Síguenos en FACEBOOK

jueves, enero 20, 2011

Otra vez el fallo inapelable de la muerte


·         Falleció el lingüista Luis Jaime Cisneros

Toda muerte es una pérdida irreparable, una vez más las letras peruanas se visten de luto. hoy  en horas de la mañana en la clínica Ricardo Palma de la ciudad de Lima falleció el lingüista Luis Jaime Cisneros a los 89 años.

Cisneros Vizquerra fue hijo de Luis Fernán Cisneros Bustamante y Esperanza Vizquerra Oquendo.  Vivió con sus padres y hermanos, en Buenos Aires, Argentina.  Hizo estudios superiores en Filología y Medicina en la universidad de Buenos Aires, hasta 1947, año en el que retorna al Perú.  Luego haría un doctorado en Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.  Se casó con la historiadora Sara Hamann.

Participó en la fundación del Partido Demócrata Cristiano del Perú, en 1956, fue miembro del Consejo Directivo de la ONG Transparencia, director del diario La Prensa (1976-1978). El filólogo y doctor en letras, estudió medicina, filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires y se graduó como doctor en letras en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1955.
Fue profesor desde 1948 en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en la que fue Decano de la Facultad de Letras entre 1969 y 1971.
Fue miembro de la Academia Peruana de la Lengua desde 1965, así como también perteneció a la Real Academia Española, la Academia Norteamericana de la Lengua Española y la Academia de Letras de Uruguay.
Obtuvo en tres ocasiones el Premio Nacional de Cultura: el de Crítica en 1948, el de pedagogía en 1956 y nuevamente este último en 1963. En 1992 le fueron otorgadas las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta.
Su vocación de maestro la descubrió tempranamente, tanto así que dejó la medicina para dedicarse a la cátedra. Los alumnos tienen profesores, los dicentes tienen docentes, solo los discípulos  tienen maestros y Luis Jaime Cisneros fue uno de los mejores, de hecho muchos intelectuales y grandes políticos forjaron sus ideas en medio de sus clases y lecturas, de sus explicaciones y discursos.
No todos los maestros tienen la capacidad de transformar la vida de sus discípulos, sin embargo él si lo hizo y el testimonio vivo de ello son los hombres que forjó y que hoy abundan en todos los campos.
Su edad estaba avanzada y su salud deteriorada por esas cosas que tiene la vida, esos dobleces y reveses inesperados que a todos nos atañen y que cuando llegan lo hacen para avisarnos que el tiempo de la vida tiene un límite, que los seres humanos tenemos fecha de vencimiento, que en cualquier momento el alma nos va anunciar que hemos llegado al límite de nuestros días.
Ahora una calle llevará su nombre, una escuela quizás y probablemente un parque o alguna biblioteca. Ahora vendrán los homenajes póstumos y tardíos. Ahora se esculpirá su nombre en calles y avenidas porque ya esta muerto. Y el perfume de las rosas, como siempre, ya de nada servirá sobre su tumba.


Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú