Síguenos en FACEBOOK

jueves, abril 26, 2012

Murió el dibujante Julio Fairlie




Tras una larga enfermedad, falleció en la madrugada del martes Julio Fairlie Silva, uno de los dibujantes más importantes de la historieta peruana, en el distrito de Punta Negra, a los 90 años. La desaparición de este caricaturista, quien fuera responsable de la creación del criollo Sampietri, un personaje capital en la tradición gráfica peruana, fue lamentada por diversos colegas suyos y periodistas.

En las redes sociales se pudo leer varias muestras de pesar por el fallecimiento de Julio Fairlie. Por ejemplo, el caricaturista Eduardo Rodríguez, conocido como Heduardo, escribió en su cuenta de twitter "Adiós, Julio "Flaco" Fairlie, los dibujitos están de luto".

Otro que se sumó a las muestras de pesar fue el periodista Juan Gargurevich. Él publicó en esta misma red social que "Ha muerto el legendario dibujante Julio Fairlie, creador de Sampietri. Que se detengan los lápices en todo el mundo". A su turno, otro dibujante, el arequipeño Omar Zevallos, también escribió un texto en el que calificaba al fallecido como notable y recordaba su paso por Última Hora.

Mercedes Fairlie, hija del caricaturista manifestó que "hace meses atrás unos amigos de mi papá del diario Última Hora llegaron a la casa y le obsequiaron una recopilación de las últimas ediciones". Según cuenta la heredera del caricaturista, ante esta deferencia su padre "se emocionó un montón y desde ese momento lo guardó como un tesoro", agregando que "ese fue un gran homenaje para él".

También, recordó que su papá "fue una persona comprometida  con lo que hacía y que tomaba en serio el ser buen periodista". Añadió Mercedes, asimismo, que fue "un buen papá, humorista y humano".

Sampietri llegó a incursionar en el teatro (1971), interpretado por Cayo Pinto, conmemorando un aniversario del diario Última Hora. La Editorial Novaro, estuvo interesada en contar con Sampietri para una nueva línea de cómic, pero el diario Última Hora le prohibió hacer las negociaciones.

El caricaturista Julio Fairlie es el creador de Sampietri, pero ya antes había dado a la imprenta otros personajes de su inventiva como Juan Mella (1941) y Un lunático en Marte (1954). Desde joven incursionó en publicaciones, muchas de ellas de su natal Arequipa, como Palomilla, Characato, Vanguardia, Buen humor, Patita, entre otros con el seudónimo de Nevada.

Sin embargo, en el desaparecido diario Última Hora alcanzaría la popularidad creando su personaje Sampietri, un criollo avispado y enamorador inspirado en una idea de Raúl Villarán, director del diario. Según el mismo creador manifestó en diferentes ocasiones que Villarán le dijo que "creara un personaje limeño. Vivo, zampón, de esos que se meten a las fiestas para comer y tomar gratis".

El humor "criollo" de Sampietri fue bien recibido por el público. Debido a la popularidad del personaje un grupo de dibujantes como Juan Acevedo, Heduardo y Julio Carrión, "Karry", junto con coleccionistas y fans de la caricatura impulsaron en 2008 que se declarara la fecha de aparición de Sampietri en Última Hora –12 de setiembre de 1952– como el Día de la Historieta Peruana.

miércoles, abril 25, 2012

Secretaria, Secretaria…


Para ti y tu silencio de oficina.

Te firmé mis veinte años /te ayudé a subir peldaños/ y entre copa y copa me hice necesaria./ Y al negarme a ser amable me ignoraste/ y sólo fui tu secretaria.

¿Quién no recuerda esa canción entrañable que se toca una vez por año con una vibración especial? El calendario cívico anuncia que hoy es 26, no figura como ningún día especial ni hay nada que lo resalte, sin embargo las secretarias del mundo saben que hoy es su día.

El Día de la Secretaria representa el tributo que se brinda a una persona que resulta un engranaje fundamental en la organización de cualquier institución pública y privada. La secretaria está encargada de apoyar todas las actividades laborales de  esa persona que llaman jefe, su rol es fundamental en la ejecución del trabajo y en el cumplimiento de las metas. Está a cargo de una agenda, ella es la encargada de concertar las reuniones, contesta el teléfono, responde los correos electrónicos y asiste sin reparos a cumplir sus funciones.

El origen de tan afable día no está claro en la historia, existen contradicciones y versiones distintas, sin embargo eso carece de importancia si se mira a la esencia misma de las mujeres que pasan su vida en una oficina.

Las secretarias profesionales son contadas, forman parte de una estirpe silenciosa de mujeres que a lo largo del tiempo ha trascendido entre la tecnología de ayer y la que se vislumbra para hoy y mañana. La labor de una secretaria no es una tarea que sea valorada casi nunca, pese a que son la columna vertebral de una oficina y del cumplimiento de las metas de una institución. Lamentablemente la labor de la secretaria se ha desvirtuado debido a la improvisación, a la falta de capacitación y a la intromisión de personas ajenas a esa profesión en una tarea tan importante. A menudo se cree que una secretaria es una persona que chatea todo el día y que redacta un documento eventualmente.

Las verdaderas secretarias son de una clase y casta diferente, aquellas mujeres que dejan su vida en su casa, y construyen otra entre las paredes de una oficina, entre retratos de sus seres amados, entre lágrimas secretas y silenciosas esperas.

Aquellas que no se doblegan ni se someten y que han sabido hacerse respetar más allá  de las vilezas que hayan podido surgir entre esas paredes. Mujeres que no solo escribieron por años las cartas y respuestas anunciadas, sino que escribieron en sus días las tristezas más amargas.

Hoy se piensa que las secretarias son entes puramente ornamentales que se encuentran sentadas en una oficina. Hoy que una ola tecnológica ha golpeado con fuerza a todos los lugares y todos los ámbitos de acción de estas mujeres, parece que las funciones de una oficina se empezaran a deshumanizar.
Una secretaria no solo es la confidente de todos los sucesos grandes y pequeños de una empresa, sino que es un ser que humaniza esos conceptos fríos y modernos que le restan verdad y que buscan reemplazarla por frívolos seres de obtusos conocimientos.
Una secretaria es más que una funcionaria que prepara café y que escribe mil palabras por minuto. Una secretaria es una madre, una esposa, una mujer que entrega sus mejores años al servicio de una institución o una empresa y que casi siempre acaba olvidada, como formando parte de los archivos de la vida misma, de esas cartas amarillas que muy pocas veces, o que tal vez nunca, nos atrevemos a volver a leer y que guardamos silentes en los anaqueles polvorientos del ayer.


ESCUCHAR CANCIÓN : http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=32720213#editor/target=post;postID=8459200772850756790

martes, abril 24, 2012

139 años del nacimiento de Don Augusto Gil G. Velásquez



Una de las personalidades más representativas de la provincia de Celendín ha sido homenajeada ayer en esa provincia, se trata de don Augusto Gil G. Velásquez. Hombre que hizo que la fama de la tierra celendina se traslade a muchos rincones del mundo al conseguir poner de moda el sombrero celendino en Europa gracias a un regalo que hizo entrega de manera personal al rey Jorge VI de Inglaterra.

Fue un hombre sufrido, de raíces pobres, pero que gracias a una vida de sacrificios y de buenas negociaciones consiguió ser uno de los hombres más acaudalados de la provincia. Comercializó con éxito maquinas de coser que traía de Alemania, las que tenían su propio nombre como una marca personal; otras máquinas y artefactos también fueron exportadas por su visión empresarial, aquella que nunca desligó de su profundo lado humano. Por ello antes de morir, había dejado la mayoría de sus bienes en distintos legados a instituciones para mejorar y lograr el desarrollo de la provincia y de la ciudad que tanto amó. Se dice que tuvo propiedades entre las que destacaban las haciendas de San Isidro, Yajén y Guayobamba en Chota, además de numerosos solares en Llanguat, terrenos en Celendín y cuantiosos bienes comerciales, sin contar el terreno que donó en el distrito de Baños del Inca para la construcción de su cementerio.

Antes de morir desheredó a sus descendientes directos, hizo muchas donaciones para la construcción de locales públicos en Celendín, locales que hoy lo recuerdan con algunas placas y muchas historias, un colegio, terrenos para un hospital, la Beneficencia Pública… Un hombre que no fue ambicioso y de los que hoy ya no existen por los afanes de la vida y la rapidez con la que se la vive; por el materialismo enquistado en todas las esferas.

Una plazuela en Celendín lleva el nombre de tan ilustre personaje, una placa en la Beneficencia Pública junto a los cuadros de sus padres – aquellos que pintara el ilustre Juan Villanueva (Bagate) se lucen al ingreso de esa casona colonial con un aire lúgubre y solemne, cuadros de incontable valor que son una especie de retratos vivos que dan la bienvenida al visitante, probablemente los cuadros de Bagate más grandes y que no se encuentran formando parte de colección alguna- un barrio y muchos lugares donde se habla de él. Un frío monumento que se entume con los días.
Celendín tuvo y tiene mucha gente buena y noble, testimonio de ello son los literatos que trascendieron dejando una estela de orgullo a Cajamarca y al Perú como lo ha hecho Garrido Malaver, Alfredo Pita, Manuel Pereyra, Jorge Díaz Herrera, Alfredo Rocha, Nazario Chavez, Tito Zegarra, Gutemberg Aliaga, Manuel Rabanal, Julio Villanueva, José Marín… La lista es interminable – y esta columna ya se acaba-

Eran otros tiempos y otras las expectativas de la gente de entonces. Hoy las perspectivas de la provincia han cambiado, la ciudad más delineada de la región Cajamarca ha empezado a desdibujarse por el surgimiento inevitable de construcciones modernas, de nuevas aflicciones y de incontables problemas; sin embargo era preciso recordar la trayectoria de tan importante personaje, aquel que sembró, cultivó y cosechó y que murió lejos de su pueblo cuando atravesaba el fragor que significa ser un octogenario que ha perdió parte de la vista.

La memoria de Augusto Gil G. Velásquez permanece intacta en las generaciones nuevas que lo evocan como un ejemplo perdurable y que ven en él la representación viva y sincera del alma de los celendinos, de aquellos habitantes que más de una vez apuntaron sus nombres con letras de oro en las añejas páginas de la historia.

lunes, abril 23, 2012

Los Mineros van saliendo de la mina



·       Los mineros salieron de la mina/ remontando sus ruinas venideras, / fajaron su salud con estampidos/ y, elaborando su función mental/ cerraron con sus voces/ el socavón, en forma de síntoma profundo.

César Vallejo.

El rescate de los 9 mineros atrapados por varios días en la mina llamada “Cabeza de Negro” en la región Ica puso a los peruanos en la mira del mundo entero y nos ha hecho analizar con frialdad los peligros de la minería informal en el país.
La tragedia de estos mineros nos ha hecho evocar lo sucedido hace un tiempo en Chile donde más de 30 mineros quedaron atrapados por varias semanas ante la expectación del mundo entero.
El nombre de minero en realidad está estrechamente ligado a los socavones, a esa manera casi rudimentaria en la que se extraía el mineral siguiendo la veta y que ello podría significar varios kilómetros de túneles y galerías, de humedad y de cambios bruscos de temperatura. Solo una persona que ha ingresado a la profundidad de los socavones puede saber lo que significa estar atrapado por varias horas en medio de esa oscuridad innombrable y del pánico que causa la incertidumbre.
Sin ir my lejos, el asiento minero de Hualgayoc, está plagado de socavones cuyas entrañas albergaron a miles de hombres en siglos de minería y en cuyas galerías murieron aplastados por las “tapas” (1) miles y miles de ellos.
En tiempos de la colonia la minería fue uno de los oficios más duros y que significaba que los peones ingresen a las minas por semanas, allí vivían y morían, comían y dormían, algunos salían en cajones luego de una semana. Las puertas de los socavones tenían rejas de metal y existía un portero quien velaba porque ningún peón ose escapar. Aunque parece una historia de ficción la historia es real, las crónicas de los viajes del obispo Jayme Martínez de Compañón y Bujanda así lo narran y los archivos existentes de esa época, así lo testimonian.
Eran tiempos en que la iglesia predominaba y ordenaba, en uno de sus últimos viajes al Mineral Hualgayoc (2) Martínez de Compañón solicita al Virrey Guirrior “que se envíe más de un millar de mitayos a Hualgayoc, de preferencia con hijos pequeños, para que los ojos de estos se acostumbren a la luz” cita textualmente la infame carta redactada por uno de los obispos más falsos que pasó por estas tierras.
El rescate de estos hombres peruanos de la mina “Boca de Negro” nos remonta a nuestro pasado telúrico y nos proyecta  hacia nuestro futuro cercano, nos lleva a pensar en las medidas que el Estado Peruano debe tomar para evitar que este tipo de eventualidades se repitan y que nuestros compatriotas se sigan exponiendo en la minería informal, arriesgando sus vidas, manejando productos químicos y explosivos sin ninguna experiencia, mucho menos protección alguna.
Como decía César Vallejo: Craneados de labor,/ y calzados de cuero de vizcacha,/ calzados de senderos infinitos,/ y los ojos de físico llorar,/ creadores de la profundidad,/saben, a cielo intermitente de escalera,/ bajar mirando para arriba,/saben subir mirando para abajo.

1.  (1)  Porción de piedras que caen de lo alto del techo del túnel.

2.  (2) Nombre que se denominaba a Hualgayoc luego de su descubrimiento en 1772.

Nicanor Parra gana el Cervantes a los 97 años



"...Sólo sé que pasó por este mundo/ como una paloma fugitiva:/la olvidé sin quererlo, lentamente..."

El poeta chileno Nicanor Parra, ganador del premio Cervantes, se mostró feliz y pendiente a las repercusiones de la entrega del galardón que se le realizó ayer lunes en España, en una ceremonia a la cual no asistió, y que en su nombre recibió su nieto, Cristóbal Ugarte.

El premio fue entregado por el príncipe Felipe de Asturias en la Universidad de Alcalá de Henares, cuna de Miguel de Cervantes, en un acto donde el heredero de la Corona española afirmó que Parra, era "un provocador" y un "rupturista".

No ha llegado el poeta a España. Con un siglo a sus antipoéticas espaldas, cruzar el Charco se antoja ardua empresa. Y ha sido su nieto, Cristóbal Ugarte, quien ha recibido el galardón de manos de Don Felipe. Y él fue también el que llevó las palabras de Parra, en forma de poemas, porque no hubo discursos sino versos desparramados por este Paraninfo alcalaíno.

Y antes de partir, Parra le dijo a su nieto: «Pida usted prórroga de mínimo un año, del 23 de abril del año 2012 al 23 de abril de 2013 para así poder esbozar un discurso medianamente plausible».

Pero ahí estuvieron sus versos cálidos, humanísimos, trufados de sabiduría, humor, socarronería: «¿Esperaba este premio? / No / Los premios son /como las Dulcineas del Toboso / mientras ¬más pensamos en ellas / más lejanas/ más sordas / más enigmáticas».

Porque la risa, como recordó en su discurso José Ignacio Wert, «es el antídoto de Parra contra la angustia». Este Don Nicanor de La Mancha como lo nombró el Ministro, este Nicanor que ha jugado a antipoeta cuando pocos como él han merecido ese nombre, como lo es ese apellido, Parra, frondosa enredadera de una familia de músicos y orfebres de la cultura chilena.

«En un lugar de la Mancha / (octosílabo) / de cuyo nombre no quiero acordarme / endecasílabo», canta y escribe Nicanor Parra, y en este lugar de La Mancha, el Príncipe Don Felipe recuerda la figura del genial chileno y también algunos de sus versos más hermosos: «Todo lo que nos une es poesía / solo la prosa puede separarnos».

Y gracias a la vida, Don Felipe recordó a la inigualable Violeta, hermana de Nicanor, cantora universal a la que le arrancó el corazón un pájaro negro, mientras Nicanor escribía: «Yo no sé qué decirte en esta hora...». Y recordó Su Alteza a Cristóbal, nieto del poeta, por su aplomo y serenidad en la difícil papeleta de recitar los versos universales de su abuelo.

Nicanor Parra no ha podido cruzar medio mundo para llegar a Alcalá de Henares, pero desde el otro lado del planeta ha viajado el aliento de su poesía radicalmente humana, metida en los barros de la vida hasta la cintura, poesía a pie de calle, poesía de la tierra austral, de las fogatas mapuches, poesía del cobre, poesía que reside en la tierra, poesía de la que echar mano, acaso más que nunca, en estos sombríos tiempos que vivimos. Esperando que, cómo escribió el poeta, y ha leído su nieto, «vuelva a palpitar el corazón del hombre imaginario».

Día Internacional del Libro




El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. A nivel internacional es promulgado por la UNESCO, que la empezó a promulgar por primera vez en 1995. Se celebra cada 23 de abril desde 1996 en varios países, siendo hasta la actualidad más de un centenar los que se han adherido a la celebración.

En varios países de habla castellana, como en nuestro país, se celebra este día como el Día del Idioma, diferente del Día Internacional de la lengua materna celebrado el 21 de febrero.

El día 23 de abril fue elegido como Día del Libro y del Derecho de Autor, pues corresponde al fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616 (aunque realmente no es así: Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril… del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano). En esta fecha también fallecieron William Wordsworth (en 1850) y Josep Pla (en 1981). La Unión Internacional de Editores propuso esta fecha a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. La Conferencia General de la Unesco la aprobó en París el 15 de noviembre de 1995, por lo que a partir de dicha fecha el 23 de abril es el “Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor”.

Ante el crecimiento de la tecnología y la ciencia hace un buen tiempo que se habla de la desaparición de los libros en papel, es decir, un libro con hojas y tapas de cartón o cartulina, lo que conllevaría a la desaparición de las bibliotecas como tales; aquellos lugares silenciosos que tanto respeto inspiran con su inigualable aroma a tiempo y que nos abren ventanales a otros mundos y parajes desconocidos.

Hoy los libros se han hecho digitales, se pueden comprar versiones de toda índole a través del Internet, existen incluso empresas dedicadas exclusivamente a ello y se pueden llevar varios libros en un mismo aparato. El mismo Vargas Llosa anunció en una entrevista reciente la desaparición del libro en solo unos años.

Los libros son sin duda la base que cultiva a los seres humanos, los que nos llevan a épocas y eras distintas, a ciudades que no conocemos, a mares inaccesibles a tiempos inmemoriales; son la historia de los pueblos y de la humanidad. Un buen libro reconstituye el alma y la llena de placer. Mientras se añejan son mejores, sus historias perduran en el tiempo y entre sus hojas recrean historias que nos legaron otros hombres como el testimonio de otras vidas a las que nosotros no pudimos acceder pero que lo conseguimos al recrear sus letras y desentrañar las historias que en ellos habitan.

viernes, abril 20, 2012

¿Qué pasa con el Colegio de Periodistas?




Luego de la agresión abusiva y violenta de la que fue víctima el corresponsal de Panorama Cajamarquino, Eler Alcántara, en la provincia de Celendín por un grupo de ronderos manipulados por grupos violentistas; innumerables agrupaciones de gremios periodísticos han alzado su voz de protesta contra tan repudiable hecho.

Sin embargo, y lamentablemente, en una actitud incomprensible el  Colegio de Periodistas del Perú de Cajamarca, ha hecho mutis contra tan cuestionable atentado, parece que los dirigentes de esa casa gremial han confundido su razón de ser con los intereses personales y subalternos que los manejan. Es menester un pronunciamiento sobre estos hechos, pues callar, significa ser cómplice de esos atropellos a una de las más excelsas libertades: la expresión y la opinión.

Por otra parte, el ambiguo comunicado que ha lanzado el Comité Directivo ANP – Bambamarca, no es otra cosa que el aval al maltrato y a la vejación a los medios de prensa que dignamente luchan por la libertad de información, de opinión y de prensa. Un comunicado impreciso que solo busca la censura de quienes opinan; nada solidario y cobarde, porque no se define y que además justifica posturas beligerantes y abusivas. Hay quienes piensan que la excusa de la diferencia de ideas justifica los actos violentos, actos que a nuestra patria sumieron en décadas de horror, persecución y violencia; intimidación que ciertos grupos pretenden instaurar bajo un pretexto de legalidad.

Resulta inaceptable el silencio del Colegio de Periodistas del Perú, cuyo decano: profesor Iván León Castro, hasta el momento, no se ha interesado en indagar sobre el secuestro y tortura de un comunicador social en la provincia de Celendín. Cada ser humano es libre de pensar libremente y de optar por un lineamiento político e ideal, pero quienes lideran una agrupación en representación de un colectivo tienen la imperiosa necesidad de representar, actuar y por ende defender; lo que hasta hoy lamentablemente el Colegio de Periodistas de Cajamarca no ha hecho ni hará por su marcada inclinación, por todos conocida, en contra de la inversión privada en nuestra región, y a favor de las marchas y de los actos violentistas en nuestra región. Los cargos pasan, pero las acciones quedan.

Como editor, columnista y exdirector del Grupo Panorama solo me queda lamentar este tipo de silencios que forjan la censura, que agreden la verdad y la transparencia de quienes informan, opinan y expresan con libertad sus pensamientos cuando una persona ve vulnerados sus derechos, se ven también vulnerados los derechos de todas las personas del mundo; si uno de los engranajes de la sociedad falla, fallan todos los engranajes de la sociedad. El silencio es cómplice del delito y la vulneración, quien calla otorga. Más allá del respeto y la amistad que con el profesor Iván León Castro me une, debo reiterar mi preocupación por esa actitud sumisa que él ha tomado sobre un problema tan grave como es el secuestro,  vejación y maltrato de un periodista cuya única culpa ha sido la de pensar diferente a los opositores radicales a un proyecto minero; joven que además es un estudiante universitario de la Universidad Nacional de Cajamarca con sede en Celendín y que pese a sus 19 años ha hecho de su quehacer periodístico noble oficio, persona reconocida y querida por sus coterráneos.

Desde este espacio deploramos y lamentamos las actitudes mezquinas de quienes por interese particulares y políticos olvidan la razón de los cargos que ostentan. El país necesita voluntad de cambio, por las generaciones de ayer, de hoy y de aquellas que vendrán cuando ya no estemos y nos hayamos ido.

jueves, abril 19, 2012

El soldado olvidado





El 22 de abril se recuerdan los 15 años de una de las operaciones de rescate de rehenes más exitosas de la historia, la operación se produjo en la época del expresidente Alberto Fujimori y fue ejecutada por 142 comandos quienes lograron liberar a 72 personas que permanecían secuestradas desde el 17 de diciembre de 1996 por 14 emerretistas.

En la operación perecieron dos comandos, el magistrado Carlos Giusti y todos los terroristas; por ello los familiares de los subversivos acusaron al Estado de haber realizado ejecuciones extrajudiciales –Lo que es muy creíble si se tiene en cuenta el accionar con el que actuaba la dupla Fujimori: Montesinos-

Hace unos días todos los comandos que participaron en ese rescate fueron condecorados en el Congreso de la República, incluso la esposa y el hijo de los fallecidos; sin embargo hubo uno que miraba con cierta tristeza desde uno de los asientos porque no recibió su medalla, todos lo ignoraron, lo olvidaron por completo y lo sumieron en el desencanto y el desdén; se trataba de uno de los soldados más importantes de Alberto Fujimori, que sin embargo en esa ceremonia no fue condecorado y fue atrozmente olvidado, se trataba del soldado Cipriani.

La historia de los rehenes en la embajada japonesa, ha sido el origen de malas películas, videos políticos, abominables mini series y mejores libros, en cierta medida; en todos ellos se da cuenta de la participación excelsa que tuvo el trepador obispo de Ayacucho de ese entonces, aspirante a obispo a costa de lo que sea – aunque ello signifique traicionar la fe de unos hombres de ideología equivocada y camuflar micrófonos en biblias para luego hacer un show lacrimógeno y echarse a llorar sobre sus cuerpos-

¿Por qué el Congreso no condecoró a Cipriani? Realmente han sido injustos con el soldado que usa túnica para hacer misa y dar sus discursos de iglesia pidiendo la libertad de su compinche Fujimori, mientras su alma lleva una negra sotana.

La década de Fujimori fue en la que se produjeron más desapariciones forzadas, luego de la victoria y la liberación de los rehenes de la embajada japonesa – liberación que todos los peruanos aplaudimos y anhelábamos- los embustes de Cipriani coronaron con el principado de la iglesia católica peruana, desde ahí hizo política, protegió a los delincuentes y negó los crímenes de lesa humanidad a capa y espada; mientras la iglesia católica se desvanecía con tan diabólica presencia a la cabeza.

La vida no siempre compensa lo que uno hace, debe ser por eso que el Sr. Cipriani no tuvo la fortuna de ser condecorado como un soldado más en esa ceremonia. Los círculos de la vida, como los del infierno, son muchos. Uno nunca sabe en qué momento le llega el turno. A veces trepar pisando las cabezas de los demás es sencillo para quienes no tienen valores, pero el tiempo se encarga de darle equilibrio a la vida, Cipriani lo sabe bien, debe ser por eso que el Viernes Santo se atrevió a defender a su líder en prisión y dijo ¡Hipócrita es ese que pide que esté toda su vida en la cárcel o todos esos que dicen !Nunca, nunca, nunca!. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. ¡Hipócritas! ¡Falsos líderes!´

Y ciertamente el mundo está lleno de hipócritas y pecadores, como aquellos que usan una sotana, pero que llevan debajo un kimono.

miércoles, abril 18, 2012

Mientras dos niñas y su madre se extinguían en un charco de sangre…


Hemos visto con terror las imágenes del atropello de cuatro personas por un patrullero de la Policía Nacional del Perú a dos personas adultas y a dos menores de 4 y 9 años cuando transitaban por una de las aceras de la calle Chanchamayo de la ciudad de Cajamarca.

Del mismo modo hemos visto con indignación como los policías cobardes que tripulaban esa unidad salieron disparados por las ventas para huir, no para auxiliar; felizmente fueron detenidos por la indignación de la gente y personas que no estaban dispuestas a ser cómplices de un crimen.

Sin embargo la complicidad velada vino después, primero se trasladó a los policías a la comisaría en una camioneta del Serenazgo, -supuestamente para protegerlos de la turba que buscaba lincharlos-, luego las imágenes de las cámaras de video vigilancia tardaron una eternidad en ser entregadas a la prensa, como si se buscara ocultar algo, mientras las cuatro personas atropelladas atravesaban los momentos más difíciles de sus vidas.

Las reacciones posteriores fueron naturales, los cajamarquinos se cansaron de que malos elementos de las fuerzas policiales sean encubiertos por sus propios colegas en sus fechorías, no era la primera vez en que algunos policías cambiaban de roles y se convertían en vulgares delincuentes, en infractores de la ley. La reacción desatinada de la policía antimotines degeneró en una gresca colectiva que incluyó bombas lacrimógenas en una zona residencial, disparos al aire, golpes a diestra y siniestra y como si fuera poco, civiles detenidos.

La coartada al día siguiente estaba lista. “Los policías no estaban ebrios, habían llegado de Namora a Cajamarca para realizar un patrullaje, es decir, a Cajamarca habían arribado miles de policías y militares  y sin embargo se traían dos de Namora, de una comisaría en la que normalmente hay 5 policías”, o sea la PNP traía “leña al monte”.

Un accidente puede sufrirlo y provocarlo cualquiera, nadie está libre de lo uno ni de lo otro, pero la reacción cobarde de huir ante lo que uno ha provocado es abominable y más si se es un policía cuya razón de ser es la de proteger a los civiles, el orden y la ley.

La Policía Nacional del Perú tiene que reconocer que un año de ranas y lagartijas, planchas y correrías no le otorga profesionalismo a sus gendarmes; jovencitos egresados sin el menor reparo que se sienten dueños del mundo y cuyos resultados saltan a la vista.

La vida de estas personas nunca será la misma. Pese a que varios testigos aseguran que los policías estuvieron bebiendo varias horas a solo unas cuadras de donde se produjo el accidente, la PNP se ha obstinado en tapar el hecho. ¿Qué hubiera pasado si no hubiera estado instalada en ese lugar la cámara de video vigilancia? Simplemente no existirían las imágenes y la población, probablemente,  sería indiferente al dolor de esa familia.

La justicia tarda pero llega, las verdades caen por su peso, y no hay peor peso que el de la conciencia, aquella que acusa a solas, cuando aunque hayamos podido engañarle al mundo, no podemos engañar a nuestros más secretos remordimientos.

Atentado inaceptable


El atentado sufrido contra el comunicador social Eler Alcántara Rojas en la ciudad de Celendín resulta inaceptable si se tiene en cuenta que vivimos en un Estado de Derecho y bajo leyes que prohíben la restricción de la libertad de opinión y que otorgan la libertad de prensa en nuestro territorio.

El joven periodista no solo fue retenido contra su voluntad por varias horas, sino que fue sometido a castigos y vejámenes inaceptables por el solo hecho de pensar diferente al grupo de ronderos que lo secuestraron por varias horas para humillarlo, castigarlo y someterlo a amenazas por el solo hecho de realizar una labor cotidiana de informar con un punto de vista que los ronderos no comparten.

Panorama Cajamarquino ha respetado y a avalado el trabajo de las rondas en lugares don la presencia del Estado no era posible o donde los actos delincuenciales salían de control por descuido de las autoridades, especialmente como lo sucedido en las poblaciones del campo en donde la presencia policial y del Estado es muy limitada debido a las carencias institucionales, sin embargo no podemos ni vamos a avalar actitudes matonescas basadas en la intimidación, el abuso y la coacción.

Si bien el Derecho Consuetudinario, también llamado usos y costumbres, es una fuente del derecho. Son normas jurídicas que se desprenden de hechos que se han producido repetidamente en el tiempo en un territorio concreto. Tienen fuerza vinculante y se recurre a él cuando no existe ley (o norma jurídica escrita) aplicable a un hecho, no es lo que ha sucedido en la provincia de Celendín, en donde existen autoridades y un orden establecido.

La represión de la libertad de expresión es repudiable desde todo punto de vista y bajo cualquier premisa. El hecho de informar siempre va a generar opiniones encontradas, no por ello significa que se desvirtúe la verdad, más aun si ese hecho en cuestión es un tema que puede ser susceptible a interpretaciones de toda índole.

La amenaza recibida por el joven Eler Alcántara “de que le cortarían la lengua y los dedos de continuar con sus reportes y noticieros diarios” representa la intolerancia viva de quienes haciendo mal uso del poder y con una actitud cobarde y violenta pretenden sembrar el miedo en la prensa celendina y de la región.

Celendín es una provincia caracterizada por su don de gentes, la pasividad de sus pobladores y la profundidad del espíritu de su gente. Cuando han tenido que luchar por causas justas lo han hecho en conjunto; no es posible que por actos de esta naturaleza se desdibuje el rostro pacífico de una de las provincias más representativas de la región Cajamarca.

Actitudes como la sucedida con el corresponsal de Panorama Cajamarquino merecen el repudio colectivo, la condena permanente y una investigación que debe determinar las sanciones reales a quienes buscan acallar a la prensa por intereses personales, maquinados por grupos violentistas que piensan que el secuestro, el castigo físico y las amenazas de muerte son la mejor arma para solucionar los problemas de una región y un país.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú