Síguenos en FACEBOOK

miércoles, junio 20, 2012

Juegos de antaño



La Dirección Regional de Cultura y la Subgerencia de Gestión del Centro Histórico de la Municipalidad Provincial de Cajamarca vienen organizando el conversatorio denominado “Juegos de Antaño”, el que se realizará mañana – viernes 22- a las  10:00 a.m. en el Conjunto Monumental de Belén.

Es preciso destacar el giro que Carla Díaz como directora de la institución regional de cultura (ex INC) le ha dado a través de diferentes eventos y de una ágil agenda a la institución, lo que permite un mayor acercamiento no solo con los artistas sino con la población misma rescatando distintos aspectos como sucede en este caso con el lado lúdico.

El juego es inherente al ser humano, desde que nacemos buscamos la manera de entretenernos muchas veces animistamente como sucede con una niña que juega con una muñeca de trapo o el niño que le habla a su caballo de madera, pero son los juegos colectivos los que perduran en la memoria y los que trascienden al colectivo cultural de cada generación.

Juegos como la Saperis, los trompos, los chanos, el Zur Zul, el rayuelo, las escondidas, salta la cuerda, liga, canicas, chepi, la mata gente… al respecto Tristán Ravines y Julio Sarmiento han recopilado mucha información valiosa sobre los juegos de antaño en Cajamarca en las primeras ediciones de su ya famoso libro “Cajamarca”, eran otros tiempos y otros los entretenimientos. Eran tiempos más felices.

Eran tiempos en los que a falta de televisión y maquinitas con las  que nos  entretenemos, los juegos quedaban relegados a los típicos tradicionales que todavía hoy algunos de ellos se siguen practicando. Pasar el rato podía ser tan diverso como elegir el juego espontáneo que mejor viniera para la ocasión. Había especiales para la noche y para el día; exclusivos de hombres y de mujeres, chicos y chicas, niños y niñas. Cualquiera tenía su predilección para divertirse cuando ese momento u ocasión lo requerían. Todos ellos contaban con medios escasos para elaborarlos, lo cual daba rienda suelta a la imaginación y a la destreza. Mejor o peor hechos, pero eran de elaboración propia.

Todos estos juegos si bien eran de conocimiento general, algunos de ellos se practicaban en determinada época o tiempo, y en base a las circunstancias. Cada época marcaba unas preferencias con el tiempo o la climatología como árbitro de la contienda. Ni que decir tiene que los domingos y festivos, que por entonces predominaban mucho en el calendario santoral, eran los días más fervorosos para su práctica.

Hoy el Internet lo ha invadido todo, los celulares, la televisión… los juegos se han reducido a solitarias y modernas plataformas que ensimisman al niño y que acaban convirtiéndolo muchas veces en un ludópata.

Los juegos se han convertido en actos solitarios y hostiles frente a una pantalla y unos controles en las manos, se ha perdido la creatividad que le otorgaba la vigencia a los juegos de antaño, aquella que los hacía casi mágicos y memorables y que hoy han pasado a habitar en el rincón que cada hombre guarda en lo profundo de su ser, ese que se ve al cerrar los ojos cuando la imaginación nos transporta hasta los tiempos idos de la, cada día más lejana, infancia.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú