Síguenos en FACEBOOK

lunes, noviembre 12, 2012

De la mala fama del martes trece



Para los griegos el 13 tenía una connotación divina, ya que su dios Zeus gobernaba sobre otros 12 dioses, sin embargo en la actualidad y en diversos países de los cinco continentes del mundo se considera a esta fecha como trágica, infausta y peligrosa.
En algunos países el martes  trece es un día de mala suerte, y en Estados Unidos es el viernes 13. En Perú también se ha satanizado a la fecha, también al martes y al domingo siete, aunque no existen razones lógicas para ello, la superstición se ha extendido rápidamente.
Se dice que si trece personas se sientan a comer juntas, una de ellas morirá antes de que el año acabe, puesto que en la última cena de Jesucristo, comieron 13, él y los doce apóstoles. También es de mala suerte que haya 13 personas en una misma habitación, una de ellas, puede tener problemas.
En el tarot el número 13 significa la muerte y en el libro del Apocalipsis el capítulo trece es el que hace mayor referencia al demonio. Autoridades de la iglesia católica divulgaron la creencia de que si un mes tiene un viernes 13 entonces dicho mes debió haber comenzado un domingo por tanto si el mes en cuestión comienza el día en que Dios descansó luego de la creación ese mes tiene un día especialmente aterrador al incluir un día en el que Satanás ande suelto en el mundo terrenal.
Muchas son las teorías sobre el origen de esta temida fecha la cual incluso ha sido aprovechada por los medios para hacerla rentable. Un estudio llevado a cabo por el psicólogo norteamericano Richard Wiseman en el que analizó el comportamiento de personas que estaban convencidas de que la mala suerte las seguía, en otro estudio similar concluyó que para algunas personas el martes 13 en verdad puede resultar ser un mal día pero no debido a una maldición, sino por el hecho de que están predispuestos y sugestionados en que les va ir mal lo cual altera su capacidad de concentrarse y efectivamente ese día todo lo emprendido concluye mal.
En realidad se trata de una propensión, una auto – programación. Las cosas nos salen bien o mal según nosotros las deseemos. Un martes 13 puede ser un buen día para iniciar un proyecto importante y que concluya con éxito, pero si nos programamos negativamente, las cosas irán mal.
Somos lo que queremos, recordemos el mensaje del famoso betseller “El secreto” (Rhonda Byrne) – atraemos lo que deseamos -, el poder de la atracción rige sobre todo y sobre todas las cosas, sea martes, viernes trece o domingo siete, todo está en cada uno de nosotros.
Lógicamente existen coincidencias y en esta fecha como en cualquiera otra del año pueden suceder tragedias que añadan temor a su mala fama y que nos hagan temerla aun más.
Mucha gente nació un martes 13 y son personas felices; otras en cambio dicen: martes, no te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes… solo son dichos populares que nunca podrán tener una demostración científica. La ruleta de la vida ha querido coincidan en nombre y en número, eso es todo.
Algunos chamanes o personas supersticiosas suelen hacer sus sortilegios las noches de los martes o viernes y no precisamente tienen que ser los trece, pero sí lo es, dicen que tiene mayor fuerza su limpia o su hechizo; por eso si esta noche dese la casa de su vecino llega un aroma a hierbas o desde el piso inferior de su inquilino le llega el aroma de un incienso de extraño aroma, es muy probable que se trate de un ser supersticioso que limpia la energía de su casa o que conjura un hechizo aprovechando la tristemente célebre fama del martes trece.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú