Síguenos en FACEBOOK

miércoles, noviembre 18, 2009

La expresión izquierda caviar




La expresión Izquierda Caviar se ha puesto de moda en los últimos tiempos y aparece reincidentemente en épocas electorales como la que ya ingresamos casi sin darnos cuenta. Los de derecha o centro derecha tildan a los de izquierda peyorativamente como Izquierda caviar, frasecita que tiene toda una historia y merece un análisis que explique el por qué de su existencia y el efecto que causa sobre quien es aludido con el término.

La lingüista Martha Hildebrandt refiere que esta expresión traduce una francesa equivalente (su sinónima es gauche champagne) aplicada a los políticos progresistas de buena familia ("los niños bien que se portan mal"). Caviar viene del turco haviâr, que designa una conserva de huevas de esturión muy cara y por lo tanto símbolo de vida de lujo. En nuestro lenguaje político actual, caviar se ha independizado como adjetivo ("una chamba caviar") y aun como sustantivo ("los caviares del partido").

La etiqueta en francés gauche champagne surgió de la percepción de la actividad de proponer brindis a los famosos socialistas con champán. Un concepto similar viene del filósofo Alexander Herzen, el mismo que escribió alguna vez: Son ellos, nadie más, los que se están muriendo de frío y de hambre... mientras tú y yo en nuestras habitaciones de la primera planta estamos charlando acerca del socialismo sobre pasteles y champán.

La expresión en sí es un dardo lanzado arteramente, encierra desprecio y busca devaluar. En la política peruana hay un auge de la expresión y será definitivamente el caballito de batalla de quienes buscan descalificar a sus contendores en esa lid política que es siempre un escenario virulento y lleno de hostilidades.

Pero también es verdad que existen grupos, no todos los de izquierda pero sí algunos, que no cumplen lo que predican y que resuelven sus temas políticos en restaurantes de élite y en hoteles de cinco estrellas, lejos de esa realidad que ellos defienden.
En el Perú hay izquierda que no come caviar pero sí se sienta a las mesas de petroleros, viaja en vuelos exclusivos, se atiende en clínicas privadas y lujosas y frecuenta los cocktails de quienes jamás votarían por ellos.

Los fujimoristas, apristas, humalistas, humanistas, popular cristianos todos acusan a todos de caviares. El Perú está lleno de políticos comiendo las huevas frescas de esturión y también de niños bien portándose mal. Mientras que otros niños, esos que son de verdad, no pueden comer ni los huevos de una gallina, porque los venden para comprar pan y fideos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú