Síguenos en FACEBOOK

lunes, setiembre 18, 2006

Los Duendes en el Folklore local



Los duendes son seres de una dimensión paralela, son los ángeles traviesos que solían bajar a la tierra pese a las prohibiciones que Dios les había impuesto. Bajaban a la tierra para burlarse de los seres humanos, jugarles bromas y hacerles mil travesuras. Cuando fueron descubiertos por Dios, aquellos seres que tenían encargaturas divinas y celestiales fueron condenados a vivir en la tierra entre los seres humanos, en aquel planeta que él había creado. Así como los ángeles perversos y malos fueron lanzados y condenados a vivir en las profundidades. Los ángeles traviesos fueron echados del cielo y condenados a vivir en la tierra, entre hombres perversos que los perseguían y temían en otros casos. Solo fueron proscritos del cielo a la tierra en donde asumieron una forma casi humana de no ser por su pequeña estatura y sus grandes orejas.

Estos seres angelicales, entonces se hicieron mundanos y empezaron a habitar los lugares a los que los hombres no podían acceder fácilmente. Las raíces de los viejos árboles fueron en un comienzo lugares ideales para edificar sus moradas, pero con el paso del tiempo fueron cambiando de hábitat y así empezaron a habitar en los pozos de agua, en los árboles de higo y en los oscuros y sombríos hornos. Sus bromas eran frecuentes en esos lugares, en las casas aledañas se escuchaban sus risitas y sus pesadas bromas siempre tomaban por sorpresa a los vecinos.

No se sabe mucho de ellos, pues siempre vivieron ocultándose y huyendo cuando eran vistos. Apenas se conoce que son hombres y mujeres de doradas cabelleras, los hombres tienen rubicundas barbas y puntiagudas botas, todos usan grandes sombreros y les fascina la música, más aún si pueden tocarla con algún instrumento de cuerda como la guitarra y el violín. No se sabe a ciencia cierta cuál es el motivo, pero los primeros y la gran mayoría de los existentes son irlandeses, gustan de bailar y beber, son seres simpáticos que pueden alcanzar varios siglos de vida.

Dice la tradición que no hay un higo sin duende, que no existe un pozo ni horno donde no se hayan escuchado las risitas burlonas de esos hombrecillos misteriosos. Pero por esa intermitencia que es el vivir entre dos dimensiones paralelas, a veces suelen quedar atrapados en el tiempo y espacio y quedan dentro de un árbol o una pared.

Hanna y Barbera, aquellos dibujantes excepcionales que alegraron a varias generaciones con sus dibujos animados, aseguraban haber atrapado en un bosque de Europa a un ser pequeño y de color azul que dio origen a los “Pitufos”. Los cantantes argentinos “Los Enanitos Verdes” manifiestan que se tomaron una fotografía en el campo. Al revelarla aparecieron junto a ellos un grupo de seres de color verde, muy pequeños y riendo. Definitivamente hay muchos enigmas que los hombres no acabamos de descifrar y que quizás en un mañana no muy lejano podamos comprender.






Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú