Síguenos en FACEBOOK

lunes, febrero 27, 2012

Sintonía de amor


La noche en que Ollanta Humala fue anunciado como el virtual presidente de la República los periodistas limeños de ultraderecha que habían apostado por Keiko Fujimori no podían ocultar su tristeza, su pena y desesperación al darse cuenta que la suerte estaba echada y que esta vez los resultados no se podían adulterar como tantas veces se hizo en el tiempo de Alberto Fujimori.

De inmediato empezaron a hacer una campaña absurda y penosa, las brujas del periodismo empezaron a reír con desparpajo y nerviosismo; los nerds de las comunicaciones pusieron sus rostros más estúpidos y hacían sus muecas más peyorativas hacia el nuevo mandatario. Mientras tanto Humala apenas podía creer lo que había sucedido y aun no se animaba a dar sus primeras palabras.

Desde esa noche mucha agua ha corrido bajo el puente, hoy, esa misma gente que tuvo ese patético comportamiento inicial, ahora le quita las pelusas al traje presidencial y luego de su viraje a la derecha, todo lo que el presidente hace es perfecto, genial y talentoso.

Por ello ante la última encuesta de Ipsos Apoyo que le otorga al presidente Ollanta Humala 59% de aprobación, los analistas destacaron la contribución del nivel socioeconómico A a su popularidad.

En efecto, mientras el mes pasado Humala era aceptado por el 60% del sector A, ahora cuenta con el respaldo del 75% de este grupo. Cabe señalar que en el sector E lo apoya el 56%.

Para el analista político Carlos Reyna, la popularidad de Humala en los estratos más altos se debe a que ha tomado las decisiones que el sector A esperaba.

Entre los factores que refuerzan la imagen del mandatario, el analista mencionó la captura del terrorista Florindo Eleuterio Flores Hala, ‘Artemio’, la designación de Óscar Valdés Dancuart como primer ministro y la continuación de la política económica del gobierno anterior.

“Con el proyecto Conga quiere mandar señales a la inversión extranjera y al estrato A le parece una maravilla. Además ha sido mucho más enérgico que Alan García y Alejandro Toledo frente a los conflictos sociales”, explicó.

Pero el hecho de mantener la misma política económica ha repercutido de forma inversa en el nivel E, según Reyna, que percibe que las políticas dirigidas a los sectores populares no se han diferenciado de las aplicadas por gobiernos anteriores.

Además, el analista Carlomagno Salcedo destaca el estilo parco y discreto del presidente, que compensa con una imagen de eficiencia.

Sin embargo, Salcedo advierte que la carencia de un partido que le permita establecer canales de comunicación con los movimientos sociales es la situación que perjudica su imagen en el sector E.

“Va a recuperar la confianza en este estrato en la medida que avance su agenda de inclusión social”, explicó.

Según el ministro de la Producción, José Urquizo, los integrantes del Gabinete se encuentran trabajando para responder a las expectativas de la población de los grupos más desfavorecidos.

Para el ministro de Salud, Alberto Tejada, trabajar la inclusión social con los más olvidados era algo pendiente en la política de la gestión actual.

“Pero el gobierno pretende luchar por los más pobres, repartir mejor la riqueza y el capital”, aseguró el funcionario.

Y es que la política es como el amor, al principio puede haber encontrones difíciles y virulentos, pero después es cuestión de sintonía, de encontrar la frecuencia como le ha sucedido a muchos periodistas y empresarios de la escena nacional.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú