Síguenos en FACEBOOK

miércoles, octubre 26, 2011

Continúa la destrucción de casas coloniales



La destrucción de las casas coloniales se sigue dando a diario ante la permisividad de las autoridades, son un promedio de diez casas en el centro histórico que han sido demolidas para dar paso a construcciones modernas, la inacción de la Dirección Regional de Cultura ante este tema es monumental.

Probablemente se diga que no tiene injerencia o que sus facultades no le permiten realizar ningún tipo de acción contra la destrucción del centro histórico, sin embargo la inactividad que se ha demostrado en todos los sentidos por parte de esta institución es ya bien sabida por todos. Por otro lado no se puede esperar mucho si el mismo arquitecto de esa institución incumple las ordenanzas dadas y abre una puerta en una casa colonial con fines netamente comerciales. La ley se hace para todos o no se la hace. Eso es lo que han entendido los cajamarquinos y le han perdido el respeto a las instituciones que deberían velar por el cumplimiento de estas normas.

La simetría arquitectónica colonial que existía hasta hace un par de décadas hoy es historia, las nuevas casa en el centro histórico se hacen sin respetar los moldes anteriores, se ha desterrado la teja y los exteriores son modificados con fines casi siempre comerciales, anchas puertas de metal son el ingreso a edificios que rompen la unidad arquitectónica.

La municipalidad por su parte se ha convertido en el pelele de quienes instauran su propia ley, los pasajes peatonales se convierten en vehiculares sin el menor respeto a lo normado ni a las áreas verdes, -lo sucedido en la urbanización José Sabogal, conocida como Fonavi I es patético, encima los infractores cuentan con el apoyo del mismo alcalde- Ojalá que a los vecinos de las urbanizaciones Ramón Castilla y Cajamarca no se les ocurra hacer lo mismo ya que constituyen unas de las urbanizaciones más antiguas y de mayor simetría urbana lo que las destaca entre las demás.

El centro histórico es patrimonio de los cajamarquinos y si algunos títulos ha obtenido esta ciudad es justamente por la belleza del mismo y su permanencia en el tiempo pero lamentablemente las autoridades desconocen las leyes y someten a votación las decisiones para violar las leyes y se placen de ser demócratas.

Vivimos en una anarquía donde todos hacen lo que quieren, las leyes son letra muerta en papeles ociosos que adornen bibliotecas y legajos de oficina. Vivimos de la criollada, es preferible dejar que la construcción colonial se caiga aunque para ello haya que humedecer paredes y cimientos – esa fórmula ya le ha dado resultados positivos a muchas familias que se precian de honorables mientras “le sacan la vuelta a la ley-

Ojalá que los cambios se den pronto y se nombren a funcionarios que sepan valorar y respetar a Cajamarca, la cultura es uno de los ejes de un pueblo, la identidad de sus habitantes y la base en la que se sienta su historia.

A este paso se acabará edificando sobre el Cuarto de Rescate, demoliendo muros de iglesias o demoliendo la casa de Toribio Casanova para construir una galería comercial. Ya se ha demostrado que en Cajamarca todo puede pasar y todo pasa, así que todo es probable en una sociedad como la nuestra en donde algunas autoridades son caricaturas desdibujadas en un viejo cuaderno.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú