Síguenos en FACEBOOK

miércoles, julio 11, 2012

La cultura del perro muerto (*)




Adivina, adivinador: Han pasado 9 años desde su condena, 6 años desde que salió de prisión, han pasado más de 10 años desde que cometió el delito y hasta solo ha pagado solo 1600 soles. ¿Quién será? (Alberto Kouri).

Fue precisamente el video de Alberto Kouri, congresista tránsfuga, que destapó la olla de grillos de la corrupción política organizada por Vladimiro Montesinos y alentada por Alberto Fujimori con la finalidad de mantenerse veinte años en el gobierno. El 14 de setiembre de 2000 un video difundido por la señal de cable de uno de los pocos canales independientes, Canal N, en el cual se veía a Kouri recibiendo quince mil dólares a cambio de pasarse a las filas del partido de gobierno. Logró lo imposible, como lo sostiene el propio Montesinos en audiencia reservada ante el Congreso de la República del día 21 de Diciembre de 2001, la caída de Alberto Kouri produciría la caída completa del régimen más corrupto de la historia del Perú. La evidencia, fue saliendo poco a poco de la oscuridad y deshaciendo la pátina ligeramente brillante de la putrefacción.

La corrupción es uno de los más grandes problemas del Perú. El ministro de Justicia, Juan Jiménez Mayor, afirmó que se aplicarán diversas medidas, como embargos o declaratoria de insolvencias, para cobrar los más de S/.1,000 millones que los sentenciados por corrupción deben al Estado por reparaciones civiles impagas. Una de las primeras medidas fue aplicada a Alberto Kouri, le seguirá Alberto Fujimori y su saga de corruptos.

La época difícil de la corrupción en el Estado peruano no debe ser olvidada, pues debemos tenerla como un referente para identificar las diferentes formas que adopta, “ya que como un virus, carcome el tejido social”, había advertido ya el presidente Ollanta Humala.

Además, se suma la promulgación de la Ley de Pérdida de Dominio, que permitirá la incautación de los bienes provenientes, ahora también, de los delitos de corrupción. Estos bienes serán administrados a través de la Comisión Nacional de Bienes Incautados adscrita a la PCM.

Por otra parte la nueva ley de Lavado de Activos, que plantea la posibilidad de investigar estos delitos sin necesidad de un delito preexistente. Además, se ha ampliado las competencias de la Unidad de Inteligencia Financiera y se han dado medidas para establecer responsabilidades a quienes no den información al Sistema de Control de Operaciones Sospechosas.

Los deudores al Estado están incómodos con el caso Kouri y no es para menos, todos hemos visto el embargo que se le hizo y que ha puesto en jaque a una gran cantidad de corruptos que han dado el grito en el cielo por el accionar de la Procuraduría, la esposa del susodicho amenazó con demandar, pues, aduce que sus bienes están bajo una declaración de separación conyugal y que lo incautado le pertenece a ella… hay mucho pan por rebanar aun en esta historia tragicómica de aquellos que alguna vez fueron parte de los engranajes de una mafia que se enquistó en nuestro país y que se hizo sangre y oxigeno del agónico cuerpo del Estado. Nunca la frase de Gonzales Prada: “El Perú es un enfermo que donde se le pone el dedo brota la pus”, fue tan exacta como aquellos años de Fujimori y compañía, sin embargo como decía nuestro inmortal vate… aun hermanos, hay muchísimo que hacer.

(*) Hacer perro muerto. En Perú y en algunos países de América, acción de ir de un lugar sin pagar la cuenta. Incumplir con el pago de una deuda.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú