Síguenos en FACEBOOK

lunes, agosto 14, 2006

MANUEL RODRÍGUEZ, su canto desde el silencio.



Nacido en Cajamarca el año 1972, profesor en la especialidad de literatura.
Ha ganado los diferentes concursos poéticos organizados por el ISPE “David Sánchez Infante” de San Pedro de Lloc, La Libertad, los años 92,93 y 94. Ha publicado los poemarios “Alboradas de Libertad”, “Crepúsculo de Lirios”, “Entre la Hiel y la Miel” “Réquiem por dos Alas Quebradas”, “A la Luna Luna, Luna”(poesía y fábula para niños) “Versos hechos Contra Natura” entre otros poemarios. Es fundador y director del sello editorial “Cuervo blanco Ediciones”, logrando publicar a diferentes poetas de Cajamarca y a los internos del penal de Huacariz, Cajamarca. Ha fundado y dirigido diferentes revistas literarias. Es promotor cultural en Cajamarca, habiendo organizado el “I, II, III, IV Encuentro de Poetas en Cajamarca, así mismo apoyó la organización del I festival Nacional de Poesía “El Patio Azul” 2001.

VERSOS DE AMOR A MI PADRE

Ahora me inclino ante ti padre
Allá en una tierra de fríos minerales
Donde te vistió de fuego la luz primera.

Ahora te recuerdo en tus primeros juegos
Agarrándote a trompadas con la soledad
Buscando sur uno y mil, risa y llanto
En la tibia casa de la tía abuela.

Descubro tus primeros pasos en la mina
Asombrándote en el vientre de la tierra
Y el bolo dulce, el dulce bolo deslumbró en tu pecho
Escribiendo en tu frente el rumbo de tu destino.

Recuerdas tus primeras cuitas con la luna de Chimbote
Recuerdas como cantaba tu corazón en alta mar
Con tu cuerpo fresco, con tu amor de cholo
Humilde y soberbio al momento de amar.

Cuántos Batanes grandes pulverizará la memoria
Para no romper tus sueños aún en la oscuridad
Porque hubieron noches de trueno en tu alma
Y días que silbaban vientos de soledad.

Ayer te encontré en el Hualgayoc que se fue hace mil años
Tus ilusiones se capitalizaban en la bolsa de tu familia
Y cuando creíste lleno el morral y la despensa
Arrebataste tu familia al pueblo, lluvioso amanecer.

Al medio día de la vida que nunca fue la tuya
Saboreaste los soles de Huayllapampa y tu tierra
Remontábamos trigales siempre buenos compañeros
Amasando la sonrisa en caminos solitarios.

Ahora fuerzo la sonrisa para no verte llorar
Con tus sueños despeñados y el canto ayer quebrado
Siempre Cristo traicionado
Con tu cuerpo tras las rejas, sin corona ni laurel.

Entiendo ahora tu manera de marchar para empezar de nuevo
Porque era tu manera de ser
Pasar las horas renovando el sueño (Poeta hermano)
Por eso firmaste un pacto con el mar y el firmamento.

Ahora que has partido cayendo “en tu ley”
Avizoro un caballo de fuego trotando en el mar
Y Tú montado en él te pierdes jubiloso
Arreando los sueños a otro lugar.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú