Síguenos en FACEBOOK

viernes, abril 20, 2012

¿Qué pasa con el Colegio de Periodistas?




Luego de la agresión abusiva y violenta de la que fue víctima el corresponsal de Panorama Cajamarquino, Eler Alcántara, en la provincia de Celendín por un grupo de ronderos manipulados por grupos violentistas; innumerables agrupaciones de gremios periodísticos han alzado su voz de protesta contra tan repudiable hecho.

Sin embargo, y lamentablemente, en una actitud incomprensible el  Colegio de Periodistas del Perú de Cajamarca, ha hecho mutis contra tan cuestionable atentado, parece que los dirigentes de esa casa gremial han confundido su razón de ser con los intereses personales y subalternos que los manejan. Es menester un pronunciamiento sobre estos hechos, pues callar, significa ser cómplice de esos atropellos a una de las más excelsas libertades: la expresión y la opinión.

Por otra parte, el ambiguo comunicado que ha lanzado el Comité Directivo ANP – Bambamarca, no es otra cosa que el aval al maltrato y a la vejación a los medios de prensa que dignamente luchan por la libertad de información, de opinión y de prensa. Un comunicado impreciso que solo busca la censura de quienes opinan; nada solidario y cobarde, porque no se define y que además justifica posturas beligerantes y abusivas. Hay quienes piensan que la excusa de la diferencia de ideas justifica los actos violentos, actos que a nuestra patria sumieron en décadas de horror, persecución y violencia; intimidación que ciertos grupos pretenden instaurar bajo un pretexto de legalidad.

Resulta inaceptable el silencio del Colegio de Periodistas del Perú, cuyo decano: profesor Iván León Castro, hasta el momento, no se ha interesado en indagar sobre el secuestro y tortura de un comunicador social en la provincia de Celendín. Cada ser humano es libre de pensar libremente y de optar por un lineamiento político e ideal, pero quienes lideran una agrupación en representación de un colectivo tienen la imperiosa necesidad de representar, actuar y por ende defender; lo que hasta hoy lamentablemente el Colegio de Periodistas de Cajamarca no ha hecho ni hará por su marcada inclinación, por todos conocida, en contra de la inversión privada en nuestra región, y a favor de las marchas y de los actos violentistas en nuestra región. Los cargos pasan, pero las acciones quedan.

Como editor, columnista y exdirector del Grupo Panorama solo me queda lamentar este tipo de silencios que forjan la censura, que agreden la verdad y la transparencia de quienes informan, opinan y expresan con libertad sus pensamientos cuando una persona ve vulnerados sus derechos, se ven también vulnerados los derechos de todas las personas del mundo; si uno de los engranajes de la sociedad falla, fallan todos los engranajes de la sociedad. El silencio es cómplice del delito y la vulneración, quien calla otorga. Más allá del respeto y la amistad que con el profesor Iván León Castro me une, debo reiterar mi preocupación por esa actitud sumisa que él ha tomado sobre un problema tan grave como es el secuestro,  vejación y maltrato de un periodista cuya única culpa ha sido la de pensar diferente a los opositores radicales a un proyecto minero; joven que además es un estudiante universitario de la Universidad Nacional de Cajamarca con sede en Celendín y que pese a sus 19 años ha hecho de su quehacer periodístico noble oficio, persona reconocida y querida por sus coterráneos.

Desde este espacio deploramos y lamentamos las actitudes mezquinas de quienes por interese particulares y políticos olvidan la razón de los cargos que ostentan. El país necesita voluntad de cambio, por las generaciones de ayer, de hoy y de aquellas que vendrán cuando ya no estemos y nos hayamos ido.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú