Síguenos en FACEBOOK

jueves, abril 07, 2011

"La Revolución Silenciada de Perseo"



Manuel Pereira Chávez (Perseo) es un escritor de vieja data del que las generaciones nuevas poco saben, pero que tiene un valor literario distinguido y que suma al pueblo de Celendín un escritor de altura y de profundo lirismo.
Fue el periodista Rodolfo Pereira quien recuperó los folios amarrados con soguillas y viejas corbatas que ahora aparecen parcialmente en una novela titulada "La revolución silenciada" documento de primerísima mano sobre los acontecimientos políticos que se vivieron durante el oncenio de Leguía, época en que empezaron a germinar los levantamientos y protestas que fueron el signo de las décadas siguientes en el acontecer político del Perú.

David Saldaña es el prologuista del libro que se presenta esta noche en el Centro de Información y Cultura de Minera Yanacocha (CIC). Nos habla de la novela y sus entretelones.
¿Cuál es la importancia de esta novela en el contexto histórico y social de Cajamarca?
Esta novela es particularmente interesante porque denota el espíritu de resistencia del pueblo peruano y particularmente del cajamarquino y más concretamente de las provincias de Santa Cruz, Cutervo y Chota donde se desarrolla un hecho histórico de trascendencia que es la revolución surgida en las dos primeras décadas del siglo XX, exactamente a partir de 1919.

¿Podemos hablar de un conflicto que se suscita debido a la resistencia  ante la opresión?

Significa la resistencia a todo autoritarismo. Esta revolución es contra el autoritarismo de Leguía y contra el centralismo también. Básicamente el centralismo y el autoritarismo postergaba mucho a las provincias. Entonces Arturo Osores, un chotano, destacado intelectual y profesional que pese a que fue el primer ministro de Leguía  se opuso a las sucesivas reelecciones y encabeza esta revolución en Chota.

Esa revolución en qué momento sufre un punto de quiebre

A esa revolución se sumaron muchas bandas de bandoleras que existían en la región y que mezclaban la política con el bandolerismo. Entre ellos surge Eleodoro Benel que es casi un personaje de leyenda, casi un mito en toda la región de Cutervo, Chota incluso en Cajamarca, porque Benel llegó hasta Cajamarca, no quiso focalizar su movimiento solo en una zona, sino que quiso que sea una revolución nacional para derrotar a Leguía y al autoritarismo.

¿La revolución de Osores tuvo etapas definidas o fue un todo continuo?

La primera etapa termina con la captura de Osores quien fue confinado en la isla de San Lorenzo. Entonces Benel, Avelino Vásquez y otros bandoleros de la región asumen el movimiento de la revolución que dura hasta 1924 cuando Eleodoro Benel es traicionado por el propio Avelino Vásquez, compadre espiritual y seguidor de él, pero por la pugna interna del caudillismo lo delata y las fuerzas públicas cercan y Benel muere.

Muchos historiadores mencionan que esta revolución más que eso era el terror sembrado por grupos de bandidos ¿es acertada esa teoría?

Ahí se mezclan esas dos corrientes de protesta. Una protesta que nace de círculos oficiales y otra que surge de esos grupos de bandoleros y hasta cierto punto el caudillismo y  bandolerismo, porque Benel no es un hombre que emerge netamente del pueblo que es víctima de la explotación porque él tenía una hacienda que fue La Samana, entonces él fue un gamonal.

¿Entonces luego de la muerte de Osores empieza una segunda etapa que es la que lidera Benel?

Desde mi punto de vista la parte oficial termina con Osores. La segunda parte que lo toman a cargo Benel, Avelino Vásquez y otros, toma ya un carácter de caudillos y bandoleros locales, pero en el fondo ellos sí buscaban derrocar al gobierno de Leguía cuando ya estaba en pleno proceso de la tercera reelección.

Algunas novelas que tienen bases históricas a veces descuidan el aspecto literario por resaltar los hechos mismos. En el Socavón Compactado de Noé Zúniga no sucede esto por ejemplo ¿Sucede esto con la novela de Perseo?

Creo que justamente tiene ese mismo estilo de Noé Zúñiga, hualgayoquino extraordinario que combina la ficción con la realidad de una forma maestra, igual Manuel Pereira. Los hechos históricos que se dan en la realidad, él le da una dosis de fantasía y eleva el hecho histórico a un atractivo que agrada.

Las generaciones jóvenes desconocen esta novela ¿Por qué deberían leerla?

Probablemente por el modelo político que vivimos. Se están perdiendo los valores humanos, los valores de la identidad. Para ya no ser una generación perdida como fue hace poco una generación en el Perú, sino que sea una generación que analice los problemas de su pueblo, para que aprendan a revelarse a través del arte, de la literatura, de la pintura. Para resistir no es necesario tomar las armas, la palabra es un arma más eficaz y esta novela lo demuestra. 


Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú