Síguenos en FACEBOOK

jueves, abril 28, 2011

Pensando como un mono


Mario Vargas Llosa nuevamente ha vuelto ha generar polémica tras las declaraciones que hiciera a la prensa uruguaya en donde criticó duramente al Internet. “El Internet ha acabado con la gramática, ha liquidado la gramática”.  Ha dicho el Premio Nobel exasperado y con mucha razón.

Cuando uno conversa por el Messenger, el Facebook el Twitter o cualquier red social simplifica las palabras creando nuevos códigos, la ortografía y la gramática se convierten en herramientas inservibles y uno acaba comunicándose con extrañas fórmulas y códigos, que sin embargo, son entendidas por el interlocutor digital.

Cualquiera que tiene un uso básico del chat, sabe que las ya célebres letras TKM significan: te quiero mucho; o que se escribe “haber” para decir: quiero ver (a ver). Que se escribe la letra “q” para atribuirle la significación de la palabra “que” o que las letras “ps”, equivalen a “pues”, etc.

“Si escribes así, es que hablas así; si hablas así, es que piensas así, y si piensas así, es que piensas como un mono. Y eso me parece preocupante. Tal vez la gente sea más feliz si llega a ese estado. Quizás los monos son más felices que los seres humanos. Yo no lo sé”  Ha explicado Vargas Llosa sin titubear.

Vargas Llosa se ha convertido en un ícono de la literatura mundial, todo lo que diga tiene une repercusión mediática enorme y satura las páginas de los diarios del mundo. Merecidamente ha alcanzado un pedestal que lo alcanzan pocos hombres en el mundo y aunque algunas de sus expresiones puedan parecer exageradas siempre son tomadas como referentes importantes.

El decaimiento del lenguaje y de la escritura debido al uso creciente del Internet no es nuevo en realidad, ya existen estudios que han dado cuenta de la influencia negativa que tienen las conversaciones virtuales sobre el idioma y la ortografía, sobre la gramática y la forma en que afectan al pensamiento de los grandes grupos que lo usan a diario.

Sin embargo el Internet es la herramienta más usada en la actualidad, ha permitido compartir una serie de conceptos y de ideas que no hubiera sido posible compartirlas de otra manera o que simplemente hubiera tardado años para ello.

Pensamos como un mono muy a menudo. Cuando imitamos por el solo hecho de no tener iniciativa, cuando nos envilecemos por el  puro hecho de sentirnos agredidos, ofendidos o atacados. Cuando seguimos a los demás solo por instinto sin preguntarnos a dónde van o sin preguntarnos a nosotros mismos a dónde queremos llegar.

Pensamos como un mono cuando nos convertimos en el eco de las tragedias y de los rencores de nuestros padres y arrastramos con nosotros diferencias o problemas que no nos corresponden.

Cuando dejamos que la gente nos manipule, cuando permitimos que la televisión nos maneje, que los políticos nos hipnoticen con propuestas imposibles. Cuando repetimos en nuestros días lo mismo que hicimos ayer por miedo a perder mañana.
Nos comportamos como monos porque Darwin tal vez tenía razón y como dice Vargas Llosa quizás ellos son más felices que nosotros, sin cuentas que pagar, sin recibos pendientes, sin ausencias que llenar, sin penas ni tristezas (al menos eso creemos). Solo despertar cada mañana y vivir un nuevo día.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú