Síguenos en FACEBOOK

domingo, febrero 26, 2012

“El tiro por la culata”


La Asamblea Universitaria de la PUCP se reúne mañana para decidir sobre el pedido de la Santa Sede para que la universidad adecue sus estatutos. El pedido de la megalómana Iglesia Católica ha sido defendido con vehemencia y ardor por Juan Luis Cipriani desde tiempo atrás lo que lo ha enfrentado con la comunidad universitaria. Acostumbrado él a enfrentamientos con toda clase de grupos y en todas circunstancias no ha dejado las homilías para convertirlas cada domingo en una plataforma lanza misiles, pero esta vez se equivocó diametralmente.

Cipriani ha tenido que pedir disculpas por su lenguaraz comportamiento contra los estudiantes de la Pontificia Universidad Católica del Perú “Quisiera pedir disculpas, si en algún momento me he sobrepasado, a toda la comunidad universitaria de la Católica” se ha visto obligado a decir y no debe haber sido sencillo para un hombre como él, el haber tenido que aceptar que se excedió, presionado sin duda por la Santa Sede ha tenido que bajar de su nube y disculparse.

El enfrentamiento en esta oportunidad no es con quienes vieron sus derechos humanos violentados para decirles – como lo hizo una vez – que “los derechos humanos son una cojudez”; esta vez la lucha es contra una generación de universitarios peruanos que no han tolerado los infundios y barrabasadas oscurantistas de un arribista católico que ha escalado hasta donde está, pisando muchas cabezas y haciendo intromisiones patéticas en la vida política del país – para después, amargamente y sin asco, llorar ante cámaras fingiendo que el dolor humano le aflige-.

Lejos de apaciguar los ánimos en la PUCP, las declaraciones de Cipriani generaron rechazo en la población estudiantil, la que no aceptó las excusas por considerarlas extemporáneas.

“Las disculpas del cardenal Cipriani no solamente son a destiempo, desafortunadas, sino que resultan hipócritas. No puede ser que mantenga este tema de las reformas que violan la autonomía universitaria, que nos haya llamado títeres, comunistas, caviares todo el tiempo y ahora nos venga a decir: Discúlpennos, pero cumplan el ultimátum. Eso nos parece incoherente”, respondió Sigrid Bazán, presidenta de la Federación de Estudiantes.

Parece que a Cipriani esta vez le salió el tiro por la culata y ni su acostumbrada lambisconería le ha sido muy útil en su gestión.

La dirigente estudiantil estimó que la Asamblea Universitaria, que se realizará el martes, ratificará el acuerdo del año pasado de no aceptar las modificaciones planteadas por el Vaticano, a través del arzobispo de Lima, porque es la “posición más coherente”.

Si bien existen divergencias en cuanto a posiciones sobre la autonomía real o no de la PUCP, lo cierto es que en esa universidad no solo hay dinero de la iglesia sino de donativos importantes, herencias completas, a lo largo de sus años de funcionamiento. La injerencia de la iglesia católica en ella y comandada por el pirata Cipriani huele mal. Bien han hecho los alumnos en asumir una postura poco complaciente con el hombre de túnica y mostrarle que no todos los peruanos con los que él trata son blancas palomas que puede derribar con esa escopeta de dos cañones que descarga cada domingo durante la misa.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú