Síguenos en FACEBOOK

lunes, marzo 29, 2010

HUALGAYOC, SEMANA SANTA Y EL SEÑOR DE LAS ÁNIMAS




Una de las Semanas Santas más tradicionales y significativas de Cajamarca y del Perú es sin lugar a dudas la Semana Santa de Hualgayoc. Hualgayoc es uno de los asientos mineros más antiguos de América, fue descubierto en 1771 por uno de los españoles aventureros que en aquel entonces radicaban en el Perú, Rodrigo Torres de Ocaña descubrió una veta de plata que causó revuelo en aquel entonces. Rápidamente la zona se pobló de inmigrantes hispanos en pos de una parte de ese oro y plata que del cerro “Guallgalloc” se extraía. Entonces el quechua se hispanizó y derivó en Hualgayoc y no “Hualgáyo” como lo pronuncian algunos regionalistas.

Esa influencia hispana determinó que se trasladen e impongan hasta esos inhóspitos lugares los sacramentos y la fe del catolicismo, así se fusionó en una suerte de mixtura religiosa en la que se instauraron actos como las largas caminatas procesionales en la que hombres cubiertos con una túnica blanca pisan las piedras del camino con la planta desnuda del pie, el penitente, los Santos Varones y toda esa mística que tiene Hualgayoc y su Semana Santa.

Con esta fe nació La Hermandad del Señor De las Ánimas, la que fue fundada el 27 de marzo de 1805, desde entonces se ha ido celebrando cada año la Semana Santa con devoción única. Los llamados “Santos Varones” caminan descalzos por las húmedas calles de Hualgayoc formando parte de la procesión, la que tiene matices especiales debido a la fusión entre lo hispano y lo criollo, lo moderno y lo tradicional. Es sin duda uno de los pueblos que más vive la Semana Santa, comparada solo con la de la provincia de Contumazá, ambas de mucho arraigo colonial.

Hoy Hualgayoc tiene un sacerdote, una iglesia relativamente nueva, que fue construida hace más de un siglo, antes tuvo otras construidas de tosca roca y pese a que sus actuales autoridades son el icono de la incompetencia y de la vergüenza para sus habitantes, es un pueblo que surge pese a la traición de quienes lo venden por unas monedas como Judas a Cristo y entre el hambre de los niños que lo habitan y pese a los seis panteones llenos de cadáveres que lo circundan como testimonio de su tragedia y de su historia.

En 1784, Jaime Martínez Compañón, un ser desquiciado y angurriento, obispo de la Diócesis de Truxillo, ordenó que se destruya el pueblo y que la población se traslade a un paraje llamado San Carlos de Pencaspampa, pero los mineros se opusieron... Al crearse la provincia de Hualgayoc en 1870 se constituyó en su capital, hasta que Odría por ley 11297 del 10 de marzo de 1950 trasladó la capital provincial al pueblo de Bambamarca, luego de un dantesco incendio producido en la urbe, quedando Hualgayoc sólo como capital distrital….

Es uno de los distritos más pobres del Perú en cuanto a manejo de recursos económicos, actualmente es un emporio minero que se proyecta con grandiosidad. Lamentablemente la irresponsabilidad de empresas mineras como San Nicolás, que actualmente labora de manera ilegal, ha generado que sus escasos recursos agrícolas y ganaderos prácticamente desaparezcan debido a la comprobada contaminación de agua, a ello se han sumado empresas con pasivos ambientales enormes como el Banco Minero, Colquirrumi, CEMSA, Imasilsa, E. Montoya, Vidalón y una larga lista más de abandonos mineros que contaminan aún en la actualidad y que gracias a planes como los emprendidos por el Grupo Norte, se proyectan a remediarlos.

Hace solo unos años, Viernes Santo, las mujeres del pueblo vestían de luto riguroso en señal de duelo por la muerte de Jesucristo, hoy lamentablemente esas escenas se han perdido debido al ingreso abrupto de sectas religiosas que ven en esta festividad un culto pagano…

De “Hualgayoc Historia y tragedia de un pueblo minero”

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú