Síguenos en FACEBOOK

domingo, julio 29, 2012

¿Se cocina un indulto para Fujimori?



·     


  Cuando dos son más que tres

La decisión tomada por el Vocal de la Corte Suprema Javier Villa Stein, parece que la tomó luego de confesarse con el fujimorista,Cardenal Juan Luis Cipriani, y es que   Javier Villa Stein, presidente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, no habría tomado en cuenta la postura de los demás miembros del colegiado al momento de decidir la sentencia que favorece al grupo Colina.

Así se desprende de una resolución emitida por los vocales Jorge Salas Arenas, Francisco Miranda Molina y Segundo Morales Parraguez, quienes aclaran que no estuvieron de acuerdo con retirar la condición de “lesa humanidad” a los crímenes cometidos por el grupo paramilitar, es decir habría actuado por su cuenta.

Según dio a conocer la Comisión de Derechos Humanos (Comisedh), los magistrados afirman que sus votos “en realidad son distintos” a los formulados por ellos mismos en el cuerpo de la sentencia.

Lo que no queda claro es por qué, finalmente, se adoptó, por unanimidad –como dijo Villa Stein– la decisión de retirar el concepto de lesa humanidad a los delitos, con lo que se permitió la reducción de la pena de los principales miembros del grupo Colina.

Resulta preocupante la actuación de Villa Stein, la defensa que ha intentado esgrimir se le ha desmoronado y serios cuestionamientos han recaído sobre él; Villa Stein no es un improvisado, es una persona que difícilmente puede caer en un error tan abrupto, por ello surge la inevitable pregunta ¿Qué poder oculto está tras el absurdo decisión fallo de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, que redujo la pena a los miembros del grupo Colina y retiró el concepto de “lesa humanidad” a los crímenes cometidos por este destacamento en Barrios Altos y El Santa, así como en el asesinato del periodista Pedro Yauri?

Más allá de la autonomía en los poderes del estado, no extrañaría que el derechizado Ollanta Humala tenga que ver con la medida que ha puesto felices a los fujimoristas y que quizás hoy tengamos la sorpresa del anuncio de un indulto humanitario, porque si los miembros del grupo Colina no cometieron crímenes de lesa humanidad, Fujimori y Montesinos son un par de santos varones.

La política aplicada por Ollanta es el calco fiel de la que iba a aplicar Keiko Fujimori, la primogénita del japonés había anunciado que de llegar a la presidencia su padre sería indultado. En un escenario político como el actual todo puede suceder, si para Villa Stein dos votos son más que tres y llama a eso unanimidad, aquí cualquier cosa puede pasar.

Ya el Consejo Nacional de la Magistratura abrió una investigación  contra los vocales Villa Stein, titular de la sala, así como de Josué Pariona Pastrana, Jorge Luis Salas Arenas, Segundo Baltazar Morales y Francisco Miranda Molina, lo que ha hecho que se descubra que no hubo unanimidad para nada y que el Sr. Villa Stein le debe una explicación al país y a organismos internacionales y a las familias de las víctimas que han visto con indignación estos lamentables hechos que han conmocionado la estabilidad jurídica de nuestra nación y ponen en tela de juicio la transparencia de la justicia en un gobierno cada día más disímil.


Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú