Síguenos en FACEBOOK

martes, junio 28, 2011

Se orinaron en Francisco Bolognesi


·       Hace casi cincuenta años algo similar sucedió con  José Martí

El 12 de marzo de 1949 un grupo de marinos de Estados Unidos que se encontraban en Cuba, ebrios y motivados por otras sustancias se treparon en la estatua del apóstol cubano José Martí y la orinaron sin reparos, los pobladores furiosos e iracundos intentaron lincharlos y su embajador tuvo que desagraviar la afrenta y pedir disculpas diplomáticas además de ofrendar una corona a su libertador. Jorge Washington en Estados Unidos; San Martín en la Argentina, Hidalgo en México, Bolívar en Venezuela… ningún país del mundo permitiría una profanación similar, excepto claro, el Perú.

Cuatro chilenos que se encontraban de excursión en Perú luego de beber varias cervezas y a falta de un baño en donde evacuar, uno de ellos decidió miccionar en el  Arco Parabólico de Tacna (1), monumento levantado en honor a los héroes de la Guerra del Pacífico Francisco Bolognesi y Miguel Grau. Se trataba de Yerco Cornejo Soto, quien al darse cuenta de haber sido observado dio fuga con sus amigos Eduardo Maldonado Córdova, Karol Ulloa Ulloa y Susana Echenique Navarrete. Estos últimos lo grabaron cuando realizaba tal acto. Fueron detenidos y el video no podía negar lo evidente, las pruebas eran irrefutables.

Inicialmente el Estado peruano condenó a cuatro años de cárcel a Yerco Cornejo, pero luego  redujo la condena a dos años y medio de pena suspendida, el pago de una multa de tres mil quinientos soles y la expulsión inmediata del país; el cuestionado meón tendrá que firmar cada dos meses en Tacna y regresar a su país. Ya antes dos de sus paisanos habían hecho grafitis en un muro inca en la ciudad del Cuzco, todo ello demuestra el poco respeto que tienen los jóvenes chilenos por nuestro país.

Curiosamente en Cajamarca existe una cantidad increíble de chilenos que realizan distintas actividades en el rubro de la minería, chilenos que al contrario han sido acogidos con complacencia y con amistad y que, por cierto, no son responsables de los actos descabellados que sus coterráneos puedan hacer. En realidad los vecinos del sur siempre se mearon sobre el Perú, después de la Guerra del Pacífico, muchos de ellos se quedaron a vivir en el Perú y ya no retornaron a su patria, tuvieron familia y algunos se convirtieron en exitosos empresarios.

Habría que preguntarse por otro lado qué hubiera pasado si un peruano se hubiese orinado sobre un monumento de Arturo Prat o José de la Cruz Salvo en Chile, quizás la sanción hubiese sido distinta. Pero también habría que pensar en los miles de peruanos que viven en Chile en casi la mendicidad, en los hurtos que cometen a diario, en las veces que se orinan en las plazas chilenas y en sus parques, quizás el hecho de orinar un monumento no sea algo tan dantesco ni genere un conflicto diplomático, menos una guerra.

Cualquiera que se ha bebido unas cervezas demás sabe que a veces hay aflicciones por la desesperante necesidad de un urinario, son testigos los postes, las llantas de los automóviles, los rincones oscuros, las viejas paredes… y los caminos. Sin embargo sería conveniente tomar ciertas precauciones y  sobretodo algunas restricciones, más si se está en tierra ajena, en otro país y si hay estatuas que aunque para nosotros no signifiquen nada, para otros pueden significar mucho, hay que ser más cautos y considerados.

(1)      El Arco Parabólico de Tacna fue construido con piedra de cantería de color rosáceo. Fue el presidente Manuel Prado quien inauguró el monumento un 28 de agosto de 1959. Tiene más de 18 metros de altura y representa una muestra de respeto que el pueblo de Tacna tiene hacia los héroes nacionales que ofrendaron su vida en la guerra con Chile.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú