Síguenos en FACEBOOK

jueves, octubre 07, 2010

Democracia sin adjetivos


El triunfo electoral del sector anti minero radical en Cajamarca y Junín es el resultado de la mala política de quienes tuvieron la oportunidad de invertir el dinero del canon en obras macro regionales y no lo hicieron. A ello se suma las malas políticas de comunicación que han hecho las mineras y al exceso de la fuerza ante cada situación conflictiva que se presentó, antes que el recurso del diálogo como herramienta de mediación en los conflictos sociales.

El tema del agua ha sido determinante en estos resultados, la reducción y desaparición de puntos proveedores del recurso hídrico es cada vez más evidente - las publicidades de las vaquitas lecheras y de la gente feliz  dando su nombre, ocupación y  número de DNI  no ha dado resultado- La preocupación que ha mostrado el presidente de la CONFIEP ante los últimos resultados electorales de los comicios del domingo se entiende a plenitud.

Ricardo Briceño, presidente de CONFIEP ha dicho que: “Los empresarios tienen parte de la responsabilidad por no haber sabido comunicar los beneficios de la actividad privada. La tienen también las autoridades salientes, que no tuvieron la suficiente capacidad de gestión para aprovechar esos ingentes recursos en beneficio de la población. Los casos de (Gregorio Santos en) Cajamarca y (Vladimir Cerrón en) Junín son campanazos de alerta. Sin embargo, creo que tendiendo puentes al final podremos entendernos con ellos”
La preocupación de Briceño no es una preocupación aislada, otros sectores de la escena nacional se han pronunciado ante ello. Cajamarca ha sido víctima de los desatinos de sus autoridades, tanto del Gobierno Regional como el de la Municipalidad Provincial, opacaron contundentemente los resultados de los beneficios de la minería porque simplemente no existen obras tangibles, que es al final lo que la población percibe.
Pero el sector minero debe reconocer que tuvo errores desmedidos, el apoyo incondicional que le dio el gobierno central no le ha servido de nada en las últimas elecciones, al final la voluntad popular a puesto el escollo más grande en el camino de la minería. La responsabilidad social y ambiental no solo debe pregonarse, sino que debe aplicarse con estándares mundiales y aquí por más premios que se compren y “autobombos” que se hagan, no se han cumplido más que planes mediocres.
El cuestionado ganador de la presidencia regional representa una posición obtusa y hasta peligrosa con los conflictos sociales latentes en toda la región. La democracia es falible, una vez más tenemos una prueba palpable. Culpables hay muchos, desde el ridículo papelón de Jesús Coronel renunciando y retomando la presidencia –dejando un sector importantísimo que lo habría vuelto a elegir, si no fuera por su angurria política de preferir quedarse en la presidencia regional antes que entregarla a su ex amigo Balcázar- hasta los elefantes blancos construidos por el municipio y el mismo gobierno regional.
A río revuelto ganancia de pescadores, si los votos de Fuerza Social se hubieran sumado a los del Frente Regional otra hubiera sido la historia. Si las inversiones se hubieran hecho debidamente, si los farsantes no hubieran hecho creer a los incautos que existen posibilidades de ganar no se hubiesen  presentado tantos aspirantes para dividir el voto, hoy otra historia se escribiría.
Pero como decía el historiador mexicano Enrique Krauze la democracia no debe tener adjetivos, no debe adjetivarse. La concepción antropológica de Rousseau, sobre la democracia basada en hombres libres e iguales siempre será discutible, pero al final democracia es democracia y quien entra al juego debe aceptar también que una de las opciones es perder aunque a veces sea difícil asimilarlo. 


Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú