Síguenos en FACEBOOK

lunes, julio 06, 2009

Carnaval de coplas cajamrquinas




Hoy a las 7:00 pm se presentará el libro del poeta peruano Arturo Corcuera “Carnaval de Coplas Cajamarquinas”, antología realizada por el talentoso poeta, quien en 115 páginas hace una brillante exposición de las coplas que son la esencia viva del canto jocoso y satírico del carnaval cajamarquino. El libro se presenta en el Campo Santo del INC. Magnífica edición de la trilogía Buenaventura, Antares y Corchera.

EL POETA: Nació en Salaverry, pero su familia es natural de Cajamarca, Chota y Contumazá.
Ha publicado más de 15 libros de poesía, entre los que destacan:Noé delirante (11 ediciones), Primavera triunfante, Las sirenas y las estaciones, Puente de los suspiros, Prosa de juglar, Puerto de la Memoria, El bazar de los letreros, Parajuegos, A bordo del Arca.Ha merecido premios importantes: El Premio Nacional de Poesía, el premio Atlántida (España), premio Trieste (Italia), premio Casa de las Américas (Cuba), y el premio del Círculo de críticos de Santiago de Chile a Noé delirante, considerado el mejor libro de autor extranjero.Su poesía ha sido traducida a varios idiomas, inglés, francés, italiano, ruso, japonés, macedonio, portugués.
Ofrece lecturas comentadas de su poesía y conferencias en universidades y organismos de cultura en diversos países de América y Europa. Actualmente se desempeña como director de la Biblioteca España de las Artes, en el centro cultural de San Marcos, La Casona.

Un cura a otro curita/ lo oía con devoción, / pero el diablo se afilaba/ oyendo la confesión.

El calzón se le olvidó/ a mi suegra en la cocina/ y el gato se le comió/creyendo que era cecina.

Tu perro no me conoce/ me ha rasgado el pantalón; / para parcharlo, chinita, / regálame tu calzón.

El Carnaval de Cajamarca es tradicional y enmarca la tradición de la copla, es conocida la creatividad de sus artistas para la elaboración de coplas, una creatividad que además de humor es irreverente, histriónica y que se mofa sin piedad alguna, en ese sentido no hay campos vedados ni restricciones que se acepten. Todas las esferas sociales fueron víctimas de las coplas de carnaval, lo son y lo serán.

El pueblo vuelca en ellas el decir que cotidianamente se cohíbe por respeto o imposición, la copla le otorga alas al pensamiento y la chanza, y le devuelve a su creador la libertad innata del hombre, esa que se alcanza en tiempos que no son de carnaval, solo secretamente en lo muy profundo de la mente.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú