Síguenos en FACEBOOK

miércoles, octubre 19, 2011

¿Dónde están las esculturas de Bagate?


Juan Villanueva- Bagate (1891-1969) es uno de los más prominentes artistas cajamarquinos, pintor, escultor, fotógrafo, músico e intelectual; no aceptó la beca que Sánchez Cerro le otorgó luego de conocer su magnífica obra, la beca lo quería remitir a una larga temporada a Milán, Italia, pero pudo más el amor a su tierra y a su familia y él la desestimó.

En Cajamarca, fue el primero en incursionar en la fotografía postal para venta a turistas. Son famosas sus tomas de Cajamarca colonial, personajes y de restos arqueológicos tales como: “Las Ventanillas de Otuzco”, las ruinas de “Cumbe Mayo”, “Collor”, “Frailones”, iglesias, etc.

Bagate, dominó ampliamente este arte y para realizarlo llegó a tener hasta siete máquinas fotográficas, siendo la preferida una cámara alemana de lente de 6m.m. Voightlander, obsequiada por Monseñor Federico Pérez Silva el año 1928.

El mayor mérito que ostenta este artista, es el de haber sido el único fotógrafo de Cajamarca que acompañó a Julio C. Tello en sus expediciones a Cumbé Mayo. Contaba con un laboratorio fotográfico completo, pues allí realizaba sus revelados y ampliaciones con una máquina que él mismo la construyó.

Sin embargo Bagate fue el autor además de varias esculturas maravillosas que han desaparecido misteriosa y sistemáticamente, desaparecieron los leones que adornaban la Alameda de la Recoleta, “Porfirio” el indiecito que oteaba el horizonte, algunas piletas, placas y una serie de obras del artista cajamarquino que están inubicables.

Hace poco gracias a la gestión de don Juan Jave Huangal,  Amparo Pastor Peralta, y el conservador y restaurador, Heiner Calua se volvió a colocar una de las más valiosas esculturas de Bagate: La Dama del Cántaro, aquella que está como preludio de las escalinatas a Santa Apolonia.

Lamentablemente el tiempo y la desidia de nuestras autoridades en distintas gestiones han permitido que las obras del gran Juan Villanueva Rodríguez (Bagate) se esfumen y que las generaciones nuevas poco o nada sepan de este artista.

Es lamentablemente que no exista un inventario real del patrimonio cultural de Cajamarca, que las instituciones que deben involucrarse y comprometerse con ello solo hagan un papel administrativo y no de campo. Esa indiferencia con los grandes artistas de Cajamarca es la que los sepulta en el olvido.

Se piensa equivocadamente que se debe invertir solo en proyectos de envergadura, como si el patrimonio cultural de Cajamarca no tuviese un papel preponderante; nos sentimos orgullosos del cuarto del rescate y las iglesias, pero existen muchas otras razones para hacerlo, lamentablemente no nos enseñaron a valorar la riqueza legada por nuestros artistas, somos indiferente e indolentes.

El Ministerio Regional de Cultura, a través de sus funcionarios, tiene la obligación de averiguar el paradero de estas piezas que alguien debe tenerlas en un lugar indebido porque son propiedad de Cajamarca y los cajamarquinos, por que merecen ser vistas por nuestros hijos y por los hijos de ellos cuando los tengan, porque todas las obras de estos grandes hombres, hoy ausentes, fueron hechas para ser compartidas a través de una mirada, de admirarlas y darnos cuenta que las vetas que existen en el corazón y el talento de un ser humano son inextinguibles y eternas, no matan ni causan violencia, solo generan paz en el alma y perpetúan la belleza en el tiempo.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú