Síguenos en FACEBOOK

domingo, octubre 09, 2011

Los niños excluidos del Perú


Se ha dicho que los niños son enanos en un mundo de gigantes, sobrevivientes en un mundo que los ignora y que muy poco los toma en cuenta y es una gran verdad. A menudo los niños son excluidos sistemáticamente omitidos en una sociedad de grandes hecha para gente grande.

La desconsideración que se tiene a este sector de la población es una de las más execrables en nuestro país, la mayoría de espacios públicos están diseñados para gente grande, para gente que ha hecho un mundo de acuerdo a sus necesidades y que no pensó en los niños para nada.

Los abusos que se cometen con ellos es notable, los transportes públicos los tienen en el último eslabón de sus clientes, los ignoran en los paraderos, los maltratan, los ningunean y abusan en todos los sentidos de este grupo que es junto al de los ancianos, el más vulnerable de la sociedad.

Un caso aparte son los explotados laboralmente y de ellos hay cientos  de casos en Cajamarca, son explotados por sus familiares quienes los obligan a vender en las calles caramelos y luego les quitan su dinero, están expuestos a todos los peligros que las calles significan. Muchos otros casos son alquilados por sus padres y familiares para ser usados en la mendicidad, lo que reporta considerables cantidades de dinero para los explotadores.

Otro sector importante se encuentra en los mercados, en donde son pequeños ambulantes ofreciendo productos diversos bajo la atenta mirada de un adulto que los supervisa desde la distancia para llevar una contabilidad de lo que se vende.

Muchas veces se encuentra otro grupo en las plazas ejerciendo el oficio de lustrabotas donde sufren una serie de abusos por parte de los más mayores y se crían renegados, con débiles valores y con pocas expectativas de tener éxito en la vida.

Las políticas dirigidas a este abultado sector de la población casi siempre han sido fallidas, y los pocos intentos que se hacen con algunas instituciones resultan insuficientes por los bajos presupuestos que se asignan a estos grupos y se reiteran las políticas del olvido a este sector.

Lo sucedido recientemente con los niños de Redondo es una prueba fehaciente de que este sector no es tomado en cuenta, la actitud de la ministra ha sido de cinismo al volver a culpar a las madres y lavarse las manos para quedar bien con sus superiores.

Hoy fueron los niños de Redondo, mañana pueden ser los de cualquier parte del Perú. Hay un consenso casi secreto para omitir a esta parte de la sociedad peruana, para hacerles creer que el Estado actúa con ellos de favor y que los programas alimentarios no son una obligación.

Mientras se siga con esa mentalidad los niños del Perú seguirán creciendo con esas falencias y limitaciones y mañana más tarde serán los protagonistas de barras bravas, de actos violentos y de esas escenas que vemos a diario a través de los medios de prensa. De lo que se haga hoy con ellos dependerá la gente adulta de mañana, es con ellos con quien se debe trabajar ahora para tener gente buena mañana.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú