Síguenos en FACEBOOK

jueves, octubre 28, 2010

La lectura y su proceso


La lectura se ha convertido, lastimosamente, para la gran mayoría de peruanos en una acción cada vez menos realizada. Recientes Estudios especializados indican que los peruanos tenemos un lectura per cápita de dos libros por año.

La lectura se aprende en casa, es una afición que viene del hogar, una casa que no tiene una biblioteca demuestra que no se lee en ella pero también sucede lo mismo con las que tienen una muy nutrida pero llena de telarañas. Un viejo adagio dice “dime que bibliotecas tienes y te diré quien eres”.

La lectura ayuda a mejorar el vocabulario, a incrementarlo y corregir la ortografía, además de los beneficios que se obtienen por los conocimientos que se adquieren. Pero la lectura tiene otros beneficios colaterales significativos, nos permite trasladarnos a otros lugares, vivir otras épocas, llegar a lugares que nunca hayamos conocido y que quizás nunca conozcamos. La lectura es un bálsamo para el aburrimiento y el tedio.

Nos encontramos como nación en el último lugar de comprensión lectora, es decir, leemos y no comprendemos. Si un hijo ve a sus padres leyendo los imitará, las pequeñas cosas que uno repite hacen la costumbre, la costumbre forma el hábito, los hábitos forjan la personalidad y el carácter.

Si un niño no sabe leer porque es pequeño se le puede leer, debe entender que esas pequeñas letras son la esencia de una historia que de ahí pueden surgir duendes y payasos a través de la narración, que los planetas más distantes están a su alcance en esas letras. Quien lee no estará solo nunca y si bien no pudimos conocer a Dante, Whitman o Vallejo podemos saber lo que pensaban por los libros.

Los libros grandes pueden ser aburridos para los niños pequeños que se inician en la lectura, pero existen libros adecuados que los pueden motivar. Leer es importante, puede ser un periódico, una revista o la pantalla de un monitor.

Las discusiones sobre la vigencia de los libros en la actualidad han surgido, hay quienes aseguran que desaparecerá en unos años y hay quienes piensan que jamás será así; el libro puede o no desaparecer pero la lectura como acción es algo que perdurará para siempre.

Por la lectura transmitimos el conocimiento de generación en generación, sin ella no hubiésemos sabido que el Génesis y el Éxodo sucedieron así, la transmisión de información de persona a persona verbalmente suele alterarse pero la lectura es invariable, el contenido siempre será el mismo fiel e indeleble.

Es penoso ver que las bibliotecas son cada vez menos frecuentadas y que se las tienen que cerrar por falta de lectores mientras cada noche se queman cohetes y castillos o se asesinan toros en los cosos de una civilización extraña que aplaude y se ufana con un falso arte.

La lectura puede construir hombres nuevos, esos que necesitamos en el Perú para que los planes lectores funcionen y no se queden en meras fórmulas de políticos que leen cada vez menos.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú