Síguenos en FACEBOOK

lunes, noviembre 10, 2008

Obstetra irresponsable sigue sin sanción en Celendín



La condenable actitud del obstetra del Hospital de Apoyo de Celendín, Carlos Villegas Revilla, quien el 29 de setiembre se negó a atender a una gestante que entró a ese nosocomio con hemorragia a las 11 de la mañana del mismo día, sigue sin ser sancionada pese a lo repudiable del hecho.
El cuestionado obstetra, alegó que había cumplido con sus 19 atenciones del día y prefirió irse a jugar una pichanguita sabatina antes que cumplir con su deber, puso en riesgo la vida de la paciente de iniciales L.M.P.L y además incumplió con el deber sagrado que el Estado le había encomendado.
Ante la negativa del obstetra, la paciente regresó a su domicilio y luego de que al día siguiente - domingo 30 - sufriera dos desmayos fue conducida nuevamente, esta vez de emergencia, a ese hospital, pero ya era demasiado tarde, la paciente perdió el fruto de su gestación y fue sometida a una intervención de emergencia debido a la gravedad de su estado; la intervención esta vez fue realizada por médicos con ética y con criterio de responsabilidad - el obstetra disfrutaba de su día de asueto y no apareció, sino hasta el lunes- .
La denuncia contra este mal funcionario que antepuso una “pichanguita” al cumplimiento de sus obligaciones y la salvaguarda de la vida de los pacientes que a diario acuden a ese hospital, no es la primera, pero como la gran mayoría de quejas y acusaciones provienen de gente humilde, estas no son escuchadas y menos atendidas, por ello, tampoco será la última.
Lamentablemente en el Perú cambian los funcionarios pero no cambian las “argollas” que tanto daño han hecho a las entidades estatales en las últimas décadas, es lamentable que algunos funcionarios sean elegidos a “dedo” por la coyuntura política, será por eso que el Gobierno Regional, a través de su gerencia de Desarrollo Social, hasta ahora no se pronuncia sobre la “investigación”.
No hace falta ser un perito para determinar que existe una negligencia cuando un actor de la salud se niega a atender a una paciente y esta a consecuencia de esa falta de atención pierde su embarazo y además también casi pierde la vida, debido a la hemorragia severa que se prolongó por 24 horas. ¿Por qué el Dr. Carlos Chávez Silva, Director de ese hospital no ha sancionado el hecho? ¿Investigó siquiera? ¿Por qué Martha Rodríguez Tejada, Gerente de Desarrollo Social del Gobierno regional, sigue guardando silencio?
La verdad siempre flota, las mentiras se hunden como el plomo, la irresponsabilidad de un funcionario de la salud es una vergüenza que preocupa, que pone en riesgo la vida de cientos de pacientes. ¿Cuántos pacientes murieron, mueren y morirán en Celendín por negligencias como esta? ¿Cuántas muertes más se necesitan para realizar una investigación concienzuda y honesta? ¿Cuántas muertes más se van a esconder?
Mientras en el Perú una “pichanguita” sabatina sea más importante que la vida de los seres humanos, la sociedad seguirá repudiando la actitud de sus autoridades, más aún de las escogidas por coyuntura.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú