Síguenos en FACEBOOK

lunes, octubre 08, 2012

A cien años del nacimiento de Fernando Belaunde Terry



Después de revisar la historia del Perú reciente, resulta difícil que el Perú tuvo alguna vez un presidente honesto y transparente. Aunque parezca increíble antes e la caterva de Fujimori y Compañía y la de Alan García encontramos a un hombre de transparente ejercicio político y de vocación de servicio, quien nunca se enriqueció, mandaba remendar sus zapatos al zapatero y hasta se dice que alguna vez le cortaron la luz por falta de pago. Un hombre que nunca robó y cuya honestidad estuvo a toda prueba

En 1962 Belaúnde estuvo cerca de ganar las elecciones, siendo superado por decimas de puntos por el candidato del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre. Las sospechas de fraude y el antiaprismo llevaron a un golpe de Estado poco después de las elecciones para convocarse a nuevas elecciones en 1963, en las que Belaúnde consiguió ser electo presidente en coalición con los democristianos y con el apoyo oficioso del Partido Comunista.

Siguió una política moderada y emprendió pequeñas reformas que no contentaron ni a las clases populares ni a la burguesía. Su trabajo fue obstaculizado por la oposición de los partidarios del general Manuel A. Odría (agrupados en torno a la ultraderechista Unión Nacional Odriísta) y el APRA. Esto, unido a su propia indecisión, impidió la realización de importantes y urgentes reformas como la agraria.

Durante su mandato se produjeron levantamientos de campesinos y brotes guerrilleros que reprimió con el ejército.

Asimismo durante estos años se vivió una época de notable bonanza económica, que se reflejó en la realización de una serie de obras de infraestructura (carreteras, centrales hidroeléctricas, aeropuertos, etc) y de vivienda, además de una importante inversión en salud y educación, a los que se destinaron la proporción más alta con respecto a los gastos públicos en la historia del país.
En octubre de 1968, a meses de terminar su gobierno fue derrocado por militares izquierdistas, liderados por el general Juan Velasco Alvarado, comandante de las Fuerzas armadas del Perú, quien lo acusó de no haber tenido la voluntad de realizar las reformas sociales que se consideraban necesarias.

Deportado a Argentina, en los siguientes años vivió en el extranjero, trabajando como catedrático universitario. En 1970, se casó en segundas nupcias con su secretaria y dirigenta acciopopulista, Violeta Correa –el amor de su vida y de sus días postreros-.

Tras 12 años de gobierno militar se convocaron a elecciones para mayo de 1980, en las que salió vencedor con el 45% de los votos, frente al 27% del candidato del APRA Armando Villanueva.

Belaúnde, de inmediato devolvió los medios de comunicación expropiados por los militares a sus dueños y puso fin a la censura, mas no así a la expropiación de las tierras despojadas por la fallida reforma agraria.

A cien años de su nacimiento solo nos queda esperar que hombres como él se repitan a menudo en el Perú y que esa grandeza espiritual que siempre tuvo se transmita en generaciones posteriores con el tiempo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú