Síguenos en FACEBOOK

jueves, junio 07, 2012

La prensa: entre el pleonasmo del dolor al oximorón de la risa



La historia de la prensa en Cajamarca no es nueva, los primeros registros con los que se cuenta formalmente datan de 1847 en que aparece el “Volcán Termal”, primer periódico cajamarquino y que fue seguido por cientos más durante los años posteriores. Eran otros tiempos y la tecnología de entonces no era la de ahora.

La prensa en la actualidad se ha diversificado notablemente, el uso de la tecnología la ha transformado tanto que no hay punto de comparación entre la prensa de finales del siglo pasado y la actual – pese a que solo ha transcurrido 12 años de ello –

En una reciente entrevista en un medio local, el decano del Colegio de Periodistas de Cajamarca, profesor Iván león Castro explicaba sobre las restricciones sinceras de la libertad de expresión, concluyendo naturalmente en que tal libertad no existe en realidad, pues siempre está sujeta a parámetros exteriores de empresa o de forma en el amplio sentido de la palabra. Y en verdad no le falta razón, contradecir ese planteamiento sería descabellado y falso. La libertad de prensa tiene mil restricciones y no existe en ninguna parte del mundo en el absoluto sentido de la palabra.

En la literatura y en la redacción, principalmente, se suelen usar expresiones distintas para comunicarnos, expresiones en las que aparece la redundancia de términos nos remiten a un pleonasmo, por ejemplo: Lo vi con mis propios ojos. ¡Métete adentro! Te vuelvo a repetir. Cállate la boca. Cómete la comida. Sube para arriba.

Muy al contrario los dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión, que genera un tercer concepto nos remiten a un Oximorón cuyo sentido es opuesto y hasta absurdo como “El instante eterno” “Llenos de vacío”, “Luz negra”…

¿Qué es un Oximoron? Un oxímoron es un imposible, un milagro, una contradictio in adjecto, una inversión de las leyes de la naturaleza de incierto significado. Existen muchos tipos de oxímoron y son pocos los escritores y amantes de las letras y la literatura en general que no se han sentido en algún momento fascinados por esta sorprendente figura del lenguaje, mucho más los periodistas.

Lo contrario del Pleonasmo es un Oximorón, la antítesis, la polarización conceptual de los significados. Lo mismo sucede en la prensa, la valoración de la noticia es distinta para cada comunicador, más allá de cualquier concepto global que pueda existir. Cada quien interpreta según sus propios razonamientos y sus necesidades, como sucede cuando uno lee un libro o escucha una canción.

Alguna vez el presidente Alejandro Toledo, antes de serlo, en una entrevista con la periodista Mónica Delta, le espetó la recordada frasecita Mira, Mónica, yo sé que tienes tu corazoncitopero no exageres” (Libro: “Minutos antes de las ocho” Mónica Delta. Ed. Mesa redonda 2009. 140 p. ( p. 86)).

Tal parece que en la prensa cajamarquina también, todos tienen su corazoncito, todos tenemos… Por eso no es bueno rasgarse mucho las vestiduras ni atacarse mutuamente porque al final todos vivimos entre el pleonasmo del dolor y el oximorón de la risa.



Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú