Síguenos en FACEBOOK

martes, julio 31, 2012

Muerte en el Pentagonito



Hace unos años (2004) apareció el libro Muerte en el Pentagonito de Ricardo Uceda como un claro ejemplo de retratar la verdad más allá de las ambigüedades. El libro se lo encuentra en cualquier librería y ha sido pirateado grandemente debido a su gran valor documentario y testimonial y porque es preciso que los peruanos sepamos los hechos de horror que sucedieron hace un par de décadas.

Para los que hemos leído esa gran obra del periodismo de investigación, que es Muerte en el Pentagonito, nos queda claro que Uceda busca retratar los hechos como en verdad pasaron, eso es lo que hace un verdadero periodista, sin caer en juicios absurdos sobre quién es malo o bueno, Uceda se limita a mostrar la realidad de aquella época. Más allá de nuestras opiniones, los periodistas debemos revelar la verdad y Uceda lo hace y lo narra de una forma magistral. Todo peruano debería leer ese libro para entender que fue lo que paso en esos años de guerra interna.

Muerte en el Pentagonito es un libro publicado por Ricardo Uceda en el 2004 en el cual se narran los secretos militares de la lucha antiterrorista en el Perú.
Este libro describe todas violaciones a derechos humanos que el Ejército Peruano, a través del Servicio de Inteligencia, cometía en el lapso de los años 1982 hasta la caída del régimen Fujimontesinista en 1993, donde los culpables operativos de secuestros, detenciones extrajudiciales y matanzas fueron sentenciados por la justicia peruana y algunos responsables intelectuales de semejantes latrocinios consiguieron ser inmunes a ella a través de suspicacias legales que los mantienen de algún otro modo con beneficios penitenciarios o en algunos casos en situación de “no habidos”.

Jesús Sosa Saavedra es uno de ellos, exmiembro del Servicio de Inteligencia Militar cuya trayectoria de asesino empezó en el gobierno de Belaúnde, luego en el de Alan y finalmente en el de Fujimori. Es precisamente en base a este personaje que se desarrolla la narración pues se usan sus acciones como hilo conductor que permite fácilmente unir una violación de derechos humanos tras otra. Sosa quien fue también miembro del conocido Grupo Colina participó de todos y cada uno de los casos más sonados por la prensa nacional, como son Barrios Altos, La Cantuta, El Santa; así como las innumerables desapariciones de miles de personas en Ayacucho.

Muerte en el Pentagonito no es más que la revelación, en base a testimonios y pruebas documentales, de que el sótano del Cuartel General del Ejército Peruano, conocido por todos como el Pentagonito, se convirtió en un cementerio donde secuestraban, torturaban e incineraban cadáveres en un horno que inicialmente se usaba para quemar la papelería del edificio.
“No era raro encontrar el horno del pentagonito prendido a partir de medianoche y respirar menta y eucalipto en los alrededores, ya que eran las plantas encargadas de despistar el olor a carne chamuscada y quemada. El fuego no cesaba de arder hasta que los huesos se convirtieran en cenizas para luego ser recogidos en un costal y esparcidos en los jardines principales del cuartel del Ejército Peruano”.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú