Síguenos en FACEBOOK

domingo, setiembre 09, 2012

A veinte años de la captura de Abimael



Estamos a dos días de conmemorar los veinte años de la captura del sanguinario líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán (*), sin duda el logro más contundente del gobierno de Alberto Fujimori y que hay que reconocer sin mezquindades. Su captura significó para los peruanos el comienzo del fin de la oprobiosa época del terror en el Perú, época en la que más de 60 mil peruanos murieron en una guerra fratricida que sumió por más de una década al Perú en el terror impuesto por las armas de los subversivos y a los excesos de los militares que peleaban con un enemigo que no daba la cara.

Por eso es preocupante ver ahora que miles de jóvenes desconocen la verdadera historia de sangre que sembró Abimael Guzmán y sus huestes. Resulta telúrico e indignante ver que existen jóvenes equivocados que piden la libertad del genocida y que claman por una inserción de ese loco en la vida política de nuestro país.

Es preciso que en los colegios se imparta la historia reciente del Perú como es debido. Que se explique a las nuevas generaciones que el MOVADEF es un grupo subversivo que pretende dar continuidad a las ideas de Abimael Guzmán y el daño que Guzmán le hizo a este país. Las generaciones jóvenes no conocen esa historia vivida y si la conocen la conocen distorsionada. El negacionismo según la PCM, al exponer los motivos del referido proyecto establece un deslinde del pleno respeto del Estado a la libertad de expresión de quienes hacen uso de ese derecho con propósitos vejatorios y que inciten a la violencia; es una propuesta válida pero su aplicación puede resultar ambigua y hasta confusa.
El ministro Juan Jiménez ha dicho a propósito del negacionismo que  “expresa que la intervención del Derecho Penal se justifica sobradamente puesto que a diferencia de otras prácticas antisociales, la violencia terrorista tiene un componente ideológico que no se agota en su sola expresión, sino que se manifiesta en actos cruentos y desproporcionados contra derechos fundamentales, reñidos con los valores democráticos de un Estado de Derecho”. De cualquier modo urge fortalecer los conceptos y contar la historia como es debida, sin miramientos ni tapujos, para evitar que se repita.

(*) Guzmán fue buscado por cargos de terrorismo y capturado el 12 de septiembre de 1992 gracias a un operativo ejecutado por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la Dirección Nacional Contra el Terrorismo (DINCOTE) comandado por un general de la Policía Nacional y sentenciado por un tribunal militar a cadena perpetua. Dicha sentencia fue anulada en 2003 por el Tribunal Constitucional que consideró inconstitucionales varios decretos presidenciales que autorizaban la ejecución de juicios secretos.

En la actualidad, Guzmán y otros miembros del alto mando de Sendero Luminoso se encuentran recluidos en la Base Naval de la Marina de Guerra del Perú del Callao, en donde se llevó a cabo un nuevo juicio contra ellos. Este juicio que transcurrió entre septiembre de 2005 y octubre de 2006 concluyó con la condena de Abimael Guzmán a cadena perpetua. Guzmán fue criticado por su violencia contra los campesinos, dirigentes sindicales y oficiales que consideraba colaboraban con el Estado peruano. Sendero Luminoso es considerado una organización terrorista por el Perú, además de la Unión Europea y Canadá los cuales prohíben proveerle de fondos u otro apoyo financiero. Además se encuentra en la lista de las "Organizaciones Terroristas Internacionales" designadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Es preciso que se sepa el daño que esa organización le hizo al Perú para evitar que todo atisbo de ella vuelva.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú