Síguenos en FACEBOOK

viernes, enero 26, 2007

Del Atalaya, el Despertad y otros demonios…




Llego a la oficina temprano como cada mañana, a saborear la soledad de papeles y puntual desorden de cajones, soy un gran desordenado y lo admito. Los cajones de mi escritorio son siempre una caja de sorpresas, cables USB, discos compactos, poemas inconclusos, tres libros por leer y uno a media lectura. Enciendo la radio y una voz sobria anuncia las tragedias nuevas de este día, el precio del dólar y las minucias cotidianas como el frío clima que advierte que más tarde habrá una tormenta.

Pero no es necesario que la tormenta se anuncie por la radio. Dos personas de falda larga se han detenido a la puerta y me ponen la mirada más tierna que uno pueda imaginar, saludan cortésmente mientras sujetan sus carteras. Una tiene puesta una gorrita de tela y la otra un sombrero de mimbre, de inmediato las identifico como un par de evangelistas, un par de protestantes, esa gente que te llama a la puerta y pretende decirte lo mal que está el mundo y lo mal que está marchando tu vida. De inmediato me pongo de pie en un acto instintivo de defensa. Ellas ya han ingresado y me extienden la mano. Les digo que no puedo atenderlas mientras correspondo ese a ese saludo con las últimas gotas de paciencia que me quedan.

Una de ellas abre su Biblia, mientras la otra hurga inescrupulosamente cada rincón de la oficina. Me pregunta, si sé por qué, hay tanta violencia y maldad en el mundo. Le digo que no sé, ni tampoco me interesa saberlo. Le pido que no siga, con la poca decencia que aún conservo, le pido que me deje trabajar. Solo le quitaré dos minutos, me insiste, ¿Sabe por qué en el mundo hay tantos crímenes? Vuelve a la carga. Porque la gente como ustedes, con actitudes como éstas los provoca, pienso. Tampoco lo sé, le digo. Y tampoco quiero hablar con evangelistas dogmáticos con primaria incompleta, le digo ofuscado, a punto de estallar. No soy evangelista me refuta orgullosa, soy cristiana. Lo que me parece absurdo, execrable.

En ese instante de abandono quiero invocar a mi amigo Carlos Quevedo y sus fascinantes argumentos de “Solo para católicos”, entonces recuerdo como una bendición divina todos los artículos que él a escrito y que he leído con minuciosidad. Entonces disparo toda esa artillería, los testigos y sus pobrezas mentales, los desdichados hijos que perdieron el camino, los dogmas de irascibles criaturas… Yo mismo me sorprendo de tan elocuente discurso. Y me siento orgulloso de aquella vez que tomamos un café con Carlos Quevedo en un lugar del centro de la ciudad, mientras hablábamos de su último libro y de los equívocos nefastos de la historia.

La mujer me mira desanimada, con unos ojos tristes, aguados. Saca dos revistas de su bolsa y las deja sobre el escritorio. Espero que le sirvan en algo me dice. Su compañera ha puesto sobre mí su mirada más abyecta. Les pido que no dejen las revistas, que se las lleven, que no vuelvan más. No me hacen caso y se marchan presurosas.

Tomo las revistas llenas de colores y fotografías, Despertad y Atalaya… Las pongo una sobre la otra y las hago cuatro partes, ocho, dieciséis… Y acaban en el tacho. Como acabarán siempre mientras se crucen en mis días, como han acabado siempre cuando estuvieron cerca de mí. Y me viene a la mente ese epígrafe de la Hora Azul que usa Alonso Cueto “… A lo mejor uno no es sólo responsable de lo que hace, sino también de lo que ve o lee o escucha”

La mañana se desliza por el tiempo, a lo lejos el ruido de una campana, anuncia que el carro recolector de basura ha venido por lo suyo.

VARGAS LLOSA: el escritor evolutivo



Nuestros acuciosos lectores nos habían pedido una dirección web con contenidos sobre literatura peruana, aquí un portal magnífico que brinda información completa www.amigosdevilla.it además de diversa información nacional. Solo una muestra de sus contenidos:

El paraíso en la otra esquina:
Dos vidas: la de Flora Tristán, que pone todos sus esfuerzos en la lucha por los derechos de la mujer y de los obreros, y la de Paul Gauguin, el hombre que descubre su pasión por la pintura y abandona su existencia burguesa para viajar a Tahití en busca de un mundo sin contaminar por las convenciones. Dos concepciones del sexo: la de Flora, que sólo ve en él un instrumento de dominio masculino y la de Gauguin, que lo considera una fuerza vital imprescindible puesta al servicio de su creatividad. ¿Qué tienen en común esas dos vidas? Esto es lo que Vargas Llosa pone de relieve en esta novela: el mundo de utopías que fue el siglo XIX. Un nexo de unión entre dos personajes opuestos que desvelan un deseo común: el de alcanzar un paraíso donde sea posible la felicidad para los seres humanos.

Lituma en los andes:
En un campamento minero de las montañas del Perú, el cabo Lituma y su adjunto Tomás viven en un ambiente bárbaro y hostil, bajo la constante amenaza de los guerrilleros maoístas de Sendero Luminoso, y debatiéndose con misterios sin aclarar, como ciertas desapariciones inexplicables. Está también la historia íntima de estos personajes, sobre todo la de un antiguo amor de Tomás.

La historia de Mayta:
Historia de Mayta es a la vez una indagación y un apólogo. En un Perú degradado, de horizonte sombrío, el narrador reconstruye, a través del testimonio de quienes le conocieron, la historia del trotskista Alejandro Mayta, protagonista de una intentona revolucionaria en 1958 y preso luego diversas veces en circunstancias confusas

La ciudad y los perros:
La ciudad y los perros no solamente es una diatriba contra la brutalidad ejercida en un grupo de jóvenes alumnos del Colegio Militar Leoncio Prado, también es un ataque frontal al concepto erróneo de la virilidad, de sus funciones y de las consecuencias de una educación castrense malentendida. Aunada a la brutalidad propia de la vida militar, a lo largo de las páginas de esta extraordinaria novela, la vehemencia y la pasión de la juventud se desbocan hasta llegar a una furia, una rabia y un fanatismo que anulan toda su sensibilidad.

Los jefes y los cachorros:
Los jefes fue el primer libro publicado por Mario Vargas Llosa (1959), con el cual obtuvo su primer reconocimiento literario, el Premio Leopoldo Alas. Por el contrario, cuando escribió Los cachorros (1967), el escritor peruano era ya dueño de todas sus facultades narrativas, razón por la cual el mundo al que da vida es un muestrario de la diversidad de las pasiones personales y colectivas. A través de los adolescentes protagonistas de las dos obras, Vargas Llosa reflexiona sobre la tiranía y la violencia que marca una sociedad en la que es preciso demostrar cada día que no se defraudan las expectativas de los demás.

miércoles, enero 24, 2007

RISZARD KAPUSCINSKI, ese temerario casi desconocido: Ha muerto.




Nació en Polonia en 1932. Después de estudiar en la universidad de Varsovia fue corresponsal en el extranjero desde 1958 hasta 1981. Entre sus libros más importantes se encuentran “La Guerras del Fútbol y otros reportajes” (Anagrama, 1992); “Imperio” (Anagrama, 1994) y “Ebano” (Anagrama, 2000), una lúcida mirada a la compleja realidad del continente africano, con sus guerras, miseria e injusticia, galardonada con el premio Viareggio. También publicó “Los Cínicos no sirven para este Oficio” (Anagrama, 2001) así como un libro con sus fotografías tomadas en el continente Africano (“Desde Africa”, Altair, 2001). En el 2004 apareció “Los Cinco Sentidos del Periodista”, primer libro de la colección Nuevo Periodismo que desarrollan conjuntamente la FNPI y el Fondo de Cultura Económica. Así como un libro con sus fotografías tomadas en el continente Africano (“Desde Africa”, Altair, 2001). En una consulta realizada por la revista mensual Press fue distinguido con el título de Periodista del Siglo; también ha sido galardonado con el premio Príncipe de Asturias en comunicación y humanidades en el 2003, el premio J. Parandowski del Pen Club, el premio Goethe (Hamburgo), el premio de la fundación A. Jurzykowski (Nueva York) y el Prix de l´Astrolabe (Francia). Además del español, hablaba fluidamente 7 idiomas.

Esta eminencia ha muerto el martes en Varsovia, ha dejado este mundo y sus vicisitudes. Fue testigo directo de muchos cambios y tormentas políticas en el mundo, trató con dictadores y toda clase de canallas y políticos, desde Angola hasta el Zaire, desde Chile hasta Irán. En su larga carrera presenció 27 revoluciones, vivió 12 frentes de guerra y fue condenado en cuatro ocasiones a ser fusilado. A todas ellas sobrevivió con estoicismo y valor, con esa entereza propia de la gente brillante.

Dé él se dice muchas cosas, en una de sus últimas entrevistas que diera en México manifestaba que había aprendido a mimetizarse entre los alzados en armas y los humildes. Kapuscinski nunca tuvo miedo de ponerse al frente de dictadores como Selassie, carnicero de Etiopía, el Sha de Irán ni frente a cualquier dictador miserable de los que azotaron al mundo en las décadas que dio lustre al periodismo. Él sabía bien que la muerte tarde o temprano llega para todos y eso no lo atemorizaba. En su libro “Los cínicos no sirven para este oficio” nos decía:”...ser historiador es mi trabajo (...) estudiar la historia en el momento mismo de su desarrollo, lo que es el periodismo (...) Todo periodista es un historiador. Lo que él hace es investigar, explorar, describir la historia en su desarrollo. Tener una sabiduría y una intuición de historiador es una cualidad fundamental para todo periodista. (...) en el buen periodismo, además de la descripción de un acontecimiento, tenéis también la explicación de por qué ha sucedido; en el mal periodismo, en cambio, encontramos sólo la descripción, sin ninguna conexión o referencia al contexto histórico. Encontramos el relato del mero hecho, pero no conocemos ni las causas ni los precedentes. La historia responde simplemente a la pregunta: ¿por qué? “

El que ha partido es un ser irrepetible, un hombre bueno que legó a la humanidad un tesoro incalculable. Una explicación póstuma a la historia a los abismos del tiempo megalómano y presuntuoso.

CARLOS FULLER: La pintura, la poesía y un “Corazón Verde” inacabable



Carlos Fuller, poeta selvático de expresión vital. Es un poeta de expresión sublime. La poesía fue su primera amante, pero fue con la pintura cuando encontró el amor negado por tanto tiempo, fue por eso que empezó sus estudios de pintura después de un tiempo de largas noches de poesía y misterio en los recónditos parajes de la selva. Nacido en Iquitos, fue en esos lugares amables y de enorme grandeza donde arrancó los primeros versos al canto de los ríos y los “tunches” perseguidos por su pluma no huían sino que jugueteaban. Carlos decidió quedarse en Cajamarca la tarde de un día que llovía. Sin dejar de pensar en su musa “Mónica Guadalupe” aquella a quien le dedica la mayor parte de su obra poética.

“Un día yo caminaba por la plazuela Amalia Puga. Cuando vi que estaban aserrando uno de los enormes brazos de ese árbol frondoso que está sembrado en ese parque. De inmediato protesté y los verdugos dejaron de cortar el añoso tronco. Al día siguiente regresé al lugar a contemplar el paisaje de las aves detenidas en la copa del árbol. Me sentí apenado al ver que habían derribado el inmenso brazo de aquel árbol. Hice un cartel de protesta y lo pegué en el tronco indefenso. La gente debe aprender que debemos amar a la naturaleza. Me dolió igual cuando derribaron los árboles de la Avenida los Héroes, para sembrar cemento y hacer esa alameda sin un solo álamo” Nos dice Carlos mientras su mirada parece traspasar los límites del recuerdo y el olvido. Y es comprensible ese desánimo, ya que su lema lo dice todo: “Por un gramo de cemento, mil árboles” Y uno lo entiende más cuando alguna vez lo vimos inaugurar una exposición pictórica denominada “Corazón Verde” Con la barba pintada de verde.

QUILISH


Celestes gotas de rocío,
Primorosa flor de la tierra
Cristalina y pródiga
Entre arenas y las piedras
Te meces airosa
En las espigas
Amarillas del cielo.

Cantas en el verdor
Del paisaje
Que amaina,
El veneno del aire.

Y estás en la miel
En cada verso
Que vierten las montañas.

Eres espejo de luz
En la vida
Aguacero de esperanza
En el valle señorial.

Tu voz es poesía
Y espíritu
de los pueblos.

Vives en mi sangre
Y en la sed
De mis palabras.

Por eso
No te dejaremos morir
Quilish del alma.


ENTREVISTA:

1.- Carlos: ¿Cuéntanos cómo fue que te estableciste en Cajamarca?
Yo soy un pintor de Iquitos que llegó a Cajamarca por un concurso, en el que fui seleccionado “Séptimo salón de pintura contemporánea de integración latinoamericana”. Fue así que llegué a Cajamarca en donde conocí a muchos jóvenes interesados en el arte y en producir pintura y literatura. Entonces me quedé.

2.- ¿Cuál fue la temática elegida luego de establecerte en nuestra ciudad?
La temática que trabajo es la ecologista, trato de difundir el amor que debemos entregar a la naturaleza a través de mis trabajos pictóricos, es por eso que mi primera exposición aquí en Cajamarca se llamó “Corazón Verde”. En la actualidad estoy invitado para hacer una exposición en el norte en defensa del algarrobo. Actualmente preparo mis cuadros con esos motivos.

3.-¿Cómo incursionas en la poesía?
Realmente cultivo la poesía desde niño. Fue en el cincuenta aniversario de la muerte de César vallejo que me hago acreedor a un premio y a raíz de eso he reunido toda la poesía desde mis inicios bajo un título: “Hojas Sueltas” por la misma naturaleza del poemario. Desde que resido aquí, he continuado con esa labor paralela y es así que escribí: “Los ojos de Guadalupe”, poemario que recibió una mención honrosa en el concurso “Manuel Ibáñez Rosazza” que organizara este medio de comunicación.

4.-Mañana estarás presentando una serie de plaquets en el INC. Invita al pueblo de Cajamarca a la presentación de tu nuevo trabajo.
Es verdad, mañana a las 7 y media de la noche conjuntamente con la presentación de la Revista de Literatura Peruana se estará presentando mi serie de plaquets titulada Hojas Sueltas, espero que los amantes de la poesía y literatura nos acompañen, departiremos una noche de cultura y de arte. Los espero.

lunes, enero 22, 2007

Revista Peruana de Literatura se presenta esta miércoles en el INC.


Acaba de salir la Revista Peruana de Literatura Nro 5, dedicada a Apurímac, la cual no pudo salir durante un año y esta vez aparece en un nuevo formato de 23 x 29 cm, y 80 páginas. La revista será presentada el miércoles 24 en el Instituto Nacional de Cultura de Cajamarca a las 7:30 de la noche en la Sala Layzón. El evento contará con la participación de Ricardo Virhuez (Director), Carlos Fuller, Bethoven Medina, William Guillén además que contará con el marco musical de Pako Sarmiento. Se informó que el próximo número estará dedicado a Cajamarca.
La revista cuenta con los siguientes temas:

ESPECIAL SOBRE LITERATURA APURIMEÑA

En homenaje a James Oscco Anamaría.

Literatura apurimeña: una aventura. Los narradores. Poetas de Apurímac (Federico La Torre) /Sara cosecho, un libro injustamente olvidado (Javier Garvich)/ Muestra de poesía apurimeña /Ganadores del Concurso Literario Quechua Castellano /Nacimiento de la crítica: El Lunarejo (Carmen Perilli) /José María Arguedas: narrativa infinita (Ricardo González Vigil) / Lázaro Rodríguez / Freddy Roncalla, un mitimae /Nilo Tomaylla, apurimeño en Zúrich / Rubén Bueno / Chabuca Granda: apurimeña de nacimiento, ¿Limeña de corazón? / Feliciano mejía: Soy un mensajero./ Redoble por James Oscco Anamaría (Ricardo Vírhuez Villafane)

CLÁSICOS
El mundo es ancho y ajeno, Ciro Alegría (David Abanto)

AUTORES
. Oswaldo Reynoso (Arequipa)
. Rosina Valcárcel (Lima)
. Oscar Colchado (Ancash)

CRÓNICA
. Narrativa peruana bajo la lupa: La batalla de Madrid, Ricardo Virhuez Villafane
. Un congreso memorable cuestionario.

ENSAYOS
. La narrativa minera en el Perú, Roberto Rosario Vidal.
. La poesía de mujeres en antologías peruanas, Ericka Ghersi.

TESTIMONIO
. Todos somos andinos, Cronwell Jara.

LIBROS
. El caos semántico en la poesía de Bethoven Medina, Juan Paredes Carbonell.
. Una antología para Puno, Bladimiro Centeno.
En memoria de James Oscco Anamaría, asesinado el 20 de octubre de 2005 en Abancay. Se espera la concurrencia del pueblo cajamarquino a la presentación de tan importante material cultural.

“Y DE REPENTE UN ÁNGEL”, “LA HORA AZUL”: Dos libros que no deben faltar.





Y DE REPENTE UN ÁNGEL… Es el libro de Jaime Bayly, con el que consiguió el segundo puesto en prestigioso “Premio Planeta” en el 2005, dotado nada menos que con 150,000 euros.

“…Julián Beltrán es un escritor que nunca limpia su casa. Cuando Andrea, su novia, le exige que lo haga, él decide contratar a una mucama. Y la llegada de Mercedes, una criada envejecida y fiel, va a despertar la ternura y el instinto de protección del hombre. Ella le cuenta como fue vendida a los diez años por una madre cargada de hijos a los que no podía mantener, y entonces el escritor siente la necesidad de ayudar a Mercedes a encontrar a su madre. Pero la búsqueda estará llena de azares y de episodios cómicos, a la vez que dejarán al descubierto al auténtico y frágil Julián, distanciado también de su padre, aunque por motivos bien diferentes pero a los que se deberá enfrentar. Esta historia de una amistad improbable y de reencuentros familiares constituye el relato más brillante de Jaime Bayly , que nos cautiva desde el primer momento por su insólita habilidad para ir de lo grave a lo hilarante....” Dice la síntesis de la editorial Planeta.



LA HORA AZUL…Libro ganador del premio “Herralde” con el que Alonso Cueto se hizo acreedor a 18,000 euros en el 2005. En esta obra, Cueto parte de una historia real, la de un abogado, hijo de un militar que descubre que su padre, sostuvo un romance con una terrorista, la cual después huyó. La investigación de este hecho le abre las puertas a un mundo nuevo y sórdido, muy parecido al infierno. Es una historia de pistas, del hilo que lleva a una intrincada madeja, muy al estilo de las novelas norteamericanas de la segunda mitad del siglo XX.

Este tema (el de la violencia senderista) no es nuevo en Alonso Cueto. Ya en obras anteriores como “Pálido cielo”, un volumen de cuentos, se entreteje entre la ciudad de Lima configurada por el autor, la historia de un ayacuchano quien descubre que su familia profesaba la apología extremista del terrorismo. También en “Grandes miradas”, su novela anterior a la galardonada, Cueto elabora su ficción en base a la etapa transitoria que vivió el país luego del descubrimiento de los famosos "vladivideos". La corrupción y la decadencia de la dictadura fuji-montesinista y su terrorismo de estado son recreadas en esta novela y en sus mismos personajes, que se involucran directamente con sus autores. Novela que fue llevada al cine por Francisco Lombarda con el nombre de “Mariposa Negra”.

Dos libros que le dieron lustre a las letras peruanas, brillo internacional. Libros que no deben faltar en las lecturas de los amantes de las lecturas entretenidas y mágico realistas.

PABLO GUEVARA: “HOSPITAL” Poesía Inédita, el Epílogo de un sufrimiento




Pablo Guevara, Pablo Guevara nació en Lima en 1930. Fue miembro de la generación del 50. Publicó Hotel Cusco, Crónica contra los bribones, La colisión, entre otros libros. Antes del fin, Guevara ingresó de emergencia al Hospital Rebagliati el 28 de agosto de 2006 y se internó hasta el 11 de setiembre. Fatal. Se le diagnosticó leucemia mieloide. Entre el 6 y el 25 de octubre tuvo un cuadro de neumonía. Los e-mails, como el “avisa a los compañeros” vallejiano corrieron entre amigos solicitando con urgencia sangre. Pablo murió el 1º de noviembre (“¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”). Como se explica en la solapa del libro, Hospital fue escrito entre el 3 y el 11 de setiembre, en el cuarto 661, durante su primera permanencia. Entre el 11 y el 30 de ese mes el poeta lo concluyó en casa.

ADELANTO
Tres poemas del poemario póstumo Hospital que los amigos y discípulos de Pablo Guevara han logrado publicar. El primero, que es la apertura, y los siguientes corresponden a episodio 1 y episodio 2, como los ha denominado el grupo de poemas el recordado vate:
-----------------------------
otra vez aparece un trasatlántico en mi vida… herido de muerte acaso…(lo veo acoderado entre las avenidas Salaverry y Arenales aunque no logro saber cuál es la proa cuál la popa…desconozco estos inciertos muelles y la carta de navegación distrital de Jesús María)y tronaban como Júpiter.
-----------------------------
primeras incoherencias 1 a.m. la habitación cueva de al lado rebasaba de aullidos… parecían los de un animal poderoso portentoso mitológico furioso… de repente se trocó en juvenil voz de mujer muy entristecida que decía sollozando entrecortadamente...:
«por qué tengo que tener los zapatos más feos de este lugar… no sé»… –y sonó como una gran explosión– y otra vez esos aullidos salvajes aun peor que antes…
-----------------------------
segundas incoherencias 2 a.m. - 5 a.m. el viejo por tres noches pifió como en los estadios … [las ovejas enfermeras y técnicas entraban y salían apresuradamente… frente a mí un viejo cuadro del Doré en vivo (sí Gustave, el del Infierno) un viejo total calva monda el muslo musculoso plegado como en los grabados y elevando los brazos a los cielos… mi placer sin embargo no alcanzaba a mi desconsuelo… yo estaba con él en el grabado…] pero el viejo de la habitación del fondo todavía era un bocatto de horror [las ovejas seguían saliendo apresuradamente al trote… él invitando a gritos a que lo toqueteasen como fuera… «¿ven esta pita?… tiene un nudo… hay que deshacerlo… agarre nomás señorita… o señora… es un nudo… un nudo nada más…»] y el maldito viejo a mi lado que fingía dormir rompía a pifiar fuera de sí como en los estadios… 5… 7 veces… y más veces cerca de mi oído la guerra de los hielos seniles se había desatado… la humanidad entera vieja estaba a mi lado rugía el océano de encrespadas olas… trataba de avanzar y sortear todos estos arrecifes como sea…

Paternidad: El mejor regalo de Dios a un hombre.




Cristian Javier es mi mejor amigo. Conozco a Cristian hace años. Lo conocí en el colegio cuando él era un brigadier poco amable. Fuimos compañeros en los últimos años de secundaria y en todo ese tiempo no cruzamos más palabras, que para reprocharnos en un par de oportunidades esas actitudes cortas de afecto, que suelen tener dos compañeros de salón que no quieren serlo. No fuimos amigos sino hasta llegar a la universidad. Estudiábamos en facultades contiguas, pero fue Germán quien hizo que esas distancias se quiebren. Una noche de encuentro casual nació la amistad duradera, indeleble, eterna. Esa amistad de días largos y de años juveniles, de amores y desamores, de cuitas insospechadas y felinas y nocturnas veladas.

Hoy los años nos han convertido en hombres cautos y a veces silenciosos. Intercambiamos libros y llamadas, corbatas y tristezas, más de una vez he llorado en el silencio de los recodos de la existencia cuando creía que los caminos de la vida se habían cercado para siempre. Y Cristian estuvo ahí, estuvo ahí cuando se llevaron a mi hijo una noche sin razón y en las firmas, laberintos y barullos de mi divorcio anunciado. En esa búsqueda perpetua de mi hijo raptado. En esa búsqueda invariable de Jaime Javier. Javier como mi amigo.

Es sábado. Cristian me llama por teléfono, escucho su voz emocionada. Quedamos en encontrarnos después de las seis, felizmente es fin de semana y los horarios se mutilan en mi semana los sábados por la tarde. Hace varios días que no nos hemos visto. Llego hasta aquel bar casi clandestino, lo encuentro sentado con esa mirada feliz que hacía mucho tiempo no veía en sus ojos, no desde aquella vez en que una mañana dominguera atiborrados por la alegría naufragamos en un bote sórdido en el centro de una laguna infestada de pececillos, plantas acuáticas y fango. Acabamos sumergidos en el lodo y riendo a carcajadas.

Nos saludamos con el mismo afecto de siempre. Quiero celebrar contigo la noticia de mi vida, me dice, mientras rebusca en su felicidad la palabra exacta. Voy a ser padre anuncia con esa elocuencia propia de un abogado que ha ganado el mejor caso de su vida. La felicidad. Voy a ser padre. Repite con esa algarabía que ya casi la había olvidado en sus facciones. Y después de mucho tiempo lo veo enteramente feliz, crecido, enorme orgulloso, realizado. Unas cervezas concluyen la tarde, la noche, abrazos póstumos que huelen a mañana fresca y venidera a una nueva generación que vendrá de la nada para serlo todo.

Ahora entenderás mejor a tu padre, ahora sabrás que todos los errores de tu padre fueron juzgados muy severamente. Del mismo modo que lo hice yo con el mío y del mismo modo que lo harán nuestros hijos con nosotros. Porque la vida, Cristian, es ese espejo grande por el cual atraviesa nuestro ayer, nuestro presente y regresa una mañana hecha futuro. Que nuestros hijos se conozcan un día y que no naufraguen en botes de madera, que no naufraguen nunca. Que un día nos hablen de los libros de ese entonces y de las cosas que en ese entonces serán. Un día cuando ya seamos viejos y no tengamos más certeza que la postrera soledad definitiva. Cuando nuestra amistad se haya tejido como un manto infinito de días y esperanzas muertas, de resurrecciones y silencio, de paz y de reencuentro. Que cuando tengas a tu hijo entre tus brazos descubras que la vida acaba de empezar y que la mejor de tus obras será él o ella y el mañana que te aguarda.

El que dice la verdad no miente




El día jueves 11 de enero, apareció en esta columna el artículo titulado:”De maestros, profesores, pedagogos, educadores y otras especies” donde se hace referencia al bajo nivel de actualización de los actuales profesores del Perú, es verdad que le compete al gobierno mantener vigente un plan de actualización para los maestros del Perú, pero también es cierto que los docentes, una vez concluidos sus estudios profesionales no se actualizan por cuenta propia en lo más mínimo.

Vivimos en una nueva era donde la tecnología está cada vez más avanzada, nos hallamos en la era del Internet, donde se puede acceder con suma facilidad a millones de libros, periódicos e información actualizada. Lamentablemente son pocos los que lo hacen, se prefiere el uso de información para búsquedas inútiles o lecturas sin interés carentes de información importante o valiosa.

Cuando escribí la columna del día once, fue con la única intención de hacer un análisis oportuno de un tema de actualidad que nos atañe a todos. Luego de la publicación he recibido una multitud de correos anónimos que no hacen otra cosa que confirmar lo mencionado en esas líneas y peor aún, mi inocente madre aludida en cada uno de los correos agresores. Solo citaré algunas líneas del escandaloso artículo que me ha costado un sin fin de insultos e improperios:

“…Esa ola gigantesca que es el tiempo, se encargó de varar mis días a otras playas, de arrastrar mi vida lejos de esa isla feliz que fueron sus sabias enseñanzas. Esos maestros increíbles también fueron arrastrados por el tiempo inclemente a retiros esperados. Dejaron de escribir sus días con tizas polvorientas y empezaron a borrar sus vidas con almohadillas de tristeza. Había que dejar el lugar para otros y ellos lo sabían bien.

Después de ellos una generación distinta llegó, una generación de profesores forjados en climas violentos, entre gases lacrimógenos y smock de llantas de caucho, entre insultos y pedradas destruyendo ventanales públicos y privados. Una generación incapaz de predicar con el ejemplo, una generación absurda con la que se pretende que un alumno lea doce libros al año cuando los educadores no leen dos al año, otros ni siquiera uno… Salvo las excepciones que se volvieron una especie rara, en extinción, una especie cada vez más difícil de encontrar en este mundo cada día menos piadoso y más vacío….”

Luego de leer los correos cargados de inquina y desprecio no he podido dejar de sentirme preocupado, me preocupa la calidad de redacción que algunos docentes, porque así se identifican los supuestamente aludidos, ni siquiera pueden redactar un correo anónimo sin errores de redacción. No se dice “Haiga”, por ejemplo, sino haya; el “más” se tilda cuando es adverbio de cantidad y un “bastardo” es el hijo nacido fuera del matrimonio, ilegítimo y no un traidor a una supuesta causa social.

Nadie que sea un auténtico maestro debió sentirse aludido con la columna en cuestión, nadie que sea un maestro de verdad escribiría un correo anónimo con nombre tan risibles como el “Vengador Sutepista” o el “Defensor de la verdad”, menos aún tomaría el honorable nombre de un maestro de verdad como “Horacio Zevallos Games”. Entiendo que las verdades duelen, que hay verdades que nos dan en el rostro con violencia, pero apelo al viejo dicho que suele decir mi amigo Mario, un hombre cabal y que a sus casi sesenta años sigue siendo un hombre con fe, como él suele decir siempre: “El que dice la verdad no miente”

Editora Mesa Redonda, Starbucks Coffee y Zeta Bookstore convocan al concurso de cuento "2007 palabras".



Las siguientes son las bases para poder participar:

1.- Los participantes deben ser escritores inéditos. Los cuentos presentados deberán ser originales y no haber sido seleccionados o premiados en algún concurso literario anterior o publicado en cualquier medio, sea cual fuera.
2.- El tema es libre y debe ser presentado en idioma español.
3.- El plazo de entrega para el presente concurso vence el 28 de febrero de 2007 en todos los locales de las librerías Zeta Bookstore y la cadena Starbucks Coffee.
4.- El cuento debe tener, como máximo, una extensión de 2007 palabras, presentadas en formato A-4 en fuente Arial en tamaño 12 e interlineado a doble espacio.
5.- Se entregarán dos sobres. Uno que contenga el cuento original y cuatro (04) copias, debajo del título de cada cuento deberá figurar sólo el seudónimo del autor. En el segundo sobre deben ir los datos personales del autor (nombre, apellido, teléfono, DNI, dirección y e-mail). En la parte exterior de cada sobre debe figurar el título del cuento y debajo el seudónimo del autor, de lo contrario serán inmediatamente descalificados, así mismo, se descalificará los cuentos que revelen de alguna forma la identidad de su autor.
6.- La cantidad de cuentos enviados por cada participante es ilimitado, siempre y cuando se utilicen un seudónimo diferente y sean entregados separadamente. En el caso que dos o más cuentos sean seleccionados finalistas, sólo se considerará el de mayor calidad, según el Jurado Calificador.
7.- El Jurado Calificador estará representada por tres personalidades de reconocida trayectoria en el ámbito literario: Antonio Gálvez Ronceros, Jorge Eslava, Miguel Ildefonso.
8.- Los originales y copias no premiados no serán devueltos. Los organizadores no se hacen responsables por la pérdida de originales o copias.
9.- El fallo final del Jurado Calificador se hará público el 30 de marzo del 2007.
10.- Los ganadores se harán acreedores a los siguientes premios:
Primer puesto: US$ 1 000.00 dólares americanos, una canasta con productos de Starbucks Coffee, valorizada en S/. 200.00 nuevos soles, y un vale por S/. 200.00 nuevos soles en Zeta Bookstore.
Segundo puesto: US$ 500.00 dólares americanos, una canasta con productos con productos de Starbucks Coffee valorizada en S/. 100.00 nuevos soles, y un vale de S/. 100.00 nuevos soles en Zeta Bookstore.
Tercer puesto: US$ 200.00 dólares americanos, una canasta con productos de Starbuks Coffee valorizada en S/. 100.00 nuevos soles, y un vale por S/. 50.00 en Zeta Bookstore.
11.- El cuento que obtenga el primer puesto será publicado en la revista Mesa Redonda y en el boletín trimestral Tiempo de Café editado por Starbucks Coffee.
12.- El incumplimiento de cualquiera de estas condiciones determinará, automáticamente, la exclusión del cuento remitido.

De maestros, profesores, pedagogos, educadores y otras especies




Tuve dos profesores maravillosos en primaria, el primero fue Alindor, un hombre risueño de tierna mirada que muchas veces me habló de la vida, fue quien descubrió a mis siete años, mientras me pedía que leyera una poesía a Cristóbal Colón, que yo ostentaba una miopía severa. Me pidió hablar con mi madre y le comunicó, al día siguiente, que debía llevarme al único oftalmólogo de la ciudad. A los dos días llegué a la escuela convertido en un raro espécimen cargando unas gafas con pesadas lentes. Cuatrojos, me llamaban los menos creativos, a los siete años me hacía infeliz la idea de no pasar desapercibido con ese artefacto tan poco usual sostenido en mis orejas.

Aprendí mucho de Alindor, era un maestro verdadero, con cartapacio y cabello engominado, pulcro vestir y correcto hablar, si alguna vez tuve un ídolo a esa edad fue él. Me enseñó a moldear la arcilla y los días venideros de mi vida, que España es un país de Europa y que el pan compartido era más dulce que la miel. Me leyó cuentos y me hizo aprender poesías que me hacían sentir menos triste cuando pensaba en los Carmona, aquellos compañeros míos que eran lustrabotas.

El tiempo se encargó de alejarme de aquel buen hombre y entonces conocí a otro maestro, Tobías, un músico eximio que inventaba canciones y nos llevaba a la radio a por lo menos la mitad del salón, no éramos buenos para el canto pero a él no le importaba y nos mentía con una sonrisa. Tocaba acordeón y también la guitarra, cualquier instrumento entre sus manos era un canto de sirenas que atraía a multitudes. Cuando llegaba a clase se ponía siempre un blanco guardapolvo. Su alma de artista le hacia inventar canciones brillantez y hasta había grabado discos de vinilo que lucía orgulloso y feliz.

Ambos maestros al entrar al salón hacían gestos de cortesía a los saludos que recibían, ambos siempre limpiaban la silla y el pupitre con blancos pañuelos antes de empezar la clase. Sus sesiones de aprendizaje eran cátedras de la vida y de las ciencias. Predicaban y cumplían sus prédicas a cabalidad. Eran gente honesta y bondadosa, aquellos que enseñaban a ceder la vereda y a colocar la silla para que se siente una dama, aquellos que me hicieron aprender que el verdadero valor de los hombres está en su interior y no en el brillo de fuera.

Y como todos también, luchadores incansables, como todos defendían sus derechos dignamente, con hidalguía y entereza, con tenacidad y con respeto. En alguna huelga los vi años después reclamando con decencia, caminando por la calle y aplaudiendo con dignidad. No los imagino nunca protagonizando escándalos públicos, quemando llantas ni lanzando piedras.

Esa ola gigantesca que es el tiempo, se encargó de varar mis días a otras playas, de arrastrar mi vida lejos de esa isla feliz que fueron sus sabias enseñanzas. Esos maestros increíbles también fueron arrastrados por el tiempo inclemente a retiros esperados. Dejaron de escribir sus días con tizas polvorientas y empezaron a borrar sus días con almohadillas de tristeza. Había que dejar el lugar para otros y ellos lo sabían bien.

Después de ellos una generación distinta llegó, una generación de profesores forjados en climas violentos, entre gases lacrimógenos y smock de llantas de caucho, entre insultos y pedradas destruyendo ventanales públicos y privados. Una generación incapaz de predicar con el ejemplo, una generación absurda con la que se pretende que un alumno lea doce libros al año cuando los educadores no leen dos al año, otros ni siquiera uno… Salvo las excepciones que se volvieron una especie rara, en extinción, una especie cada vez más difícil de encontrar en este mundo cada día menos piadoso y más vacío.

Concurso Nacional Escolar “Mitos y Leyendas del Agua”



El I.E. T.G. de Fanning, I.E. Sor Ana de los Ángeles, Programa de Educación Ambiental del Foro Ecológico del Perú invitan a participar del Concurso Nacional Escolar "Mitos y Leyendas del Agua en el Perú" el cuál tiene como fecha límite el 14 de febrero del 2007.

Bases del Concurso:


El Concurso está dirigido a todos los escolares de las instituciones educativas del Perú, desde los niveles de Primaria y Secundaria, a fin de que recopilen Mitos y Leyendas de sus Regiones acerca del AGUA.
Los cinco mejores trabajos serán premiados cada uno con la suma de mil nuevos soles, además de ser publicados. Los docentes que asesoren a los escolares ganadores recibirán premios en efectivo. Los 50 mejores trabajos serán seleccionados para ser publicados y difundidos a nivel nacional.
Los trabajos deberán ser presentados como máximo en dos páginas en hojas de formato A4 escritos a máquina o a mano (letra legible) y por duplicado. En la parte inferior del trabajo deberá incluirse:

NOMBRE Y APELLIDOS
DIRECCION COMPLETA (caserío, distrito, provincia, región)
EDADGRADO ESCOLAR
INSTITUCIÓN EDUCATIVA
TELEFONO Y/O CORREO ELECTRONICO (para contacto)

Sólo se permitirá un trabajo por escolar.
Los participantes deberán mencionar la fuente de su trabajo, sea oral, recopilado o transcrito.
Los trabajos se recepcionarán hasta el 14 de febrero de 2007 en:
Calle Colón 460, Miraflores,
Lima 18. o al correo electrónico: educa.ambiental@gmail.com
El jurado calificador estará compuesto por un equipo de profesionales multidisciplinarios, los mismos que calificaran los trabajos y emitirán su fallo inapelable.

Los resultados de los trabajos ganadores se publicarán a través de los medios de comunicación el día 5 de Marzo de 2007.
La premiación será en ceremonia pública el 22 de marzo del 207 "Día Mundial del Agua" en la ciudad de Lima, de acuerdo a las indicaciones de la Comisión Organizadora.
Los participantes al presentarse a este concurso aceptan cada punto arriba mencionado. Cualquier punto no indicado en estas bases será resuelto por la Comisión Organizadora en el marco de la Ética Ambiental.


Para mayor información sobre las bases, visitar las siguientes páginas webs:http://sorana.edu.pe/aguapati/Correo: educa.ambiental@gmail.com
Teléfonos: 242 -4943, 445 -0572

domingo, enero 07, 2007

“Cajamarca, Caminos de Poesía” Libro que reúne a ciento veinticuatro poetas del departamento presentará la APECAJ






La APECAJ, Asociación de poetas y escritores de Cajamarca, luego de varios años de espera ha concretado el sueño esperado por mucho tiempo. Publicar una recopilación de poesía cajamarquina en la que se vean plasmados los trabajos de sus poetas y autores de todas las provincias del departamento de Cajamarca. La titánica obra se logró consolidar gracias al esfuerzo de la poetisa Socorro Barrantes Zurita, quien fue fundadora de esta asociación en 1995 cuando era la directora de la Biblioteca Municipal “José Gálvez Egúsquiza”. Hace seis años surge la idea de publicar este libro sin precedentes, fue ahí cuando empezó una compleja y delicada labor de compilación que concluyó en febrero del año pasado; no fue fácil conseguir que los trabajos literarios vayan llegando desde los diferentes puntos del departamento. Pero gracias a la perseverancia de Socorro Barrantes los trabajos al igual que el oro de los incas hace 500 años fue llegando desde diversos puntos, en diferentes medios: algunos llegaron por servicio postal, otros por correo electrónico, por dispositivos de almacenamiento cibernético, por material bibliográfico y por una infinidad de medios y formas. Un largo periodo de redacción empezó entonces, interrumpido varias veces por infortunios del destino. Fue importante la colaboración del vicepresidente de la institución, el poeta Guillermo Torres Ruiz y de un grupo de anónimos colaboradores que participaron en el proyecto.

Libro de 306 páginas, tamaño A4, papel rainex, carátula a color, 124 poetas publicados. El libro presenta una fotografía en la carátula correspondiente a Víctor Campos Ríos, así como una serie de ilustraciones interiores de varios archivos fotográficos.

La APECAJ es una Asociación abierta a todas y a todos los Escritores, cuyo objetivo es revalorar la literatura en su diversidad de expresiones: narrativa, poesía, historia, investigación y otras, así como socializar y difundir la producción literaria dentro del desarrollo local, regional y nacional. Su primer presidente fue Guillermo torres Ruiz, la actual presidenta es Socorro Barrantes Zurita, pese a contar con doce años de existencia hasta la fecha no cuenta con un local, ello debido a la indiferencia de las autoridades. Cabe resaltar que para la presente publicación el gobierno municipal anterior decidió invertir una considerable suma en la edición de este libro.

Próximamente se dará a conocer la fecha de la presentación del libro, mismo que se presentará en diferentes puntos del norte peruano y será expuesto en la Feria del libro de Trujillo, la que contará con invitados de honor como Alfredo Bryce, Alonso Cueto, Fernando Ampuero y otros destacados escritores nacionales e internacionales.

jueves, enero 04, 2007

Asociación Mujer y Familia realizó con éxito I ENCUENTRO DE SABERES “Hijos Orgullosos de sus Padres”


Es muy cierto que la mayor parte de las estadísticas catalogan a nuestra patria como una de las poseedoras de los más altos índices de todos los problemas. Aceptamos con resignación la baja calidad de la educación, de la salud, de la vivienda, del medio ambiente, de la cultura, como algo normal y se siente que será muy difícil cambiar las cosas “la vida es así”.
Es por eso que La Asociación Mujer Familia, dentro de su enfoque de Cultura Andina, se ha propuesto mirar desde ese otro ángulo. Mirar desde los padres y las hijas, mayormente trabajadoras del hogar. La propuesta es simple: que los cinco sentidos de los padres, de las madres y de los hijos, se abran de otra manera para mirar sus adentros, sus saberes, sus posibilidades, sus valores vigentes en la sencillez de la vida cotidiana. En esa casa de tierra cálida encontrar los saberes que padres, madres e hijas tienen para sustentar la vida y la esperanza.

“…Necesitamos que las hijas valoren los saberes de sus padres. La escuela, a la que gran parte de ellos no fueron, no lo es todo para la educación de los hijos e hijas. Valorar la trayectoria maravillosa, mágica, de resolver los problemas cada día. Nunca falta el pan solidario en la mesa de los “pobres”. El pobre “comparte su pobreza” y el rico guarda su riqueza y la incrementa sin la reciprocidad, característica fundamental de la cultura Andina
Cómo no sacar a luz los valores, de la gente que multiplica los panes cada día. Que enciende luces en la oscuridad de la noche y que no pierde la risa, ni la fe, ni que algún día los hijos serán mejores que los padres.
En nuestros andares cotidianos, dentro del trabajo de seguimiento y acompañamiento a las familias de las niñas y adolescentes trabajadoras del hogar tratamos de visualizar los saberes los valores vigentes, sus expresiones artísticas, sus alegrías, sus penas, sus ausencias, sus limitaciones y carencias, pero por sobre todo el ejercicio de una cultura que genera capacidades para enfrentar la vida con cara al sol…”. Manifiesta con emoción Socorro Barrantes, luchadora social incansable de magnánima alma y promotora de este encuentro que se realizó con éxito hace unos días en el INC.

HIMNO DE LAS TRABAJADORAS DEL SERVICIO DOMÉSTICO

CORO Compañeras del trabajo doméstico/ Compañeras de vida y labor/ Es la hora de luchar por nosotras/ Hacia horizontes de un mundo mejor

1 Condiciones de equidad derecho y deber/ Sociedad solidaria, valiente/Que supere injusticia, dolor/ Subordinación, larga explotación
2 Trabajo doméstico de niños, no más/ De niños es riesgo flagrante/ Adolescentes con plenos derechos, eso es;/ No más de seis horas, no más.
(CORO)
3 Ciudadanas somos de primera /Con derecho a educación y salud/ A descanso, participación/ Y a hermosas flores de amor.
4 Compañeras este es el momento/ De mirar la existencia con fe/ De hallar el tejido multicolor/ De nuestra andina raza y cultura/
(CORO)
5 Unirnos es el fin/ Crear colectivo innovador/ Con lazos de suma alegría/Con lazos de recíproca unión.
6Compañeras siempre es el momento/ De andar de las mano con Dios/De seguir el ejemplo de su Hijo:/Valiente, justo, lleno de amor.

Felicitamos a AMF por esa iniciativa loable de compartir el saber de nuestros pueblos, ese saber casi secreto del que a veces dejamos de lado por vergüenza o absurda alienación.

martes, enero 02, 2007

Gaby, el Llanero Solitario y mis prendas amadas




Tenía nueve años cuando nos mudamos a la casa nueva, una construcción moderna que mi padre había hecho junto a la flamante urbanización José Sabogal, más conocida como Fonavi I. La casa era enorme, sus amplios jardines cobijaban a las primeras rosas que mi padre cultivaba con ternura, las plantas frutales, años después, se proyectarían como enormes árboles de frondosa sombra y dulces frutos hogareños.


La urbanización vecina era entonces, un conjunto habitacional uniforme y simétrico que el presidente Belaunde en aquel tiempo había ordenado construir, las casas en largas hileras delataban minuciosidad en su arquitectura, sus ventanas y puertas iguales parecían las piezas de un dominó en perfecto orden. Aquellos días las residencias se encontraban aún deshabitadas, los pasajes sin nombres, los jardines sin flores, las casas sin los hombres que después las habitarían días y noches, eneros y diciembres, primaveras e inviernos.


Fue en ese tiempo que mi madre nos compró una bicicleta Monark de paseo, muy alta para mi edad, muy real para mis sueños. En ella sufrí aparatosas caídas intentando aprender a conducirla, las largas calles de Fonavi parecían los pabellones de un cementerio, por su armonía y su silencio, hasta el eco se había apoderado de aquellos pasajes misteriosos.


Cierto día un éxodo de habitantes llegó hasta aquellas viviendas uniformes, entonces las puertas se abrieron y los silenciosos pasajes se convirtieron en lugares bullangueros y desalineados, las paredes cambiaron de color, en algunos jardines empezaron a florecer geranios y siemprevivas, malvas y cucardas, buganvillas y cipreses. Con ellas llegaron las aves y las abejas, las hormigas y los roedores, muchos mundos quedaron instalados a la vez en aquellos azules días. También se instaló el ruido de algunos de los pocos autos que en ese tiempo existían en la ciudad y un comité de colectivos decrépitos que cumplían una lenta labor de transporte. Pero una especie de seres muy específicos también se instalaron entre esa multitud, una especie de miradas limpias y cabellos largos, de faldas cuadriculadas. Con ella se instaló Gaby, con su falda escocesa, su blusa blanca y una boina roja delirante.


Para suerte mía, esa niña se instaló en la casa contigua a espaldas de la mía, mejor aún, era la hija de unos amigos de mi padre, lo que conllevaba a frecuentes visitas a mi casa o a la suya. Mientras nuestros padres conversaban reunidos en amenas tertulias, nosotros descubrimos que a veces en los corazones también habían cosas inciertas que no podíamos definir, por eso nos mirábamos largamente como intentando hablar en un lenguaje desconocido y nuevo. Una noche en que la tarde se consumió entre diálogos paternos y la noche invadió lentamente las ventanas de su casa, ella como coronando ese día de juegos cándidos y nimios me regaló lo que por mucho tiempo fuera mi más preciado tesoro: “Un prendedor de latón del Llanero Solitario”.

Pocas cosas a esa edad se atesoran tanto como un icono de amistad pura y transparente. Los años pasaron y el tiempo y la vida fueron desdibujando esa edad y dibujando otras en nuestros rostros y en nuestras almas. Así como un día la vida nos instala en rincones y situaciones insospechadas, también suele llevarnos al compás del trajín de los días y de los años. El juguete de lata se extravió en alguna mudanza de las que se consumaron en los últimos días de mi infancia. No volví a saber de Gaby por largos años hasta aquella mañana en que encontré su nombre en el periódico. Un aviso matrimonial que anunciaba además de una boda, que aquel juguete de lata y la mirada de Gaby se habían quedado archivadas para siempre en el álbum de mis prendas más amadas.

Soliloquio de la última noche de diciembre



Siete de la noche del último día del año, salgo a comprar las últimas cosas para pasar la noche a un nuevo año. Camino entre la llovizna y miles de transeúntes, entre música estruendosa y cláxones terribles. De pronto una imagen me sorprende. Frente a mí, en una esquina con un grupo de los suyos está el jefe de la policía, caminando como uno más de ellos, vigilando que el orden permanezca inmutable. Lo que me demuestra que algunas cosas en el Perú aún funcionan bien, que no todos los engranajes estatales están averiados.

Cruzo por la calle del batán a esa hora ruidosa. Vendedores de panteones, de uvas, de vinos baratos que huelen a perfume, anticuchos y papas rellenas, vendedores de fundas para celulares, de muñecos de peluche, de juguetes chinos, de cd´s piratas con los últimos éxitos de música bailable… Un vendedor rezagado y confundido, aún ofrece los discos con los últimos villancicos de Luis Miguel, pero nadie se acerca a él, talvez porque es un despistado y no se ha dado cuenta que la navidad ya pasó y que se acerca el año nuevo, o quizás porque Luis Miguel canta muy feo, de cualquier manera, vender el disco navideño de Luis Miguel a tres soles en víspera de año nuevo es un mal negocio.

Es tedioso caminar entre tanta gente, entre tantos gritos insospechados. Los ambulantes han empezado a celebrar el año nuevo a esa hora; en sus manos las latas de cerveza se convierten en ligeros desperdicios de aluminio. Las prostitutas han asomado su entumecimiento por esas esquinas. Hace buen tiempo que hicieron de las calles del Batán y Apurimac su zona roja, zona liberada, zona tomada. La gente camina despreocupada y las ignora, algunas calientan la noche fumándose un cigarro que huele a hierba seca más que a tabaco. De un chifa cercano llega el aroma de un arroz chaufa mientras un chino legítimo cocina menjunjes agridulces cerca de la puerta de su local.

Las luces de bengala me recuerdan a una tragedia imborrable en la memoria de cualquier peruano, el ruido de unos cohetes me incomoda y al igual que los perros callejeros me asusto y quiero esconderme bajo cualquier lugar, con ese pánico inenarrable que tengo en octubre cuando en la procesión del Señor de los Milagros escucho los estruendos de aquellas bombardas detestables y peligrosas.

La noche sigue avanzando y empiezo a creer que ninguna cábala va a cambiar lo que está establecido por un orden superior. Empiezo a creer que el mundo no va cambiar por una trusa amarilla ni unas flores de ruda, ni por las velas multicolores que no son más que un poco de cera que arderá de cualquier manera. Camino hacia la plaza desubicado, mientras la llovizna me hace recordar que muchas ausencias me aguardan al llegar a casa. Mis amigos los azulejos, el amor que está distante esta noche y a quién no podré más que llamar por teléfono si telefónica esta vez funciona, por que en este país lo único que funciona a la perfección son las excusas como decir por ejemplo: No hay servicio por que la línea está congestionada, o no hay red. Este año será mejor porque así lo quiero, este año continuaré con las cosas buenas que se han dado el año anterior… Con menos errores, este año la columna tendrá menos errores, este año el Suplemento Cultural será mejor… Este año…
Un niño a la distancia toca en su violín una vieja melodía que me hace llorar. “Corazón de niño” de Raúl Di Blasio. Desde lejos llegan los chillidos de unas aves asustadas por el ruido de la noche iluminada.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú