Síguenos en FACEBOOK

miércoles, octubre 17, 2012

Las manos invisibles



“Las manos invisibles y otros poemas” de Oscar Imaña, se presentará en Cajamarca el próximo martes gracias al Fondo Editorial de la UPAO y la Fundación Marco Antonio Corcuera Díaz.

“Oscar Imaña  cobra mucho más valor y valía al ser el mismo César Vallejo quien lo elogiara como poeta. Los críticos hasta ahora no cuentan con elementos tangibles para un estudio concienzudo, toda vez que su obra está dispersa en diversos diarios de la época y que en su conjunto no guardan unidad. Gracias a la amistad del poeta Marco Antonio Corcuera  con Imaña, y con los demás miembros del Grupo Norte, se ha podido rescatar del olvido a tan importante personaje”, indica Julio Corcuera García.

Oscar Imaña fue amigo personal de César Vallejo. Imaña había dejado su natal Hualgayoc para ir a cursar estudios en Trujillo ya que en esa época, comienzos de 1910, no había en Cajamarca universidades ni centros de esa equivalencia. Oscar Imaña Sánchez fue el hijo de un minero acaudalado de Hualgayoc, Miguel Imaña, quien además tuvo otros hijos en distintos hogares.
Cuando Imaña llega a Trujillo traba amistad con Antenor Orrego, José Eulogio Garrido, César Vallejo, Víctor Raúl Haya de la Torre, Alcides Spelucín, Macedonio de la Torre, Juan Espejo Asturrizaga, Francisco Xandóval, Ciro Alegría, todavía muy joven, Camilo Blas, entre otros connotados escritores de la época. Vallejo le tenía un cariño especial y en la poca poesía dispersa en libros y revistas de la época se muestra la poesía madura de Oscar Imaña con un afable arraigo andino y una adhesión profunda a lo pueblerino como en el poema “Como la lluvia al alma”, algo que probablemente Vallejo compartía porque tenía una procedencia similar, andina y minera, lúgubre y telúrica.

Sin embargo los viajes de Oscar Imaña hacia Hualgayoc eran frecuentes, era el estudiante que retorna al seno del hogar cada cierto tiempo. Su casa, que quedaba en la Plaza de Armas de Hualgayoc, fue reciente demolida por la ignorancia y la ineptitud del actual alcalde y de un obstetra que realizaba gestiones ediles.

Oscar Imaña fue abogado, ejerció el derecho en Cajamarca hasta sus últimos días. Este libro puede resultar un hallazgo magnífico debido a que la obra de Oscar Imaña no fue publicada en su integridad, sin embargo en su momento fue alabada por el mismo César Vallejo, Antenor Orrego, Víctor Raúl entre otros ilustres personajes de la época.

Algunos poemas suyos se encuentran en “Cajamarca, Monografía del Departamento de Cajamarca” de Nazario Chávez Aliaga, además de una fotografía de Oscar en su juventud con sus lentes oblongos y una mirada profunda. Uno de sus poemas más notables es “Como la lluvia al alma”:

Llueve en el patio de mi casa. Llueve./  No sé que hay en la lluvia de tan hondo,/ y no sé qué de lluvia hay en el fondo/ de todo corazón que pasa. Llueve./ Nadie comprende el alma de la nube,/ ni a penetrar su más allá se atreve./ Nadie sabe por qué tan alto sube/ para caer en gotas o en cristales de nieve./ Pienso que el agua que se eleva al cielo/ siente el placer de todo lo que sube;/ si algo muere en el mar, algo nace en de la nube,/ la muerte del rocío no es nada más que un vuelo./ Pero la gota de agua que desciende/ nace también, pero tal vez no sabe/ que ya estuvo en la tierra, ni comprende/ que en las nubes tenía más libertad que el ave./ Llueve en el patio de mi casa. Llueve./  Las gotas de agua ignoran su destino./ Ciegas, como nosotros, olvidan el camino,/  y al remontar no saben que han de caer en breve.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú