Síguenos en FACEBOOK

miércoles, octubre 10, 2012

El gran tablero de ajedrez de Conga



Desde que surgió el conflicto minero por Conga mucha agua ha corrido bajo el puente y no precisamente el agua a la que tanto se alude. Ha quedado desmentido que el tema de la ausencia de lluvias era el problema de la falta de agua. La temporada de lluvias ha empezado y tenemos menos agua que antes.

Se pueden decir muchas cosas ahora, esgrimir argumentos nada convincentes como culpar a los malos vecinos que riegan sus jardines o a aquellos que lavan sus carros, pero esa mentira en verdad ya no funciona y no va conseguir engañar ni siquiera a un niño. El problema del agua es más álgido y no podemos seguir auto engañándonos.

Si apelamos a la gran verdad podríamos decir que la falta de agua es un problema universal y que eso lo explica todo, pero tampoco nos satisface ese argumento. Hay un tema más profundo que abarca episodios dramáticos de comunidades enteras y de zonas urbanas que no tienen agua por días.

Mientras tanto el Conflicto de Conga sigue echando raíces en lo más profundo. Hace casi un año que estamos sumergidos en este problema sin visos de solución, dos gabinetes se cayeron gracias a las constantes intransigencias de ambas partes. El gobierno no supo poner orden y dejó que se enquiste la displicencia de quienes pugnan por una causa política. El gobierno creyó que lo de Conga se podía controlar con miles de gendarmes disparando a diestra y siniestra, declarando y re - declarando estados de emergencia; la fórmula no le funcionó y el resultado fue las muertes inútiles de ciudadanos civiles ajenos al conflicto – incluyendo un niño celendino-

Se sigue incidiendo en la tozudez bárbara de que la solución al problema la tenemos a la mano, pero en realidad no hay una voluntad ni del gobierno ni de quienes pugnan por el cierre definitivo del proyecto. Cada día hay una nueva jugada con giros inesperados que no dan resultados a nadie y ya casi por un año esta partida de ajedrez se ha mantenido en “tablas”, es verdad que hay y hubo jaques pero que ambos supieron manejar con argucia.

El gran problema de esta enredada partida de ajedrez que ha resultado el conflicto de Conga es que a diferencia de una partida normal, aquí cuando mueren los peones son seres humanos y cuando los jaques afectan al estado se convierten en jaquecas fiscales que golpean las inversiones y por ende la economía de la patria.

Se cambian las piezas, se cambian los escaques, los alfiles se desplazan desde todas partes y por todos los medios, aquí todos cumplen un rol y nadie permanece ajeno. A diferencia de una partida con 32 piezas entre blancas y negras, en este tablero hay miles de peones, de alfiles, de caballos, de torres y a diferencia de los torneos parece que aquí hay todo el tiempo del mundo para acabar esta partida- que no tiene cuando acabar-.

Después de un año seguimos entrampados en lo mismo, los policías rondan desconfiados las esquinas. La gente ronda desconfiada entre calles y avenidas.

Mientras grupos de peruanos se miran frente a frente, unos con fusiles y otros con hambre y sed, ambos comparten un mate tibio frente a una laguna, mientras otros dictan los próximos movimientos que hay que hacer en esa gran partida de la vida y de ajedrez y también quizás hasta deciden quienes son los próximos que deben morir.

En el ajedrez como en la vida… nunca se sabe hasta que no se escucha el jaque mate.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú