Síguenos en FACEBOOK

miércoles, agosto 29, 2012

La niña del piercing




Pese al fuerte llanto de su hija de 3 años nada conmovió a una mujer que llevó a su hija a un local para que le pongan un arete en la ceja, lo que la moda actual llama “piercing” y que si bien puede ser aceptable que un adulto lo use por voluntad propia, resulta aberrante que se le imponga a una niña de tres años por el solo hecho de que a su madre “le parece bonito”.

La madre se reía cuando la pequeña era sometida a la colocación del  “piercing” en la ceja, local que para colmo, no tenía licencia. A pesar de todo ello, Elvira Chávez Santa Cruz, quien obligó a su hija a ir al lugar, no le pareció mal lo ocurrido y hasta dijo que a la menor “le gusta”.

“A mí sí me pareció bonito hacerle a mi hija. No tengo ningún ensañamiento con eso. Yo no quise causarle ese dolor a mi hija, pero me gustó que le pusieran eso, no lloró mucho. No haga un escándalo de una poquita cosa”, expresó la madre.

La ministra de la Mujer, Ana Jara, condenó este hecho y advirtió que la madre podría ser procesada por el delito de lesiones graves, por lo que –por tratarse de una menor- podría recibir una pena de seis a diez años de cárcel.

“Mi absoluta condena a la madre de la menor, Elvira Chávez, que por el hecho de ser la madre biológica de la niña no le da ningún derecho a practicar contra su hija este tipo de actos en los que no solamente la somete a un trauma psicológico, sino también a un sufrimiento físico”, manifestó la ministra Ana Jara.

Asimismo, indicó que su sector coordina con la Fiscalía de Lima y el alcalde del distrito en donde sucedió el hecho para brindar atención integral a la pequeña, así como disponer la tutela de la misma de acuerdo a lo que dispongan las autoridades correspondientes.

Cuánta razón tiene Joan Manuel Serrat cuando refiriéndose a los hijos, en una de sus célebres canciones dice: Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma, /nuestros rencores y nuestro porvenir. /Por eso nos parece que son de goma / y que les bastan nuestros cuentos para dormir. /Nos empeñamos en dirigir sus vidas / sin saber el oficio y su vocación. /Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones /con la leche templada y en cada canción. 

El caso de la niña del piercing es uno de los miles que a diario se cometen en nuestro país en diferentes contextos y que quedan ocultos y sin sanción. A medida que la sociedad avanza nos volvemos más rudimentarios e indolentes.

La lista de los niños víctimas de violencia en nuestra patria es extensa así como la forma en que se los violenta, se violentan sus derechos sistemáticamente creyendo que el hecho de ser sus padres nos faculta para ello. Ojalá que el anuncio hecho por la primera dama de: “Nuestras manos no son para golpear sino para proteger; nuestras palabras no son para humillar, sino para dar ánimo y estimular” se empiecen a entender en todos los sectores y que se inicie un verdadero cambio con este sector tan vulnerable y desprotegido como es la niñez.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú