Síguenos en FACEBOOK

miércoles, julio 18, 2012

Los Dichos de Luder… Julio Ramón Ribeyro




Un buen libro para leer es el de los Dichos de Luder, por su profundidad y su simplesa. Julio Ramón Ribeyro, escritor, periodista y narrador considerado como uno de los mejores escritores del Perú. Nació en una familia de clase media limeña. Su primer maestro de literatura fue su padre, quien le dio a conocer escritores memorables como Dumas, Stendhal, Flaubert. Desde temprana edad, Julio Ramón Ribeyro mostró su apego a la literatura, ante el estupor de su familia que consideraba el oficio de escritor como denigrante. Para tranquilizar a su familia, Ribeyro comienza la carrera de Derecho en la Universidad Católica, pero a la vez  se involucró en un círculo de escritores en la preparación de la revista "Letras Peruanas", en 1951. Un año más tarde, gracias a una beca de ocho meses para estudiar en España, Julio Ramón Ribeyro incursiona en el periodismo, estando en París (Francia), Amsterdan (Holanda), Londres (Inglaterra) y Munich (Alemania). Durante esta tiempo, escribe sin parar, fumando paquetes enteros de cigarrillos sin preocuparse por los problemas que le ocasiona. Trabajó en diversos oficios: portero de hotel, empleado, vendedor. Finalmente se estableció en París en 1960 y allí permaneció hasta 1991. Trabajó en la agencia "France Press", y luego como consultor cultural y embajador de la UNESCO. En 1974 se le detectó cáncer, enfermedad ocasionada por su adicción al cigarro. En 1991 vuelve a Lima y sigue publicando sus obras. Días después de obtener el Premio Juan Rulfo, fallece. La obra narrativa de Julio Ramón Ribeyro es la expresión más destacada del realismo urbano que surgió en el Perú durante los años cincuenta, otorgándoles a sus personajes la voz y el rostro de la clase media y popular peruana.

De los Dichos de Luder:

·     Ser el eterno forastero, el eterno aprendiz, el eterno postulante: he allí una forma para ser feliz.

·       En cada lector futuro, el escritor renace.
·       ¿Por qué escribo? Para crear, sin otro recurso que las palabras, algo que sea bello y duradero.

·     El gran error de la naturaleza humana es adaptarse. La verdadera felicidad está construida por un perpetuo estado de iniciación, de entusiasmo constante.

·       Cada escritor tiene la cara de su obra.
·       Lo que seremos está allí, en su configuración y sus objetos. Nada en el mundo abierto y andarín podrá reemplazar al espacio cerrado de nuestra infancia, donde algo ocurrió que nos hizo diferentes y que aún perdura y que podemos rescatar cuando recordamos aquel lugar de nuestra casa.

·   Empieza a sobrarme un poco de pasado -se queja Luder- . Ya no sé dónde meterlo ni qué hacer con él. Eso quiere decir que me estoy volviendo viejo.
·       Una persona sin amigos corre el riesgo de no llegar jamás a conocerse.

·      Un amigo irrumpe en su casa para anunciarle que ya se firmo el armisticio. - ¡Bah!- comenta Luder. Ya te darás cuenta que la paz solo consiste en cambiar la guerra de lugar.

·   Falta de tradición, poca capacidad introspectiva, conciencia inmadura de la propia persona, menosprecio de un tipo de obra cuya repercusión es generalmente póstuma y, en último término, ¿por qué no? Concepción machista de la literatura, que hace considerar la redacción de un diario como cosa de señoritas.

·    Un amigo es alguien que conoce la canción de tu corazón y puede cantarla cuando a ti ya se te ha olvidado la letra.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú