Síguenos en FACEBOOK

jueves, septiembre 14, 2006

El primer poema publicado por César Vallejo fue descubierto en Cerro de Pasco



Ricardo Gonzáles Vigil, el vallejólogo más importante del Perú ha publicado en su nueva edición crítica de Los Heraldos Negros, el primer poema que Vallejo publicara a sus diecinueve años en Cerro de Pasco. El descubrimiento es importante por que anteriormente lo que se conocía como la primera publicación en un medio escrito de Vallejo fue el cuarteto que Clemente Palma criticara con malévolas sugerencias.

SONETO
El día toca a su fin. De la cumbre
Un enorme risco baja el rebaño
Pastor garrido que con pesadumbre
Toca en su quena un yaraví de antaño.

El sol que lento cae, con su lumbre
Da un tinte de misterio y de tristeza
A un campo de solemne soledumbre.
La aurora pasa suave. La noche empieza.

La choza pastoral está a la orilla
De un río de corriente silenciosa;
Hila en la puerta una india candorosa.

Después los labradores en cuadrilla
Rendidos se recogen a la choza.

Da las seis el reloj de una capilla.

Noviembre de 1911

Este es el primer poema publicado por el poeta (Lo firma “César A. vallejo” así firmó sus versos y artículos mientras vivía en el Perú, en Europa firmará “César Vallejo”) conforme a un reciente hallazgo de Hugo Arias Hidalgo. Apareció en el semanario El Minero ilustrado, número 782, Cerro de Pasco, 6 de diciembre de 1911, pp. 601-602. refiere Esteban Pavletich que en mayo de 1911 Vallejo arribó a Cerro de Pasco, siendo contratado allí por el acaudalado minero, hacendado y político Domingo Sotil, “El sordo” para ser preceptor de sus dos hijos, para lo cual fue conducido a la hacienda Acobamba (En la provincia de Pasco).

El poema está cargado de un hondo lirismo andino, en el que la imagen de pastores y una hilandera india se funden en un atardecer serrano. La descripción de un atardecer andino es fiel a su tristeza y pesadumbre, con versos endecasílabo de métrica italiana y no francesa (verso alejandrino) lo delatan como un admirador de los clásicos españoles, aspecto que fuera atestiguado por Antenor Orrego y Oscar Imaña.

Refiere Gonzáles lo curioso de aquel año en que H. Bingham descubre Machupicchu, Eguren edita “Simbólicas”, Arguedas nace en Andahuaylas, mientras que Mariátegui entrega su primer escrito periodístico.

Balcon Interior

Bienvenidos a este espacio donde compartimos comentarios de opinión de Cajamarca Perú