Síguenos en FACEBOOK

miércoles, febrero 01, 2012

Sirenas van, sirenas vienen


Cuando el italiano Domenico Modugno, escribió hace muchos años su canción titulada La distancia es como el viento ya anunciaba lo atroz que es oír una sirena. Me acuerdo que nuestras palabras fueron rotas /por una sirena que corría lejana, quien sabe dónde. / Yo tuve miedo, porque siempre cuando oigo este sonido/ Pienso en alguna cosa grave…

Ciertamente, el ruido de una sirena no solo es excesivo y escandaloso, inevitablemente nos trae pensamientos infaustos. El ruido de una sirena está vinculado a un incendio, un accidente, un robo o cualquier otra tragedia.

En la ciudad existe un número considerable de vehículos con sirenas y es comprensible que las ambulancias o los carros de bomberos ululen sus sirenas buscando abrirse paso entre microbuses, combis y mototaxistas imprudentes. 

De lo rápido que llegue depende una vida, un rescate, una persona herida… Sin embargo un grupo de policías inexpertos probablemente han hecho del uso de las sirenas un juego cotidiano para abrirse paso no para atender una urgencia, sino para ir a tomar un café. Se suponía que el uso de la sirena era un mecanismo para situaciones de emergencia, pero estos policías lo usan como un niño a su juguete nuevo, no solo eso sino que agregan sus altavoces para pedir a gritos a los conductores que los anteceden a que les dejen el paso libre. Tendría sentido si fuera una emergencia, una captura, un robo a unas cuadras, pero el 90% de casos es solo por intentar adelantar en las estrechas calles de nuestra ciudad.

La contaminación sonora es una de las que más afecta a la población cajamarquina, además de otras. La ciudad está llena de choferes que tocan claxon cada diez segundos, las calles en horas punta son un verdadero infierno, silbatazos temibles,  altavoces de comerciantes, parlantes de vehículos que vibran si a eso le añadimos las sirenas de los policías que quieren llegar primero a como dé lugar y a cualquier lugar, nos daremos cuenta que vivir en una ciudad así es terrible.

La Municipalidad Provincial inició una campaña denominada “Bájale un poco, el ruido también contamina”, sería bueno hacerla conocer a los efectivos policiales que manejan patrulleros y que son fanáticos del ruido y de exacerbar los nervios de los ciudadanos.

El ruido es un sonido molesto que puede producir efectos fisiológicos y psicológicos nocivos para una persona o grupo de personas. La causa principal de la contaminación acústica es la actividad humana: el transporte, la construcción de edificios y obras públicas, la industria, las sirenas de los patrulleros... Los efectos producidos por el ruido pueden ser fisiológicos, como la pérdida de audición, y psicológicos, como la irritabilidad exagerada. El ruido se mide en decibelios (db); los equipos de medida más utilizados son los sonómetros. Un informe publicado por la universidad de Estocolmo para la organización mundial de la salud (OMS), considera los 50 db como el límite superior deseable. Además, cada país ha desarrollado la legislación específica correspondiente para regular el ruido y los problemas que conlleva.

La contaminación acústica es el conjunto de sonidos y ruidos que circulan por el aire en las calles de una población. Como generalmente las ciudades poseen gran cantidad de elementos generadores de ruido, se produce en conjunto un alto nivel sonoro que puede llegar a perjudicar la integridad física y psíquica de los habitantes. El oído humano sólo puede soportar ciertos niveles máximos de ruido, pero el nivel que se acumula en algunas ciudades supera ese máximo. Algunos ruidos de la ciudad se encuentran por encima del "Umbral del dolor" (120 dB.) como una sirena de patrullero o la campanilla del carro basurero.

Estos ruidos pasan a formar parte de la contaminación acústica de una ciudad y deben ser restringidos y controlados para mantener la salud de los ciudadanos. Ojalá los policías entiendan eso y las sirenas no sigan sonando por cualquier cosa, a cualquier hora, sin motivo real.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú