Síguenos en FACEBOOK

martes, julio 03, 2012

Extremistas



Hay palabras que se ponen de moda en cierto momento de coyuntura y sin darnos cuenta vamos siendo parte de ese espiral que nos absorbe y empezamos a repetir como poseídos por la ecolalia una y otra vez. Las palabras también se ponen de moda.

De un tiempo a esta parte se pusieron de moda palabras como peritaje, extremista, Conga – aunque la gran mayoría desconocemos su significado- y otras que se vuelven a oír con más fuerza como: justicia, verdad, agua…
También surgen  frases como “cabecera de cuenca”, “estado de derecho”, “libertad de expresión”, “derechos humanos”, “huelga de hambre”, “abuso policial” –este último siempre de moda- “vamos pueblo”, “el pueblo no se rinde carajo”…

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE) un extremista es una persona que hace uso del extremismo, considerándose a ello como la tendencia a adoptar ideas extremas o exageradas, especialmente en política. Bajo esa definición Cajamarca y el Perú están llenos de extremistas, extremistas de izquierda y de derecha; lo que nos devela que la dificultad principal en el consenso buscado por ambas partes en este conflicto cada vez más largo.

Extremistas son aquellos de extremos, podríamos decir que son los que nos se andan con medias tintas – mismo Mariátegui y Delta, conocidos por su extrema derecha- pero también están los de la otra parte, los de la izquierda radical cerrados obtusamente al diálogo o al menos a dialogar con quienes ellos no desean hacerlo. Entonces volvemos al comienzo, se trata de una lucha de extremistas en los que hace falta la mediación de personas normales con un pensamiento mediador y no mediático como ha venido sucediendo en Lima y en algunos medios cajamarquinos que se desgañitan agitando banderas falsas en pro de cuantiosas publicidades.

El punto exacto está en el equilibrio, en ese equilibrio que los cajamarquinos ni el Estado hemos encontrado, porque surge cada oportunista a entorpecer el diálogo a cada instante. Y surgen de derecha y de izquierda como los que se apuntaron para ir a dialogar a la Presidencia del Consejo de Ministros  (PCM) y hablaron con Oscar  Valdés en nombre de Cajamarca cuando ellos aquí hacen paro cuando se les antoja y que tienen a los cajamarquinos con una pistola en la sien permanentemente – me refiero a los dirigentes de transportes, los que protestaban por el paro, pero amnésico olvidaban las decenas de paros que ellos hicieron y frescos como una lechuga se presentan como entes dialogantes cuando nunca lo fueron –

Los extremistas están en todas partes, lo están en la derecha y en la izquierda, en esta acera y en la otra; por eso todo se detiene y se retrasa y nada prospera. Por eso se niega y se ningunea al padre Gastón Garatea  como mediador – tampoco al extremista de Cipriani le conviene, porque le quitaría piso – Por eso a más de 34 días nada cambia y las calles siguen tomadas por extremistas que son mirados furtivamente desde las ventanas de céntricas casas por otros extremistas.

En la provincia de Celendín ya se velan los primeros muertos por las balas fratricidas de una huelga que pudo cortarse a tiempo ¿Quién es el responsable de esta tragedia? Los extremos no conducen a nada, polarizar es radicalizar y la paz y la guerra necesitan un punto medio y de diálogo, que es la vida.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú