Síguenos en FACEBOOK

miércoles, junio 18, 2014

Esterilizaciones forzadas





Ahora que el Institutito Nacional de Estadística e Informática (INEI) nos ha mostrado nuestra cruda realidad como región con respecto a la pobreza y que con ello ha gatillado las respuestas más inverosímiles desde todos los sectores – unas más que otras, algunas hasta resultan increíbles-es preciso reflexionar sobre la pobreza.

La pobreza siempre ha sido un problema para los diferentes Estados del mundo, para los gobernantes de cualquier país y todos han buscado combatirla con propuestas laborales y productivas que generen recursos y repercutan en la economía de los más pobres.

Sin embargo, no todos tuvieron la misma idea, hubo un episodio en nuestro país que muchos jóvenes de hoy quizás desconocen como aquellos que por desconocimiento de los crímenes de Abimael Guzmán hoy engruesan las filas del MOVADEF y se jactan de ello.

Durante el gobierno de Fujimori se llevaron a cabo “campañas de esterilización” a la población básicamente rural y pobre del Perú. Fueron esterilizaciones que se hicieron dentro de un programa de Planificación Familiar que contemplaba la Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV). 

La esterilización se aplicó a unas 300, 000 mujeres y 22,000 hombres y en muchas ocasiones no fueron efectuadas con el consentimiento de las y los afectados, de ello dan cuenta las 2.074 denuncias que se han archivado.

Los médicos que las ejecutaban eran premiados por cierto número de esterilizaciones, recibían bonos si sus metas se incrementaban y se usaron los recursos más diversos para convencer a la gente de algo que no entendía bien o que sencillamente no quería.

Se buscaba a acabar con la pobreza acabando físicamente con los pobres, desapareciéndolos del escenario del mundo, evitando que nazcan en un mundo de pobres donde seguirían siendo pobres. Como los experimentos nazis en los campos de exterminio.

Un caso que salió a nivel internacional, porque no consiguió ser atendido suficientemente en un marco jurídico dentro del país, fue el caso de Mamérita Mestanza. Una mujer a la que los funcionarios de salud le dijeron que iba a salir una ley por la que se prohibía tener más de cinco hijos, ella iba ya por siete hijos. Ella se sometió a la operación, y sobrevivió, pero luego falleció de una infección. Y este caso fue llevado ante la comisión interamericana y se llegó a transar, en lugar de llevarse adelante para descubrir toda esa nefasta política.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú