentilicio de Pakistán es pakistaní y que Ferdinand De Saussure es suizo y no francés, pero no valía la pena ya. Por eso prefiero dejar mi copa de vino y me escabullo entre la noche cargando una ajena vergüenza, arrepentido de haber venido.

viernes, julio 20, 2007

El tigre volvió a rugir




Hace apenas unos días, la última semana de junio, el Presidente de la República a través del Ministerio del Interior hizo un reconocimiento público a todos los suboficiales y oficiales que participaron en el operativo de desalojo al Mercado Mayorista de Santa Anita. Dentro de los reconocimientos no podía faltar la meritoria presea al Cajamarquino que comandó el operativo y quien fue el responsable directo de la elaboración del croquis de la Intervención. Alfonso Chavarry Estrada.

EL Ministro Luis Alva Castro Calificó al operativo de “Impecable y transparente” El operativo, único en su género no reportó muertos ni heridos de gravedad, apenas unos heridos leves de parte de las fuerzas especiales que comandaron el desalojo. El Presidente de la República calificó el hecho de exitoso, además de haber cumplido con todas las recomendaciones encomendadas por el Ministerio del interior y devolver a la patria un estado de calma en tiempos violentos, en los cuales estamos acostumbrándonos a noticias sangrientas y beligerantes.

El “Tigre Chavarry” fue condecorado como el jefe del operativo que devolvió al Perú la paz que por varios días se vio interrumpida por un grupo de revoltosos. El presidente García manifestó: ”Ha triunfado la democracia y se ha hecho respetar el estado de derecho. Quiero felicitar a la Policía Nacional por esta operación importante en su vida institucional y en un momento en que el país reclama que cesen los actos de violencia y de usurpación y que se encuentre el camino a la ilegalidad. El Perú está en el camino de las grandes inversiones y lo primero que teníamos que hacer es, precisamente, garantizarlas, por ello es este reconocimiento”

Chavarry, con su acostumbrada humildad agradeció el reconocimiento y renovó su compromiso de seguir luchando por el bienestar del país y donde su comando decida, además de seguir luchando a favor del engrandecimiento de su patria.

Al coronel Chavarry le ha ido bien por cada lugar que ha sido destacado, pese a estar proscrito de su natal Cajamarca por actitudes serviles de algunos funcionarios del gobierno, él sigue cosechando los frutos de esa siembra buena que hizo a lo largo de su carrera. Mientras él es premiado y reconocido por su labor en tierras distantes aquí sólo un remedo triste pulula desorientado tratando de hacer efectiva la fórmula que “El Tigre” encontró, aquella que tuvo en jaque al hampa y a la delincuencia y a los más oscuros intereses de una región que ha empezado a desdibujar la paz y seguridad que Don Alfonso nos dejó.

Los Gallinazos sin plumas de Cajamarca




Hace unos años Cajamarca era una ciudad apacible, la mina aún no había llegado y los pocos taxis que entonces circulaban por la ciudad se deslizaban sin premura por las calle casi deshabitadas de gente. Los días domingos eran silenciosos y apenas un desfile parco hacía ruido por la mañana. Pero la ciudad fue creciendo y un día a comienzos de los 90 llegó una caravana de carros inmensos rumbo a la mina, la mina se había descubierto y se aprestaba a instalarse en un lugar que pocos conocían. La ciudad siguió creciendo más y más cada día, con la mina llegó el movimiento comercial a gran escala, la gente de otras ciudades se fue apostando en nuevas urbanizaciones y nuevos barrios, la prostitución un día apareció vestida con falda corta y perfume denso en la plaza de armas y en las arterias de la periferia. La mina trajo movimiento económico y dinero, pero también como una estela a ella la prostitución y la delincuencia la siguieron, esa contaminación social de la que poco se habla, esa contaminación que instauró más de cincuenta clubes nocturnos en Cajamarca y que patentó poderosas bandas delincuenciales que “trabajan” a vista y paciencia de las autoridades. Si algo nos roban sabemos quien lo hizo y sabemos en donde podemos encontrar lo que nos fue sustraído y debemos “recomprar“ lo que nos pertenece, algo de complicidad hay en ello.

Nuestra ciudad se empezó a poblar de hombres de trajes marrones con chalecos antibalas y de fríos inmensos. La palabra Watchman proveniente del inglés, luego se castellanizó, se peruanizó y se convirtió en guachimán o huachimán y Cajamarca se pobló de vigilantes nocturnos porque se convirtió en una ciudad insegura.
La ciudad para entonces se había extendido quebrando las fronteras verdes del cada vez más pequeño cinturón ecológico, y nuevas líneas de combis y microbuses fueron necesarios para cubrir este crecimiento vertiginoso que se producía a diario.


Con todo ello también aparecieron una especie de hombres nuevos dedicados a un oficio nuevo, mujeres pobres y niños famélicos que se disputan las bolsas negras de basura con los perros, aquellos que buscan en los restos de otras vidas, fragmentos de algo que ellos mismos desconocen, a veces panes rancios, frutas olvidadas o restos de golosinas de alguna fiesta. Pero en realidad esas son añadiduras a la búsqueda que estos seres realizan, el botín principal está en el reciclaje de cartones, plásticos y uno que otro objeto que siempre puede tener un precio en los suburbios. Lo recogen en todas partes y hay un grupo de oficiosos pobres que laboran en esa búsqueda penosa en el botadero ubicado a la salida de nuestra ciudad, rumbo a la costa.
Cuando alguna vez leí por vez primera: “Los gallinazos sin plumas” de Ribeyro, un mundo mágico me circundaba con la historia que parecía lejana a mi realidad y que definitivamente en esos días eran una utopía en Cajamarca.

Hoy nuestra ciudad tiene esta especie misteriosa de niños y mujeres pobres, de ancianos que hurgan en las bolsas llenas de desperdicios y sobras, en ellas a veces encuentran lo que la sociedad les niega, lo que el Estado les mezquina. Una bolsa negra siempre será una caja de sorpresas para ellos, una bolsa negra como los gallinazos, negra como el alma de los que los olvidaron, como los días que los aguardan. Como sus miradas y su hambre… Como los trajes de la vida cuando ha llegado la muerte.

Shilicos



“La historia moderna de Celendín empieza con la fundación política de la ciudad, el 19 de diceimbre de 1802, gracias a los esfuerzos previos del obispo de Trujillo Baltazar Jaime Martínez de Compañón y Bujanda, quien empujó el proceso de compra de una hacienda por sus arrendatarios, lo que culminó con el surgimiento de la actual población en una hermosa planicie al nororiente de Cajamarca”.

El gentilicio de Celendín es “celendino”, sin embargo los modismos regionalistas le dan la denominación de shilicos, designación que se ha institucionalizado y debido a sus productos emblemas y tradicionales como el chocolate y los sombreros nace el modismo “eres más shilico que el chocolate” cuando se refieren a un celendino autóctono.

El celendino se caracteriza por su ingenuidad, heredad que le ha venido por años y en la que los historiadores e investigadores no han llegado a un consenso, se dice que un grupo de judíos se asentó en la zona, de donde devendrían las generaciones actuales, a ello se le atribuye el color blanco de la piel y esos rasgos fisonómicos casi europeos que los distinguen notablemente, las mujeres de esta zona: José Gálvez, Sucre y Celendín son las mujeres más bellas de la región, solo comparadas con las de Chota, Chugur y Hualgayoc.

Un shilico es comparado a un gallego en España su acento cantarín y su ingenuidad extrema han dado fama a un pueblo enclavado en la cordillera andina. Muchas mujeres de esta tierra son bellos rostros del modelaje y la televisión en el Perú y sus artistas incomparables han dado fama no solo a Celendín sino al Perú entero. Nazario Chávez Aliaga, celendino, nos dejó un legado maravilloso de cinco increíbles tomos denominados “Monografía del departamento de Cajamarca” además de una serie de novelas y poemarios, Julio Garrido Malaver, notable poeta dejó un legado poético al Perú y el mundo, Jorge Wilson Izquierdo, Juvenal Vilela, el caricaturista autodenominado “El Vrocha” entre otros son testimonio de su arte y trascendencia.

Se dice que esa herencia judía, además de los rasgos genéticos, le proporcionó rasgos de personalidad inherentes, dentro de ellos la avaricia que desencadena en una extrema tacañería, sin embargo gran parte de lo expuesto queda en el tema de la especulación y la intriga, lo que sí es comprobable es la bondad de su gente, la calidez de su mirada y la discreción de sus sonrisas.
Celendín es un pueblo donde aún los taxis no han invadido el aire de su ciudad apenas las mototaxis y si uno se olvida algo en sus asientos, el conductor lo busca a uno hasta encontrarlo y le devuelve lo extraviado. El hablar cantarín le da a la gente un aire de bondad inigualable.

Sin embargo los días aciagos llegan con el tiempo y una nueva generación empieza a florecer como espinas, una generación joven que consume drogas y licor en la nocturnidad de sus calles, una generación que ve con tristeza cuando un policía libera a un preso para enviarlo a comprar cerveza… Y el preso regresa con el mandado y vuelve a su celda.

Celendín es un pueblo detenido en el tiempo, de paisajes bellos, de anchas calles y viejas casas llenas de historias. “La historia de nuestros pueblos está escrita en papel sellado” decía Ciro alegría, es hora de que la empecemos a escribir en papeles blancos con nuevos tintes de verdad para aliviar el camino de los que después vendrán, cuando ya no estemos, cuando ya nos hayamos ido.

Los maestros que el tiempo se llevó




Tuve dos profesores maravillosos en primaria, el primero fue Alindor Quiroz, un hombre risueño de tierna mirada que muchas veces me habló de la vida, fue quien descubrió a mis siete años, mientras me pedía que leyera una poesía a Cristóbal Colón, que yo ostentaba una miopía severa.


Me pidió hablar con mi madre y le comunicó, al día siguiente, que debía llevarme al único oftalmólogo de la ciudad. A los dos días llegué a la escuela convertido en un raro espécimen cargando unas gafas con pesadas lentes. Cuatrojos, me llamaban los menos creativos, a los siete años me hacía infeliz la idea de no pasar desapercibido con ese artefacto tan poco usual sostenido en mis orejas.Aprendí mucho de Alindor, era un maestro verdadero, con cartapacio y cabello engominado, pulcro vestir y correcto hablar, si alguna vez tuve un ídolo a esa edad fue él. Me enseñó a moldear la arcilla y los días venideros de mi vida, que España es un país de Europa y que el pan compartido era más dulce que la miel. Me leyó cuentos y me hizo aprender poesías que me hacían sentir menos triste cuando pensaba en los Carmona, aquellos compañeros míos que eran lustrabotas.El tiempo se encargó de alejarme de aquel buen hombre y entonces conocí a otro maestro, Tobías Cruzado, un músico eximio que inventaba canciones y nos llevaba a la radio a casi medio salón de clase, no éramos buenos para el canto pero a él no le importaba y nos mentía con una sonrisa. Tocaba acordeón y también la guitarra, cualquier instrumento entre sus manos era un canto de sirenas que atraía a multitudes. Cuando llegaba a clase se ponía siempre un blanco guardapolvo. Su alma de artista le hacia inventar canciones brillantez y hasta había grabado discos de vinilo que lucía orgulloso y feliz.
Ambos maestros al entrar al salón hacían gestos de cortesía a los saludos que recibían, ambos siempre limpiaban la silla y el pupitre con blancos pañuelos antes de empezar la clase. Sus sesiones de aprendizaje eran cátedras de la vida y de las ciencias. Predicaban y cumplían sus prédicas a cabalidad. Eran gente honesta y bondadosa, aquellos que enseñaban a ceder la vereda y a colocar la silla para que se siente una dama, aquellos que me hicieron aprender que el verdadero valor de los hombres está en su interior y no en el brillo de fuera.


Y como todos también, luchadores incansables, como todos defendían sus derechos dignamente, con hidalguía y entereza, con tenacidad y con respeto. En alguna huelga los vi años después reclamando con decencia, caminando por la calle y aplaudiendo con dignidad. No los imagino nunca protagonizando escándalos públicos, quemando llantas ni lanzando piedras.


Esa ola gigantesca que es el tiempo, se encargó de varar mis días a otras playas, de arrastrar mi vida lejos de esa isla feliz que fueron sus sabias enseñanzas. Esos maestros increíbles también fueron arrastrados por el tiempo inclemente a retiros esperados. Dejaron de escribir sus días con tizas polvorientas y empezaron a borrar sus días con almohadillas de tristeza. Había que dejar el lugar para otros y ellos lo sabían bien.


Después de ellos una generación distinta llegó, una generación de profesores forjados en climas violentos, entre gases lacrimógenos y smock de llantas de caucho, entre insultos y pedradas destruyendo ventanales públicos y privados. Una generación incapaz de predicar con el ejemplo, una generación desatinada con la que se pretende que un alumno lea doce libros al año cuando los educadores no leen dos al año, otros ni siquiera uno… Salvo las excepciones que se volvieron una especie rara, en extinción, una especie cada vez más difícil de encontrar en este mundo, una generación como la de Tobías y de Alindor una de aquellos maestros que nunca más volverán.

La paraskavedekatriafobia o friggatriscaidecafobia o simplemente fobia a los viernes 13




¿Se ha dado cuenta que día es hoy? mire la parte superior del periódico. Hoy es viernes 13. No se sabe con exactitud en qué momento empezó la tragedia para el viernes trece, aquella que lo condenó a ser un día fatídico y tenebroso capaz de hacer temblar a muchos, su influencia es tal que existen en el mundo una población de 17 millones de seres humanos que sufren una terrible fobia, la enfermedad: La paraskavedekatriafobia, la que es tratada por especialistas con complejos sistemas terapéuticos. ¿Quién no recuerda la saga fílmica del mismo nombre, cuyo protagonista es el asesino Jason Voorhees?

El origen de los viernes 13 tiene más raíces históricas que míticas, se dice por ejemplo que fue un viernes 13 en que los miembros de la Orden del Temple (grupo de carácter religioso y militar cuya historia también está llena de leyendas) fueron arrestados y asesinados por el rey Felipe IV, El Hermoso.
Algunos historiadores afirman que otra parte del miedo al viernes proviene de religiones no cristianas, como la de los pueblos del norte de Europa. En inglés, el viernes (Friday) recibió este nombre por la diosa de la mitología nórdica Frigg, (Friday, Día de Frigg), que presidía sobre el amor y el sexo. Esta figura femenina poderosa fue caracterizada por la Iglesia medieval como una bruja, de quien se aseguró que se reunía con otras doce brujas, haciendo un total de trece. Es posible que haya una relación estrecha entre esta diosa y su equivalente romano, Venus, la diosa del amor, de cuyo nombre procede la palabra española Viernes (del latín dies veneris, día de Venus).
Otra teoría asegura que a este número se le adjudica el calificativo de “siniestro” porque con Jesús, ya eran 13 las personas a la mesa durante La última cena; después de compartir esa comida, Cristo fue encarcelado y crucificado, por cierto, en un viernes.

Los anglosajones pierden un promedio de 800 a 900 millones de dólares cada viernes trece debido a la cancelación de vuelos, cierre de establecimientos, personas que ese día no trabajan y algunos que ni siquiera se levantan de la cama. En muchos otros países los edificios carecen de piso 13, tienen 12 A y 12 B luego pasan al piso 14 y varias compañías aéreas como Lufthansa, por ejemplo, han suprimido la fila trece de sus asientos para saltarse a la 14.

Está demostrado científicamente que los viernes 13 se incrementan los accidentes de tránsito y otro tipo de accidentes, como los domésticos, laborales y escolares, probablemente se deba a una predisposición psicológica por la mal ganada fama de este día.

El viernes 13 de abril de 2029, el Asteroide 2004 MN4 pasará peligrosamente cerca de la Tierra, pero no habrá colisión. Eso ha informado la NASA, sin embargo siendo el viernes 13 un día tan tristemente célebre no sería extraño que los cálculos previstos por los científicos de la Nasa sean erróneos y la historia de la humanidad empiece a reescribirse.

La satanización de este día es injusta hoy como cada día sucederán tragedias agrandadas por la coincidencia de la fecha, por eso es mejor tomar algunas precauciones, evadir esas cáscaras de plátano que dejaron los profesores tiradas en las veredas luego de su manifestación, cruzar la calle con sigilo para no tropezar en el pavimento cuarteado o simplemente evitar pisar ese medidor de agua que Sedacaj olvidó componer, el buzón sin tapa…

jueves, julio 12, 2007

Hualgayoc: Ese botín minero que los bandidos no están dispuestos a dejar




Hualgayoc es un pueblo que surgió en 1771, cuando la colonia se imponía con sus tiranos y su pillaje. El pueblo surge como un asiento minero que era tan rico que fue comparado con las minas de Potosí. Inmediatamente el pueblo surgió entre el frío y la niebla y familias acaudaladas limeñas fueron a explotar las minas que en el famoso cerro mineral existían. Olayazabal, Santolalla, Imaña, Della Porta, Silva Santisteban, Gálvez, Paz, Rodríguez, Bernal, Arana, Espinaca, Iglesias entre otras distinguidas familias fueron los más prósperos mineros de aquella época.

Desde aquel entonces empezó la tragedia, el pueblo fue el trampolín para cientos de familias que amasaron fortuna en sus escarpados cerros y que nada dejaron a cambio, después de más de 200 años de minería el pueblo sigue, aunque parezca increíble, con algunas casas que aún tienen techo de ichu.

La minería colapsó en la década del ochenta y fue rematada con la dictadura de Fujimori, empresas mineras como Vidalón, Colquirrumi, Imasilsa, Emilio Montoya, Carolina, El Banco Minero del Perú y San Nicolás colapsaron y con ellas el pueblo se convirtió en un fantasma que se disolvía entre la neblina de su altura.

Hoy una empresa minera ha conseguido la licencia social para explotar un yacimiento aurífero que ha transformado la geografía de la zona y ha hecho serios daños en el sistema natural de su hidrografía, tema que por cierto, a los ecologistas que en Cajamarca se rasgan las vestiduras, no les interesa para nada. Quizás atacar a la minera Gold Fields no les sea rentable.

Las pasadas elecciones un nuevo alcalde se hizo del asiento municipal, ante cinco rivales de dudosa catadura moral y de los cuales dos viven y laboran en Cajamarca, de cualquier modo ya que las fofas leyes peruanas lo permiten valía la pena probar suerte, sin embargo la democracia fue sabia y supo elegir a un hombre sin antecedentes políticos que en el Perú son peores que los penales. Ismael Becerra Prado ganó con transparencia, sin embargo los perdedores incluido el alcalde saliente urdieron un plan para desestabilizar ese meritorio triunfo e inventaron un seudo documento que comprometía a Ismael Prado con el saliente alcalde en ilícitos de repartijas. Para difundir la noticia se valieron de un diario amarillista de circulación local quien en primera plana exhibía el doloso titular tratando de fraguar unas elecciones limpias y sobretodo la moral de un hombre nuevo en política y sin antecedentes penales a diferencia de los otros cinco quienes hasta tienen procesos por homicidio.

A Ismael Becerra Prado, alcalde electo de Hualgayoc se le imputan muchas cosas, pero todas infantiles: falta de preparación, procedencia campesina, desconocimiento de política. Y es justamente esas supuestas debilidades las que lo colman de fortaleza, un hombre que no sabe de política es un hombre nuevo dispuesto a saltar al lodazal.

Hualgayoc es un botín tentador para cualquier filibustero de poca monta como aquellos candidatos que perdieron y que en su descontento pretendieron derribar una democracia instaurada, El dinero que la minera Gold Fields genera y generará ha hecho que muchos hualgayoquinos se acuerden ahora de su tierra.
Sería bueno que las agrupaciones ecologistas o aquellas que presumen de serlo, hagan ahora un inventario de manantiales y humedales. En Hualgayoc antes brotaba agua por donde se cavase, hoy un carro cisterna de Minera Gold Fields reparte agua, mientras tanto los candidatos que perdieron lambisquean sus heridas.

lunes, julio 09, 2007

Del Sutep, las religiosas y la lista de Schindler




Me llaman para avisarme que Pamela, mi sobrina de seis años, está en su colegio y la profesora no ha ido porque se ha aunado a la huelga del Sutep. Como la maestra decidió sumarse a los huelguistas una sección entera ha quedado en el desamparo, los niños, todos pequeños, traviesos y juguetones han quedado en un salón que ha empezado a llenarse de murmullos, gritos y blancas travesuras.

Llego hasta el colegio y me encuentro con un tumulto de padres buscando alguna información sobre sus hijos. La inmensa reja de metal está cerrada y una señora con cara de loca y gruesos anteojos toma los nombres que le dictan desde fuera los preocupados padres. La mujer grita tratando de poner orden al tumulto y el bullicio, como si su desaforo fuera a calmar ese grupo de gente dispuesta a todo con tal de conseguir que anoten el nombre de sus hijos en esa libretita para que puedan salir.

Los padres hacen uso de cualquier recurso para llegar a la reja, todo vale, codazos, pellizcos, empujones, gritos, pisadas, cualquier ardid es usado para demostrar que el Perú también es una cola desordenada donde todos quieren ser primeros y donde los que llegan al último son los que más pugnan por alcanzar la delantera. Algunas señoras usan ardides poco eficaces como “dejé la cocina encendida, se me va a quemar el arroz” “he pedido permiso por unos minutos y ya estoy media hora” “Tengo a mi hija menor en cama y está con fiebre” De cualquier manera ningún argumento convence y la mujer de gruesos anteojos, que sospecho es religiosa, aunque no lleva hábito, sigue anotando con paciencia los nombres que va escuchando.

Desde el fondo, parada junto a una puerta, una religiosa obesa, vestida con hábito y con las manos en la cintura, contempla la escena risueña, como si algo de risible tuviera el estar esperando en una reja bajo un sol abrasador y con un grupo de aprendices de cachascán. La religiosa mira impávida desde su distancia. Una voz pregunta a la mujer de anteojos – ¿Hasta cuándo no habrá clases? No sé, responde la gorda, -Traigan a sus hijos todos los días- Pienso que además de fea y malgeniada está loca. Traer a los niños todos los días mientras la profesora está en huelga y repetir esta triste escena cada día.

De pronto una manito se alza tras la mujer obesa, unos ojillos revoltosos me miran pidiendo auxilio. Es Pamela quien hábilmente se ha logrado escabullir por la religiosa de hábito oscuro que custodia la puerta del fondo. Veo su desesperación. Elevo mis manos sobre las cabezas de los ya cientos de padres que siguen en el fragor de la lucha. Me siento un judío en un campo de concentración ahora entiendo a Schindler y su lista. La mujer gorda sigue anotando en esa lista a los que serán liberados.

Pamela se dirige resuelta a una mujer joven que está en una caseta, le conversa algo, parece que trata de convencerla que es la hora de su liberación. La mujer estira el cuello, aparece su cabeza, parece una tortuga inmensa, sale de su caseta y se dirige a la reja, pregunta entre el barullo con quien irá Pamela. Le alzo la mano y me mira con detenimiento. Abre la puerta. Pamelita sale con su maletín, sale a gatas por entre las piernas de los padres que siguen esperando y que me miran con cara de pocos amigos debido a mi buena fortuna.

Pamela me entrega su maletín que debe pesar diez kilos y me dice que estaba asustada porque le dijeron que lanzarían bombas… Además la reja cerrada y la mujer gorda haciendo una lista… La abrazo y le digo que le mintieron. Y empezamos a caminar tomados de la mano mientras pienso en la Lista de Schindler.

Marco Aurelio: Historia de un alcalde que prefería los toros a los libros




Cajamarca es el departamento más aficionado a la tauromaquia. Todo el año, los doce meses, cada semana, suceden acontecimientos taurinos en alguna provincia, distrito o caserío. Las corridas de toros o encierros taurinos se suceden uno tras otro en plazas improvisadas, en plazas de ladrillo y de cemento, plazas de madera o plazas cavadas en la tierra, no importa la forma en que ésta se haga ni el material de la que haya sido construida, solo importa ver al toro atolondrado y asustado siendo perseguido por un personaje vestido de mujer, generalmente de traje color rosa, quien luego de aturdir al toro argumentando una supuesta valentía, lo tortura lentamente hasta asesinarlo con impunidad.

Probablemente la tauromaquia sea el legado más vergonzoso que los españoles nos dejaron, costumbre que los siglos convirtieron en tradición hasta cristianizarse en una prioridad. Y lo más triste es que este tipo de espectáculos cuentan con aval del Instituto Nacional de Cultura, porque es un “evento cultural” ¿Qué tiene de cultural un espectáculo en el que un hombre vestido con licras y luces persigue a un animal inerme, asustado y hambriento para luego arponearlo con seis estacas y finalmente incrustarle un sable varias veces en el cuerpo hasta que el pobre animal se desplome y aún estando vivo se le corten las orejas y en algunos casos hasta el rabo?

El alcalde de Cajamarca es un amante pertinaz de la tauromaquia y es libre de elegir sus pasiones por descabelladas que estas nos parezcan, al final es un derecho que le corresponde y hace uso de él. Pero lo que el alcalde de Cajamarca no puede hacer, es pasearse por cuanto ruedo taurino se suscita en provincias, distritos, caseríos, centros poblados, etc. Mientras nunca hace una aparición en los actos culturales como presentaciones de libros o presentaciones artísticas que suceden cada semana en nuestra ciudad.

Peor aún, cerrar el Fondo Editorial Municipal que en la gestión anterior editó decenas de libros de autores cajamarquinos y que muy al contrario se promueva la salvaje afición de la tauromaquia instaurando premios como escapularios y ese tipo de motivadores que a nada conducen.

Un toro de lidia modesto cuesta un promedio de 2 mil dólares americanos, a ello hay que sumarle el pago al torero. El patético espectáculo dura 10 ó 15 minutos por cada animal, con esa cantidad de dinero se puede comprar más de 65 mil panes, más de 70 sacos de arroz, y una cantidad similar de azúcar, o publicar 2 mil libros.

La municipalidad debería fomentar la narrativa, la poesía, la pintura, las danzas, la música. Instaurar premios a la creatividad como lo está haciendo el Comité Femenino del Gobierno Regional, como lo hace Panorama cajamarquino a través de la instauración de premios literarios.

Quizás los nombres influyen en las personas y evocan ancestrales costumbres de circos romanos y de encierros populosos en donde la sangre y la arena se fusionaban entre gritos y aplausos. Pero Roma no solo destacó por sus actos paganos sino también por su cultura. Don Marco: Estamos a tiempo de recuperar el Fondo Editorial Municipal y cambiar algunas pasiones trogloditas que hemos heredado malamente en nuestra historia.

jueves, julio 05, 2007

“Chuponeo”: Del espionaje telefónico al espionaje cibernético




Hace un par de años trabajaba en una empresa que se encuentra a solo unas horas de esta ciudad, en un pueblo casi olvidado, era una empresa que no era muy grande pero cuyos funcionarios padecían insomnios afiebrados y usaban las más bajas estrategias con tal de mantener espiado al personal a su cargo.

Dentro de las prohibiciones absurdas que esta empresa tenía era la de vedar cualquier tipo de relación afectiva entre sus trabajadores, es decir, estaba prohibido el enamorarse, pasear luego de las cinco de la tarde ya que el día de labores concluía a esa hora. Durante la oscuridad de la noche vigías expertos merodeaban husmeándolo todo para detectar algún movimiento sospechoso y sancionarlo en el acto.

Como parte de las horas de esparcimiento con las que contábamos, teníamos acceso a un salón con cabinas de Internet, lo que luego de esa presión laboral tormentosa era un verdadero alivio. Cada uno usaba las máquinas por turnos y se desahogaba contándolo todo por Internet a algún amigo conectado al Messenger, pero la canallada y la vileza de los encargados de la empresa era tal que habían instalado un programa especial para grabar cada conversación y enviarla a una computadora predeterminada, entonces todas las conversaciones eran minuciosamente revisadas por una persona que asumo debía contar con bastante tiempo para revisar cada una de nuestras conversaciones por apasionadas o simples que estas sean.

En los tiempos del fujimontecinismo las intervenciones telefónicas eran pan de cada día, políticos, empresarios, artistas, y gente común eran espiados telefónicamente sin el menor reparo, violando de la manera más vil la privacidad e intimidad de las personas. Es una violación, un delito configurado en el código penal que va más allá del mero chisme o de escuchar una conversación ajena, pues esto es premeditado y calculado con frialdad.

El programa o software con el que se chuponea las conversaciones por Messenger es sencillo de instalar y de configurar, sin embargo es un hecho penado por la ley civil y de hecho por la ley moral, una bajeza sin nombre, digno solamente de las mentes más pobres y bellacas.

Si es de mal gusto escuchar una conversación ajena tras de una puerta, es peor grabar las extensas conversaciones de los trabajadores de una empresa para luego leerlas secretamente, peor aún grabar las conversaciones íntimas y ardorosas que uno puede tener con su novia o persona a quien ama.

Sin embargo la mente humana es tan enmarañada que a veces no se puede comprender la complejidad de las profundidades soterradas que se esconden en cada individuo.

Por eso sería bueno tomar ciertas precauciones cuando conversa por el Messenger ya que puede tener un jefe de área con serias patologías, quien se regocijará más tarde al leer sus conversaciones sean estas nimias, iracundas, simples, amicales o calenturientas.

Escribir un libro, sembrar un árbol, tener un hijo…






Hemos heredado la razón del nuestros padres, quienes a la vez heredaron la razón de los suyos y así por generaciones hasta llegar al inicio. Hemos tomado del mundo todo lo que hallamos, piedras para hacer caminos, casas, paredes como pircas fuertes. Hemos tomado de los árboles sus frutos para nuestra hambre, sus troncos para hacer muebles de vida como un ropero o de muerte como un ataúd o simplemente leña para refugiarnos del frío en cualquier parte.

Todo lo que nos fue dado fue prestado, somos inquilinos de este mundo y hemos olvidado las lecciones de nuestros abuelos cuando nos hablaban de los pájaros y las flores, de los peces y los ríos, hemos olvidado que el mundo que habitamos también le pertenece a aquellos que no han llegado y que vendrán mañana y en días sucesivos de generaciones posteriores.

Poco nos hemos detenido para escribir lo que nace del corazón, las angustias o alegrías en trozos de papel aunque solo fuera para después lanzarlos al viento y esperar que el huracán del tiempo los lleve hasta algún lugar donde alguien algún día pueda leerlos. Escribir un libro es perennizarse, eternizarse tras el tiempo, sobrevivir mañana cuando el cuerpo físico se haya abatido en un sueño infinito. Escribir un libro es dejar un legado para el mañana y revivir cada vez que se lo lee aunque ya no estemos para verlo ni podamos saber cual fue el efecto que causó en el lector. Escribir un libro es redimirse en un mañana a donde los días llegarán sin ausencias ni soledad.

Pero es más sencillo sembrar un árbol, apenas lleva unos minutos y el espacio deshabitado de árboles en el mundo es tan extenso que siempre encontraremos un lugar, sembrar un árbol es dejar oxígeno para un mañana, dar cobijo a las aves que un día llegarán, es devolverle al mundo un poco de lo que le quitamos, sembrar un árbol es una manera de dar vida y otras especies nos lo agradecerán, otras especies que quizás no podemos ver desde nuestra humana altura, sembrar un árbol es dar vida a la nada de un soplo y el mundo se va alegrar. La vida continuará indefinidamente aún cuando nuestra más larga ausencia no nos permita ver ese mañana.

Pero de las tres cosas tener un hijo puede ser la más larga continuidad de la vida. Un libro puede escribirse y guardarse en un estante indefinidamente, luego de ser escrito el libro abre sus alas y vuela al infinito de la eternidad. Un árbol crecerá con la intemperie de los días, con las lluvias del invierno y florecerá en primavera para renovarse en otoño hoja a hoja hasta cambiarlo todo. Un hijo deberá crecer sin la intemperie del árbol y con la fragilidad de un libro, abrigarse del invierno, protegerse del otoño y sonreirá en la primavera y el verano, un hijo es la vida prolongándose más allá de nuestra tristeza porque hará de ella una alegría, secará las lágrimas de tristeza para reemplazarla con otras de alegría. Un hijo es el canto de hoy y del mañana tomado de una mano hasta un parque donde vuelan las mariposas y susurran las aves su agrado.

Tener un hijo es dejar a la vida nuestros ojos para ver las piedras de los caminos, nuestras alas para verlo volar, nuestras tardes más tristes para que las lancen al mar, nuestra sangre y los latidos para verlo jugar en la mitad de una mañana lleno de felicidad.

Tener un hijo es la canción anegada en la lluvia de una tarde de invierno, y las estrellas en la noche dibujando silencios.

“Mientras crezca tu vientre en la casa silenciosa que habitamos yo espero, espero el día de poder ver su primera mirada para explicarle que el mundo es un lugar a donde lo trajimos por amor”.

Yo denuncio…



El pasado domingo fui a cubrir los comicios electorales del distrito de Hualgayoc, comicios que se desarrollaron con calma y en medio de un ambiente de relativa paz, relativa, debido a la presencia inusual de 80 efectivos de la Policía Nacional con cascos, escudos, chalecos antibalas y bombas lacrimógenas, a ellos se sumaba un número similar de miembros del ejército que resguardaban los únicos dos centros de votación para estos comicios que tenían un carácter de especial.

Hualgayoc es un pueblo pacífico de gente buena y silenciosa que ha figurado en la historia por sus más de 200 años de minería, años en los cuales se convirtió contradictoriamente en uno de los pueblos más pobres del país, pese a ello surgió y vivió en el limbo hasta convertirse casi en un pueblo fantasma que habitaba en la niebla del olvido y la indiferencia. Sin embargo obtuvo una mal ganada fama de pueblo revoltoso debido a la intransigencia de dos personajes belicosos que hicieron y generaron desmanes en las elecciones anteriores, los disturbios finiquitaron en rompimiento de actas y hasta en incineración del material electoral, al mismo estilo del inicio de Sendero Luminoso en la década de los 80 en Ayacucho. Pese a ello, y por increíble que parezca los culpables están libres, uno por pertenecer al Partido Aprista Peruano y el otro por ser un miembro policial, encargado de la comisaría de Hualgayoc que hoy ha sido cambiado a un lugar cercano a ese distrito como merecido castigo. Los responsables están libres y no fueron ni siquiera juzgados.

Gracias a esa actitud un escuadrón nunca visto en Hualgayoc llegó en unidades móviles del ejército y de la PNP a resguardar los comicios, efectivos que habían ido con la consigna de silenciar cualquier intento de insurgencia. Pero los policías llegaron a extremos, trataban a los campesinos como si fuesen vulgares delincuentes o malhechores insensibles, toda palabra que proferían a ellos era un grito seco y sazonado con lisuras sin el mínimo respeto a las personas mayores, mujeres y niños. Esa actitud despótica fue repudiable, los insensatos jovenzuelos recién egresados de la escuela de oficiales de Cajamarca, a quienes por cierto, su uniforme necesitaba algunos ajustes ya que les quedaba flojo y grande en todos los sentidos pensaban que se encontraban en Vietnam o en uno de los juegos de combate que hace un par de años dejaron de jugar en el Internet para ingresar a la escuela de policías.

Definitivamente en un pueblo pequeño los policías siempre se creen los representantes de Dios y omiten la misión que el Estado Peruano les encomendó, esa vocación de servicio y de seguridad se convierte en ellos en una patética actitud de abuso y de vana altivez, más aún cuando frente a ellos está una persona vestida de llanques, sombrero y poncho. Pese a esas actitudes provocadoras, no hubo desmanes ni acto alguno en contra de la libertad de elección y del derecho a elegir democráticamente. Bien decía Manuel Scorza, el poeta peruana muerto en un accidente aéreo en Madrid, ¿Hasta cuándo será la patria el muro donde se orinan los gendarmes?

Miembros de la Policía Nacional del Perú, el Perú les ha encomendado una carrera de servicio no de abusos ni de imposiciones, ustedes son los responsables de velar por el orden del pueblo no de maltratar a los ciudadanos, sean un ejemplo que dignifique a su institución como lo es Ciro Mendoza, “El Tigre” Chavarry, El Capitán Iparraguirre y otros tantos que le dan lustre a su institución.

Desde USA con amor: Laurie la pionera de una nueva era




El periodismo en Cajamarca ha ido evolucionando con lentitud, durante los años primigenios de la prensa en Cajamarca periódicos como “La Aurora”, “El Ferrocarril”, “El Volcán Termal” entre otros que son parte de un largo listado, fueron editándose en imprentas rudimentarias de tipos y tintas en nocturnas veladas que hoy sólo son un romántico recuerdo. Testimonio de esos tiempos lejanos son los ejemplares de periódicos desde el año 1854, periódicos impresos en Cajamarca que se tiene en el Archivo Regional que dirige el investigador y maestro Evelio Gaitán Pajares, entre archivos silenciosos con rancio olor.

El tiempo fue sepultando técnicas de impresión y de edición, para renovarlas conforme los años y las décadas transcurrían y así la prensa en Cajamarca fue evolucionando en cuanto a sus técnicas de impresión y sus métodos para hacer llegar puntualmente un diario a sus lectores.

Editora Panorama ha iniciado un crecimiento vertiginoso en la línea del periodismo globalizando su propuesta a ámbitos en donde antes ninguna empresa había llegado. Panorama prensa escrita, radial, televisiva y ahora en el ciberespacio, es decir no sólo se llega a primeras horas de la mañana a provincias alejadas como Chota, San Miguel o Santa Cruz, sino que al mismo tiempo puede apreciarse lo que sucede en Cajamarca desde cualquier punto del planeta mediante la página Web, útil herramienta que determina que Cajamarca se ponga a través de nuestro diario a la altura de cualquier diario capitalino.

Pero Cajamarca hace mucho dejó de ser una ciudad andina con gente andina de andinas costumbres y pasó a convertirse en una ciudad cosmopolita que creció acorde con los últimos cambios económicos que fue teniendo el país. Al ser una ciudad que conglomera a personas de todas las latitudes necesitaba tener medios de comunicación de esa altura.

Laurie Loli Letellier es una cajamarquina que estudió en el David Collage, toda su vida estudiantil la realizó en nuestra ciudad y fue parte de la primera promoción de este colegio cajamarquino. Muchos la recuerdan aún con su traje de colegio y esa gracilidad innata que le hizo ganarse la simpatía de sus maestros y compañeros. Luego de concluir su vida académica en nuestra ciudad viajó a Estados Unidos para seguir estudios de Ciencias de la Comunicación en la prestigiosa universidad de Albany en New York. Hoy, ya graduada, ha vuelto a Cajamarca a través de una página: “Panorama USA”. La página escrita en inglés, para beneplácito de los estudiantes de idiomas, americanos residentes en Cajamarca y público interesado, constituye un hito en la prensa escrita de Cajamarca, es la primera vez que se escribe en inglés en un diario local, mañana cuando el tiempo nos haya ya vencido y los anales de la historia revisen las páginas de los diarios de esta época dirán que fue Laurie Loli Letellier la pionera en la inserción de un idioma distinto en las páginas de la prensa Cajamarquina.

Cuando algún día, hoy distante, un investigador acucioso revise las páginas de los diarios, para ese tiempo amarillentos de los archivos existentes, descubrirá que fue un domingo primero de julio del 2007 cuando la historia en Cajamarca, en cuanto a la prensa bilingüe se refiere, empezó a cambiar, y escribirá también que fue el grupo Panorama el pionero y con él aquella niña que hace años se dirigía cada mañana rumbo al David, hoy convertida en una comunicadora que ha trascendido a la historia de nuestra prensa local, más allá de la distancia y su casi lejana soledad.

Una noche en el circo de Noño




Son las 9 de la noche y hace frío. La portezuela del circo se abre y un hombre de voz grave anuncia que podemos ingresar, nos advierte que los niños deben tener su propia entrada. Un cartel en el exterior indica que no se puede ingresar al circo con alimentos y no porque se cuide el piso del circo, sino porque de no ser así nadie compraría el pop corn que adentro se vende. Pese a ello una osada mujer vende bolsitas con canchita en la puerta del circo mientras un individuo que bien podría ser el hombre lobo del circo la mira con fastidio.

Ingresamos en fila a la carpa, los palcos, lunetas y galerías perfectamente ordenadas esperando iniciar una vez más, una vez más como las miles de veces. La gente se va acomodando en las butacas, el bullicio comienza. Una mujer guapa aparece con unos artefactos plásticos en la mano, espadas luminosas y lentes iluminados por luces de neón.

Las luces se apagan y una voz anuncia que la función empezará en dos minutos, se hace una pausa y aparecen un par de payasos, en ese momento recuerdo mi temor a los payasos, no sé exactamente si les temo a ellos o a sus risas escandalosas y a su voz resbalosa o simplemente le temo al hecho de que se dirijan a mi lado y me pidan salir al escenario para hacerme hacer cualquier tipo de ridículo. Empiezan los chistes y los niños ríen emocionados y son felices. Un payaso se acerca al público y siento que mi corazón va a saltarme del cuerpo, el payaso pasa de largo hasta un incauto hombre y lo lleva al escenario. Luego de unas bromas, el hombre queda en el más triste ridículo, la gente ríe sin compasión, sin embargo el hombre parece feliz.

Luego aparece una trapecista, se llama África, es una mujer bella y parece volar sujeta de unas telas, pienso en el “Vuelo del Cóndor” de Valdelomar y tengo miedo de que se lastime. El número felizmente se termina y aparecen unos canes amaestrados, después de nuevo la chica bella, esta vez con otro traje y con otro nombre, tal vez es su hermana gemela, hace un número distinto, no existe red ni nada que la proteja, se la ve más bella con ese color de traje. Otra vez aparecen los payasos y me da risa su risa, sus enormes zapatos y las cosas que dicen.

Pero la atracción principal es Ñoño, por eso dejan el número para el final, Ñoño, ese personaje regordete, entrañable y querido, el niño rico de la vecindad del Chavo del ocho. Aparece un personaje vestido de Ñoño es idéntico, un clon perfecto, dos guapísimas mujeres que descubro son las trapecistas y que en realidad si eran dos, creo que son gemelas, lo traen tomado de la mano, Noño camina lento y no sé si es para hacernos creer que en verdad es él auténtico o que en realidad lo es y por su edad y su peso camina de esa manera. Los niños se ponen de pie, lo aplauden, el gordinflón agradece, canta y habla como Ñoño. La gente esta maravillada, invita a unos niños a la pista para hacerlos bailar, les regala unas entradas y hace unos chistes. Luego agradece y dice que sólo le faltaba conocer dos ciudades de Perú y que luego se irá para ya no regresar porque quiere estar cerca de su familia. Agradece por haberlo seguido tantos años.

Invita a tomarse una foto con él a quienes quieran por una módica suma de diez soles, la gente hace una cola larga de inmediato. La función ha terminado, salgo pensativo y dudando si en realidad era el verdadero Edgar Vivar y me siento un poco tontuelo, al final es la magia del circo.

Le pregunto a una mujer joven al salir si en verdad era el verdadero Ñoño me dice que sí, esta impresionada, sigo caminando y le pregunto a un hombre de abrigo que sale lentamente del circo, escucha mi pregunta y se ríe abruptamente sin contestarme. Yo me sonrojo y pienso que circo ha reavivado el niño que en mí dormía.

Por la boca muere el pez, historia de un oportunista que a veces es peruano y otras japonés


El ex mandatario peruano Alberto Fujimori una vez más ha dejado como un hazmerreír a su banda de seguidores atrincherados en Lima, en el congreso y en muchas instituciones públicas de nuestro país. Su candidatura a una curul en el parlamento japonés lo pinta de cuerpo entero, el mafioso y asesino además de todo es un cobarde.

Hace unos pocos días, exactamente el día del padre, Fujimori anunciaba y preparaba el terreno para una probable candidatura de su hija Keiko en el 2011, aquella hija que siempre tuvo que limpiar la imagen cada vez más deteriorada del gobernante más corrupto de la historia del Perú, hoy una vez más la deja desamparada y en el más absoluto ridículo, pues ya no es posible defender lo indefendible. El prontuariado ahora se esconde bajo las faldas de la ultra derecha nipona conocida como la más mafiosa del país oriental.

Fujimorí no sólo destruyó la moral de una nación entera, sino que mando asesinar con impunidad a mucha gente inocente en una guerra sucia iniciada por Sendero Luminoso e incrementada con el MRTA Se ha probado y demostrado la existencia de los hornos en el Pentagonito donde luego de ser torturados los supuestos subversivo eran incinerados en muchos casos aún con vida. Grandes Cantidades de leña ingresaban diariamente a las instalaciones del Pentagonito (Ver: Muerte en el Pentagonito de Ricardo Uceda) Fujimorí fue el gestor de grupos paramilitares como el grupo COLINA que asesinaba sin compasión alguna a hombres, mujeres, niños y ancianos de los que se presumía estaban implicados en actos subversivos. Los crímenes de lesa humanidad lo condenan de por vida mientras el alegremente juega a la nacionalidad secundado por una gavilla de mafiosos de su misma catadura y valía.

Una vez más sus seguidores y adeptos, sus incondicionales quedan avergonzados ante la cobardía de un dictadorzuelo que la idea de pagar una pena en prisión lo aterra, entonces como una más de sus payasadas esgrime el argumento de la doble nacionalidad y quiere ser senador japonés.

Según los tratados internacionales y específicamente el firmado con Japón aún si ganase la senaduría no estará exento de una extradición, así que ese ardid tampoco va a resultarle.

Sería divertida la escena de ver a sus seguidores una y otra ves inventando nuevos argumentos de defensa o simplemente apartándose de él para no seguir soportando ese escandaloso ridículo al que los somete con cada desatino, pero no es divertido que un asesino huya de la justicia, una persona que amparándose en la envestidura que el pueblo peruano le encargó, robó, asesinó y ensució causándole daños irreparables y permanentes.

Fujimori tiene 75 años, siendo optimistas llegaría a cien, lo que quiere decir que su periodo de vida restante sería un equivalente de 25 años, luego de lo cual, no podrá escapar más, los tribunales suelen ser falibles, algunos jueces son corruptos, pero cuando a un hombre le llega el fin de sus días es imposible escapar, huir o corromper. Solo entonces los miles de afectados que lloran a sus muertos y claman justicia podrán saber que la pesadilla terminó.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú