Síguenos en FACEBOOK

miércoles, agosto 15, 2012

Juramento hipócrita



Es aceptable que a veces la gente delinca por ignorancia, pero que sea con pleno conocimiento resulta condenable, es lo que ha sucedido con un abogado que intentaba ingresar un celular al penal de Huacariz, sabiendo que es un delito, el torpe abogado fue descubierto y puesto a disposición de la policía.

De igual manera, lo sucedido en la provincia de Celendín hace unos días ha resultado un escándalo innombrable, un médico de EsSalud habría violado a una menor de edad, el hecho ha sido denunciado por los padres y la Segunda Fiscalía Penal Corporativa de Celendín ya se encuentra investigando el lamentable hecho.

Existen varios agravantes en el delito porque la niña en cuestión era paciente del médico, el que al verse descubierto optó por una salida muy inteligente en la que lo ayudan algunos colaboradores incondicionales; pidió licencia por salud y abandonó su puesto con el soterrado pretexto – el motivo: dolencias cardiacas, corazón que no le dolió cuando violo a la niña-.

El juramento hipocrático es un juramento público que hacen los que se gradúan en medicina ante los otros médicos y ante la comunidad. Su contenido es de carácter ético, para orientar la práctica de su oficio, es también el juramento que se basa a partir de la responsabilidad del ser humano y conciencia de ella. El texto adaptado en 1945 en la convención de Ginebra dice textualmente:

“En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor”.

Parece que algunos profesionales de la salud olvidaron su juramento o fue una mera hipocresía, son los hijos del deshonor ¿Quién blinda a una persona que ha delinquido con impunidad? ¿Quién va a reparar el daño causado a esa niña en Celendín? ¿Cuántas niñas más tiene que violar esa persona para que aplique una verdadera justicia?

En la misma provincia, hace unos meses sucedió lo mismo con otra persona, esta vez el violador era el hermano de un fiscal ¿Cuál fue el desenlace de ese caso? En lo personal no me gustaría que mis hijas fueran atendidas por un médico que ha cometido una violación y creo que debe ser el sentir de todos los padres del mundo.

Ayer solamente el Primer Juzgado Penal del Callao condenó a cuatro años de prisión suspendida a los médicos traumatólogos que amputaron por error la pierna izquierda de Jorge Villanueva Morales, de 88 años, en el hospital Alberto Sabogal de Essalud, en enero de 2010. Se ha sentado un buen precedente, ojalá que en Celendín se haga justicia y que no prime el hecho de que se trata de una familia humilde.

Una violación es lo peor que le puede suceder a un ser humano, la niña ha sido mutilada de su vida normal, se le han quitado los sueños de cualquier ser de su edad. Es hora de que las cosas en nuestro país cambien definitivamente y es tiempo en que llamemos con valor y con verdad a las cosas por su nombre, delincuente al delincuente, violador al violador, las autoridades pueden cambiar el final trágico de esta historia y devolverle a esa niña un poco de esperanza en su destrozada vida.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú