Síguenos en FACEBOOK

lunes, octubre 29, 2012

Humillados ante los ojos del mundo



La Policía del Perú fue vejada ante millones de televidentes no solo del Perú, sino de todas partes del mundo en donde se transmitieron las imágenes de los actos vandálicos en donde una turba de delincuentes a sueldo se enfrentaban con la policía y trajeron abajo un improvisado operativo que tiene más de un responsable y que merece las sanciones debidas.

Las imágenes del primer operativo nos dejaron absortos, la brutalidad con que atacaron a un joven policía a caballo fue registrada por los periodistas que cubrían la noticia y que, valientemente rescataron a los policías abandonados, inermes e inertes cuando la turba enloquecida pretendía victimarlos.

La escena dantesca nos explica con claridad que la improvisación ha sido el motivo fundamental del fracaso en un operativo que según ha dicho la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, había sido coordinada con antelación y por lo tanto se supone que había toda una estrategia para alcanzar el éxito del operativo. ¿Qué pasó con los grandes estrategas de la PNP?

Las escenas de la toma de La Parada ha mostrado claramente la pésima organización que a nivel policial tenemos, es la prueba irrefutable de por qué perdemos diariamente una guerra en el VRAEM en la que casi a  diario mueren jóvenes suboficiales; si nuestras fuerzas armadas no pueden enfrentarse a una turba de delincuentes con armas “hechizas” y con avellanas, mucho menos podrán hacerlo en la selva contra grupos armados de terroristas que tiene alto poder bélico, modernas armas y que conocen el terreno como la palma de su mano.

Las denuncias que antes ya se habían hecho sobre la precariedad en la que se realizan los operativos en el VRAEM, en los cuales los policías hasta tenían que comprar sus propias municiones, guantes, gorras y hasta armamento han quedado evidenciadas de modo innegable. Nada se gana castigando a quienes denuncian hechos verdaderos en bien de la institución. Nuestra policía nacional adolece de graves problemas logísticos y es hora de reformular los conceptos de quienes la dirigen y creen que el hecho solo radica en la disciplina y la formación pseudo castrense, - porque con la rapidez que se forjan las actuales promociones, esta ha venido cada vez a menos, como se ha podido demostrar en denuncias en el ámbito nacional-

Por el momento la alcaldesa de Lima ya se lavó las manos sobre los hechos y le pasó la factura a la Policía Nacional, expresando que ella tiene la responsabilidad administrativa y política y que lo otro es competencia de quienes organizaron el operativo frustrado de un inicio y el exitoso del día sábado – Si es que se puede llamar exitoso a que más de tres mil policías reduzcan a un grupo reducido de hampones con un saldo de dos muertos y varios detenidos” –

A la crisis de logística policial para este tipo de lides se suma los paupérrimos sueldos que perciben la mayoría de sus miembros, la falta de posibilidades de mejorar su modo de vida dentro de la institución y el olvido al que pasan cuando son víctimas de ataques o acaban paralíticos luego de las campañas organizadas por mentes no muy prodigiosas que las llevan como carne de cañón a las fauces el enemigo.

Ollanta Huamala ha preferido hacerse el enojado y decir que la prensa transmite solo violencia, en realidad esta avergonzado por el papelón. Los hechos sucedidos en La Parada deben servir de reflexión para hacer una retroalimentación de cómo se está manejando la institución policial y evitar en operativos sucesivos ser humillados por gente con palos y con hondas que hacen trizas a nuestra policía ante los ojos del mundo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú