Síguenos en FACEBOOK

martes, enero 24, 2012

Caballitos de Troya


El viejo artilugio citado en la guerra de Troya en donde los griegos consiguen entrar a la ciudad amurallada de Troya escondidos en el interior de un gran caballo de madera que es regalado como una ofrenda a Atenea y una vez dentro de la ciudad salen los soldados del caballo y vencen a los troyanos; es una artimaña que se repite a diario en distintos escenarios.

La necesidad y la falta de valores hacen que nadie esté seguro en ninguna empresa, partido político, institución pública o privada. Siempre existen, mimetizados seres que esconden sus intenciones y que buscan favorecer a bandos contrarios u opositores.

Cuántas veces entregamos nuestra confianza a seres que no se la merecen, para que una vez entre nuestras murallas saquen a luz sus negras intenciones y sus viles oficios para destruirnos. Sucede muy a menudo con los partidos políticos, cuántos que al inicio fueron amigos de una autoridad son los mismos que veladamente buscan revocarlo. Cuántos que trabajan para una empresa al salir de ella diariamente no dejan de criticarla.

Pero no solo la política es el escenario de estos caballitos de Troya, las instituciones públicas y privadas sufren este mal por igual, hombres y mujeres que aparecen disfrazados, sigilosos, amicales y melosos son solo parte del camuflaje de ese equino que busca instalarse para después sacar a luz sus secretos intereses.

En informática, se denomina troyano o Caballo de Troya  a un software malicioso que se presenta al usuario como un programa aparentemente legítimo e inofensivo pero al ejecutarlo ocasiona daños. Los troyanos pueden realizar diferentes tareas, pero, en la mayoría de los casos crean una puerta trasera que permite la administración remota a un usuario no autorizado, a un usuario que nunca debió tener acceso desde otro equipo.

La vida está llena de troyanos. Los hay en todas partes, en cada municipio, en cada ministerio, en cada oficina, en las familias, en los diarios, en todas partes, son como el aire. Hay troyanos informáticos, ediles, periodistas, abogados, escolares… son una plaga que surgió por la falta de valores, por la ausencia de virtudes.

Sin embargo ante todo mal existe una solución y así como se pueden eliminar los troyanos informáticos que malogran las computadores es fácil eliminar a los otros troyanos sociales, esos que están todas partes y que se mimetizan con sus abrazos y sus empalagosas frases.

Los troyanos o caballitos de Troya son el fiel reflejo de la envidia. La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos; los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros. ¿Qué es un envidioso? Un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta. Si hubiera un solo hombre inmortal sería asesinado por los envidiosos. La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren y la soledad que los habita.

Cuidado con los caballitos y caballitas de Troya, están en todas partes, en cada ministerio, en cada municipio, en cada empresa… están en todas partes.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú